Jacobin y los Socialistas Demócratas de Estados Unidos promueven ilusiones en una administración "progresista" de Biden

por Gabriel Black
26 noviembre 2020

Mientras decenas de millones de personas están al borde, enfrentando una pandemia en espiral y una catástrofe económica, Biden está formando una administración derechista de agentes de inteligencia, militaristas, ejecutivos financieros y representantes de grandes empresas tecnológicas. Los demócratas han respondido a la negativa de Trump a conceder las elecciones y a sus esfuerzos por llevar a cabo un golpe político llamando a la "unidad" con el Partido Republicano, denunciando el "socialismo" y preparando un gobierno de austeridad y guerra.

En este contexto, la revista Jacobin, afiliada a los Socialistas Demócratas de EE.UU. (DSA), está desempeñando un papel esencial en el intento de mantener la radicalización de los jóvenes vinculados al Partido Demócrata.

A lo largo de las elecciones de 2020, DSA trabajó para subordinar la creciente ira de los trabajadores y la juventud al Partido Demócrata. Esto se hizo primero a través del apoyo total a la campaña presidencial de Bernie Sanders, quien se retiró en marzo y se convirtió en el partidario más entusiasta de Biden.

El candidato presidencial demócrata Joe Biden habla durante un evento de campaña sobre la fabricación y la compra de productos fabricados en Estados Unidos en la sede de la Región 1 de la UAW en Warren, Mich. (AP Photo/Patrick Semansky)

Incluso antes de que la "revolución política" de Sanders terminara, Jacobin sembró ilusiones en la capacidad de mover a Biden hacia la izquierda. En 2019, el editor de Jacobin, Bhaskar Sunkara, declaró en una entrevista con el New York Times: "Incluso una presidencia de Biden sería genial" porque "habrá mucho espacio para que los socialistas sean la oposición". Insistió en que, sin importar lo que pasara, era necesario "evitar una candidatura de otro partido".

En agosto de este año, Jacobin declaró, "Tanto Harris, como en menor medida, Biden, han mostrado una limitada pero alentadora propensión a hacer gestos hacia la izquierda bajo presión". Una administración Biden podría, por lo tanto, ser un gobierno que aplicara importantes reformas sociales: "Las actuales condiciones sin precedentes, junto con el todavía pequeño pero creciente poder de la izquierda estadounidense, significan que los próximos cuatro años no están necesariamente condenados a ser una repetición de los años de Obama".

No ha tomado mucho tiempo para que estas afirmaciones sean explotadas por las acciones del propio Biden. En respuesta a ello, Jacobin ha reiterado su insistencia en que toda la energía debe dirigirse a apoyar y presionar al Partido Demócrata.

En su primer artículo sobre la victoria de Biden, "Celebrar hoy, luchar mañana" (6 de noviembre), David Sirota de Jacobin celebró la elección de Biden como "algo muy bueno". Sirota dice a sus lectores "no estamos garantizados de ver cambios sistémicos" bajo el liderazgo del Partido Demócrata, como si Biden pudiera, bajo las condiciones adecuadas, ofrecer "cambios sistémicos". Sirota afirma que "bajo la presión de los progresistas" Biden "cambia su actitud". Por lo tanto, pidió a sus lectores que hicieran "demandas fuertes", "presión para un cambio real" y "reunir la voluntad".

Mientras Biden ha formado su gobierno de derecha, Jacobin ha respondido con una serie de cartas de consejos políticos. La preocupación de la publicación es que la negativa de Biden a hacer incluso gestos nominales y sin sentido a la ira social masiva desacreditará aún más al Partido Demócrata.

"Querido Joe Biden: No ponga a Rahm Emanuel en su administración", se lee un titular de una "carta abierta al presidente electo Joe Biden". El artículo, escrito por un concejal de DSA de Chicago, trata de convencer a Biden de que Emanuel, con quien Biden trabajó estrechamente durante la administración de Obama, sería "desastroso en una administración Biden".

