El gobierno de Biden alista a los sindicatos en la campaña contra China, reabriendo la política

por Shannon Jones
27 enero 2021

En los primeros días de su administración, el presidente Biden ha señalado que los sindicatos serán reclutados para desempeñar un papel clave en la aplicación de elementos importantes de sus políticas. Esto incluye el continuo aumento de la campaña nacionalista y anti-China y la supresión de la oposición a la política homicida de "inmunidad colectiva" de la clase dominante, que rechaza cualquier prioridad de salvar vidas en la pandemia por encima del lucro empresarial.

El exvicepresidente de los Estados Unidos, Joe Biden, hablando con sus partidarios en un ayuntamiento organizado por la Coalición Asiática y Latina de Iowa en el Local 33 de Plumbers and Steamfitters en Des Moines, Iowa. (Wikimedia Commons/Gage Skidmore)

En condiciones de la peor crisis económica desde la década de 1930, el desempleo masivo y los enormes déficits presupuestarios, la clase dominante estadounidense está pidiendo a los sindicatos que ayuden a obligar a los trabajadores a pagar por este desastre.

Una orden ejecutiva emitida el lunes por Biden incrementó las regulaciones federales, dificultando la compra de productos importados por parte de las agencias gubernamentales, mientras que ha nombrado a funcionarios sindicales para varios puestos de regulación federal. Las disposiciones "Buy American" (compren americana), abrazadas por los sindicatos, marcan una continuación de las políticas hipernacionalistas de la administración Trump destinadas a promover la guerra comercial contra China y los antiguos aliados de Estados Unidos. La medida evocó inmediatamente una respuesta preocupada del primer ministro canadiense Justin Trudeau, quien en una llamada telefónica el viernes con Biden expresó su preocupación por las implicaciones del programa "Buy American".

Lo más importante es el intento de desviar la ira de los trabajadores por los ataques a los puestos de trabajo y las condiciones laborales hacia el exterior, dirigiéndola contra los trabajadores de otros países. Esto va en paralelo a la adopción por parte de los sindicatos de la colaboración corporativista entre los sindicatos y la patronal con el fin de reducir el nivel de vida de los trabajadores y aplastar la oposición. Los ataques chovinistas del sindicato contra los rivales extranjeros de las grandes empresas estadounidenses han ido acompañados de continuas exigencias de sacrificios cada vez mayores por parte de los trabajadores. Los resultados han sido desastrosos, el cierre de innumerables fábricas, la reducción de los salarios y la destrucción de las condiciones de trabajo.

La promoción del nacionalismo económico y del proteccionismo contra China por parte de la administración Biden está ligada a la intensificación de los preparativos para el conflicto militar. Al igual que en la Primera y la Segunda Guerra Mundial, los sindicatos están tratando de alinear a los trabajadores detrás de la campaña de guerra de la clase dominante estadounidense.

Observando la continuidad de las políticas antichinas de la administración Trump bajo Biden, el Wall Street Journal escribió el lunes: "Aunque sus estilos son diferentes, la iniciativa Buy American del Sr. Biden tiene similitudes con la política de preferencias domésticas del Sr. Trump, que era parte de su política ‘America First’ que presentaba guerras arancelarias con China y otros socios comerciales."

Junto con la emisión de la orden "Buy American", Biden ha nombrado a varios funcionarios del sindicato para puestos administrativos de alto perfil. Biden nombró a James Frederick como jefe de la Administración de Seguridad y Salud Ocupacional. Frederick había trabajado durante 25 años en el departamento de salud, seguridad y medio ambiente de United Steelworkers.

Biden también nombró a Ernest Dubester para dirigir la Autoridad Federal de Relaciones Laborales (FLRA), que supervisa las negociaciones con los trabajadores federales. Dubester trabajó anteriormente como abogado sindicalista, asesor legislativo de la AFL-CIO y profesor de la Facultad de Derecho en la enseñanza de la negociación colectiva y el arbitraje.

Biden eligió a Jessica Looman como administradora adjunta de la División de Salarios y Horas del Departamento de Trabajo de Estados Unidos. Looman era la directora ejecutiva del Minnesota Building and Construction Trades Council. Antes había sido consejera general del Consejo de Distrito de los Trabajadores de Minnesota y Dakota del Norte.

Como primera orden del día, Biden pide a los sindicatos que apliquen la reanudación de la enseñanza presencial y la reapertura de los centros de trabajo, incluso mientras la pandemia de COVID-19 propaga la enfermedad y la muerte.

