Aumentan las protestas y las huelgas contra el régimen de Lukashenko en Bielorrusia

por Clara Weiss
18 agosto 2020

Las protestas y huelgas masivas en Bielorrusia provocadas por las elecciones presidenciales del 9 de agosto continúan aumentando. El domingo, alrededor de 200.000 personas protestaron en Minsk contra el presidente Alexander Lukashenko, quien fue declarado ganador de las elecciones. La protesta en la capital bielorrusa, que tiene unos dos millones de habitantes, fue la más grande del país desde que el régimen estalinista disolvió la Unión Soviética en 1991.

Los manifestantes portaban banderas rojas y blancas, la bandera nacional de Bielorrusia de 1991 a 1995 y el símbolo de la oposición anti-Lukashenko encabezada por Svetlana Tikhonovskaya. Los manifestantes exigieron la renuncia de Lukashenko, gritando "Viva Bielorrusia". Sus demandas incluían nuevas elecciones, poner fin a la violencia policial y la liberación de presos políticos. También llevaban pancartas que decían: "Tikhonovskaya es la presidenta y comandante en jefe de la República de Bielorrusia".

La policía se abstuvo de reprimir las protestas, a diferencia de la semana pasada, cuando mataron a un manifestante y arrestaron a más de 7.000 en una violenta represión. Más de 80 siguen desaparecidos y, según los informes, los manifestantes detenidos han sido torturados.

Sin embargo, Lukashenko también se reunió con el estado mayor general el sábado por la noche y anunció que los paracaidistas se desplegarían en Grodno, donde se produjeron algunos de los ataques más importantes. Hoy, Lukashenko fue aún más humillado cuando los trabajadores le gritaron y lo abuchearon en la fábrica de tractores de Minsk, exigiendo su renuncia.

Según la prensa polaca, los trabajadores de muchos lugares de trabajo clave en Bielorrusia se han declarado en huelga: trabajadores del tránsito de Minsk, trabajadores del automóvil, trabajadores de la electricidad y trabajadores de plantas de camiones y maquinaria. Los trabajadores de varios hospitales también se han unido a las protestas. Están circulando llamados a una huelga general a partir de hoy. Según los informes, los huelguistas están haciendo demandas similares a las de los manifestantes en Minsk, y algunos informes indican que los gerentes de fábrica individuales apoyaron las huelgas. La ira por la desigualdad social y la respuesta a la pandemia del coronavirus están alimentando aún más las huelgas.

Cuando la pandemia llegó a Europa, el régimen de Lukashenko no impuso ni siquiera un confinamiento temporal, dejando que el virus arrasara a la población. Casi 70.000 de una población de menos de 10 millones están ahora infectados. Es casi seguro que estas cifras están subestimadas, ya que las pruebas han sido muy limitadas. Al igual que sus homólogos en Brasil y Estados Unidos, Lukashenko ridiculizó el virus como una "gripe" y un "engaño". Él mismo se enfermó de COVID-19 poco antes de las elecciones.

Un huelguista de la fábrica de Grodno-Azot, donde 5.000 de los 7.000 trabajadores han estado en huelga desde el 13 de agosto, dijo al portal en línea polaco Onet.pl que la mayoría de los trabajadores no creían en los resultados de las elecciones. Dijo: “El coronavirus fue la gota que colmó el vaso. Lukashenko dijo durante mucho tiempo que 'no tenemos virus'. Solo reconoció que existía cuando él mismo se enfermó. La gente empezó a morir, los médicos estaban abrumados. Esto hizo que la gente se enojara aún más, pero de todos modos ya estaban enojados. Y luego tuviste las elecciones".

Los economistas estiman que el 21,5 por ciento de la población vivía por debajo del umbral oficial de pobreza en 2019. El alcance de las protestas y la participación de capas crecientes de trabajadores han aterrorizado tanto al régimen de Lukashenko como a la oposición. Lukashenko denunció a los manifestantes como "personas desempleadas con pasado delictivo", afirmó que las protestas habían sido instigadas por "la OTAN" y "potencias extranjeras". Por su parte, Tikhonovskaya ha pedido a Lukashenko que inicie un "diálogo" con la oposición y ha pedido a los alcaldes de Bielorrusia que organicen las protestas.

El lunes, Svetlana Tikhonovskaya publicó una declaración en video en la que proponía asumir la presidencia para garantizar que "el país vuelva a la calma y la normalidad" y "cree la base legal" para nuevas elecciones. También pidió apoyo a la policía y las fuerzas armadas.

La cuestión clave para la clase trabajadora es montar una lucha políticamente independiente tanto contra el hombre fuerte desacreditado, Lukashenko, como contra la líder oficial de la oposición, Tikhonovskaya. Ambos hablan en nombre de facciones de la oligarquía criminal que surgieron de la disolución de la Unión Soviética por parte de la burocracia estalinista, acordada en un tratado firmado en diciembre de 1991 en Minsk, y su consiguiente saqueo de activos estatales en medio de la restauración del capitalismo. Ambas facciones trabajan en estrecha colaboración tanto con las potencias imperialistas de la OTAN como con el régimen del Kremlin.

