Los B-52 sobrevuelan el golfo Pérsico mientras Washington intensifica la amenaza de guerra contra Irán

por Bill Van Auken
31 diciembre 2021

Por tercera vez en poco más de un mes, el Pentágono ha enviado un par de bombarderos pesados de largo alcance B-52 Stratofortress al Golfo Pérsico COMO una amenaza de guerra contra Irán. Esta amenaza se está intensificando constantemente por orden del presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, mientras continúa exigiendo la anulación de los resultados de las elecciones presidenciales de Estados Unidos de noviembre.

Los aviones de combate, que son capaces de lanzar armas nucleares y convencionales, volaron a baja altura sobre el Golfo luego de un reabastecimiento de combustible en el aire sobre el Mediterráneo Oriental en un vuelo de ida y vuelta de 30 horas desde su base en Dakota del Norte. Fueron escoltados por un escuadrón de aviones de combate F-16.

Un B-52H "Stratofortress" de la base de la Fuerza Aérea estadounidense de Minot, Dakota del Norte, es reabastecido por un "Stratotanker" KC-135 sobre el golfo Pérsico. (Piloto Roslyn Ward / U.S. Air Force vía AP)

Sin mencionar a Irán por su nombre, el jefe del Comando Central de Estados Unidos (CENTCOM), que supervisa las operaciones militares estadounidenses en todo el Medio Oriente, no dejó dudas sobre el objetivo del provocador despliegue de bombarderos.

"Estados Unidos continúa desplegando capacidades listas para el combate en el área de responsabilidad del Comando Central de Estados Unidos para disuadir a cualquier adversario potencial y dejar en claro que estamos listos y capaces de responder a cualquier agresión dirigida a los estadounidenses o nuestros intereses", dijo el comandante de CENTCOM. El general Frank McKenzie al anunciar el sobrevuelo del Golfo. “No buscamos conflictos, pero nadie debe subestimar nuestra capacidad para defender nuestras fuerzas o actuar con decisión en respuesta a cualquier ataque”.

Los vuelos del B-52 son solo una parte de una continua y ominosa acumulación militar estadounidense en la región. La semana pasada, la Armada envió el submarino de propulsión nuclear USS Georgia, armado con misiles de crucero, junto con los buques de guerra que lo acompañaban, al Golfo Pérsico, uniéndose al grupo de ataque del portaaviones USS Nimitz ya desplegado allí.

Los medios de comunicación israelíes y de Oriente Medio también han revelado que Israel ha enviado su propio submarino a través del Canal de Suez en una aparente aproximación al Golfo Pérsico. El submarino de clase Dolphin es capaz de disparar misiles de crucero nucleares.

Mientras tanto, Israel ha continuado sus ataques aéreos contra objetivos vinculados a Irán en Siria, bombardeando el área de Nabi Habil cerca de Damasco el miércoles.

Tanto Washington como Tel Aviv han intentado proyectar estas extraordinarias amenazas contra Irán como medidas defensivas en respuesta a un supuesto peligro de un ataque iraní.

Hablando bajo condición de anonimato, un "alto oficial militar estadounidense" dijo a Associated Press que el Pentágono había "detectado señales" de que Irán podría estar "planeando posibles ataques de cohetes contra los intereses estadounidenses en Irak" en conjunción con el primer aniversario del asesinato criminal con misiles de aviones no tripulados estadounidenses del alto líder iraní Qasem Suleimani el 3 de enero de 2020, después de su llegada al aeropuerto internacional de Bagdad para una visita oficial de estado.

El "alto oficial" dijo que Irán "puede estar considerando" ataques más amplios contra objetivos estadounidenses en el Medio Oriente, donde se han desplegado unas 50.000 tropas estadounidenses, o "podría tener el ojo puesto en objetivos económicos", invocando el ataque de septiembre de 2019 contra instalaciones de procesamiento del petróleo saudí, de que los rebeldes hutíes de Yemen se atribuyeron la responsabilidad.

El lenguaje del oficial —"tal vez ... podría ... posiblemente"— deja en claro que no hay evidencia sustancial de que Teherán esté preparando ningún ataque, pero que cualquier provocación en la región puede ser utilizada como pretexto para una guerra de agresión de Estados Unidos contra Irán.