Para ofrecer una patética hoja de parra que cubra esta política homicida, Biden ha dado instrucciones a la OSHA para que revise las normas de seguridad en el lugar de trabajo para el COVID-19. No se puede esperar nada de estas regulaciones, incluso en el improbable caso de que finalmente se emitan normas más estrictas. Durante décadas, la OSHA ha servido para encubrir las infracciones de seguridad de los empresarios, emitiendo como mucho multas simbólicas incluso en el caso de infracciones graves con resultado de lesiones o muerte.

Durante la pandemia, la OSHA no emitió ninguna citación relacionada con la COVID-19 durante meses. En el caso de la industria cárnica, la OSHA no emitió ninguna citación hasta septiembre, cuando ya habían muerto más de 200 trabajadores a causa de la enfermedad. Incluso entonces, las multas sólo ascendieron a $30.000 y fueron rápidamente recurridas por la dirección.

Cabe recordar que, bajo la administración de Obama, los inspectores de la Administración Federal de Seguridad y Salud en las Minas, cuyo jefe es nombrado por el presidente, permitieron que la mina Upper Big Branch siguiera funcionando a pesar de las reiteradas violaciones de seguridad. Una explosión en la mina en abril de 2010 mató a 29 mineros. El jefe de la agencia de seguridad minera en ese momento era Joseph Main, un antiguo funcionario de seguridad del sindicato United Mine Workers of America.

Los sindicatos ya han demostrado su indiferencia ante la muerte de cientos de miles de personas durante la pandemia. En el transcurso del último año han bloqueado la oposición al programa de "inmunidad colectiva" de la clase dominante, insistiendo en que los lugares de trabajo, incluidas las fábricas de automóviles, las plantas siderúrgicas y los centros de distribución, permanezcan abiertos a cualquier coste de vidas humanas.

Un punto central del gobierno de Biden es la exigencia de la reapertura de las escuelas para liberar a los trabajadores para que vuelvan a los lugares de trabajo con el fin de producir beneficios para las grandes empresas. Los sindicatos de profesores están siendo llamados a hacer cumplir esta política mortal y a suprimir la oposición masiva de padres y profesores.

Un día después de la investidura presidencial, Jill Biden fue la anfitriona de un evento al que asistieron la presidenta de la Federación Americana de Maestros, Randi Weingarten, y Becky Pringle, directora de la Asociación Nacional de Educación. La presidenta promocionó la promesa del presidente Biden de reabrir las escuelas en un plazo de 100 días, insistiendo en que los sindicatos eran fundamentales en este esfuerzo.

Weingarten fue efusiva en sus elogios a la administración Biden, declarando: "Hoy es un momento en que los educadores se sienten respetados". Y añadió: "Estamos trabajando con un educador en la Casa Blanca, alguien que camina en nuestros zapatos, que conoce los retos y las aspiraciones de nuestros niños. Eso es más de lo que podía imaginar antes de este momento".

Por su parte, Jill Biden prometió: "Os prometí que siempre tendríais un asiento en la mesa y lo dije en serio".

Entre otros gestos "a favor de los trabajadores" adoptados por el presidente Biden figura la orden de establecer un salario mínimo de 15 dólares por hora tanto para los trabajadores como para los contratistas federales. Esto se presenta como un paso hacia la realización de la demanda de los sindicatos "Lucha por 15", una campaña de diez años para aumentar el salario mínimo. Cabe señalar que desde que se lanzó la campaña "Lucha por 15", el poder adquisitivo del dólar se ha erosionado significativamente, lo que ha hecho que esta demanda inadecuada se vea aún más afectada.

La instalación de la administración Biden representa la continuación de las políticas viciosamente antiobreras y pro grandes empresas de la administración Trump, solo que en forma ligeramente alterada. Los trabajadores requieren un programa y una política independientes para imponer una solución racional y humana a la pandemia, defender los puestos de trabajo y los niveles de vida y detener el impulso hacia la guerra mundial.

El Partido Socialista por la Igualdad llama a los trabajadores a organizar comités de seguridad de base, independientes de los sindicatos procorporativos, para luchar por el cierre de la producción no esencial y el apoyo total a los trabajadores despedidos hasta que se contenga la pandemia. Esto debe combinarse con la lucha por un programa socialista que ponga fin a la subordinación de las necesidades sociales al beneficio privado.

(Artículo publicado originalmente en inglés el 25 de enero de 2021)