La cancelación del discurso del profesor Adolph Reed, Jr. y la promoción de la política racial por parte de la DSA

por Niles Niemuth
20 agosto 2020

El New York Timespublicó un extenso artículo de noticias la semana pasada destacando un incidente instructivo que tuvo lugar a principios de este año dentro de los Socialistas Democráticos de EE.UU. (en inglés, Democratic Socialists of America, la DSA). Un discurso del profesor emérito de ciencias políticas Adolph Reed, Jr. fue cancelado debido a las objeciones del caucus AFROSOCialista y Socialistas de Color sobre su "forma reaccionaria y reduccionista de clases".

Adolph Reed, Jr. en el aula (Foto: Publicbooks.org)

El caucus basado en la raza afirmó que al invitar a Reed a hablar a las secciones del Bajo Manhattan de Filadelfia y Nueva York en una sesión de educación política sobre la crisis del COVID-19, habían lanzado un asalto "reaccionario, reduccionista de clases y, en el mejor de los casos, sordo" contra los miembros del DSA que son minorías raciales o étnicas. Reed es un profesor afroamericano que tiene décadas de criticar las políticas de identidad racial desde una perspectiva de izquierda.

Según el Times, Reed había tenido la intención de hablar con las secciones sobre por qué el enfoque obsesivo de "la izquierda" en el impacto desproporcionado de la pandemia de coronavirus en los afroamericanos socavó los esfuerzos para organizarse más allá de las líneas raciales y promover la salud y la justicia económica para todos estadounidenses. Reed respaldó al senador demócrata Bernie Sanders para la presidencia en 2016 y 2020 y fue miembro fundador de la iniciativa del Partido Laborista encabezada por el líder sindical Tony Mazzocchi.

Reed había criticado el reduccionismo racial del Proyecto 1619 del Times en una entrevista con el World Socialist Web Site en diciembre, sin duda levantando la ira de los racistas en el DSA y la pseudoizquierda más amplia que han defendido incondicionalmente la falsificación racial reaccionaria de la historia estadounidense.

La mañana en que iba a tener lugar el evento, el Caucus AFROSOCialista exigió que se cancelara la charla de Reed y, en cambio, que hubiera un debate sobre su "análisis reduccionista de clase versus nuestro análisis socialista interseccional". Los líderes de la sección de Nueva York de la DSA respondieron rápidamente a la carta cancelando el evento.

El Caucus AFROSOCialista se jacta de recibir una generosa financiación para su primera sesión de formación en 2017 de la Fundación Rosa Luxemburg, que está asociada al partido La Izquierda en Alemania y opera gracias a la infusión de decenas de millones de dólares anuales del Estado alemán.

La reacción furiosa dentro de la dirección de la DSA a la invitación a Reed revela cuán profundamente la organización está imbuida de la política reaccionaria y de derecha de la división racial. La extrema hostilidad hacia cualquier análisis basado en la primacía de clase expresa los intereses de sectores pudientes de la pequeña burguesía, que utilizan políticas raciales e identitarias en la lucha por posiciones de poder y privilegios dentro del aparato del Estado, los sindicatos, la academia. y corporaciones.

Significativamente, una voz destacada en la campaña contra Reed es la profesora de estudios afroamericanos en la Universidad de Princeton Keeanga-Yamahtta Taylor, a quien el Times cita como representante de quienes ven la raza como "la herida primordial de Estados Unidos", que tiene prioridad sobre "solidaridad de clase efímera".

"Adolph Reed y los de su calaña creen que si hablamos demasiado de raza, alienaremos a demasiados y eso nos impedirá construir un movimiento", afirmó Taylor. "No queremos eso, queremos que los blancos comprendan cómo su racismo ha distorsionado fundamentalmente las vidas de los negros".

Es decir, toda la gente blanca —y en particular los trabajadores blancos—, son racistas y son responsables de las condiciones que enfrentan los trabajadores negros. Taylor reprendió los planes de Reed de centrarse en los problemas de clase que subyacen a la desigualdad racial en su discurso como "una provocación. Fue bastante incendiario".

Taylor es una exmiembro destacada de la ahora desaparecida pseudoizquierdista Organización Socialista Internacional (ISO, sigla inglesa), que se disolvió en 2019 en medio de denuncias de agresión sexual y encubrimiento instigadas por facciones. Como explicó el WSWS en ese momento, el objetivo de esta disolución era facilitar la integración de su liderazgo en la órbita política del Partido Demócrata.