Las declaraciones del Pentágono siguen al tuit de Trump del 23 de diciembre en el que culpa a Irán, sin ninguna evidencia, de los cohetes que cayeron sobre el extenso complejo de la embajada de Estados Unidos en la Zona Verde de Bagdad sin causar ninguna lesión o daño significativo.

"Ahora escuchamos charlas sobre ataques adicionales contra estadounidenses en Irak", tuiteó el presidente de Estados Unidos. “Un consejo de salud amistoso para Irán: si un estadounidense muere, responsabilizaré a Irán. Piénsalo".

Después de haber asesinado a Suleimani y que, sin duda, ayudó e instigó el asesinato israelí el mes pasado del principal científico nuclear de Irán, Mohsen Fakhrizadeh, mientras sometía a la población iraní a una campaña de "máxima presión" de sanciones draconianas que ha costado muchos miles de vidas y ha rodeado al país con bases militares estadounidenses, bombarderos y buques de guerra, Washington considera implacablemente a Irán como el agresor.

Trump dejó en claro su deseo de atacar a Irán en una reunión de la Casa Blanca con su gabinete de seguridad el mes pasado en la que presentó una propuesta para bombardear Natanz, la principal instalación nuclear de Irán, un crimen de guerra que podría matar a miles y envenenar a muchos más. Si bien, según los informes, asesores de alto nivel lo disuadieron de tal ataque, la escalada militar contra Irán ha continuado sin cesar.

Desde entonces, la Casa Blanca ha despedido al secretario de Defensa interino Mark Esper, reemplazándolo por el excoronel de las fuerzas especiales Christopher Miller, mientras realiza una purga total de los principales líderes civiles del Pentágono, instalando fanáticos leales a Trump anti iraníes en puestos clave.

La semana pasada, varios medios de comunicación cercanos al Pentágono informaron una creciente preocupación dentro del comando uniformado del ejército de que Trump pudiera lanzar una guerra contra Irán como parte de su continuo intento de permanecer en el cargo y consolidar una dictadura presidencial.

El columnista del Washington Post, David Ignatius, que disfruta de estrechos vínculos con el aparato de inteligencia militar de Estados Unidos, citó las amenazas contra Irán y advirtió que "la posible agitación nacional y extranjera podría darle al presidente Trump una excusa para aferrarse al poder".

CNN citó entrevistas con una docena de comandantes y oficiales militares de EE. UU. cercanos al comando superior al informar sobre una "creciente ansiedad" dentro de estos círculos sobre la posibilidad de que Trump "ordene alguna acción militar inesperada, como un ataque contra Irán, o hará ... de alguna manera atraer a los militares a sus esfuerzos por derrocar los resultados de las elecciones ".

La amenaza de que Trump lanzará una guerra de agresión contra Irán, con cualquier pretexto, en los últimos días de lo que se supone que es su presidencia de "pato cojo" es mortalmente seria. Una guerra así, y bajas potencialmente significativas entre las fuerzas estadounidenses en la región, podrían proporcionarle el pretexto para la imposición de la ley marcial, una perspectiva que planteó en una reunión de la Casa Blanca el 18 de diciembre, y la suspensión tanto de la transferencia de poder y derechos constitucionales.

Frente a estas amenazas, el presidente electo Joe Biden y los demócratas no han expresado ninguna oposición a la guerra contra Irán, y mucho menos han emitido una advertencia al pueblo estadounidense sobre los complots que se están tramando en la Casa Blanca y el Pentágono.

Biden, ignorando cuidadosamente la negativa de Trump a conceder las elecciones y sus amenazas de acciones extra constitucionales, ha planteado enérgicas objeciones a que su equipo de transición sea bloqueado en el Pentágono. Esto no se ha basado en que la camarilla fascista instalada por Trump allí está involucrada en una conspiración para hundir al pueblo estadounidense en otra guerra catastrófica y allanar el camino a la dictadura. Por el contrario, como declaró en un discurso el lunes, su preocupación es que no haya brecha entre las políticas militaristas de las dos administraciones “que nuestros adversarios puedan intentar explotar”.

(Artículo publicado originalmente en inglés el 30 de diciembre de 2020)

 

El autor también recomienda:

Reorganización del Pentágono busca facilitar golpe de Trump
[23 noviembre 2020]

En medio de su complot golpista electoral, Trump amenaza con una guerra catastrófica contra Irán
[19 noviembre 2020]