El mundo ha alcanzado el sombrío hito de un millón de muertes por COVID-19

por Benjamin Mateus
29 septiembre 2020

Según el tablero de coronavirus de Worldometer, el número de muertes por COVID-19 a nivel mundial superó el millón el domingo por la mañana, hora del este de EE. UU. el tablero de Johns Hopkins, más comúnmente citado en los medios estadounidenses, sitúa la cifra por encima de 995,000 y, según todas las cuentas, registrará un millón de muertes hoy.

Esta tragedia masiva es una acusación a las clases dominantes que han permitido que tal miseria llueva sobre las poblaciones de la clase trabajadora que han sufrido la peor parte de esta pandemia.

Un trabajador de la salud empuja el cuerpo de un hombre que murió de COVID-19 al lugar donde su familia esperará a que una funeraria se lo lleve, en las afueras del Hospital General de La Paz, Bolivia, el jueves 23 de julio de 2020. (Foto AP/Juan Karita)

Estados Unidos, con 209,361 muertes, lidera a todas las demás naciones en esta horrible categoría. Brasil ocupa el segundo lugar con 141,503 muertes, seguido de India, con 95,162 muertes, y México, con 76,243 muertes.

Los gobernantes autoritarios de derecha en los primeros tres países, Donald Trump, Jair Bolsonaro y Narendra Modi, y el demagogo populista de "izquierda" Andrés Manuel López Obrador, en el cuarto, han adoptado políticas idénticas para permitir que la infección se propague a la población sin serias consecuencias. resistencia. Estos cuatro jinetes de la muerte representan la mitad del total mundial.

México ha tenido un promedio constante de cerca de 500 muertes diarias y, según todos los expertos, los informes oficiales han sido subestimaciones graves. A principios de este mes, el gobierno anunció vergonzosamente que se habían quedado sin certificados de defunción. Para el 1 de agosto, el recuento oficial de muertes era de 69,095, aunque el gobierno había anunciado un exceso de muertes en 122,765.

Gráfico de muertes globales mensuales. Crédito: wsws.org

Como demuestra la Figura 1, las muertes diarias en todo el mundo se han mantenido casi estables desde que alcanzaron su punto máximo en abril. La columna de septiembre marcada en amarillo es una proyección de que los últimos cuatro días verán, en promedio, alrededor de 5,300 muertes por día utilizando la última estimación promedio de siete días. Según todos los informes, la respuesta y las medidas limitadas que se han empleado durante la pandemia solo han estabilizado el impacto del virus en todo el mundo. Sin embargo, a medida que se acerca el invierno para el hemisferio norte, mucho más poblado, se espera que el número de casos y las muertes comiencen a aumentar nuevamente.

A la cifra de un millón de muertos oficialmente por el COVID-19 hay que sumar cientos de miles que han fallecido con la causa de muerte firmada por los médicos forenses o autoridades sanitarias como desconocida, o insuficiencia cardiopulmonar u orgánica, ocultando el verdadero impacto de la pandemia de miembros de la familia y el público en general.

Exceso de muertes en los Estados Unidos. Crédito: Our World in Data

Según the Economist, entre marzo y agosto, los datos de mortalidad por todas las causas de Europa occidental, algunos países de América Latina, Estados Unidos, Rusia y Sudáfrica de marzo a agosto mostraron un exceso de 900,000 muertes. Sin embargo, solo 580,000 muertes se atribuyeron al COVID-19. Esto sugiere que la cantidad real de muertes debido a COVID-19 es un 55 por ciento más alta que las cifras mantenidas por el Worldometer y Johns Hopkins, que se basan en informes oficiales de muerte.

The Economist también comenta que la cifra de muertos en Estados Unidos puede estar subestimada en un 30 por ciento, lo que sitúa la cifra real más cerca de 300,000. Según sus estimaciones, la cifra real de muertos a nivel mundial debido a la pandemia puede estar más cerca de los dos millones.

Algunas de estas muertes excesivas son un subproducto del impacto social de la pandemia y no del virus en sí. La crisis social que rodea a los encierros y las dificultades financieras ha llevado a las personas a evitar buscar atención médica por problemas de salud por temor legítimo a contraer el coronavirus.

Tom Inglesby, director del Centro de Seguridad Sanitaria de la Universidad Johns Hopkins, le dijo al Wall Street Journal: “Durante un largo período de tiempo hubo una disminución bastante dramática en las visitas a la sala de emergencias, las evaluaciones de cirugía electiva, cosas que los estadounidenses hacen todos el tiempo para mantenerse saludables".

