Las preguntas no respondidas en las últimas acusaciones de "injerencia" rusa

por Andre Damon
8 septiembre 2020

El miércoles pasado, el New York Times publicó un artículo en primera plana diciendo que "el grupo ruso que interfirió en las elecciones presidenciales de 2016 está de nuevo en ello, usando una red de cuentas falsas y un sitio web creado para parecer un sitio de noticias de izquierda".

El artículo preparó el terreno para una serie de noticias, comentarios y editoriales de seguimiento de prácticamente todas las publicaciones del establishment político, todas ellas tratando las afirmaciones infundadas de los organismos de inteligencia y las empresas de medios de comunicación social de los Estados Unidos como prueba definitiva de que el Gobierno ruso está renovando sus esfuerzos por promover las opiniones políticas de la izquierda como parte de un esfuerzo por sembrar la discordia política y desestabilizar los Estados Unidos.

Nadie se detuvo a hacer las preguntas obvias: ¿Dónde está la prueba? ¿Quién creó el sitio web supuestamente operado por los "rusos"?

¿Qué ha sido, además, de las acusaciones sin aliento, repetidas en cientos de artículos de noticias, memorias y editoriales, de que Rusia se "entrometió" en las elecciones de 2016?

En los cuatro años transcurridos desde que las agencias de inteligencia y los principales medios de comunicación de los Estados Unidos publicaron sus afirmaciones de que el Gobierno ruso conspiró con Wikileaks para robarle las elecciones a Hillary Clinton, esta narración se ha desmoronado por completo.

El eje de las acusaciones —que una empresa privada de investigación examinó los servidores del Partido Demócrata y confirmó que el contenido de las revelaciones de WikiLeaks 2016 fueron robados por los rusos— se derrumbó en el testimonio del Congreso cuando la empresa dejó claro que no tenía pruebas reales de que los datos supuestamente robados por los piratas informáticos rusos fueron realmente transferidos de los ordenadores del Partido Demócrata y la red interna.

"No hay pruebas de que realmente fueron exfiltrados", dijo el presidente de CrowdStrike Shawn Henry a un comité del Congreso en un testimonio secreto que sólo se hizo público en 2020.

La realidad es que, a pesar de toda la tinta derramada sobre la "interferencia" rusa en las elecciones, existen pruebas claras e inequívocas de un solo incidente de dicha "intromisión", y que es por parte de operativos del Partido Demócrata estrechamente vinculados a los organismos de inteligencia de los Estados Unidos.

En octubre de 2017 comenzaron a circular informes en los medios de comunicación en el sentido de que decenas de miles de bots de twitter rusos habían comenzado repentinamente a seguir a Roy Moore en una elección especial que captó la atención nacional durante meses. La narración que se promovía era que los rusos se estaban entrometiendo en la carrera por el Senado de Alabama a favor de Moore. La campaña de Moore negó cualquier implicación, y el incidente permaneció inexplicable hasta el año siguiente.

El 19 de diciembre de 2018, el New York Times publicó un artículo con una explicación. Un grupo llamado New Knowledge (Nuevo Conocimiento), según un reporte interno citado por el Times, declaró, "Orquestamos una elaborada operación de 'bandera falsa' que plantó la idea de que la campaña de Moore fue amplificada en los medios sociales por una red de bots rusa".

El proyecto involucró a algunos de los más grandes nombres de la tecnología, así como figuras de alto perfil en el Partido Demócrata y las agencias de inteligencia de los Estados Unidos. El informe del Times dio una imagen de la escala de la operación:

La financiación provino de Reid Hoffman, el milmillonario cofundador de LinkedIn, que ha tratado de ayudar a los demócratas a ponerse al día con los republicanos en el uso de la tecnología online.

El dinero pasó a través de American Engagement Technologies, dirigida por Mikey Dickerson, el director fundador del Servicio Digital de los Estados Unidos, que fue creado durante la administración de Obama para tratar de mejorar el uso de la tecnología por parte del Gobierno federal. Sara K. Hudson, exbecaria del Departamento de Justicia que ahora trabaja en Investing in Us, una empresa de financiación tecnológica financiada en parte por el Sr. Hoffman, trabajó en el proyecto.

