Estados Unidos intensifica la guerra contra Huawei

por Nick Beams
20 agosto 2020

La administración Trump ha anunciado nuevas prohibiciones a Huawei con el objetivo de paralizar al gigante chino de las telecomunicaciones y eliminarlo del despliegue de la tecnología de telefonía móvil 5G en todo el mundo.

El secretario de Comercio de Estados Unidos, Wilbur Ross, anunció el lunes que las empresas deberán obtener una licencia para vender a Huawei cualquier microchip que se haya fabricado con equipos o software estadounidenses.

El último movimiento endurece aún más las restricciones ya introducidas contra Huawei. Anteriormente, a las empresas estadounidenses se les había permitido vender microchips fabricados por empresas estadounidenses siempre que no hubieran sido diseñados por Huawei.

El Wall Street Journal informó que, según las nuevas regulaciones, Huawei ahora no podrá comprar "ni siquiera chips estándar fabricados por firmas extranjeras, que están ampliamente disponibles, lo que impone nuevos límites severos a la capacidad de Huawei para obtener piezas".

Dan Wang, analista de Gavekal Research, subrayó la importancia del último movimiento, quien dijo al Financial Times: "El gobierno de Estados Unidos ha dictado una sentencia de muerte contra Huawei".

Dijo que la compañía "probablemente terminó como fabricante de equipos de red 5G y teléfonos inteligentes una vez que sus inventarios se agoten a principios del próximo año".

Huawei ha incrementado su inventario de chips en previsión a los movimientos de EE. UU., pero no podrá reponerlas una vez que se agoten.

El Departamento de Comercio dijo que las nuevas reglas tenían la intención de contrarrestar los esfuerzos de Huawei para obtener soluciones a las restricciones anteriores, incluida la búsqueda de empresas extranjeras para suministrarle chips.

Ross dijo que la administración había trabajado para restringir el acceso de Huawei a la tecnología estadounidense. Pero la empresa había trabajado a través de terceros “de una manera que socava la seguridad nacional y los intereses de la política exterior de Estados Unidos. Esta acción de múltiples frentes demuestra nuestro compromiso continuo de impedir la capacidad de Huawei para hacerlo".

Las últimas medidas estuvieron nuevamente acompañadas de afirmaciones sin fundamento de que Huawei está involucrada en operaciones de espionaje en nombre del gobierno chino y sus servicios de inteligencia.

En una entrevista en "Fox & Friends" el lunes, Trump dijo: "No queremos su equipo en los Estados Unidos porque nos espían. Lo saben todo, —sabían todo lo que estábamos haciendo. Huawei es una forma de —es realmente— yo lo llamo el camino del espía".

Las autoridades estadounidenses no han proporcionado evidencia de que Huawei esté espiando en nombre de Beijing, en contraste con los detalles proporcionados por el denunciante Edward Snowden y otros de que la NSA y las agencias estadounidenses realizan vigilancia a escala industrial.

Los funcionarios de Huawei han dicho anteriormente que una de las razones de las prohibiciones que se le impusieron es que a las agencias de espionaje de EE. UU. les resulta más fácil realizar su espionaje a través de puertas traseras proporcionadas por empresas estadounidenses.

Las últimas medidas van mucho más allá de excluir a Huawei de operar en los EE. UU., lo que se había logrado en gran medida, pero tienen como objetivo eliminarlo del mercado global de tecnología 5G, donde se ha convertido en el líder del mercado. Huawei es también el mayor fabricante mundial de equipos de telecomunicaciones y ha superado a Samsung como el mayor vendedor de teléfonos inteligentes.

La industria de semiconductores de EE. UU. puede perder miles de millones de dólares con el último paso. Como señaló el Wall Street Journal, las principales empresas, incluida Qualcomm, habían estado presionando a la administración Trump para que alivie las restricciones anteriores, no para fortalecerlas.

El director de la Asociación de la Industria de Semiconductores, John Neuffer, dijo que las nuevas regulaciones traerían "una interrupción significativa a la industria de semiconductores de Estados Unidos".

