¿Está Trump planeando una guerra contra Irán?

por Bill Van Auken
16 noviembre 2020

¿Está la Casa Blanca de Trump preparando para lanzar una guerra de agresión contra Irán como parte de su intento de un golpe de Estado para anular los resultados de las elecciones de 2020 y establecer una dictadura presidencial?

Esta es una pregunta que se plantea con creciente urgencia tanto en los círculos de inteligencia militar de Washington como en los de Israel, mientras el secretario de Estado de los Estados Unidos, Mike Pompeo, se embarca en un viaje en siete naciones centrados en Israel y las monarquías petroleras del Golfo Árabe, que compromete el eje en la política antiiraní cultivado por la administración de Trump.

En vísperas de la visita de Pompeo —que respondió a la pregunta de un periodista estadounidense esta semana diciendo que habría una "transición sin problemas a una segunda administración de Trump"— los dos principales diarios en inglés de Israel, Haaretz y el Jerusalem Post, empezaron sus ediciones con la amenaza de una guerra contra Irán.

“¿Netanyahu atacará a Irán? Es poco probable, pero Trump puede”, fue el titular de Haaretz. El Jerusalem Post preguntó: "¿Están Israel y Estados Unidos planeando atacar a Irán?".

La creciente especulación está impulsada no solo por la visita de Pompeo a Israel, que incluirá la primera aparición de un secretario de Estado estadounidense en un asentamiento sionista en la ocupada Cisjordania. A principios de esta semana, el ex conspirador Irán-Contra Elliott Abrams, quien es el enviado especial de la administración de Trump tanto en Irán como en Venezuela, llegó a Israel para conversar con el primer ministro Benjamin Netanyahu. Y la revista de Jerusalén informó que el presidente del Estado Mayor Conjunto de Estados Unidos, el general Mark Milley, realizó una llamada en video el jueves con su homólogo, el Jefe de Estado Mayor de las Fuerzas de Defensa de Israel, Aviv Kochavi.

Trump se reúne con Netanyahu el lunes 27 de enero [Crédito: Casa Blanca]

La administración de Trump y el gobierno de Netanyahu en Israel se oponen a cualquier alivio por parte de la administración entrante de Biden de un régimen de sanciones de "máxima presión" impuesto contra Irán tras la derogación unilateral de Washington del acuerdo nuclear de 2015 alcanzado entre Teherán y las principales potencias. Mientras invoca afirmaciones de apoyo de Irán del "terrorismo" y una supuesta amenaza continua de su programa nuclear civil, el imperialismo estadounidense está decidido a eliminar a Irán como rival por la hegemonía sobre la región del Golfo Pérsico, rica en energía, y como aliado económico y militar de China.

La extraordinaria oleada de contactos entre Estados Unidos e Israel inmediatamente después de la derrota de Trump en las urnas se ha desarrollado en el contexto de una purga total de altos funcionarios en el Pentágono, comenzando con el secretario de Defensa Mark Esper, quien fue despedido con un tuit y reemplazado por un poco conocido excoronel de las Fuerzas Especiales que es leal a Trump, Christopher Miller.

Otros leales a Trump de derecha, conocidos por posiciones extremas anti-iraníes, han sido colocados en los primeros puestos. Estos incluyen al general retirado y comentarista de Fox News Anthony Tata, quien ocupa el puesto número tres en el Pentágono, subsecretario de defensa para políticas. Trump se había visto obligado a rescindir su anterior nominación de Tata a este cargo ante sus declaraciones anteriores en las que denunciaba a Barack Obama como un "líder terrorista" y pedía la ejecución del exdirector de la CIA John Brennan. También se instalaron Ezra Cohen-Watnick, un operativo de extrema derecha de 34 años, y Kash Patel, quien jugó un papel clave en la campaña de Trump para desenterrar basura contra Joe Biden en Ucrania, como subsecretario de defensa para la inteligencia y jefe del personal al secretario de Defensa, respectivamente.

Además, Miller, el nuevo secretario de defensa, contrató como asesor principal al coronel retirado del ejército Douglas Macgregor, conocido por defender la ley marcial en la frontera de Estados Unidos y la ejecución extrajudicial de migrantes y refugiados.

Mucho más circunspecto que la prensa israelí, el New York Times, aunque reconoció el carácter sin precedentes de la purga del Pentágono, declaró: “Hasta ahora no hay evidencia de que estos nuevos nombrados alberguen una agenda secreta sobre Irán o hayan asumido sus cargos con un plan de acción en la mano". Sin embargo, agregó: "No es imposible que la reorganización pueda presagiar un período volátil y peligroso, para incluir incluso operaciones abiertas o encubiertas contra adversarios como Irán".

