EE.UU. tiene una calificación crediticia "negativa", según aumenta la preocupación por el dólar en el mundo

por Nick Beams
11 agosto 2020

En otro signo de preocupación por la estabilidad del dólar estadounidense, en condiciones en las que la Reserva Federal está inyectando billones en el sistema financiero, la agencia de calificación crediticia Fitch ha puesto un signo de interrogación sobre la solvencia crediticia de los Estados Unidos.

El viernes, la agencia bajó la calificación de sus perspectivas de crédito en EE.UU. de "estable" a "negativa", mientras que mantiene su calificación AAA —la más alta— para el crédito de los EE.UU. La agencia planteó cuestiones sobre si los EE.UU. sería capaz de contener el aumento de los déficits a medida que el gobierno continúa sus rescates corporativos.

En una declaración anunciando la baja de la calificación, la agencia dijo que la calificación soberana de los EE.UU. estaba apoyada por "fortalezas estructurales" y se benefició del papel del dólar como la moneda más importante del mundo. Sin embargo, la perspectiva se había revisado a negativa "para reflejar el continuo deterioro de las finanzas públicas de los EE.UU. y la ausencia de un plan de consolidación fiscal creíble".

Los déficits fiscales ya habían estado en aumento antes de la crisis económica provocada por la pandemia COVID-19 y habían empezado a "erosionar la tradicional fortaleza crediticia de los EE.UU.", declaró Fitch. Ahora, existía un "riesgo creciente de que los responsables políticos de los EE.UU. no consolidaran las finanzas públicas lo suficiente como para estabilizar la deuda pública después de que la crisis de la pandemia haya pasado".

Articulando los intereses de clase de la oligarquía financiera en los EE.UU. y a nivel internacional, dejó claro dónde debería tener lugar esa "consolidación", no en reducciones a los rescates corporativos o en una reversión de los masivos recortes de impuestos corporativos y personales para los trabajadores con mayores ingresos promulgados por Trump a finales de 2017.

Con un ojo claramente fijado en el desarrollo de la lucha de clases, Fitch dijo: "Habiendo dejado al descubierto las desigualdades en la prestación de servicios de salud y exacerbado la creciente desigualdad de la riqueza... la crisis también podría conducir a la presión para un mayor gasto público, una mayor participación del Estado en la economía, la redistribución de los ingresos y medidas para fortalecer el poder de negociación de los trabajadores".

No dejó ninguna duda sobre cómo deben tratarse esos temas. "La crisis económica probablemente ha adelantado el punto en el que los fondos fiduciarios de seguridad social y de salud se agotan, exigiendo una acción legislativa bipartidista para financiar o reformar estos programas de forma sostenible", dijo. En otras palabras, debería haber un asalto al gasto en servicios sociales básicos.

Señalando lo que denominó "flexibilidad financiera excepcional" de los Estados Unidos —el préstamo por parte del gobierno estadounidense de 3 billones de dólares de febrero a junio y las intervenciones de la Reserva Federal para "respaldar los mercados financieros"—, Fitch planteó las consecuencias a largo plazo de estas acciones.

En lo que parecía ser una concesión a la llamada Teoría Monetaria Moderna, que sostiene que como EE.UU. es el emisor de su propia moneda nunca puede quedarse sin fondos —una teoría ampliamente promovida en círculos pseudoizquierdistas— dijo: "Es una verdad que el gobierno de los EE.UU. nunca puede quedarse sin dinero para pagar sus deudas. Sin embargo, existe un riesgo potencial (aunque remoto) de dominio fiscal si [la deuda con el PIB] se dispara, lo que plantea riesgos para el dinamismo económico de los EE.UU. y el estatus de moneda de reserva".

La preocupación por el papel mundial del dólar como resultado del aumento de la deuda pública y la expansión de las tenencias de activos financieros de la Reserva Federal, que han aumentado de menos de 1 billón de dólares en vísperas de la crisis financiera de 2008 a alrededor de 7 billones de dólares en la actualidad, va mucho más allá de Fitch y otros organismos.

