¡El Partido Socialista por la Igualdad denuncia el arresto masivo de 2.000 inmigrantes por parte de Trump!

por Norissa Santa Cruz—candidata del PSI a la vicepresidencia de EE.UU.
5 septiembre 2020

Como candidata a la vicepresidencia por el Partido Socialista por la Igualdad (PSI), denuncio las últimas redadas masivas y el arresto de miles de inmigrantes por parte del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE) y ¡exijo que se ponga fin al ataque fascistizante de la administración Trump contra los inmigrantes!

El martes, ICE anunció el arresto de más de 2.000 personas en una amplia serie de redadas en el curso de seis semanas; esto marca la mayor operación antiinmigrante llevada a cabo por la administración Trump durante la pandemia COVID-19.

Niños de Mississippi protestan por la redada masiva de agosto de 2019 que detuvo a 700 trabajadores de la planta avícola. (Crédito: Rogelio V. Solis/AP)

Veinticuatro ciudades de EE.UU. fueron objeto de redadas, incluidas las llamadas ciudades santuario; hubo 125 detenciones en el centro y el sur de Texas, y sólo en la ciudad santuario de Los Ángeles se produjeron 300 detenciones. La crueldad e injusticia de la ICE están bien documentadas, y la naturaleza de estas redadas extendidas es tal que su objetivo es arrestar y deportar a las personas lo más rápidamente posible, sin dejar tiempo para la observancia adecuada de la carga de la prueba, y la fácil elusión del derecho constitucional al debido proceso.

Las redadas se llevaron a cabo en los lugares de trabajo, incluidos los negocios esenciales, pero principalmente en los hogares. Ilustrando perfectamente el carácter cruel del ICE, Henry Lucero, el funcionario ejecutivo para las operaciones de aplicación de la ley y de expulsión, explicó que muchas redadas se llevaron a cabo intencionadamente en los hogares de los inmigrantes debido a que gran parte de la población de los Estados Unidos está pasando una cantidad significativa de tiempo en casa para hacer su parte en la reducción de la propagación del coronavirus. Es claramente una decisión estratégica del ICE y del gobierno de los EE.UU. llevar a cabo estas redadas de deportación masiva en un momento de gran vulnerabilidad para decenas de millones de trabajadores y sus familias.

El ICE, notorio por su contabilidad engañosa y de mala calidad, declaró que aproximadamente el 85 por ciento de los arrestos realizados fueron contra individuos condenados o en espera de cargos criminales. De acuerdo con sus cálculos, esta serie de redadas vio más de 300 arrestos colaterales confirmados, deseables para la agencia durante los arrestos selectivos.

En marzo, el ICE emitió una declaración en la que afirmaba que la agencia se centraría en la aprehensión de "riesgos para la seguridad pública" a la luz de las condiciones de la pandemia. Esta semana, Lucero recordó al público que todos los "extranjeros criminales" supuestamente representan una amenaza constante.

"Nunca dijimos que íbamos a dejar de arrestar individuos", dijo Lucero, en términos nada inciertos, en una entrevista, "Dijimos que íbamos a priorizar y enfocarnos en aquellos que son amenazas a la seguridad pública". Y eso es exactamente lo que hicimos durante esta operación". La agencia destacó en sus declaraciones su capacidad para arrestar, detener y retirar todas las categorías de inmigrantes, ya sean personas con antecedentes penales, alguien que se haya quedado más tiempo del previsto en un visado, o un menor no acompañado o un trabajador esencial; aquí, el ICE no discrimina.

En las últimas semanas, también se ha informado de que, en el transcurso de la pandemia hasta ahora, el ICE ha tenido a más de 660 niños retenidos en hoteles de los Estados Unidos a la espera de vuelos de deportación fuera de los Estados Unidos. El gobierno de los Estados Unidos clasifica arbitrariamente a los niños no acompañados como "menores solteros" para eludir las molestas obligaciones legales y morales. Estos niños, algunos de tan sólo 10 años de edad, a menudo no tienen medios para buscar asistencia legal adecuada, no tienen forma de contactar a un tutor legal o a sus padres, y viven en un precario estado de temor mientras se preparan para enfrentar solos la crueldad de la deportación.

Desde que la agencia reconoció la pandemia en marzo, más de 5.400 detenidos han dado positivo en las pruebas de COVID-19 mientras estaban bajo custodia del ICE, y hay seis muertes confirmadas de COVID-19. También se ha informado de un número significativo de brotes entre los inmigrantes detenidos por los centros de detención de ICE —19 que han reportado más de 100 casos, y varios con más de 300 casos de coronavirus. A pesar de la supuesta observación de la crisis por parte de la agencia, sus preocupaciones parecen no extenderse al cuidado humano de los que están bajo su custodia. El ICE está usando la pandemia del coronavirus como una mera excusa para llevar a cabo una devastadora serie de asaltos a la población inmigrante de los Estados Unidos.

