Estados Unidos supera los 100.000 casos diarios

por Bryan Dyne
2 noviembre 2020

Los casos diarios confirmados de coronavirus en los Estados Unidos han superado los 100.000 según el panel de Worldometer. Este es el segundo día consecutivo en el cual hay un número récord de casos. En cada uno de estos días, se registraron más casos que el número total en China durante los últimos 10 meses.

Hubo más de 500.000 casos confirmados de coronavirus en los Estados Unidos durante los últimos siete días, medidos tanto por el recuento diario de nuevos casos como por el promedio móvil de siete días. Se han reportado casi 9,3 millones de casos en los Estados Unidos incluyendo 1 millón en solo los últimos 14 días.

Enfermera Debbi Hinderliter (izquierda) toma una prueba de una mujer en un sitio de testeo para coronavirus cerca del cruce fronterizo más transitado a pie del país, 13 de agosto de 2020 en San Diego [Crédito: AP Photo/Gregory Bull]

En medio de un aumento vertiginoso de los casos a nivel nacional, el juez del condado de El Paso, Texas, Ricardo Samaniego, el principal funcionario electo del condado, ordenó el jueves un cierre de dos semanas de negocios no esenciales, a partir de ese día a la medianoche. El cierre responde al aumento de casos en el condado, que ha sufrido más de 1.000 casos nuevos cada día durante la semana pasada.

Durante una conferencia de prensa en la cual se anunciaron las nuevas medidas de salud pública de El Paso, Samaniego dijo: “Nuestros hospitales están al máximo de su capacidad, nuestros profesionales médicos están abrumados y, si no respondemos, veremos niveles de muerte sin precedentes”. Añadió: “Necesitamos desarrollar la capacidad de los hospitales, desarrollar la capacidad para apuntalar el rastreo de contactos e identificar los lugares de mayor riesgo”.

Hasta la fecha, el condado ha visto más de 45.000 infecciones, lo cual representa más del 6 por ciento de su población, y 612 de sus residentes han muerto. Como resultado del reciente aumento de las infecciones por coronavirus, los hospitales locales se han visto obligados a transportar por aire a los pacientes sin COVID-19 a otras áreas para dejar camas libres. Estos hospitales incluyen el Centro Médico Universitario, el Centro Médico del Ejército William Beaumont y el Centro Médico de las Américas, todos los cuales constituyen partes críticas de la infraestructura de atención médica de la región más amplia del oeste de Texas y del sur de Nuevo México.

Los servicios que serán cerrados en el condado incluyen gimnasios, restaurantes, salones de tatuajes y salones de belleza. Las tiendas de comestibles, las instalaciones de atención médica, las operaciones gubernamentales y todas las actividades relacionadas con las elecciones permanecerán abiertas. Las escuelas también se consideran “esenciales” según la orden, a pesar del hecho que decenas de miles de maestros, padres y estudiantes han sido infectados y centenares han muerto a causa de la propagación del virus por las clases presenciales.

El hecho de que la orden entrara en vigor cinco días antes de las elecciones es un indicio más de la gravedad de la situación en El Paso. Sin duda, los dirigentes republicanos del estado que apoyan al presidente Donald Trump, ejercieron una considerable presión para retrasar un cierre hasta después de que se hubieran emitido los votos para no empañar la imagen que Trump ha estado promoviendo que Estados Unidos está “dando el giro final” en la lucha contra el contagio mortal.

Para perpetuar este mito, Donald Trump Jr. apareció en el programa Fox News de Laura Ingraham el jueves y afirmó que la cantidad de muertes causadas por la pandemia cada día no es “casi nada”. En un mitin de campaña en Michigan el viernes, el propio presidente dijo que “los médicos obtienen más dinero si alguien muere de COVID”, afirmando falsamente que los trabajadores sanitarios de primera línea, que enfrentan el peligro diario mientras luchan contra el virus, están exagerando la letalidad de la pandemia para su propio beneficio económico.

En realidad, más de 800 personas mueren al día en los Estados Unidos por COVID-19, y más de 235.000 han perdido la vida desde que comenzó la pandemia. No fueron los médicos, sino Trump y sus oponentes nominales en el Partido Demócrata los que mintieron sobre el coronavirus, ocultando en enero y febrero los peligros de la enfermedad con el fin de proteger los intereses corporativos estadounidenses hasta que se pudiera tramar un plan para rescatar a Wall Street por una suma de $6 billones.