En un editorial publicado el pasado fin de semana, el Financial Times advirtió que la economía mundial "está en un lugar peligroso". Señalando el resurgimiento de las infecciones por COVID-19 en Europa, Australia y Japón, donde el virus parecía estar contenido, dijo: "Esta fue la semana en que las esperanzas de un corto cierre seguido de una rápida reanudación de la actividad económica se vieron frustradas de una vez por todas."

Esto significaba, continuaba el editorial, que era probable que los gobiernos tuvieran que seguir pidiendo prestado y gastando. Las implicaciones fueron examinadas en un artículo separado titulado "La melancolía del dólar: por qué la pandemia está poniendo a prueba la confianza en la moneda de los EE.UU.".

En el artículo se señalaba que desde la lucha inicial por los dólares en la crisis que afectó a los mercados financieros a mediados de marzo, cuando se produjo la pandemia, el dólar ha ido cayendo en los mercados de divisas, registrando en julio su mayor descenso mensual en una década.

El Financial Times escribió que la caída del 5 por ciento de la moneda estadounidense durante el mes "podría parecer modesta pero en el relativamente estable mercado de divisas eso cuenta como algo dramático". Añadió que un movimiento tan brusco "inevitablemente plantea cuestiones que van al corazón del sistema financiero mundial y el papel único que desempeña la moneda de los EE.UU.".

Estas cuestiones están cobrando cada vez más importancia debido al aumento del precio del oro, que ahora se negocia a un nivel récord de entre 1.900 y 2.000 dólares por onza. Los inversores, el artículo señaló, están buscando una alternativa a la moneda de los EE.UU., y como la política americana se vuelve cada vez más disfuncional, "algunos se preguntan abiertamente ... si las instituciones de EE.UU. son ahora demasiado débiles para que el mundo dependa del dólar".

Quienes se oponen a la opinión de que el dólar podría perder su estatus privilegiado mantienen que no hay posibilidad de que sea reemplazado como moneda de reserva mundial, ni por el euro ni por el yuan chino. Esto se debe a que los sistemas financieros tanto de la zona euro como de China no son lo suficientemente grandes o sofisticados como para que sus monedas desempeñen el papel global del dólar.

Ese análisis es correcto en lo que a esto respecta. Pero no va lo suficientemente lejos. Una crisis del dólar no provocará su sustitución por la moneda de otro país o región. Más bien, desencadenará una crisis de confianza en todas las monedas fiduciarias y un colapso del comercio internacional y las relaciones financieras.

El artículo del FT citó comentarios de David Riley, un estratega jefe de inversiones de BlueBay Asset Management en Londres. Señaló que el mercado de bonos del gobierno de EE.UU., donde los rendimientos de los bonos a 10 años se han vuelto negativos cuando se tiene en cuenta la inflación, "refleja el hecho de que la perspectiva de EE.UU. se está debilitando".

"Tendrá que haber más estímulos", dijo. "Aquí es donde entra la vista del bicho del oro, donde tarde o temprano esto es una degradación de la moneda de reserva global. Así que te metes en el oro".

Hay implicaciones decisivas que se derivan del debilitamiento de la posición de los EE.UU. El papel del dólar como moneda mundial y la importancia decisiva de los mercados financieros de los EE.UU. para todas las grandes empresas proporcionan al imperialismo de EE.UU. un enorme poder en la búsqueda de sus intereses geoestratégicos.

Por ejemplo, es la razón por la que ha podido imponer sanciones contra Irán a pesar de la oposición de Europa, amenazando con excluir de la corriente financiera mundial a las empresas que las rompan, o con golpear a las empresas que respaldan el proyecto de gasoducto Nord Stream 2 para transportar gas de Rusia a Alemania.

En respuesta a la crisis cada vez más profunda de su sistema financiero, desencadenada y acelerada por la pandemia COVID-19 pero no causada por ella —las tendencias subyacentes ya estaban muy avanzadas antes de la destrucción del virus—, el imperialismo estadounidense va a intensificar los ataques contra la clase obrera en su país, al mismo tiempo que adopta medidas cada vez más agresivas a nivel internacional, incluida la guerra, mientras trata de mantener su dominio mundial.

El autor también recomienda:

Las preocupaciones sobre la estabilidad financiera aumentan a medida que el dólar cae y el precio del oro se dispara
[29 de julio]

(Artículo publicado originalmente en inglés el 3 de agosto de 2020)