El New York Times convierte a trabajadores de salud en chivos expiatorios en trágica muerte de Dra. Susan Moore

31 diciembre 2020

El 20 de diciembre, la Dra. Susan Moore falleció en Indianápolis, Indiana, una de las casi 350.000 personas que han perdido la vida por la pandemia de COVID-19 en los Estados Unidos.

El New York Times ha utilizado la trágica muerte de la Dra. Moore para promover su narrativa racialista de la sociedad estadounidense y la pandemia de COVID-19.

El 23 de diciembre, el Times publicó un artículo sensacionalista de John Eligon bajo el título, “Doctora negra muere de COVID-19 después de quejarse de trato racista”. Sin ninguna investigación sobre las circunstancias del caso, el Times trató de presentar la muerte del Dr. Moore como un ejemplo de una forma viciosa de racismo que impregna la industria de la salud.

“Acostada en una cama de hospital con tubos de oxígeno abrazando sus fosas nasales”, comienza su artículo, “la paciente negra miró su móvil y, con una voz tensa, se quejó de una experiencia demasiado común entre los negros de Estados Unidos”.

El Times no solo acepta, sin aportar ninguna prueba, que el médico que la atendió, el Dr. Eric Bannec, es racista, sino que insinúa que solo es parte de un sistema de atención de la salud que está impregnado de racismo.

Yendo aún más lejos que el Times, un artículo de opinión del Washington Post comparó la muerte de la Dra. Moore con la de George Floyd, quien fue asesinado por el oficial de policía de Minneapolis Derek Chauvin en mayo. “Digan su nombre: Dra. Susan Moore”, decía el titular, haciéndose eco de un cántico en las protestas de este año contra la violencia policial.

“No importa lo bien intencionado que sea nuestro sistema de salud”, escriben los autores, “no ha prescindido de la falsa idea de una jerarquía de valor humano basada en el color de la piel y la idea más falsa de que, si existiera tal jerarquía, los 'blancos' estarían en la cima”.

El policía Derek Chauvin estranguló deliberadamente a George Floyd manteniendo su rodilla en el cuello durante nueve minutos mientras los transeúntes le rogaban que se detuviera. Comparar a los médicos que llegan al trabajo día tras día para salvar vidas en un suceso de víctimas masivas por todo un año con las acciones de oficiales de policía asesinos es tan absurdo que difícilmente merece una refutación.

La historia del Times y otros comentarios de los medios se basan en la declaración grabada de la Dra. Moore publicada en redes sociales. “Propongo y mantengo que, si fuera blanca, no tendría que pasar por esto”, dijo. “Así es como los negros son asesinados, cuando los envías a casa, y no saben cómo luchar por sí mismos”.

La Dra. Moore pudo haber creído que su trato estaba influenciado por el racismo. Pero el registro de su caso no proporciona ninguna prueba médica de que fuera víctima de mala praxis, ni de que su tratamiento estuviera influenciado por un supuesto racismo de su médico.

El artículo del Times no ofrece ninguna corroboración de las acusaciones de la Dra. Moore. No hay entrevistas con los médicos. No se intentó determinar, basado en los hechos disponibles, si el tratamiento médico real dado a Susan Moore fue distinto al ofrecido a los pacientes blancos. No explicó en qué fue diferente la forma en que el Dr. Bannec tomó las decisiones médicas en su tratamiento de la Dra. Moore comparado a lo que generalmente se consideraría un tratamiento apropiado para los pacientes hospitalizados de COVID-19. El Times ni siquiera se molestó en averiguar el número de casos de COVID-19 en el hospital mientras la Dra. Moore era paciente, lo cual es un asunto importante para evaluar las acciones de su médico.

Desde la publicación de su artículo inicial, el Times no ha publicado ni una sola historia de seguimiento que examine los detalles del caso.

Los hechos objetivos que están disponibles establecen que durante el aumento de casos de COVID-19 en Indiana el 29 de noviembre, la Dra. Moore dio positivo al COVID-19. Fue admitida en la clínica Health North de la Universidad de Indiana debido a su falta de aliento, ritmo cardíaco acelerado y fiebre alta. El 4 de diciembre, publicó un video que describía su tratamiento. Condenó el nivel supuestamente subóptimo de cuidado y de la atención que había recibido por parte del personal del hospital y dijo que sus preocupaciones habían sido repetidamente desestimadas.

