Los casos de coronavirus superan los 25 millones en todo el mundo

por Bryan Dyne
2 septiembre 2020

Han pasado ocho meses desde el inicio de la pandemia de coronavirus, y más de 25,5 millones de personas en todo el mundo han sido infectadas con el nuevo virus SARS-CoV-2. Ahora hay casi 6,9 millones de personas con casos activos confirmados en todo el mundo. Cada uno de ellos se unirá a los 18,6 millones que se han recuperado y a los 854.000 que han muerto a causa del virus.

Los trabajadores de la salud examinan a los residentes para detectar síntomas de COVID-19 en el barrio bajo de Deonar en Mumbai, India. (AP Photo/Rajanish Kakade)

Estados Unidos sigue siendo el país más afectado por la pandemia, con 6,2 millones de casos conocidos y 187.000 muertes. La última estimación del Instituto de Métricas de Salud de la Universidad de Washington —el modelo utilizado en gran medida por la Casa Blanc — predice que 317.000 morirán para el 1 de diciembre, asumiendo que la tasa de propagación de la pandemia sigue siendo la actual. Si las restricciones disminuyen —si, por ejemplo, las escuelas y los lugares de trabajo continúan reabriendo y brindan más oportunidades para que se propague el contagio mortal — se proyecta que el número de muertos aumentará a 363.000 cuando comiencen las vacaciones de invierno.

Dichos datos respaldan la declaración emitida ayer en la rueda de prensa de la Organización Mundial de la Salud (OMS) por el director general, Dr. Tedros Ghebreyesus Adhanom, quien advirtió: “La realidad es que este coronavirus se propaga fácilmente, puede ser fatal para personas de todas las edades y la mayoría de las personas siguen siendo susceptibles". Añadió: "Abrirse sin tener el control es una receta para el desastre".

Sin embargo, tal desastre es exactamente lo que está llevando a cabo la administración Trump, según un nuevo informe del Washington Post. En lugar de presionar para que se realicen más pruebas y rastreo de contactos para contener el virus, el nuevo asesor médico de Trump, Scott Atlas, está presionando por una política de "inmunidad colectiva" [de rebaño], que permita que el virus se propague a través de la mayoría de la población para desarrollar resistencia a la enfermedad.

Según el Post, "el umbral para la inmunidad colectiva puede requerir 2,13 millones de muertes". Atlas fue seleccionado por Trump después de meses de conflicto abierto con Anthony Fauci, quien recientemente advirtió que para lograr la inmunidad colectiva "el número de muertos sería enorme". Atlas proviene de la derechista Stanford Hoover Institution y ha estado en Fox News con regularidad, apoyando abiertamente las políticas de Trump sobre las máscaras y la reapertura de la economía y las escuelas. El presentador de programas de entrevistas de derecha Rush Limbaugh fue más explícito y declaró: “Scott Atlas ahora es parte de la reunión del grupo de trabajo sobre el coronavirus con el presidente. Y está contrarrestando a Fauci".

La Casa Blanca se vio obligada a responder después de que se conoció la historia del Post, emitiendo una declaración en nombre de Atlas que decía: “No existe una política del presidente o de esta administración para lograr la inmunidad colectiva. Nunca se recomendó una política de este tipo al presidente ni a ninguna otra persona mía".

Tales declaraciones son desmentidas por las acciones reales de la administración Trump, que desde fines de julio ha estado reduciendo las pruebas a nivel nacional. Brett Giroir, quien está a cargo de la estrategia de prueba de la administración, afirmó recientemente que se justificaba la reducción de pruebas porque la proporción de pruebas de COVID-19 que son positivas está disminuyendo.

Sin embargo, la tasa de positividad de la prueba en Our World in Data ha aumentado durante los últimos días, lo que indica que la pandemia continúa propagándose en los EE. UU. y el nivel actual de pruebas es insuficiente para saber dónde está el virus y, por lo tanto, contenerlo.

Los niveles más bajos de pruebas se produjeron después de repetidas declaraciones del presidente que afirmaban que había tantos casos de coronavirus en los EE. UU. solo debido al supuestamente alto nivel de pruebas en el país. Los datos de Nueva York muestran que esto es falso, con más de 100,000 pruebas solo en ese estado y una tasa de positividad que actualmente está por debajo del 1 por ciento.

