¿Quién es Alejandro Mayorkas?

por Meenakshi Jagadeesan
30 noviembre 2020

A principios de esta semana, el presidente electo Joe Biden anunció los nombres de varios miembros de su supuesto gabinete. La propaganda de los medios sobre la inclusión de mujeres y minorías en estas selecciones esconde el historial de derecha del grupo, en gran parte extraído del establecimiento de seguridad nacional.

Una selección en particular fue alabada por marcar un nuevo e importante hito. Este fue el anuncio de Alejandro Mayorkas para el cargo de secretario del Departamento de Seguridad Nacional (DHS). Nacido en La Habana y traído a los Estados Unidos cuando era un bebé por sus padres, Mayorkas sería el primer latino en ocupar este puesto.

Alejandro Mayorkas hablando en el Consejo Global de Viajes y Turismo en 2016 [Crédito: WTTC Global Summit 2016, Flickr]

Además, sería el primer inmigrante en supervisar un departamento que se había convertido en sinónimo de las inhumanas políticas antiinmigrantes de la administración Trump. Este historial en sí mismo, afirman los medios y los apologistas de Biden, indica una nueva orientación hacia los inmigrantes, tanto documentados como indocumentados.

Como dijo Janet Murguía, presidenta de Unidos US, una organización de defensa de los latinos, “Después de cuatro largos y oscuros años ... [y] un desprecio general por los latinos desde el cargo más alto del país, la nominación de Mayorkas marca un nuevo día para el Departamento de Seguridad Nacional y para todo nuestro país”.

Varios grupos de derechos de los inmigrantes también agregaron sus propios comentarios elogiosos. Benjamin Johnson, director ejecutivo de la Asociación Estadounidense de Abogados de Inmigración, emitió un comunicado declarando: “Esta nominación no solo es inteligente, es histórica. ... No solo traerá liderazgo crítico, sino un conjunto de experiencias de vida que animarán el trabajo del departamento por delante".

Candy Marshall, presidenta de TheDream.US, que ofrece becas universitarias a los inmigrantes cubiertos por el programa de Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA), dijo que esta nominación en particular es “otra señal de esperanza para los Dreamers y una señal de que la administración de Biden está lista para cumplir con sus compromisos con Dreamers".

Erika Andiola, directora de defensa de RAICES, una organización sin fines de lucro que brinda servicios legales a inmigrantes de bajos ingresos, fue aún más lejos y dijo: “Esperamos que, como el primer latino y alguien que ha abogado por los derechos de los inmigrantes, [Mayorkas] cambie la dirección del DHS de una vez por todas".

Estos comentarios expresan un deseo de un cambio de la crueldad e inhumanidad hacia los inmigrantes, característicos de la política del gobierno de Estados Unidos, especialmente durante los últimos cuatro años. Sin embargo, la idea de que la nominación de Mayorkas logrará eso es, en el mejor de los casos, una ilusión.

La narrativa sobre Mayorkas destaca su origen étnico y su condición de inmigrante, que su madre fue una sobreviviente del Holocausto y que él forma parte de la junta directiva de HIAS, la organización judía-estadounidense sin fines de lucro que brinda ayuda humanitaria a los refugiados. Además, mientras se desempeñaba como director de los Servicios de Ciudadanía e Inmigración de EE. UU. (USCIS) durante el primer mandato del presidente Barack Obama, participó en la creación e implementación del programa DACA, algo que podría desencadenar la oposición republicana a su confirmación.

Pero Mayorkas, en el transcurso de su dilatada carrera dentro del gobierno federal, principalmente en el Departamento de Justicia, luego durante ocho años en el Departamento de Seguridad Nacional, es un acérrimo defensor del aparato represivo del Estado capitalista. Formó gran parte de la guerra de la administración Obama contra los inmigrantes, la más cruel de la historia hasta que el presidente Donald Trump la superó, incluyendo la creación de una vasta red de campos de detención, inaugurados bajo Obama y luego puestos en pleno uso durante los últimos cuatro años.

