Filas de desempleados a largo plazo se disparan en EE.UU. mientras se acaba la asistencia

7 octubre 2020

La cifra de obreros desempleados a largo plazo en Estados Unidos continúa aumentando, con millones dejados a su suerte mientras el Congreso se rehúsa a ofrecerles cualquier ayuda para protegerse del hambre, la pobreza y la falta de vivienda.

El reporte de empleos de la semana pasada del Departamento de Trabajo de EE.UU. muestra que un total impactante de 695.000 trabajadores dejaron la fuerza laboral.

La cifra de desempleados a largo plazo, por 27 semanas o más, pasó de 781.000 a 2,4 millones. Estos trabajadores han superado su límite de 26 semanas de beneficios por desempleo y otros cinco millones de obreros desempleados alcanzará el límite en los próximos dos meses.

Cola para recolectar productos perecederos y no perecederos fuera del Barclays Center, donde el Banco de Alimentos de la Ciudad de Nueva York provee ayuda a los necesitados por la pandemia de COVID-19, 10 de septiembre de 2020, Nueva York (AP Photo/John Minchillo)

A fines de julio, el Congreso permitió que expirara el suplemento federal de $600 por semana, reduciendo el ingreso semanal en muchos casos por dos tercios o más durante los últimos dos meses.

Mientras que Trump prometió un beneficio de $300 por semana llamado Asistencia por Salarios Perdidos, los fondos asignados eran completamente insuficientes y se agotaron rápido. Al menos nueve estados han anunciado que terminaron de pagar el beneficio adicional.

El Congreso no ha mostrado ningún interés en restaurar los beneficios de desempleo y el tema apenas ha sido mencionado en los medios corporativos, ni hablar del candidato demócrata Joe Biden. El tema de la extensión de los beneficios de desempleo no se planteó ni una sola vez durante el debate de la semana pasada.

En estas condiciones, el hambre está aumentando. En agosto, los bancos de alimentos de la red Feeding America distribuyeron unos 593 millones de comidas, un aumento del 64 por ciento en comparación con un mes típico prepandémico. Meals on Wheels America, otra organización benéfica, informó que sus programas de alimentos estaban sirviendo en promedio 77 por ciento más comidas y a 47 por ciento más ancianos de alto riesgo en agosto que el 1 de marzo.

Un análisis publicado la semana pasada por Feeding America proyecta un déficit de entre 6.000 y 8.000 millones de comidas en los próximos 12 meses. La necesidad total de alimentos de caridad durante el próximo año, según estima Feeding America, alcanzará los 17 mil millones de libras, más del triple de la distribución del año pasado.

Una encuesta reciente realizada por la Oficina del Censo de EE.UU. en agosto encontró que el 10,5 por ciento o 22,3 millones de adultos dicen que no pueden alimentar adecuadamente a sus familias, frente a 18 millones en marzo.

Esta situación está empeorando por una nueva ronda de despidos masivos, incluyendo en aerolíneas, compañías de entretenimiento y fabricantes de aviones, que recibieron miles de millones en dinero de la Ley CARES y recortes de impuestos. Solo en los últimos días, las empresas han anunciado casi 100.000 nuevos despidos.

El jueves pasado, United, American y otras grandes aerolíneas de EE.UU. comenzaron a despedir a 32.000 asistentes de vuelo, pilotos y otros trabajadores de las aerolíneas después de la expiración de la prohibición temporal de recortes de empleo permanentes que estaba contenida en el rescate de 24 mil millones de dólares de la Ley CARES para las aerolíneas. El lunes, el director ejecutivo de Southwest Airlines, Gary Kelly, dijo que todos los empleados tendrían que aceptar un recorte salarial del 10 por ciento para el 1 de enero de 2021, para evitar los recortes laborales permanentes.

Esta semana Cineworld, la segunda cadena de cines más grande del mundo, cerrará sus cines en EE.UU. y el Reino Unido, despidiendo a 45.000 trabajadores, incluyendo a casi 40.000 en los 536 cines Regal de EE.UU. Esto sigue al anuncio de Disney la semana pasada de que está despidiendo a 28.000 de sus 100.000 empleados en sus parques y centros turísticos de EE.UU.