Lukashenko ha intentado equilibrar la OTAN y Moscú durante décadas. Las tensiones con Moscú han aumentado desde 2014, cuando respaldó el golpe pro-OTAN en Kiev. A principios de este año, surgió una disputa prolongada entre Rusia y Bielorrusia sobre los subsidios rusos para las entregas de petróleo.

Después de denunciar a Rusia durante semanas antes de las elecciones por supuestamente tratar de "derrocarlo", se ha dirigido al Kremlin. El sábado, Lukashenko y Putin hablaron por teléfono. Según los informes, Putin hizo declaraciones generales de apoyo, pero no hizo promesas claras de asistencia política, y mucho menos militar. Sin embargo, Lukashenko dijo: "Acordamos que en la primera solicitud se brindará asistencia integral para garantizar la seguridad de la República de Bielorrusia".

Antes de la llamada telefónica, el régimen liberó a 32 contratistas militares rusos que arrestó justo antes de las elecciones, en una señal a Estados Unidos y la UE de que buscaba vínculos más estrechos. El comunicado enfureció al gobierno de Zelensky en Ucrania, que ha estado trabajando con Lukashenko durante años, y alentó sus crecientes vínculos con Estados Unidos y la OTAN.

El secretario de Estado de Estados Unidos, Mike Pompeo, viajó a Minsk en febrero y le dijo a Lukashenko que Washington podía suministrar a Bielorrusia todo el petróleo que necesitaba. “Todo lo que tienes que hacer es llamarnos”, dijo Pompeo. Lukashenko también se ofreció recientemente a realizar ejercicios militares conjuntos OTAN-Bielorrusia.

En Estados Unidos y la UE, que han apoyado a la oposición pero también han buscado una cooperación militar y política más estrecha con Lukashenko para aislar a Rusia, las protestas masivas contra el gobierno bielorruso han provocado preocupación y debate sobre cómo proceder.

La UE denunció los resultados de las elecciones e impuso sanciones a los principales funcionarios estatales bielorrusos el viernes. En Varsovia, el sábado, Pompeo declaró su apoyo a las sanciones de la UE. El ministro de Relaciones Exteriores alemán, Heiko Maas, ha convocado a nuevas elecciones y el ministro de Finanzas alemán, Olaf Scholze, declaró que Lukashenko "tenía que irse".

Un editorial del Washington Post lamentó lo que llamó una respuesta lenta entre Estados Unidos y la UE, escribiendo que Lukashenko "tiene que irse", y un editorial del New York Times pidió la máxima presión sobre el régimen. Estados Unidos y la UE deberían declarar, escribió, que “no aceptan los resultados oficiales y no lo reconocerán como el ganador a menos que cancele a sus matones y haya una elección nueva y creíble. Para subrayar el punto, Washington debería posponer el envío de un nuevo embajador a Minsk".

Por el contrario, el periódico alemán Die Zeit escribió este fin de semana que lo que quiere el Kremlin es un "Lukashenko debilitado", preocupado de que el cambio de régimen en Minsk pueda, de hecho, servir a los intereses de Moscú. Señaló que, en una entrevista reciente, Tikhonovskaya rechazó el acuerdo de "unión" entre Bielorrusia y Rusia, pero no denunció claramente la anexión de Crimea por parte de Rusia.

También señaló que el líder de la oposición Viktor Babariko había dirigido Belgazprombank, un banco bielorruso propiedad de la empresa estatal rusa Gazprom, hasta mayo de este año. Otro líder de la oposición, Valery Tsepkalo, es un hombre de negocios que ha trabajado para el régimen de Lukashenko durante décadas, incluso como embajador en Estados Unidos. En abril, huyó a Rusia con su familia después de que se le prohibiera presentarse a las elecciones presidenciales.

Ya sea que Lukashenko y la oposición lleguen a un acuerdo o no, y si el régimen se inclina o no hacia la OTAN o hacia Moscú, los trabajadores se encaminan hacia una confrontación con la élite gobernante capitalista bielorrusa. Ninguna facción tiene como objetivo otorgar derechos democráticos o tratar la pandemia de COVID-19. Todos buscan poner a los trabajadores bajo control y volver al trabajo, como en Estados Unidos, Europa y Rusia, para que la extracción de beneficios y el aumento de muertes puedan continuar.

Los aliados de los trabajadores y la juventud que se oponen a la respuesta de Lukashenko a la pandemia, la desigualdad social y la represión policial son sus hermanos y hermanas de clase en Europa y en todo el mundo. Hay crecientes huelgas y protestas contra la respuesta de la burguesía a la pandemia y décadas de austeridad social.

Obtener los recursos para hacer frente a la crisis social y la pandemia, y detener el creciente impulso imperialista a la guerra en Rusia y en toda la región, requiere una lucha internacional común de la clase trabajadora y la oposición al régimen que surgió de la restauración capitalista en los Estados Unidos. Unión Soviética. La base política de tal orientación internacional y socialista es la lucha del movimiento trotskista contra la traición nacionalista del estalinismo a la revolución de octubre de 1917.

(Artículo publicado originalmente en inglés el 17 de agosto de 2020)