Las consecuencias catastróficas de una política sin trabas de inmunidad colectiva son subrayadas por informes recientes de Hong Kong, Europa y los EE. UU. de reinfecciones confirmadas de COVID-19, todas ocurridas solo unos meses después de que la víctima se infectara por primera vez. Estos estudios muestran que la inmunidad no es duradera y que el virus está mutando e infectando a personas con múltiples cepas. En resumen, la "inmunidad colectiva" es una quimera, lo que hace que la aplicación de una política de este tipo sea aún más asesina.

Trump ha exigido en repetidas ocasiones que los lugares de trabajo y las escuelas vuelvan a abrir, afirmando en la Convención Nacional Republicana de la semana pasada que será seguro siempre que "las personas en mayor riesgo, especialmente los ancianos" estén de alguna manera protegidas, "mientras se permite a los estadounidenses de menor riesgo regresar a salvo a al trabajo ya la escuela". Los estados, agregó, "tienen que estar abiertos, tienen que volver al trabajo".

Algunos de los peores brotes en los últimos días se han producido en Iowa y Dakota del Sur, entre los muchos estados que Trump exige que se reabran más por completo. Iowa se había mantenido en unos 500 casos nuevos cada día desde marzo, hasta la semana pasada, cuando se reabrieron las escuelas. Desde entonces, el número medio de casos diarios se ha disparado por encima de los 1.000. De manera similar, Dakota del Sur tuvo menos de 100 casos nuevos por día desde mediados de mayo hasta principios de agosto. Ahora se acerca a un promedio de tres veces más alto y sube.

Los casos continúan aumentando en los estados más afectados. California tiene ahora 711.000 casos, más que cualquier otro país del mundo excepto Brasil, India y Rusia. Texas y Florida no se quedan atrás, con 642.000 y 623.000 casos, respectivamente. En conjunto, los tres estados han contado oficialmente más de 37.000 muertos.

Por supuesto, se sabe que el número real de muertos por la pandemia es mucho mayor. Nuevos datos de The Economist muestran que, de marzo a julio, el registro oficial de muertos por COVID-19 ascendió a solo el 71 por ciento de las muertes por el virus en los Estados Unidos. Si bien algunos fueron casos indudablemente omitidos, el artículo deja en claro que otras "muertes en exceso" son el resultado de que las personas no reciben tratamiento por otras afecciones porque los sistemas de atención médica están abrumados y porque las personas tienen miedo de ir a un hospital por temor a contraer el coronavirus.

Este no es solo un fenómeno estadounidense. El mismo estudio encontró que las muertes por coronavirus en Perú fueron solo el 34 por ciento del total de muertes en exceso durante la primavera y el verano pasados. La cifra de Sudáfrica fue del 47 por ciento; para España, 65 por ciento. También se recopilaron datos para ciertas ciudades, que muestran que solo el 32 por ciento del exceso de muertes de marzo a julio en la Ciudad de México se atribuyó oficialmente a la pandemia, el 34 por ciento en Moscú y solo el 12 por ciento en Yakarta, Indonesia.

Estas estadísticas no solo brindan una imagen más completa del impacto de la pandemia en los últimos meses, sino que también revelan cómo los servicios de salud se han visto afectados a nivel internacional. Una encuesta reciente de la OMS encontró que el 90 por ciento de los países han sufrido este problema y que "los países de ingresos bajos y medianos han sido los más afectados".

La OMS también reveló que "hasta el 70 por ciento de los servicios se han interrumpido en cuanto a servicios esenciales, incluida la inmunización de rutina, el diagnóstico y el tratamiento de enfermedades no transmisibles, la planificación familiar y la anticoncepción, el tratamiento de trastornos de salud mental y el diagnóstico y tratamiento del cáncer". Tales impactos en el sistema de salud pública mundial tendrán un impacto incalculable a largo plazo.

El autor también recomienda:

Who is Scott Atlas, Trump’s new adviser on the COVID-19 pandemic?

[8 agosto 2020]

Fauci advierte contra la inmunidad colectiva: "El número de muertos sería enorme"

[17 agosto 2020]

(Artículo publicado originalmente en inglés el 1 de septiembre de 2020)