Señaló que el Dr. Bannec, un médico internista que ha estado ejerciendo en el estado durante 28 años, descartó su fuerte dolor de cuello y se mostró reacio a darle más medicamentos para el dolor. “Estaba destrozada”, dice. “Me hizo sentir como si fuera una drogadicta”. Afirmó que Bannec no quería empezar a darle remdesivir ni obtener una tomografía computarizada de su pecho. También se quejó de que no la había examinado ni escuchado sus pulmones.

Después de presentar formalmente una queja al director médico del hospital, pudo obtener una tomografía computarizada de su pecho, que demostró infiltraciones pulmonares y nódulos linfáticos agrandados consistentes con los hallazgos vistos en los pacientes de COVID-19. La Dra. Moore comenzó a tomar remdesivir, y se le proporcionaron narcóticos orales para su dolor. En publicaciones posteriores, señaló que estaba tomando dexametasona, que es un esteroide que se administra a los pacientes con una infección grave por COVID-19 y que se sabe que disminuye el riesgo de mortalidad.

Antes de ser dada de alta el 7 de diciembre, escribió: “No tengo fiebre esta mañana. La saturación de oxígeno cayó mucho hasta 89 por ciento. Presión arterial ligeramente alta pero estable. El ritmo cardíaco está en el rango normal. Siento que me falta el aliento, pero ya no necesito el oxígeno. Ahora solo tomo Decadron [dexametasona]. Y es más que probable que me vaya a casa hoy”. En su video, expresó su genuina preocupación por volver a casa ya que sentía que no estaba lista para irse.

Doce horas después de su alta desarrolló una fiebre de 39,4 C, y su presión arterial bajó. Fue readmitida en un hospital diferente, Ascension-St. Vincent, también ubicado en el área de Indianápolis cerca de Health North. En una publicación de seguimiento dice: “Esa gente estaba tratando de matarme. Evidentemente, todo el mundo tiene que estar de acuerdo en que me dieron de alta demasiado pronto. Ahora me están tratando por neumonía bacteriana así como por neumonía por COVID”. Su última actualización dice: “En BiPap; transferida a la UCI”. El 10 de diciembre, fue intubada. Sin embargo, su condición continuó deteriorándose. El 20 de diciembre, la Dra. Moore murió, dejando un hijo de 19 años y a sus padres ancianos, que tienen demencia.

Es esencial ubicar estos eventos en el contexto apropiado de la pandemia en Indiana y los Estados Unidos. A finales de noviembre, Indiana se enfrentaba a una oleada de nuevos casos que superaba los 5.000 contagios por día. Las muertes alcanzaron su punto máximo a mediados de diciembre, llegando a cerca de 150 por día. A nivel nacional, los nuevos casos diarios se acercaban a las 200.000 infecciones al día, y casi todos los estados estaban reportando nuevos máximos. Las muertes por COVID-19 estaban empezando a exceder las 3.000 por día cuando la Dra. Moore murió. Más de 18 millones de personas se habían infectado, y 325.000 habían muerto en los Estados Unidos.

Durante el último mes, los hospitales han sonado la alarma de que se estaban acercando rápidamente a su capacidad máxima de UCI y han exigido restricciones para frenar la creciente marea de nuevos casos y proporcionar el alivio que tanto necesitan las enfermeras y los médicos. Una vez más, como en la primavera, los cuerpos se están apilando en las morgues móviles y los pacientes permanecen en los pasillos o son trasladados a hospitales de campaña improvisados. El Times no considera ni menciona estas cuestiones.

Dejando de lado la evaluación personal de la Dra. Moore, desde una perspectiva médica los temas centrales que se plantean son: 1) la renuencia del Dr. Bannec a prescribir medicamentos opioides adicionales y minimizar la severidad de su dolor de cuello, 2) su falta de voluntad para prescribir remdesivir u obtener una tomografía computarizada de tórax, y 3) su decisión de darle el alta antes de que estuviera lista para irse. El Times debe preguntar si estos factores son suficientes para determinar que la muerte de Moore fue el resultado de negligencia criminal, y más allá de una negligencia deliberada y motivada por el racismo.