En otro, "Joe Biden debería borrar absolutamente la deuda estudiantil", el autor argumenta que "cancelar la deuda estudiantil puede ser una de las únicas opciones de Biden para estimular la economía", sembrando la ilusión de que Biden "podría aliviar la aplastante carga de la deuda a la que se enfrentan millones de personas".

En un tercer consejo, "Joe Biden debería analizar con detenimiento lo que Obama hizo en 2009 y hacer exactamente lo contrario", el autor advierte que "la administración entrante de Biden corre el riesgo de repetir los catastróficos fracasos políticos de la última década", como si los ataques pro-Wall Street contra la clase obrera llevados a cabo durante la administración de Obama fueran "fracasos políticos" y no la aplicación deliberada de la política de la clase dirigente.

Otros artículos se quejan de que Biden no está dando posiciones políticas a los principales aliados de Jacobin en el Partido Demócrata. Por ejemplo, en "Joe Biden está congelando a Bernie Sanders y Elizabeth Warren fuera de su gabinete", el autor se preocupa de que Biden esté "congelando a la izquierda fuera de su gabinete", y dice a los lectores que "tendremos que presionarlo para ganar cualquier ganancia progresiva".

Varios artículos expresan preocupación por el carácter abiertamente derechista del nuevo gobierno de Biden. En "Joe Biden está llenando su gabinete con halcones proguerra", el autor escribe, "Si esperabas un cambio de corazón de Joe Biden después de una carrera de décadas como halcón, tenemos malas noticias". Las esperanzas de Jacobin, sin embargo, son eternas. Pase lo que pase, no habrá ruptura con el Partido Demócrata.

Nada de esto es sorprendente. Como escribió el Partido Socialista por la Igualdad en el período previo a las elecciones, en respuesta a los apologistas pseudoizquierdistas de Biden que promovían la política de "maldad menor":

El Partido Demócrata es un partido de Wall Street y los militares. De hecho, a medida que se acercan las elecciones, la recaudación de fondos de Biden en el tercer trimestre se ha beneficiado de la afluencia de dinero de la industria financiera, que contribuyó con más de $50 millones a la campaña de los demócratas en el tercer trimestre, frente a los $10 millones de Trump. Politico tituló un reciente artículo sobre la actitud de los mercados ante las elecciones, "Mientras Trump advierte del desastre económico, Wall Street se marea por Biden".

Durante los últimos cuatro años, la oposición del Partido Demócrata a Trump se ha centrado no en su política fascista, sino en la demanda de las facciones dominantes del ejército y de los organismos de inteligencia de una política exterior más militarista contra Rusia y en el Oriente Medio, que culminó en el fiasco del juicio político.

La política de una administración Biden, señalamos, no sería de reforma social, sino de brutal austeridad.

El papel político de Jacobin y DSA es evitar a toda costa una ruptura política con la política burguesa en general y con el Partido Demócrata en particular. La suya es la política de la clase media alta, que está determinada por el esfuerzo, por una parte, de obtener posiciones para sí mismos dentro del aparato del Estado y, por otra, de impedir una movilización independiente de la clase obrera contra el capitalismo y por el socialismo.

Las próximas semanas y meses serán un período de inmensa crisis social y de agitación política. La pandemia se está descontrolando y el número de muertos está aumentando. Esto, combinado con la masiva crisis social, ha producido una ira social masiva. Una administración Biden no ofrecerá nada para atender las preocupaciones e intereses de la gran mayoría de la población.

El desarrollo de un verdadero movimiento socialista contra el autoritarismo, la guerra, la desigualdad y la política de la clase dirigente de “inmunidad colectiva” debe basarse en la oposición al Partido Demócrata y a todos aquellos, como Jacobin y el DSA, que funcionan como sus instrumentos políticos.

(Artículo publicado originalmente en inglés el 25 de noviembre de 2020)

 

El autor también recomienda:

Los apologistas pseudoizquierdistas de Biden y la bancarrota de la política del “menos malo”
[2 noviembre 2020]

Jacobin magazine pleads with Biden and the Democrats to fight Trump
[29 septiembre 2020]