El lanzamiento de la vacuna COVID: una demostración de incompetencia capitalista

por Benjamin Mateus
22 diciembre 2020

El lanzamiento de la vacuna COVID la semana pasada ha sido nada menos que un desastroso truco publicitario desorganizado.

Mientras que el vicepresidente Pence y los miembros del Congreso recibieron su vacuna de ARNm COVID de Pfizer durante el fin de semana, un evento organizado para asegurar a los "vacilantes de la vacuna" que los altos funcionarios se estaban sometiendo al mismo procedimiento, los funcionarios de varios estados se habían enterado de que recibirían menos dosis de vacuna en su segundo envío. Inicialmente, se enviaron 2,9 millones de dosis esta semana, pero se informó a los estados que solo recibirían 2 millones de dosis la semana siguiente.

Después de recibir 49,725 dosis iniciales en la primera semana del lanzamiento de la vacuna, se les dijo a los funcionarios de salud del estado de Wisconsin que recibirían solo 35,100 dosis la semana siguiente. "Esto es inaceptable. Los ciudadanos de Wisconsin se merecen la vacuna que prometió el gobierno federal”, se quejó el gobernador Tony Evers.

Vicepresidente Mike Pence recibe una vacuna Pfizer-BioNTech COVID-19 en el edificio de oficinas ejecutivas Eisenhower en el complejo de la Casa Blanca, el viernes 18 de diciembre de 2020, en Washington (AP Photo / Andrew Harnik)

El Dr. Ben Weston, director de servicios médicos en la Oficina de Manejo de Emergencias del Condado de Milwaukee, dijo al Milwaukee Journal Sentinel: “Ciertamente, cuantas más vacunas podamos obtener, mejor. Tenemos muchos trabajadores de la salud que necesitamos vacunar. Tenemos muchas personas que están en alto riesgo, ya sea que viven o trabajan en centros de atención a largo plazo. Y tenemos muchos, muchos proveedores de EMS que están en primera línea, tratando con pacientes en entornos no controlados". Wisconsin se vio gravemente afectado por el aumento en octubre y noviembre, lo que llevó a los hospitales al límite.

Los gobiernos estatales de Oregon, Florida y Michigan han hecho declaraciones públicas denunciando la reducción de la asignación de dosis de vacunas. Muchos de estos estados se han movido para reajustar sus planes de vacunación, ya que no conocen esta escasez.

Según un alto funcionario de Washington, Estados Unidos no cumplirá su objetivo de vacunar a 20 millones de personas para vísperas del Año Nuevo. La estimación revisada, según el general Gustave Perna, oficial del Ejército a cargo del programa de distribución de vacunas del gobierno, es que los estados deberían recibir los 40 millones de dosis una semana más tarde de lo previsto.

Dijo a los reporteros el sábado: “No entendí con exactitud todos los pasos que deben darse para asegurar que la vacuna sea liberable. He fallado, me estoy ajustando y seguiremos adelante desde allí". Añadió además: "Hay una demora entre lo que está disponible y lo que se puede liberar porque estamos hablando de cientos y miles y millones de dosis que queremos asegurarnos de que sean correctas". Con 2.583 muertes cada día en un promedio de siete días, el retraso de una semana hará que otras 18.000 personas caigan en la pandemia.

Desde el 18 de diciembre, y menos de una semana después de un esfuerzo nacional para vacunar a la población contra el virus SARS-CoV-2, según una encuesta del New York Times, aproximadamente 130.000 personas han recibido la primera dosis de la vacuna de Pfizer. Esto ciertamente es una subestimación, pero demuestra que la entrega de la vacuna aún requiere coordinar la logística de llevar a millones de personas a miles de sitios de vacunación y luego para una segunda inyección en un mes.

El mismo día, la FDA emitió una aprobación de emergencia para la segunda vacuna contra el coronavirus, desarrollada por Moderna. Al igual que Pfizer, Moderna ha empleado tecnología de ARNm y requiere dos dosis cada una con un intervalo de unas pocas semanas. Sin embargo, la vacuna Moderna no tiene los mismos requisitos rigurosos de temperatura ultra fría.

Pfizer, que tuvo que reducir las estimaciones iniciales de vacunación de 100 millones a 50 millones de dosis, en parte debido a problemas complejas en la cadena de suministro para la producción de vacunas, ha rechazado cualquier afirmación de que está teniendo dificultades para producir sus terapias, prometiendo un optimismo de 1.3 mil millones de dosis para el próximo año. Moncef Slaoui, el principal asesor científico de Operation Warp Speed, señaló en una entrevista que el gobierno federal estaba llegando a cerrar el trato sobre los segundos 100 millones de dosis para el segundo trimestre de 2021. El contrato de $1,950 millones por 100 millones de dosis firmados el julio pasado permite a Estados Unidos la opción de comprar hasta 500 millones de dosis más.

Durante una entrevista con el CEO Albert Bourla en "Squawk Box" de CNBC hoy, una respuesta a la pregunta de la presentadora Meg Tirrell puso en duda estas garantías publicadas. Comenzó su consulta afirmando que Operation Warp Speed se había ofrecido a ayudar a Pfizer a aumentar su capacidad de fabricación mediante el uso de la Ley de Producción de Defensa para obtener suministros de materia prima. "¿Cómo afectaría eso a Pfizer si se utilizara la Ley de Producción de Defensa para ayudarlo?"