"Estamos sorprendidos y preocupados por el cambio repentino de la administración de su apoyo anterior a un enfoque más estrecho destinado a lograr los objetivos de seguridad nacional declarados mientras se limita el daño a las empresas estadounidenses", dijo.

Neuffer dijo que las ventas a China proporcionaron a las empresas estadounidenses las ganancias para innovar. Sin embargo, una de las razones por las que Estados Unidos se ha quedado atrás en el desarrollo de nuevas tecnologías es que las ganancias pasadas no se han invertido en la investigación. Más bien se han utilizado para financiar recompras de acciones y otras formas de “ingeniería financiera” para impulsar los precios de las acciones.

El “cambio” al que se refirió Neuffer se ha producido porque la verdadera preocupación no es la afirmación de que Huawei se dedica al espionaje. Es la amenaza que representan los avances tecnológicos de China para el dominio económico —y a largo plazo militar— de Estados Unidos, ya que la economía y el sistema financiero de Estados Unidos están sumidos en un parasitismo cada vez mayor.

Estas preocupaciones geoeconómicas y geoestratégicas son ahora la fuerza impulsora de la política estadounidense, independientemente de las consecuencias inmediatas para los resultados financieros de las empresas estadounidenses.

Reflejando la orientación de su administración, y detrás de ella el ejército y el sistema de inteligencia de EE. UU., Trump respondió a la afirmación de que las prohibiciones impuestas a la aplicación de mensajería china WeChat dañarían las ventas de EE. UU. en China con un despectivo “lo que sea.”

El mensaje entregado por el fiscal general William Barr en un discurso importante en julio fue que las corporaciones estadounidenses deben sumarse a los objetivos anti-China de la administración o arriesgarse a ser tildadas de agentes de interferencia extranjera.

Los últimos movimientos de Estados Unidos contra China se extienden más allá de Huawei y otros gigantes tecnológicos. Ahora están llegando a las finanzas, lo que genera preocupación en secciones de los medios de comunicación.

El comentarista de economía del Sydney Morning Herald, Stephen Bartholomeusz, señaló que las recientes sanciones financieras impuestas a 11 altos funcionarios de Hong Kong, aprovechando el papel clave del dólar en el sistema financiero mundial, tenían implicaciones de largo alcance y podrían extenderse para incluir bancos chinos y otras instituciones financieras.

"China es plenamente consciente", escribió, "de que si Estados Unidos aprovechara por completo el dominio del dólar, podría causar caos en su sistema financiero".

En una columna publicada a principios de esta semana, el comentarista de asuntos exteriores del Financial Times, Gideon Rachman, señaló lo que llamó el "desacoplamiento" de las dos economías más grandes del mundo. Quedaba mucho más por recorrer y la esperanza de los negocios de que “las cosas pronto volverían a la normalidad” estaba fuera de lugar.

El "desacoplamiento" ya se estaba extendiendo "más allá de la tecnología y hacia las finanzas". Durante las últimas cuatro décadas, escribió, la lógica empresarial había prevalecido sobre la rivalidad estratégica. “Pero estamos en un mundo nuevo en el que la rivalidad política anula los incentivos económicos.

“Esto no es solo una locura de Trump. Ahora hay un consenso bipartidista en Washington para ser duro con China, incluso si perjudica las ganancias corporativas".

Señaló que las finanzas se han convertido en un campo de conflicto y las sanciones implementadas contra Irán y Venezuela están comenzando a ser utilizadas por Estados Unidos en su conflicto con China.

Los riesgos asociados con las sanciones de Estados Unidos contra los funcionarios chinos, que los excluían del sistema financiero estadounidense, eran manejables. "Pero ¿qué sucede si se aplican sanciones financieras a las principales empresas chinas y cuándo se aplican?"

“Los últimos 40 años de historia mundial”, concluyó, “se han construido alrededor de la globalización y el acercamiento entre Estados Unidos y China. Pero ese mundo está desapareciendo rápidamente".

Rachman no explicó qué lo está reemplazando. Pero la evidencia es clara — una guerra económica, tecnológica y financiera de Estados Unidos contra lo que considera su principal rival, cuya lógica es un conflicto militar.

(Artículo publicado originalmente en inglés el 19 de agosto de 2020)