A raíz de la orden de Samaniego, el fiscal general de Texas, Ken Paxton, tuiteó que el juez del condado “no tiene autoridad para cerrar negocios en el condado de El Paso” y que el juez está en “violación directa de la orden ejecutiva [del gobernador Greg Abbott]” la cual establece que todas las empresas deben estar abiertas al 75 por ciento de su capacidad. El tuit concluyó de manera ominosa: “Mi oficina está explorando todas las acciones legales”.

El drástico aumento de casos y hospitalizaciones en El Paso refleja las tendencias en todo el país. Aproximadamente una cuarta parte de los condados de los Estados Unidos ha informado un pico de nuevos casos en el último mes, y una cuarta parte ha informado un pico de casos nuevos durante la semana pasada. Esto incluye la mayoría de los condados en varios estados del centro del país y la región montañosa occidental, incluyendo los estados de Ohio, Indiana, Michigan, Wisconsin, Minnesota, Dakota del Norte, Dakota del Sur, Wyoming y Montana.

Además, los hospitales de todo el país se acercan o ya han alcanzado su capacidad para tratar adecuadamente las infecciones por coronavirus. Un informe interno del Departamento de Salud y Servicios Humanos obtenido por NPR revela que la ocupación de camas de hospital en áreas metropolitanas como Atlanta, Minneapolis y Baltimore ha alcanzado un 80 por ciento, y que ciertos hospitales en ciudades como Tampa, Birmingham y la ciudad de Nueva York han llegado a 95 por ciento de capacidad en UCI (Unidades de Cuidados Intensivos).

El informe revela otras métricas que muestran que la presión sobre los recursos médicos también está aumentando. El uso de ventiladores y camas de UCI para pacientes hospitalizados ha aumentado hasta en un 16 por ciento en el último mes, y el 24 por ciento de los hospitales en todo el país están al 80 por ciento de la capacidad de sus UCI. Si estos números continúan aumentando, algo que sucederá en la medida en que la pandemia continúe propagándose, las tasas de mortalidad comenzarán a dispararse, porque no habrá recursos disponibles para tratar a los pacientes. Escenas similares a las del norte de Italia en marzo y de la ciudad de Nueva York en abril —cuando los pacientes murieron en los pasillos y los cuerpos se almacenaron en remolques refrigerados— se repetirán en todo Estados Unidos.

Al mismo tiempo, las compañías de seguros han comenzado a atacar los tratamientos contra coronavirus. Un trabajador de hospital, que habló con el WSWS bajo condición de anonimato, nos dijo: “Las compañías de seguros están restringiendo las pruebas que estamos solicitando”. El trabajador continuó, “las tomografías computarizadas, imágenes, etc. No quieren pagar”, lo cual obligó a los trabajadores a pagar facturas médicas superiores a cientos de miles o incluso millones de dólares, o a morir.

Los casos, muertes y hospitalizaciones por coronavirus también se están disparando a nivel internacional. Más de 50 países están reportando al menos 1.000 casos nuevos diarios, y 15 países al menos 10.000. Ocho países (Estados Unidos, India, Brasil, Rusia, Francia, España, Argentina y Colombia) tienen más de 1 millón de casos en total y Reino Unido probablemente se unirá a este grupo durante el fin de semana. Ha habido un total de 45,5 millones de casos de COVID-19 desde que comenzó la pandemia, y este número está en camino de aumentar en tres o cuatro millones cada semana.

El número de muertes en todo el mundo también está aumentando, incluyendo un incremento estable de poco menos de 5.000 por día a principios de octubre a más de 6.000 cada día, y dirigiéndose hacia los incrementos catastróficos vistos en abril. En total, 1,19 millones de seres humanos han muerto a causa de la enfermedad.

En medio del aumento de casos y muertes, la Organización Mundial de la Salud convocó a su Comité de Emergencia sobre COVID-19 más reciente y reafirmó que “la pandemia aún constituye una emergencia de salud pública de preocupación internacional”. El director general, Dr. Tedros Adhanom Ghebreyesus, hizo un llamado a incrementar “la colaboración en todo el mundo para impulsar la ciencia, las soluciones y la solidaridad” a fin de poner fin a la pandemia.

(Publicado originalmente en inglés el 31 de octubre de 2020)

 

El autor también recomienda:

La explosión de nuevos casos de COVID en el hemisferio norte alimentará un masivo malestar social
[31 octubre 2020]

As US smashes records for new coronavirus infections, Ford and Fiat Chrysler report blowout profits
[30 octubre 2020]

Ante repunte de COVID-19 en Europa, los Gobiernos protegen ganancias sobre vidas
[30 octubre 2020]