El asombroso crecimiento de los superricos en China

por Fu Hong
14 enero 2020

Según la Lista de Ricos de China de Forbes en 2020, la riqueza total de las 400 personas más ricas de China se disparó de $1,29 billones a $2,11 billones el año pasado, un aumento general de más del 60 por ciento. Para aquellos que llegaron a la lista, casi dos tercios vieron un aumento en su riqueza. El criterio de entrada para la Lista de Ricos del año pasado fue de $1,55 mil millones, comparado con el umbral de $1 mil millones en 2019. Gran parte de esto se debió a la subida y el aumento de los precios de las acciones.

Nongfu Spring, que se cotizó públicamente en septiembre pasado en Hong Kong, tuvo un aumento del 120 por ciento en sus acciones para el 17 de diciembre. Zhong Shanshan, el fundador de la compañía, cuya riqueza se disparó de $2 mil millones a $69 mil millones, reemplazó a Jack Ma como la persona más rica de China. Jack Ma sólo vio su riqueza aumentar en un 72 por ciento para llegar a $ 65,6 mil millones! En el mercado de agua embotellada de China, Nongfu Spring ocupa ahora todos los estantes del mercado y las máquinas expendedoras. Con su control de algunos de los mejores recursos de agua natural de China y una agresiva estrategia de marketing, la empresa ha dejado muy atrás a sus rivales. Su beneficio por cada botella vendida es un enorme 60 por ciento.

Midea Group, el principal fabricante de electrodomésticos de China, también ha tenido un aumento continuo de sus existencias —de 56 RMB [$8,65] a principios de año a 95 RMB o un aumento de casi el 70%. En 2016, la empresa compró y se fusionó con el sector de electrodomésticos de Toshiba y un fabricante de robots industriales llamado KUKA, diversificando sus productos. Midea Group es la primera empresa china de electrodomésticos en entrar en la lista de Fortune Global 500. Su fundador, He Hengjian, ha seguido ocupando el quinto lugar en la lista de ricos de China.

Jack Ma [Wikimedia/Foro Económico Mundial/Claran McCrickard; Ma Juateng [Wikimedia]; Zhong Shanshan [Nongfu Spring]

Las restricciones a las actividades en persona debido a la pandemia de COVID-19 ha impulsado el aumento de las plataformas de comercio electrónico en línea. El precio de las acciones de Pinduoduo, por ejemplo, se disparó de $38 a $160. La compañía, que proporciona los medios para que los compradores formen o se unan a "equipos" de compradores para bajar los precios, se ha convertido rápidamente en la segunda mayor plataforma de comercio electrónico en China, sólo después de Taobao.

El comercio electrónico está estrechamente relacionado con la industria de entrega de paquetes. Como resultado, la empresa líder de entrega en China, SF Express, vio un aumento en el precio de sus acciones también, pasando de 37 RMB a 90 RMB. Huang Zheng, fundador de Pinduoduo, y Wang Wei, fundador de SF Express, ambos permanecen en el top ten de la lista de ricos de China.

En China, Alibaba y Tencent se han convertido desde hace tiempo en los oligarcas de la industria de la tecnología de la información de China y sus acciones han seguido aumentando también este año. Sin embargo, muy recientemente, Alibaba, Tencent y SF Express fueron multados con 500.000 RMB cada uno por las agencias antimonopolio, o alrededor de $77.000, lo que equivale a poco más que una palmada en la muñeca para estas megacorporaciones. Cualquiera que sea la razón exacta detrás de las multas, estas compañías y sus dueños han conservado su enorme riqueza, así como su influencia política.

Algunos de los empresarios capitalistas más ricos de China son miembros del Partido Comunista Chino (PCCh), han sido delegados en el Congreso Nacional del Pueblo o son miembros de la Conferencia Consultiva Política del Pueblo asociada.

Por citar sólo algunos de los ejemplos más evidentes: Jack Ma es miembro del PCCh; Wang Jianlin (fundador del Grupo Wanda) es miembro del partido, delegado del Congreso Nacional del Pueblo y miembro de la Conferencia Consultiva Política del Pueblo; Xu Jiayin (presidente del Grupo Evergrande) es miembro del PCCh y de la Conferencia Consultiva Política del Pueblo; Lei Jun (fundador de Xiaomi) es delegado del Congreso Nacional del Pueblo; Pony Ma es delegado del Congreso Nacional del Pueblo; Tomson Dongsheng Li (presidente del TCL) es miembro del PCC y delegado del Congreso Nacional del Pueblo.

El 6 de diciembre, durante una reunión del PCCh sobre el trabajo económico, el Estado hizo cambios simbólicos en su campaña antimonopolio supuestamente para prevenir la dominación económica de unos pocos superricos. En realidad eso ya ha ocurrido con la mayoría de las industrias dominadas por uno o unos pocos oligarcas.

En una entrevista, Zhou Hongyi, fundador de Qihoo 360 (una empresa de seguridad en Internet), explicó que cada vez que una empresa nueva sacaba un nuevo producto, los monopolios existentes se movían para desarrollar uno similar y aplastar la aparición de cualquier rival. Cualquier nuevo desarrollo informático se asociará con el mismo apellido: Ma. En otras palabras, o bien pertenecerá a Alibaba de Jack Ma o a Tencent de Pony Ma.

Mientras que los oligarcas multimillonarios acumularon una riqueza asombrosa el año pasado, los trabajadores han sido los más afectados por la crisis económica del país, con millones de personas que perdieron sus empleos en la primera mitad del año pasado. Otro indicio del deterioro del nivel de vida es la brusca disminución de las ventas al por menor. Según la Oficina Nacional de Estadísticas de China, de enero a noviembre del año pasado, las ventas totales de la industria minorista cayeron un 4,8% en teoría, y un 7,3% en realidad como resultado del creciente desempleo y los ataques a los salarios.

La riqueza de los superricos está directamente relacionada con la superexplotación de la clase obrera. El rápido desarrollo del comercio electrónico depende de la industria del envío urgente en China que a su vez depende de la mano de obra barata. Los trabajadores reciben un salario bajo dependiendo de las horas trabajadas y a menudo no se les paga en absoluto.

La propaganda del PCCh sigue presumiendo de que la pobreza absoluta ha sido prácticamente erradicada en China, pero sus cifras se basan en una barra muy baja de pobreza absoluta: un ingreso anual inferior a 2.300 RMB, o $352. La pobreza está de hecho muy extendida como fue reconocido, en efecto, por el primer ministro chino Li Keqiang, quien en mayo pasado señaló que 600 millones de personas en China tienen un ingreso mensual inferior a 1.000 RMB [$155].

Para erradicar la pobreza, no hay otra salida que socializar los medios de producción. Mientras la producción esté sometida a las ganancias de los capitalistas, mientras el consumo esté sometido a los salarios de los capitalistas, este sistema social no puede prometer una vida libre de miseria para todos. ¡Termine con la propiedad privada de los medios de producción! ¡Termine con el régimen que defiende esta propiedad privada!

(Artículo publicado originalmente en inglés el de enero de 2021)