Sindicatos de salud chilenos suspenden huelga indefinida, provocando la ira de los trabajadores

por Mauricio Saavedra
22 diciembre 2020

Menos de dos semanas después de haber convocado una huelga indefinida, los sindicatos de la salud pública anunciaron el 6 de diciembre su suspensión al reiniciar las negociaciones con el gobierno de ultraderecha del presidente Sebastián Piñera. La decisión provocó una amplia oposición entre los trabajadores de la salud, quienes con razón acusaron a los sindicatos de preparar una "venta".

Patricia Valderas, de la Confederación de Trabajadores de la Salud (FENATS Nacional), dijo a CNN Chile que siete sindicatos de la salud habían acordado suspender la huelga para demostrar su "responsabilidad" hacia el público chileno en condiciones en las que la capital, Santiago, ha experimentado un reciente aumento de los casos de coronavirus. Para el 6 de diciembre, el número total de casos confirmados y sospechosos de COVID-19 en Chile alcanzó los 639.492, con 20.767 muertes confirmadas y sospechosas.

Trabajadores de la salud chilenos se manifiestan pidiendo "Menos aplausos y más recursos para la Salud Pública". (Crédito: Guillermo Correa Camiroaga)

Valderas también dijo al reportero de la CNN que los sindicatos estaban ansiosos por llegar a un acuerdo con el gobierno, incluso si esto significaba reducir el llamado "bono COVID". El 4 de diciembre se acordó un grupo de trabajo tripartito con el Ministerio de Salud, el Ministerio de Hacienda y representantes de los siete sindicatos de la salud con este fin.

"Creo que en tiempos de pandemia podemos entender que no quieran dar (el bono completo) pero lleguemos a un acuerdo y hagamos una mesa para definir eso", dijo Valderas apelando al gobierno para que no "cierre (las discusiones) inmediatamente, ya que ya había acuerdos con el ministerio".

Valderas sabe que si el ministerio sigue con evasivas, los sindicatos se quedarán con una situación explosiva difícil de contener. El bono fue ofrecido originalmente a los trabajadores de la salud en junio como un gesto de agradecimiento por el desastroso mal manejo de la pandemia por parte del exministro de Salud, Jaime Mañalich. El bono COVID ni siquiera fue iniciado por la burocracia sindical, sino por los diputados de izquierda parlamentaria que propusieron dar unos míseros 500.000 pesos (645 dólares) a los trabajadores ante la pandemia. Participaron el Partido Comunista estalinista, el pseudoizquierdista Frente Amplio y el Partido Socialista que controlan colectivamente la dirección de las distintas federaciones sindicales.

Estos operadores políticos sabían que tenían que sofocar una situación incendiaria. El odiado ministro Jaime Mañalich se vio obligado a dimitir tras la escandalosa revelación de que había estado proporcionando cifras reducidas de coronavirus al público en general. Durante meses, se enfrentó a protestas hostiles cada vez que aparecía en los hospitales públicos. Era odiado por su insensible indiferencia ante las deplorables condiciones y la propagación del virus, especialmente entre el personal sobrecargado y agotado, obligado a coser máscaras, llevar protectores oculares improvisados y ponerse bolsas de basura como equipo de protección personal desde el comienzo de la pandemia.

El número de profesionales de la salud que han dado positivo en la prueba de COVID-19 ha superado los 37.500, y 72 trabajadores han muerto debido a la falta de recursos y de ropa protectora. El personal ha estado trabajando en turnos de 24, 36 e incluso 48 horas debido al elevado número de trabajadores que se han enfermado, además de la insuficiencia de personal para empezar.

El actual ministro de Salud, Enrique Paris, ha continuado con las mismas políticas de "inmunidad de rebaño" que tienen por objeto mantener la actividad económica no esencial del país en funcionamiento en medio de una amenazante segunda ola. El derrocado Mañalich sirvió de muchas maneras como chivo expiatorio para proteger no sólo al gobierno de Piñera, sino a toda la casta política que incluye a la izquierda parlamentaria, los verdaderos culpables de crear una crisis sistémica en la salud pública y de causar tanta muerte gratuita.

Tras el derrocamiento militar del gobierno de la Unidad Popular de Salvador Allende, apoyado por la CIA en 1973, Milton Friedman, la principal figura de la escuela de economía de Chicago, fue llamado por el dictador chileno, el general Augusto Pinochet, para que concibiera un programa de "libre mercado" basado en la desregulación de la economía y la privatización, aboliendo el salario mínimo, anulando los sindicatos, privatizando el sistema de pensiones, las industrias estatales y los bancos, y reduciendo los impuestos sobre los ingresos y las ganancias.

El principal autor de la constitución del dictador fue Jaime Guzmán, fundador de la ultraderecha y fascista UDI y proselitista del jurista nazi Carl Schmitt. La filosofía económica neoliberal y políticamente autoritaria de Guzmán consagra la concepción del estado subsidiario que significaba garantizar la propiedad privada y poner en el mercado todas las áreas, incluyendo la educación, la salud y la seguridad social, y los servicios públicos, incluyendo el agua. Cualquier intento de nacionalización estaba estrictamente proscrito.

La panacea de libre mercado de los Friedmanistas, impuestos por el terror de estado y luego consagrados en la Constitución de Pinochet de 1980, se mantuvieron e intensificaron bajo la coalición de centroizquierda que tomó el poder en 1990 con el retorno al gobierno civil, con la ayuda de los sindicatos corporativistas que dominan y cuya principal preocupación ha sido supervisar la aplicación de las políticas pro-corporativas.

Para el sistema de salud pública, que se ocupa de más del 80 por ciento de la población que se suscribe al Fondo Nacional de Salud (FONASA), esto ha significado una crónica falta de financiación, de recursos y de personal durante más de cuatro décadas. Fuera de 2020, el presupuesto anual no ha superado el cuatro por ciento durante muchas décadas.

