EE.UU. despliega un destructor portamisiles frente a la costa de Venezuela

por Bill Van Auken
5 octubre 2020

En una escalada de la campaña de "máxima presión" de EE.UU. contra Venezuela, el Comando Sur de EE.UU. (SOUTHCOM) ha desplegado un destructor de misiles guiados, el USS William P. Lawrence, apenas a 15 millas náuticas de la costa caribeña de la nación sudamericana.

USS William P. Lawrence, desplegado frente a las costas de Venezuela (Marina de los EE.UU.)

El canciller venezolano, Jorge Arreaza, emitió un comunicado denunciando el despliegue como una “provocación errática e infantil” por parte de Washington, mientras ridiculizaba las afirmaciones estadounidenses de que es parte de una operación estadounidense contra el narcotráfico.

En medio de la creciente pandemia de coronavirus en abril pasado, el presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, anunció el despliegue de activos navales y aéreos estadounidenses, la mayor operación estadounidense de este tipo en la región desde la invasión de Panamá en 1989, con el pretexto de evitar que los narcotraficantes exploten el país. Brote de COVID-19. La justificación era absurda a primera vista, ya que incluso las propias agencias de Washington reconocen que la fuente de la mayor parte de las drogas con destino a los EE. UU. Es su aliado más cercano en la región, Colombia, y que los envíos no pasan por el Caribe, sino por el Costa del Pacífico y por Centroamérica, a través de países cuyos gobiernos también están alineados con Washington.

Además del pretexto de la interdicción de drogas, el Pentágono también justificó el despliegue del buque de guerra avanzado como una operación de "libertad de navegación" diseñada para desafiar lo que denominó los "reclamos marítimos excesivos de Venezuela en aguas internacionales".

“El régimen ilegítimo de Maduro reclama indebidamente controles excesivos sobre esas aguas internacionales, que se extienden tres millas náuticas más allá del mar territorial de 12 millas náuticas, una afirmación que es inconsistente con el derecho internacional”, dijo la Armada de Estados Unidos. Señaló que había desplegado buques de guerra de manera similar en aguas reclamadas por Venezuela en junio y julio.

El "derecho internacional" invocado por el Pentágono es la Convención de las Naciones Unidas sobre el Derecho del Mar de 1982, que limita las reclamaciones de los Estados miembros sobre el control de las aguas costeras a 12 millas náuticas. Ni Venezuela ni Washington son signatarios del acuerdo.

El provocador despliegue del buque de guerra estadounidense sigue a apenas dos semanas de ejercicios conjuntos llevados a cabo por los militares estadounidenses y colombianos en una amenazante demostración de fuerza contra Venezuela. Los ejercicios fueron programados para coincidir con una gira de cuatro días por América Latina del secretario de Estado de Estados Unidos, Mike Pompeo, quien visitó todos los países fronterizos con Venezuela, promoviendo el cambio de régimen en Caracas y criticando la influencia de China en la región.

Las provocaciones navales estadounidenses son particularmente amenazadoras en condiciones en las que Venezuela recibe suministros de gasolina desesperadamente necesarios a bordo de petroleros enviados desde Irán, que también es el objetivo de una campaña de sanciones de "máxima presión" y continuas provocaciones militares destinadas a lograr un cambio de régimen en Teherán.

Se espera que el Faxon, el tercero de un grupo de tres petroleros iraníes que transportan combustible, llegue a un puerto de una refinería venezolana durante el fin de semana. Junto a dos barcos iraníes que ya han llegado al país, el Forest y Fortune, el cargamento total asciende a 800.000 barriles de gasolina.

Si bien Venezuela tiene las mayores reservas de petróleo conocidas, su producción ha caído vertiginosamente bajo el impacto de las sanciones estadounidenses, la caída de los precios mundiales del petróleo y la falta de inversión y mantenimiento de la empresa estatal de energía del país, PDVSA. También depende de la importación de condensado, un gas natural necesario para convertir el petróleo crudo de Venezuela en gasolina. Sus dos refinerías en funcionamiento están produciendo solo 55.000 barriles por día, aproximadamente el 50 por ciento de las necesidades del país, lo que significa que las importaciones iraníes no llegarán tan lejos.

No obstante, Washington está decidido a cortar las importaciones de gasolina. El mes pasado, Washington afirmó haber interceptado cuatro barcos que transportaban gasolina iraní a Venezuela. Ninguno de los barcos tenía bandera o era de propiedad iraní, y los propietarios de los Emiratos Árabes Unidos, Omán y el Reino Unido de la carga enviada en petroleros de propiedad griega están demandando al gobierno de los Estados Unidos, insistiendo en que el combustible estaba destinado a Trinidad y destinado a la venta a Colombia y Perú.