Bourla respondió: “Creo que sería muy positivo y creo que nos permitirá maximizar lo que podemos hacer. Les estamos preguntando ahora mismo ... y espero que lo hagan pronto porque, particularmente en algunos componentes (de la vacuna), estamos funcionando con limitaciones críticas de suministro (énfasis agregado). Pero creo que lo harán, así que eso no sería un problema".

El 3 de diciembre, una portavoz de Pfizer le dijo al Wall Street Journal: "La ampliación de la cadena de suministro de materias primas duró más de lo esperado". Estos materiales se obtienen a través de los EE. UU. y Europa y requieren un cierto control de calidad para garantizar que se cumplan los estándares. Pfizer solo ha declarado que algunos de estos lotes recibidos inicialmente eran inutilizables, lo que llevó a estimaciones más bajas revisadas. El gigante farmacéutico no aclaró dónde ocurrieron estas deficiencias, pero incluyeron varias sustancias de grado médico.

El acuerdo original hecho entre Pfizer y EE. UU. requería la entrega de 20 millones de vacunas al mes a partir de noviembre. Sin embargo, Pfizer distribuirá esta asignación durante los primeros cuatro meses de 2021. Según Bloomberg, “hasta ahora, Pfizer ha asignado alrededor de 10,4 millones de dosis a Estados Unidos, dijo el funcionario (de alto nivel de la administración). Del primer tramo de 6,4 millones, se reservaron 500.000 dosis como reserva y esta semana se enviaron 2,9 millones. Los 2,9 millones restantes se enviarán en tres semanas como la segunda dosis del régimen de dos inyecciones de la vacuna. Estados Unidos comenzará a entregar la segunda asignación de 4 millones de dosis la próxima semana, nuevamente enviando la mitad y reservando la mitad para las segundas dosis".

No hay escrutinio público sobre estos procesos. Una vez que se entreguen las nuevas asignaciones semanales al gobierno federal, éstas, a su vez, las enviarán a los estados una vez que los estados determinen a dónde deben enviarse.

Ed Yong, un escritor científico de The Atlantic, dijo a NPR: “Va a ser un proceso lento y hay muchos obstáculos posibles en el camino en términos de producir la vacuna, distribuirla y asignarla. No piense en la vacuna como un interruptor de luz, que en el momento en que comienza a llegar a los brazos de las personas, se reanuda la normalidad. Va a tardar un tiempo para que las cosas se controlen".

No existe una infraestructura nacional de vacunas en los Estados Unidos, y las minúsculas cantidades de dinero que se han asignado a la distribución de vacunas son absolutamente insuficientes. En el momento de escribir este artículo, los legisladores seguían enfrentándose en el Congreso por un paquete de financiación de casi $ 1 billón que ayudaría a los departamentos de salud estatales a asegurar los miles de millones en recursos necesarios para financiar sus campañas de vacunación.

Una publicación reciente del Commonwealth Fund, ¿ Cuanto preparados están los estados para vacunar al público contra COVID-19? Al aprender de los programas de vacunación contra la influenza y la gripe H1N1, se informó que las personas con seguro médico, una fuente de atención habitual y sin barreras de costo tenían muchas más probabilidades de recibir sus vacunas anuales contra la influenza. Sin embargo, las personas con enfermedades crónicas que acceden con frecuencia a la atención médica y tienen las tasas de vacunación nacionales más altas todavía están vacunadas muy por debajo del objetivo nacional del 70 por ciento, lo que indica las dificultades que se avecinan para la vacuna de COVID.

La edad, los ingresos y la educación jugaron un papel importante en la admisión de la vacuna. El informe señaló que, aunque han persistido las desigualdades raciales en las tasas de vacunación, el acceso a la vacunación está vinculado a la cobertura del seguro y las barreras financieras comunes entre la clase trabajadora de todas las razas.

La llegada de la vacuna de Moderna prepara el escenario para otros 5,9 millones de dosis de una vacuna COVID que estarán disponibles la próxima semana en los EE. UU. Moderna ha prometido 20 millones de dosis para fin de año y hasta 125 millones de dosis hasta el primer trimestre de 2021. Sin embargo, la compañía biofarmacéutica nunca ha lanzado un medicamento al mercado y carece de amplias instalaciones de fabricación propia. En mayo, recurrieron al gigante de la fabricación suiza Lonza AG, para llegar a un acuerdo para producir mil millones de dosis al año en Estados Unidos y Suecia.

Actualmente no hay suficientes vacunas, incluso para los 21 millones de trabajadores de la salud en todo los EE.UU. Los estados continúan lidiando con la pandemia a medida que los hospitales enfrentan un número récord de pacientes con COVID y escasez de personal, lo que agrega una complejidad innecesaria a los despliegues estatales de vacunación.

La pandemia también ha devastado de manera desproporcionada a la clase trabajadora, en particular a las personas mayores o que padecen problemas de salud crónicos, lo que los pone a ellos y a sus familias en riesgo, mientras que los ricos negocian acuerdos secretos con sus médicos y sistemas de atención médica para acceder a la vacuna. Los países ricos también han capturado casi todas las dosis futuras de las vacunas, dejando a la mayor parte del mundo sin acceso a estas terapias que salvan vidas durante posiblemente los próximos años.

(Artículo publicado originalmente en inglés el 20 de diciembre de 2020)