Una de las formas en que esto se ha logrado es manteniendo a los profesionales de la salud en un estado permanente de inseguridad y precariedad laboral. El año pasado, el número de personal permanente que dirigió todo el sistema de salud pública de Chile—una nación de 19 millones—fue de 39.740 empleados.

La mayoría del personal, que para el año 2019 constaba de 109.217 empleados, está obligado a firmar contratos por un máximo de un año, con vencimiento cada 31 de diciembre. En algunos casos, como en el Hospital Tomé de Talcahuano, los contratos de las enfermeras, los kinesiólogos y otros profesionales de la salud sólo se han renovado parcialmente hasta el 31 de marzo de 2021, a pesar de que anteriormente podían haber tenido un empleo continuo en la institución durante cuatro a siete años.

Debajo del personal contratado están los "a honorarios personales", que pueden ser contratados y despedidos a voluntad. Los 11.999 honorarios contratados en 2019 no tienen derecho a licencia por enfermedad, vacaciones anuales o licencia de maternidad/paternidad ni a ninguna de los bonos vinculados a la productividad. Y en el peldaño más bajo están los trabajadores sustitutos y de reemplazo (15.355 para 2019) que reemplazan al personal contratado que está fuera por más de una quincena. Este sector altamente precario debe permanecer registrado y técnicamente actualizado si se quiere recibir algún trabajo.

Los trabajadores de la salud reaccionaron airadamente a la suspensión de la huelga indefinida por parte de los sindicatos. Durante la última semana, muchos han publicado comentarios hostiles en la página de Facebook del sindicato. Muchos están exigiendo la renovación de la huelga.

Víctor Arriagada de un hospital de Concepción dijo: "Siempre quedando como mártires sin recibir recompensa, basta de hablar de vocación, no vivimos de la vocación, ya estamos cansados, nos restringieron vacaciones, administrativos, algunos aún seguimos haciendo turnos de 24 hrs. ¿En nosotros quien piensa? Maldita dictadura en la que estamos sobreviviendo, se burlan de nosotros y aún no nos dan lo que merecemos, ojalá haya paro indefinido, ya basta de estar pensando en los demás y luego en nosotros".

Erica Pérez, de un centro de salud familiar en Temuco, dijo: "Su paro indefinido pero esta vez que se note no salimos ni en las noticias así de escondidos nos tienen no vivimos de aplausos que pretenden que haremos con 380 lucas que en mi caso gano yo, una familia completa depende de mi soy reemplazo y no obtengo ningún bono, luchemos para que de una vez se nos respete a todos por igual".

Dijo Tatiana Saldías: "Una burla...falta de respeto hacia la gente ,que ha estado muy de cerca trabajando en esta pandemia con turnos extenuantes ...estamos agotados fisica y mentalmente y así nos reconocen nuestro trabajo".

Janet Herrera de Santiago dijo: "ahora (los sindicatos) dicen falta de respeto, cuando han levantado el paro, que esperaban la presión se hace luchando no ser unos vendidos del gobierno, necesitamos dirigentes que sean la voz de los socios, ahora a golpear la mesa y como sin paro sin lucha inconsecuentes dirigentes de quien si no nos representan".

Claudia Flores, también de Santiago: "Debieron llamar hoy mismo a paro indefinido entonces!!! Qué se quedaron esperando??? Sólo salen a hacer el show de estar indignados y bla bla bla. Me tienen chata!!!!"

Hugo Barrientos de un hospital en Talcahuano dijo: "Escucha, esta es la misma mierda de todos los años. Está todo cosido, malditos vendidos como siempre incluyendo la CUT".

Nicol Hidalgo una técnica de enfermería de La Serena escribió: "Una voz me dice PARO NACIONAL".

Las últimas demandas de los sindicatos de la salud son un insulto añadido a las heridas infligidas por el gobierno ultraderechista. Piden un aumento del cuatro por ciento para los ingresos mensuales de 3.000.000 y menos, pero fuera del estrato superior de los empleados nadie recibe tal ingreso. Esto se revela en su otra demanda de aumentar los salarios mínimos de los asistentes a 409.000; del personal administrativo a 455.000, de los técnicos a 484.000 y de los profesionales a 850.000. ¡Estos son salarios de hambre que los sindicatos ayudarán a imponer!

No se puede tener fe en estas organizaciones procorporativas y completamente corruptas. Los recursos y la riqueza producidos colectivamente por millones de trabajadores son acaparados por una aristocracia financiera y corporativa parasitaria y defendidos por el Estado, sus instituciones y los partidos políticos que sirven a sus intereses.

La vida humana, la salud, el bienestar y los medios de vida sólo tendrán prioridad cuando la clase obrera rompa con la política burguesa, especialmente con el PCCh estalinista, la pseudoizquierda del Frente Amplio y la izquierda del establishment, que aceptan los confines de la legalidad parlamentaria, la propiedad privada capitalista y la producción con fines de lucro. La clase obrera debe expropiar toda la riqueza creada socialmente y ponerla en manos públicas.

Sólo con una perspectiva socialista revolucionaria puede la lucha de los profesionales de la salud, y de la clase obrera en su conjunto, lograr avances. Debe rechazar los sindicatos y crear nuevos órganos de poder político compuestos y controlados por las bases.

(Artículo publicado originalmente en inglés el 14 de diciembre de 2020)

 

El autor también recomienda:

From the archives of Marxism: lessons of the 1973 coup in Chile
[12 diciembre 2006]

Renuncia el ministro de Salud de Chile, mientras que las desastrosas políticas conducen a una explosión de infecciones y muertes por coronavirus
[20 junio 2020]