La cuestión de las recetas de opiáceos está llena de complejidades, ya que los médicos intentan equilibrar la provisión de un grado adecuado de alivio del dolor cuando se dispone de otros medicamentos no opiáceos, mientras que estos narcóticos tienen posibles consecuencias dañinas y adictivas. En los Estados Unidos han muerto más de 100.000 personas a causa de sobredosis de opioides, una parte sustancial de las cuales se atribuyó en última instancia a la prescripción masiva de analgésicos opioides en los decenios de 1990 y 2000.

En cuanto al remdesivir, aunque ha recibido la aprobación de la FDA para su uso en pacientes hospitalizados, los ensayos aleatorios no han demostrado ningún beneficio claramente significativo del medicamento. A lo sumo, en los pacientes con enfermedades graves que reciben oxígeno de bajo flujo, podría reducir el tiempo de recuperación. Dado que los resultados de los ensayos de recuperación que no mostraron ningún beneficio en cuanto a mortalidad a los 28 días, la Organización Mundial de la Salud no recomienda su uso.

Respecto a la cuestión de las tomografías computarizadas de tórax, se utilizaron con frecuencia en Wuhan, China, para facilitar el diagnóstico de COVID-19 debido a la falta de capacidad de pruebas de COVID-19. No se usan rutinariamente en el sistema de salud de EE.UU. a menos que cambie la toma de decisiones clínicas. Se prefieren las radiografías de tórax obtenidas en la habitación del paciente. El transporte de un paciente con COVID-19 activo por el hospital crea dificultades en el control de la infección. Sigue siendo incierto cómo fue que los hallazgos de la tomografía computarizada de la Dra. Moore ayudaron a cambiar su cuidado. Ya estaba recibiendo esteroides y cuidados de apoyo con oxígeno.

Finalmente, con respecto a su alta, dadas las limitaciones en la capacidad de camas y de intensidad del cuidado a pacientes, la necesidad de oxígeno no impide el alta. Muchos pacientes son enviados a casa para continuar la convalecencia mientras utilizan oxígeno suplementario. Si estuvieran tomando dexametasona y remdesivir, estos medicamentos se suspenderían antes del alta. En el caso de la Dra. Moore, ella notó que ya le habían quitado el oxígeno antes de ser dada de alta. Según el Times, el hospital hizo varias llamadas telefónicas y cuando no respondió, se envió una ambulancia a su residencia.

La muerte de la Dra. Moore es una tragedia, que se repite miles de veces cada día en Estados Unidos. La responsabilidad de estas trágicas muertes no recae en los médicos que tratan de salvar vidas, sino en las figuras políticas que exigieron la reapertura prematura de escuelas y lugares de trabajo y el abandono de las medidas de contención de la pandemia, junto con sus cómplices en los medios de comunicación.

El 22 de marzo, el columnista del New York Times Thomas Friedman publicó un artículo de opinión en el que declaraba: “La cura no puede ser peor que la enfermedad”, abogando por la reapertura prematura de las escuelas y empresas. Siguiendo la lógica del Times, habría que concluir que Friedman y el propio Times son culpables de racismo por promover una política que ha provocado muertes masivas, incluida la trágica muerte de la propia Moore.

Por supuesto, lo que ha impulsado la política de todo el sistema político de los Estados Unidos son los intereses de clase, es decir, los intereses de la oligarquía financiera, que se ha enriquecido enormemente mientras que cientos de miles de personas de todas las razas y nacionalidades han muerto y millones se han visto sumidos en la pobreza.

Son estos mismos intereses los que están detrás de la promoción de la narrativa racialista. El esfuerzo por aprovecharse de la trágica muerte de la Dra. Moore para afirmar que la crisis en los Estados Unidos se debe al racismo sistémico del sistema de salud y de los profesionales médicos estadounidenses tiene por objeto incitar al conflicto racial y ocultar las verdaderas causas de la masiva cifra de muertos de COVID-19 en los Estados Unidos.

(Artículo publicado originalmente en inglés el 30 de diciembre de 2020)

Benjamin Mateus

 

El autor también recomienda:

New York Times columnist Thomas Friedman calls for letting COVID-19 run rampant
[1 mayo 2020]

La pandemia, las ganancias y la justificación capitalista del sufrimiento y la muerte
[20 abril 2020]

Introducción a ‘El Proyecto del New York Times de 1619 y la falsificación racialista de la historia’
[14 diciembre 2020]