New Knowledge estaba íntimamente relacionada con la campaña para afirmar que Rusia había promovido los puntos de vista de la izquierda en Twitter y Facebook. En 2018, el Comité de Inteligencia del Senado encargó a New Knowledge y a Graphika (más sobre ello más adelante) la elaboración de un par de informes sobre la "desinformación" rusa. El informe de New Knowledge alegó que Rusia creó "páginas de tendencia izquierdista" que "criticaban a líderes demócratas establecidos de corriente principal como corporativistas o demasiado cercanos a los neoconservadores, y promovían los temas del Partido Verde y del Socialismo Democrático".

Dando mucho bombo a los informes, el senador de Virginia Mark Warner, el principal demócrata del Comité de Inteligencia del Senado, jadeó: "Increíble. Estos informes de la bomba demuestran hasta dónde llegó Rusia para explotar las líneas de falla de nuestra sociedad y dividir a los americanos en un intento de socavar y manipular nuestra democracia".

Apenas dos días después de la publicación de los informes, el Times detalló cómo New Knowledge había establecido deliberadamente exactamente los tipos de páginas "inauténticas" atribuidas al Kremlin en su informe sobre la "intromisión" rusa.

Y aún así, los medios continuaron vendiendo las desacreditadas afirmaciones anti-Rusia como una buena moneda. En febrero de 2019, por ejemplo, NBC News informó que el candidato presidencial demócrata Tulsi Gabbard, un crítico de la política imperialista americana, estaba siendo apoyado por los rusos.

NBC informó que "los expertos que rastrean los sitios web y los medios de comunicación social vinculados a Rusia han visto los indicios de una posible campaña de apoyo al demócrata de Hawai Tulsi Gabbard". Los "expertos", en este caso, no eran más que New Knowledge.

Lo que nos lleva al día de hoy. La semana pasada, el New York Times publicó un artículo de primera plana alegando que "las agencias de inteligencia rusas han usado aliados y operativos para colocar artículos, incluyendo desinformación, en varios sitios web marginales".

Específicamente, identificó un sitio web llamado peacedata.org y sus cuentas asociadas de medios sociales como un grupo de fachada para la "Internet Research Agency [Agencia de Investigación de Internet] respaldada por el Kremlin".

La historia del Times se basó en gran medida en un informe de Graphika, que, junto con New Knowledge, fue encargado por el Comité de Inteligencia del Senado para informar sobre la intromisión rusa en las elecciones de 2016.

El autor principal del informe del Times de la semana pasada fue Ben Nimmo, un expropagandista (el término oficial era "oficial de prensa") de la OTAN y actual miembro del Consejo Atlántico, una organización de fachada de la CIA y el Departamento de Estado.

El informe afirmaba que peacedata.org "amplificaba" los principales sitios web de izquierda, incluyendo el World Socialist Web Site, Mint Press News, Common Dreams, the Intercept, y la Grey Zone.

Se vinculaba con un artículo del WSWS ("Fallos judiciales vengativos prueban que el estado británico quiere a Assange muerto") y señalaba que "la operación tenía una clara preferencia por los grupos que se identificaban con el socialismo" y "se oponía a la corriente principal del Partido Demócrata, representada por Biden y Harris".

El informe del Times continuó: "La decisión de adoptar posiciones progresistas y atacar tanto a los políticos de centroizquierda como a los de derecha indica un intento de atraer a más público de izquierda para futuras operaciones de influencia".

En nuevos informes se ha afirmado que además de volver a publicar artículos (en el caso del WSWS, sin permiso), peacedata.org solicitó contribuciones pagadas a escritores freelance.

Inusualmente para la "investigación" relacionada con la narrativa anti-Rusia de las agencias de inteligencia, el informe de Graphika realmente entra en amplios detalles acerca de la forma en que peacedata.org operaba, incluyendo teorías de que sus editores eran, de hecho, personas falsas, cuyas fotos fueron creadas a través de la inteligencia artificial. Presenta una narrativa plausible de que peacedata.org era, de hecho, un sitio falso.