Si los buques de guerra estadounidenses intentaran apoderarse de los petroleros iraníes con destino a Venezuela, el resultado podría ser una escalada militar en espiral que amenazara una guerra en toda la región en el Medio Oriente o incluso un conflicto global.

La escasez de gasolina y una crisis económica prolongada exacerbada por el inicio de la pandemia COVID-19, con cifras oficiales de casi 80.000 casos y casi 650 muertes, han provocado un aumento de la pobreza y el hambre, así como un colapso de los servicios básicos en Venezuela.

La falta de combustible, electricidad, agua y otras necesidades han desencadenado una ola de protestas en las últimas semanas. El Observatorio Venezolano de Conflictos Sociales informó sobre más de 100 protestas separadas durante la última semana de septiembre en 19 de los 23 estados del país.

A diferencia de las protestas anteriores, estas se han concentrado en pequeños pueblos y aldeas del interior del país y están impulsadas por el malestar social, más que por las maquinaciones de los opositores de derecha respaldados por Estados Unidos del gobierno del presidente Nicolás Maduro. No obstante, el gobierno de Maduro ha enviado tropas, policías y colectivos paramilitares, o milicias, para reprimirlos.

El gobierno de Maduro ha intentado contrarrestar la profundización de la crisis del país con un nuevo giro a la derecha. Si bien reprimió la revuelta popular desde abajo, indultó a fines de agosto a más de 100 derechistas que participaron en intentos de golpes de estado y complots terroristas, con la esperanza de forjar algún tipo de acuerdo de unidad nacional y otorgar legitimidad a las elecciones parlamentarias programadas para el 6 de diciembre.

Además, el martes, el gobierno de Maduro dio a conocer lo que calificó como un proyecto de ley “antibloqueo” que presentará a la Asamblea Nacional Constituyente. Las cláusulas más significativas del proyecto de ley exigen medidas para “estimular y favorecer” el crecimiento del sector privado y la inversión extranjera directa mediante incentivos laborales y fiscales y garantías de inversiones.

Al mismo tiempo, propone otorgar al gobierno la facultad de “modificar los mecanismos de constitución, propiedad, gestión, administración y funcionamiento de las empresas públicas”. Esto ha sido ampliamente interpretado en Venezuela como la apertura de la puerta a la privatización de PDVSA o sus subsidiarias.

Washington, sin embargo, no ha mostrado interés alguno en llegar a un acuerdo con Caracas, por muy lejos que llegue Maduro al subordinar su régimen a los intereses del imperialismo mundial. Su última ronda de sanciones se ha dirigido no solo al gobierno de Maduro, sino también a aquellos elementos de la oposición de derecha que aceptaron participar en las elecciones del 6 de diciembre. Esto incluye a representantes de los cuatro partidos de oposición más grandes del país: Justicia Primero (PJ), Voluntad Popular (VP), Acción Democrática (AD) y A New Time (UNT).

La administración Trump también ha presionado con éxito a la Unión Europea para que no proporcione observadores electorales, y la UE ahora exige que Maduro posponga las elecciones durante seis meses. Al cambio de posición de la UE se sumó una de las principales figuras de la oposición, Henrique Capriles, exgobernador y candidato presidencial, anunciando su retirada de las elecciones, sumándose a la demanda de su aplazamiento.

El títere de Washington, el autoproclamado "presidente interino" Juan Guaidó, mientras tanto, ha pedido abiertamente una intervención militar para derrocar a Maduro. Al dirigirse a Naciones Unidas, instó a los países miembros del país a invocar la doctrina de la Responsabilidad de Proteger (R2P) para justificar la acción militar y a "considerar una estrategia que contemple diferentes escenarios una vez agotada la ruta diplomática".

Desde su autounción como presidente en enero del año pasado, Guaidó no ha logrado movilizar una base de apoyo popular ni desencadenar un golpe militar. Él y su camarilla de políticos de derecha están implicados en una invasión fallida liderada por un exoperativo de las fuerzas especiales estadounidenses, así como en escándalos de corrupción multimillonarios en torno a sus intentos de apoderarse de los activos extranjeros de Venezuela.

El hecho de que ahora pida abiertamente una intervención militar representa una seria amenaza en condiciones en las que una administración Trump asolada por la crisis puede intentar ejecutar una "sorpresa de octubre" en la forma de una nueva erupción del militarismo estadounidense.

(Artículo publicado originalmente en inglés el 3 de octubre de 2020)

 

El autor también recomienda:

Estados Unidos y Colombia organizan ejercicios de guerra mientras Pompeo amenaza a Venezuela
[22 septiembre 2020]

Latinoamérica, el epicentro de la pandemia de COVID-19, al borde de un estallido social
[14 septiembre 2020]