La cadena de tiendas departamentales JCPenney cerrará 149 tiendas y recortará 15.000 puestos de trabajo antes de la temporada de compras navideñas como parte de su plan para salir de la bancarrota.

Otros 280.000 trabajadores perdieron sus empleos el mes pasado en el sector de educación local y estatal, ya que se impusieron nuevas medidas de austeridad incluso cuando los profesores y estudiantes se vieron obligados a volver a escuelas inseguras.

La clase dominante estadounidense está tratando de utilizar el desempleo masivo y la amenaza de la miseria como porra en su afán por arrear a los trabajadores a fábricas y lugares de trabajo inseguros para enriquecer aún más a la oligarquía financiera. Esta es la política no solo de Trump y los republicanos, sino también de los demócratas a nivel federal, estatal y local. Es por eso por lo que el recorte de los beneficios de desempleo ha recibido un apoyo bipartidista.

Pero los trabajadores están luchando en su propia defensa. Esta semana, los enfermeros y otros trabajadores de la salud están en huelga en Minneapolis y el norte de California. Las protestas de maestros, padres y estudiantes contra el regreso inseguro a las escuelas, que ya ha causado la muerte de 30 educadores y la infección de miles de estudiantes, se están extendiendo por Nueva York, Wisconsin y otros estados.

En oposición a la traición de los sindicatos, que han colaborado en la mortífera campaña de regreso a la escuela y al trabajo, los educadores, los trabajadores de la industria automotriz y otros trabajadores han establecido comités de seguridad de base en Michigan, Indiana, Illinois, Texas, Florida y otros estados.

En un informe ayer, el presidente del Grupo del Banco Mundial, David Malpass, advirtió de una “pandemia de la desigualdad”, un término acuñado por primera vez por el World Socialist Web Site, y advirtió a las élites gobernantes de las consecuencias potencialmente revolucionarias de la resistencia internacional de la clase trabajadora. “En un mundo interconectado, en el que la gente está más informada que nunca”, advirtió Malpass, “esta pandemia de desigualdad —con el aumento de la pobreza y la disminución de los ingresos medios— será cada vez más una amenaza para el mantenimiento del orden social y la estabilidad política”.

El temor de la clase dominante a la creciente resistencia popular contra la política homicida de “inmunidad colectiva” de la Administración de Trump es lo que subyace a las crecientes medidas autoritarias, incluidas las amenazas de Trump de un golpe presidencial si pierde las elecciones. Un informe en el Wall Street Journal del lunes señaló que el Departamento de Policía de la ciudad de Nueva York estaba entrenando a sus 35.000 policías “para prepararse para la posibilidad de disturbios generalizados después de las elecciones presidenciales de EE.UU. y la votación sobre la nominación de un nuevo juez de la Corte Suprema”.

En cuanto a Biden y los demócratas, no hay nada que teman más que un movimiento desde abajo contra Trump por el peligro que esto supondría para la oligarquía corporativa y financiera, que los demócratas defienden tan despiadadamente como los republicanos.

Pero eso es exactamente lo que hay que hacer. La creciente oposición de los trabajadores y los jóvenes a la pandemia, la desigualdad social, los asesinatos de la policía, el peligro del fascismo y la guerra debe unirse. En cada lugar de trabajo y comunidad, deben formarse nuevas organizaciones de lucha, comités de base, independientes de los sindicatos corruptos y de los dos partidos capitalistas, para preparar una huelga general política.

La clase dominante estadounidense, que solo ha traído muertes en masa y miseria social, no tiene ninguna reivindicación legítima de mantenerse en el poder político. Le corresponde a la clase obrera tomar las riendas del poder en sus propias manos, expropiar las fortunas privadas de los multimillonarios y llevar a cabo una reestructuración socialista de la vida económica y social, para satisfacer las necesidades de la sociedad, no las de los pocos ricos.

(Publicado originalmente en inglés el 6 de octubre de 2020)

Jerry White

 

El autor también recomienda:

La pandemia de la desigualdad: cómo el capitalismo estadounidense prioriza el lucro en detrimento de las vidas
[3 julio 2020]

“Un virus de los pobres”: COVID-19 revela el abismo entre clases en EE.UU.
[19 agosto 2020]