La última muestra de fuerza masiva de los Estados Unidos contra la población inmigrante se produce en un momento de creciente oposición a la administración Trump y a la barbarie del sistema capitalista. Trump ha supervisado amplios esfuerzos para militarizar las fuerzas del orden como el ICE y ha desplegado cientos de fuerzas armadas en importantes barridas nacionales de comunidades de inmigrantes. Estos esfuerzos tienen por objeto fomentar el nacionalismo de derechas y los sentimientos antiinmigrantes y reforzar las condiciones para la adopción cada vez más abierta del autoritarismo y el fascismo.

El Partido Demócrata ha sido cómplice de estos esfuerzos. La administración Obama estableció la gran red de centros de detención que Trump utiliza para encarcelar a miles de niños y adultos inmigrantes, y deportó a millones de inmigrantes durante ocho años en el poder. Los demócratas continúan asegurando el financiamiento del ICE y las catastróficas políticas de inmigración de los Estados Unidos. Ambos partidos apoyan activamente las inhumanas y deplorables políticas de inmigración de los Estados Unidos y son directamente responsables de la actual crisis de los inmigrantes.

El último anuncio de ICE en celebración de más de 2.000 arrestos viene directamente después de la transmisión de la Convención Nacional Republicana (RNC) en horario de máxima audiencia de la agenda fascistizante de Trump. Durante la RNC, Trump declaró que protegería a los ciudadanos americanos de los extranjeros ilegales, y advirtió contra las simpatías pro-inmigrantes, declarando "Tendremos fronteras fuertes. ... Sin fronteras, no tenemos un país". Las políticas de inmigración de la administración Trump son el resultado de la convergencia de las tendencias racistas, nacionalistas y autoritarias de Trump y de asesores fascistizantes como Stephen Miller. El asalto a los inmigrantes a través de los Estados Unidos es una amenaza para toda la clase trabajadora.

Las redadas y arrestos masivos se han llevado a cabo durante el primer aniversario de la mayor redada individual de inmigrantes, el 7 de agosto de 2019, cuando un ejército de 650 agentes del ICE y equipos SWAT fuertemente armados descendieron sobre siete plantas de procesamiento de aves de corral en Mississippi, arrestando a unas 700 personas sin importar su estatus o ciudadanía. Cualquiera que no pudiera probar que estaba en los EE.UU. legalmente fue atrapado en las redadas. El día después de la redada, 500 niños no se presentaron en la escuela. Los abogados y defensores de las familias afectadas dicen que las consecuencias devastadoras continúan.

Un informe sobre el aniversario en el Clarion Ledger señaló que los niños se están retrasando en la escuela, sus madres no pueden trabajar y se les mantiene en casa con pulseras de tobillo en espera de ser deportados, mientras que sus padres languidecen en los centros de detención o ya han sido deportados. Las madres y los niños dependen de las donaciones de la iglesia y la caridad para sobrevivir.

Las aterradoras redadas en las que miles de personas son barridas en cuestión de semanas por una fuerza armada agresiva y despiadada fueron dirigidas a "extranjeros criminales" el mes pasado, pero, como el ICE dejó claro, cualquier inmigrante que sea visto como un riesgo para la "seguridad pública" es elegible para ser expulsado. En un futuro próximo, los objetivos de estas redadas serán la clase obrera en rebelión contra la desigualdad social y el sistema capitalista. El potencial de esto ya se puede ver en el secuestro de manifestantes por la policía en vehículos sin marcas en todo EE.UU. y el despliegue de la fuerza paramilitar BORTAC de la Patrulla Fronteriza en los últimos meses para reprimir las protestas de violencia policial en Portland, Oregon.

La clase dominante, como en su cruel respuesta a la pandemia, está trabajando para normalizar la muerte y las redadas masivas como hechos de la vida en los Estados Unidos. Los intereses de los trabajadores nativos e inmigrantes son los mismos; los intentos de avivar la rabia y el miedo nacionalistas tienen como objetivo dividir y debilitar el poder colectivo de la clase obrera contra las fuerzas opresoras del gobierno de los Estados Unidos y el sistema capitalista.

Todos los problemas a los que se enfrenta la humanidad son problemas globales, y la plataforma del PSI es la lucha por la unidad internacional de la clase obrera. Estamos a favor de una política socialista de fronteras abiertas: el derecho de todos los trabajadores a vivir en el país que elijan, con plena igualdad y derechos de ciudadanía. La lucha por los derechos de los inmigrantes y refugiados está inextricablemente conectada a la lucha por unificar a toda la clase obrera en oposición al capitalismo y por el socialismo. Hago un llamamiento a todos los trabajadores para que asuman esta lucha uniéndose al PSI o a uno de nuestros partidos hermanos afiliados a nuestro movimiento global, el Comité Internacional de la Cuarta Internacional.

La autora también recomienda:

ICE reúne a casi 700 inmigrantes en redadas de plantas avícolas de Mississippi
[10 agosto 2019]

‘Immigration Nation’ revela el sufrimiento de los migrantes a manos de la máquina de detención y deportación de Estados Unidos
[4 septiembre 2020]

(Publicado originalmente en inglés el 4 de septiembre de 2020)