Pero lo que el informe ni siquiera intenta hacer es probar que el sitio era operado por la Internet Research Agency o cualquier otra organización relacionada con el Estado ruso. Simplemente se afirma, supuestamente basado en afirmaciones del FBI (que no se han hecho públicas), Twitter y Facebook.

En consonancia con su papel de portavoces de los organismos de inteligencia, ni el Times, ni el Guardian, ni NBC News, ni ningún otro medio de comunicación que haya informado sobre las conclusiones ha cuestionado la veracidad de las afirmaciones de que peacedata.org era una fachada del Gobierno ruso.

La única evidencia concreta y demostrable de la supuesta "intromisión rusa" en la política estadounidense es la operación en las elecciones especiales de 2017 para el escaño de Alabama en el Senado de los EE.UU., citada anteriormente, que en realidad fue una operación de falsa bandera llevada a cabo por New Knowledge, el par de Graphika en la producción de los informes del Comité de Inteligencia del Senado.

Lo que plantea la pregunta: ¿Se creó peacedata.org en una operación similar a la llevada a cabo por New Knowledge, con el objetivo de desacreditar a la oposición política de izquierdas mientras la campaña de Biden-Harris se mueve cada vez más a la derecha?

No lo sabemos. Ni nosotros ni los otros sitios de izquierda que contactamos tienen conocimiento de esta organización. Durante el fin de semana, peacedata.org se cerró, y su sitio web ahora sólo tiene una noticia en ruso, una extraña prueba para que el principal equipo de propaganda extranjera del Kremlin la deje atrás.

La verdadera historia detrás de peacedata.org puede que nunca se haga pública. Pero es evidente que las acusaciones infundadas de intromisión rusa de los organismos de inteligencia se utilizan para desacreditar la creciente oposición al capitalismo y para establecer una justificación preventiva para intensificar la campaña de censura de Internet.

Aunque las afirmaciones de New Knowledge, Crowdstrike y similares han sido expuestas y desacreditadas, estas acusaciones han hecho un daño real. En respuesta, Google inició un sistema conocido como "proyecto owl [búho]" para poner en la lista negra y degradar los sitios web en función de sus opiniones políticas, lo que afecta predominantemente a los sitios de izquierda, mientras que Facebook y Twitter han eliminado las cuentas con millones de seguidores alegando que eran "inauténticas".

Reddit, por su parte, ha instituido listas negras en muchos de sus foros más populares, lo que impide que cientos de miles de usuarios de Reddit compartan o lean artículos del World Socialist Web Site. Estas últimas acusaciones sin fundamento sólo acelerarán los llamados a la censura en Internet.

En última instancia, las afirmaciones de los medios de comunicación sobre la intromisión rusa tienen como objetivo promover una narrativa esencialmente conspirativa: Que el descontento social en los Estados Unidos no es el resultado de las condiciones sociales internas sino del trabajo de "agitadores externos". Pero en medio de la mayor crisis social, económica y política del siglo, tales acusaciones carecen de la más mínima credibilidad.

Incluso si Vladimir Putin creó no uno sino 100 sitios web de izquierda o si hubiera comprado no $100.000 de anuncios sino $100 millones, ¿cómo se compararía eso con el efecto en la conciencia social de que se ha permitido que casi 200.000 personas mueran en la pandemia de COVID-19, y que sólo tres individuos controlen tanta riqueza como la mitad inferior de la población estadounidense?

Este tipo de reportajes sólo tiene como objetivo crear un pretexto macartista para atacar y deslegitimar las publicaciones de la oposición, mientras se intensifica el enfrentamiento militar entre dos países armados con los mayores arsenales nucleares del mundo. Millones de personas entienden que no son los rusos los que están "en ello otra vez", sino el New York Times .

(Artículo publicado originalmente en inglés el 7 de septiembre de 2020)