Taylor encarna esta integración. Ahora se publica con frecuencia en el New York Times y el New Yorker, además de en la revista Jacobin, afiliada a DSA. También tiene conexiones cercanas con Nikole Hannah-Jones, la autora principal del Proyecto 1619 del New York Times. Como miembro de la ISO y después DSA, Taylor ha sido especialista en política racial, publicando libros sobre Black Lives Matter y Combahee River Collective.

El único desacuerdo sobre la cancelación del discurso de Reed desde dentro de la DSA provino del caucus Class Unity, que se llama a sí mismo un "polo de atracción marxista" que trabaja desde dentro y fuera de la DSA para trabajar para deshacerse de la dependencia de la organización en el Partido Demócrata y creando un "verdadero partido de los trabajadores".

El comité editorial de Class Unity emitió una declaración en la que criticaba a los "liberales de DSA" de clase media en el liderazgo de la organización por cancelar el evento Reed debido a la preocupación por sus propios avances profesionales.

“La estrategia de mantener la cabeza baja y 'hacer el trabajo' es insuficiente”, declara el comunicado. "Nuestro fracaso en organizarnos contra los liberales en DSA nos ha dejado débiles e incapaces de defender los principios básicos de la libertad de expresión, y mucho menos el marxismo".

La declaración proporciona una cuenta reveladora de la DSA desde dentro de la organización. Escriben que "lejos de ser formaciones ideológicas con principios", los grupos AFROSOCialistas y otros grupos "son en gran medida ejercicios de marcación para facilitar la competencia entre las camarillas peleonas de los arribistas de clase media y los escaladores sociales que constituyen sus estratos de liderazgo, con los miembros de caucus de base excluidos en gran medida de un papel significativo en la toma de decisiones".

El conflicto dentro de la DSA refleja ciertas diferencias tácticas. En particular, el caucus Class Unity respaldó fuertemente la campaña de Bernie Sanders en las primarias del Partido Demócrata. Sanders ahora está haciendo una fuerte campaña a favor de Biden. El año pasado, el caucus AFROSOCialista exigió que el Comité Político Nacional de la DSA negara el respaldo de la organización a Sanders por su negativa a apoyar inequívocamente las reparaciones por esclavitud. En ese caso, el liderazgo de la DSA siguió a la mayoría de los miembros que habían votado a favor de Sanders.

Aquellos dentro del DSA y en su periferia, incluido el propio Reed, que se oponen a la obsesiva fijación con las políticas de identidad, deben comprender sus raíces políticas más fundamentales y su relación con la estrategia del Partido Demócrata.

La prohibición de las críticas a las políticas de identidad dentro de la DSA y las denuncias viciosas del marxismo como "reduccionismo de clase" está en línea con los objetivos más amplios de los demócratas de promover políticas de identidad para dividir a la clase trabajadora. Al mismo tiempo, esta política es un mecanismo a través del cual sectores privilegiados de la clase media alta promueven sus propios intereses.

La promoción de la política racial es fundamental para la estrategia del Partido Demócrata en las elecciones de 2020. Esto ha quedado claro cuando Biden eligió a la senadora Kamala Harris como su compañera de fórmula. La elección de la ex fiscal general de California, quien amenazó con encarcelar a los padres de los estudiantes ausentes y desafió las órdenes de la Corte Suprema de liberar a los prisioneros de las cárceles criminalmente superpobladas del estado, ya que la vicepresidenta está siendo aclamado como histórica basándose únicamente en la “interseccionalidad” de sus diversas identidades —hembra, afroamericana y indioamericana.

El bloqueo de Reed de hablar sobre bases racistas de derecha debería dejar absolutamente claro, para aquellos que tenían alguna duda, que la DSA no es en ningún sentido una organización marxista que hable por los intereses de la clase trabajadora o que luche por una política socialista genuinamente revolucionaria.

El autor también recomienda:

An interview with political scientist Adolph Reed, Jr. on the New York Times’ 1619 Project [20 diciembre 2019]

El Proyecto 1619, del New York Times: una falsificación racialista de la historia estadounidense y mundial [9 setiembre 2019]

(Artículo publicado originalmente en inglés el 18 de agosto de 2020)