A mediados de 2014, la administración Obama decidió enviar un fuerte mensaje a los centroamericanos intentando cruzar a Estados Unidos deteniendo a familias enteras. Un informe de Vox de junio de 2014 cita al entonces subsecretario del DHS Mayorkas diciendo que el gobierno estaba "trabajando activamente para asegurar espacio adicional" donde las familias migrantes serían detenidas "de la manera más humana posible". En ese momento, los defensores de los derechos de los migrantes presentaron el argumento obvio basado en experiencias pasadas de Estados Unidos con el sistema de que “no hay forma de detener a las familias de manera humana. Simplemente no funciona". Sin embargo, eso no impidió que la administración Obama siguiera adelante a toda máquina.

Un año después del inicio de este programa, 188 grupos de defensa enviaron conjuntamente una carta a Obama pidiendo el fin inmediato de la detención familiar. En palabras que lamentablemente se repiten unos años después, señalaron que la detención “prolongada e indefinida”, “tuvo un impacto traumático en la salud mental y el bienestar físico” de las familias ya traumatizadas por sus experiencias en sus países de origen. Y a pesar de las promesas de proporcionar arreglos alternativos para las familias que habían pasado una entrevista de “miedo creíble”, el DHS había implementado una política de amplio alcance de “no fianza y no liberación”. Como resultado, un gran número de migrantes que no presentaban ninguna amenaza para la seguridad o riesgo de fuga estaban siendo retenidos por el DHS en "instalaciones similares a cárceles".

En el espantoso espectáculo del segundo debate presidencial con Trump y Biden, posiblemente el punto más bajo involucró la discusión sobre inmigración y separaciones familiares. Si bien la falta de empatía de Trump por los niños retenidos en jaulas fue a la vez sorprendente y horrorosa, hubo una pregunta que le hizo a Biden que quedó sin respuesta: "¿Quién construyó las jaulas?" Ésta es una cuestión que no puede ni debe ignorarse. La administración Obama-Biden inició el uso de esas jaulas, que la administración Trump continuó de una manera aún más descarada. Mayorkas fue un engranaje importante en esa rueda.

Mayorkas viene con recomendaciones sólidas, incluso de Tom Ridge, el "zar" del DHS original designado por el presidente George W. Bush, quien lo elogió como "una elección excepcionalmente buena". Chad Sweet, otro funcionario del DHS durante los años de Bush, reiteró su apoyo con el argumento de que las calificaciones de Mayorkas atraerán a la policía. Las pocas dudas expresadas por las cifras del establishment han sido más sobre problemas potenciales durante las audiencias de confirmación. Mayorkas ya ha enfrentado algunos desafíos durante su audiencia de confirmación anterior en 2013, cuando su inferencia en acelerar las solicitudes de visa de inversionistas extranjeros en su papel como director de USCIS salieron a la luz. Sin embargo, esta vez, como Sweet dejó en claro, sus colegas republicanos no lo consideran un obstáculo.

La razón es que si bien Biden está dispuesto a eliminar algunos de los aspectos más visiblemente inhumanos de la guerra de la administración Trump contra los inmigrantes, su selección de Mayorkas es una señal para la clase dominante de que su administración continuará las políticas de la administración Obama, que eran poco amigables con los inmigrantes. Como vicepresidente, Biden dijo a los guatemaltecos en 2014: “Aquellos que están considerando arriesgar sus vidas para llegar a Estados Unidos deben estar conscientes de lo que les espera. No serán los brazos abiertos. ... Vamos a enviar a la gran mayoría de ustedes de regreso". El mismo mensaje se envía ahora a todos los que están atrapados en los campos de detención.

(Artículo publicado originalmente en inglés el 28 de noviembre de 2020)

 

El autor también recomienda:

El gabinete de Joe Biden: un arcoíris de reacción imperialista
[26 noviembre 2020]

Biden names national security team of right-wing militarists
[24 noviembre 2020]