El hecho de que tal camarilla de militaristas fascistas haya ocupado posiciones políticas claves en el Pentágono en medio de los intentos de Trump de anular los resultados de las elecciones presidenciales plantea la amenaza directa de que las fuerzas armadas estadounidenses se utilizarán para reprimir una inevitable erupción de oposición popular masiva al intento de golpe de Estado que se está desarrollando, así como hacia cualquier nueva guerra.

La hostilidad de Trump hacia Esper tiene sus raíces en los eventos a principios de junio, cuando el secretario de Defensa ahora derrocado se desvinculó de las amenazas del presidente para invocar la Ley de Insurrección y desplegar tropas regulares del Ejército en las calles para atacar las manifestaciones de violencia contra la policía.

Tras el despido de Esper, el general Milley convocó una reunión del Estado Mayor Conjunto, y más tarde ese mismo día celebró una conferencia telefónica con los comandantes de combate estadounidenses. No hay duda de que él y otros están haciendo sondeos para ver quién entre los jefes militares apoyaría el golpe de Trump y quién se opondría a él.

En una ceremonia del Día de los Veteranos que marca la apertura de un nuevo museo del Ejército, Milley pronunció un discurso en el que enfatizó deliberadamente: “Somos únicos entre los ejércitos. No juramos a un rey o una reina, un tirano o un dictador. No hacemos un juramento a un individuo ... Hacemos un juramento a la Constitución".

Un ataque a Irán, ya sea contra su programa nuclear civil u otros objetivos estratégicos, podría proporcionar a Trump una especie de "sorpresa de diciembre" diseñado para conmocionar a la opinión pública y crear las condiciones políticas para la consolidación de una dictadura presidencial.

Que tal ataque indudablemente provocaría represalias iraníes, amenazando la vida de miles de soldados estadounidenses desplegados en la región, sería el resultado deseado de tal provocación. En representación de los sectores más despiadados de la oligarquía gobernante de Estados Unidos, Trump ha presidido las muertes innecesarias de un cuarto de millón de estadounidenses por la pandemia de COVID-19. Las bajas masivas entre el personal militar estadounidense en la región del Golfo Pérsico serían un pequeño precio en términos de los cálculos políticos de la administración.

Dados estos eventos, se podría contar con que Biden y el Partido Demócrata se subordinarían al recién nombrado "presidente en tiempos de guerra". Los demócratas se han opuesto sistemáticamente a la administración de Trump desde la derecha, alegando que ha sido "demasiado suave" con Rusia y China, mientras que su reacción a la siniestra sacudida en el Pentágono ha sido advertir que podría dejar al imperialismo estadounidense vulnerable a "Nuestros enemigos".

En una entrevista con Der Spiegel de Alemania, el almirante retirado James Stavridis, quien ocupó el cargo de comandante supremo aliado de la OTAN en Europa y trabajó como asesor principal del Pentágono, advirtió sobre "el gran peligro en esta situación".

El presidente de Estados Unidos, dijo, "tiene todas las opciones en sus manos". Continuó: “Puede ordenar cualquier tipo de operación militar, incluso un ataque con armas nucleares. Además, ahora hay personas encima que no tienen experiencia y que no lo detendrán ni siquiera ante ideas peligrosas. Por ejemplo, Trump podría escalar si la Marina de los EE. UU. patrulla las aguas internacionales frente a China. Incluso puede ordenar ataques militares dirigidos contra su archienemigo declarado Irán".

Sin embargo, detrás de este peligro no se encuentra simplemente la conspiración de Trump, sino la crisis insoluble del imperialismo estadounidense. En el país, lo que queda de sus instituciones democráticas se está derrumbando bajo el peso de la desigualdad social insostenible, mientras que en el exterior, ha intentado durante décadas, tanto bajo administraciones demócratas como republicanas, revertir el declive de su hegemonía global por medio de fuerzas militares agresivas. Estas tendencias de desarrollo se están fusionando en la crisis política sin precedentes que rodeó las elecciones de 2020 y su resultado.

La lucha contra la amenaza de guerra y dictadura no puede librarse en el marco del conflicto entre los demócratas, un partido de Wall Street y el aparato de inteligencia militar, y la administración de Trump. Requiere la movilización política independiente de la clase trabajadora en la lucha por una huelga general política para derrotar la conspiración dictatorial de Trump y hacer avanzar la lucha por la transformación socialista de la sociedad.

(Artículo publicado originalmente en inglés el 14 de noviembre de 2020)

 

El autor también recomienda:

Trump llena el Pentágono de leales derechistas
[13 noviembre 2020]

Estados Unidos amenaza con ataques militares contra Irán y Venezuela
[30 octubre 2020]