Las estimaciones semanales de muertes debido a ataques cardíacos, Alzheimer y demencia, diabetes y accidentes cerebrovasculares han estado constantemente por encima de la línea de base en los meses de marzo a agosto. Según datos de la Universidad de Boston, la Fundación Robert Wood Johnson y la Universidad de Pensilvania, el 20 por ciento del exceso de muertes se relacionó con otros factores además del COVID-19, siendo las comunidades pobres las más afectadas.

En el contexto de la magnitud de esta tragedia evitable, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE. UU. registraron 2,813,503 muertes en 2017. El número de muertes "normal" en 2020 habría sido aproximadamente similar. Esto significa que COVID-19 ya ha representado un aumento de casi el diez por ciento en las muertes en los Estados Unidos este año, y aún quedan varios meses para el final.

Campamento de gente sin hogar en Buenos Aires. Crédito: Ronaldo Schemidt

El millón de muertes por COVID-19 en todo el mundo es más que las 690,000 personas que sucumbieron a enfermedades relacionadas con el sida en 2019, según cifras de la Organización Mundial de la Salud. En 2016, la malaria, que afectó a 216 millones de personas, provocó 445,000 muertes. En 2018, la tuberculosis mató a 1.5 millones de personas.

El impacto económico de la pandemia recae con más fuerza en las personas más pobres, ya que el cierre de escuelas provocó retrocesos en los logros educativos, la interrupción de los programas críticos de vacunación y la disminución del acceso a la atención médica y los productos farmacéuticos. Esto significa que el impacto de la pandemia continuará propagándose por todo el mundo durante muchos años después de que desaparezca o se encuentre una vacuna.

El Banco Mundial predice que el número de personas empobrecidas que viven con menos de dos dólares al día aumentará de 70 a 100 millones este año. En julio, Oxfam escribió en un comunicado de prensa que, para fin de año, 12,000 personas por día podrían morir de hambre relacionada con COVID-19, más que el número que muere ahora por la enfermedad en sí.

Oxfam escribió: “La pandemia es la gota que colmó el vaso para millones de personas que ya luchan contra los impactos del conflicto, el cambio climático, la desigualdad y un sistema alimentario quebrantado que ha empobrecido a millones de productores y trabajadores de alimentos. Mientras tanto, los que están en la cima continúan obteniendo ganancias: ocho de las mayores compañías de alimentos y bebidas pagaron más de $18 mil millones a los accionistas desde enero, incluso cuando la pandemia se estaba extendiendo por todo el mundo”.

En 2019, más de 821 millones de personas sufrieron inseguridad alimentaria, y aproximadamente 149 millones sufrieron "hambre a nivel de crisis o algo peor". El Programa Mundial de Alimentos estima que la cifra aumentará a 270 millones a finales de año, un aumento del 82 por ciento.

La cuestión fundamental que queda por resolver es en qué medida el mundo ha adquirido la inmunidad suficiente para que la mayoría de la población esté protegida de la transmisión del virus. En un estudio transversal publicado en The Lancet el viernes sobre la prevalencia de anticuerpos contra el SARS-CoV-2 en una gran muestra nacional de pacientes en diálisis, se encontró que menos del diez por ciento de la población adulta de EE. UU. había estado expuesto y había desarrollado una respuesta inmune.

Una estimación de 279 encuestas serológicas realizadas en 19 países encontró que aproximadamente de 500 a 730 millones de personas en todo el mundo, o del 6.4 al 9.3 por ciento del total, han sido infectadas.

También es fundamental en esta ecuación global el desarrollo de una vacuna contra el SARS-CoV-2 y el acceso a estas medidas que pueden salvar vidas. Si estos ensayos para las vacunas se llevan a cabo de manera ética y adecuada, según todas las cuentas, los datos necesarios no estarán disponibles hasta la primavera o el verano del próximo año. Además, la fabricación y distribución de vacunas probablemente se utilizará como una estratagema política para forzar acuerdos comerciales desequilibrados y trampas financieras.

La muerte de estos más de un millón de personas es una clara indicación de que los oligarcas financieros y el modo de producción capitalista han renunciado a cualquier responsabilidad por su respuesta criminal a la pandemia. Se mire como se mire, la pandemia todavía tiene mucho combustible para quemar, y solo la clase trabajadora tiene un interés vital en apagar este fuego de inmediato. Solo ellos tienen la capacidad de prevenir esta nueva pérdida de vidas.

(Artículo publicado originalmente en inglés el 28 de septiembre de 2020)