El beneficio por desempleo de $600 por semana vence para 20 millones de trabajadores estadounidenses

por Patrick Martin
28 julio 2020

El domingo 26 de julio marcó el comienzo de la primera semana en la que 20 millones de trabajadores estadounidenses se verán privados de un beneficio federal complementario de desempleo de $600 por semana que ha servido como un salvavidas en las condiciones de niveles de desempleo de la era de la depresión provocados por la pandemia de coronavirus.

El beneficio fue terminado como resultado del fracaso de la Casa Blanca y los líderes demócratas y republicanos en el Congreso para extenderlo más allá del plazo establecido en el rescate corporativo de la Ley CARES aprobado a fines de marzo. El límite fue dictado por la élite corporativa-financiera que controla a ambos partidos políticos.

No hay un límite de los billones de dólares en donaciones a corporaciones gigantes y bancos promulgados en un voto bipartidista casi unánime, a pesar del hecho de que muchas de las mismas compañías han anunciado despidos masivos permanentes.

Cientos de personas esperan en fila por bolsas de comida en una despensa de la iglesia de St. Mary en Waltham, Massachusetts, el jueves 7 de mayo de 2020. (Foto AP/Charles Krupa)

En los últimos cuatro meses, mientras que la aristocracia financiera ha aumentado su riqueza, las severas limitaciones en los beneficios proporcionados a los trabajadores en virtud de la Ley CARES se han hecho evidentes. Unos 53 millones de personas presentaron nuevas reclamaciones para el seguro de desempleo durante ese período, y al menos 32 millones siguen sin trabajo, pero solo 20 millones reciben actualmente el suplemento federal de $600 por semana.

Millones de trabajadores perdieron sus beneficios cuando se vieron obligados a volver a trabajar en lugares de trabajo inseguros. Muchos más perdieron sus beneficios porque se negaron a volver a trabajar, temiendo que su salud y sus vidas estuvieran en peligro. Muchos otros nunca recibieron el suplemento federal en primer lugar porque sus sistemas estatales de compensación por desempleo eran tan decrépitos que no podían programar los pagos adicionales.

El suplemento federal vence el 31 de julio, pero dado que los sistemas estatales pagan beneficios solo durante una semana completa, y la semana de beneficios termina un sábado o domingo, los beneficios se detuvieron para casi todos los trabajadores elegibles el 26 o 27 de julio durante la semana que termina el 1 de agosto o el 2 de agosto.

Las consecuencias de este límite se sentirán en el empobrecimiento masivo, el hambre, las ejecuciones hipotecarias, los desalojos y un aumento dramático de la falta de vivienda. Esto a su vez proporcionará combustible adicional para la pandemia de coronavirus, que tiene un impacto enormemente desproporcionado en las secciones más vulnerables de las personas que trabajan.

El límite se produce a medida que el número de desempleados continúa aumentando, con 1.4 millones de trabajadores que presentan nuevos reclamos de compensación por desempleo para la semana que termina el 17 de julio, una cifra que se espera que aumente aún más en los períodos de informes posteriores.

Solo en el mes de julio, las grandes corporaciones anunciaron docenas de despidos masivos y licencias, más recientemente por la compañía de servicios petroleros Schlumberger, que dijo el 24 de julio que estaba recortando unos 21,000 empleos y reportó una pérdida en el segundo trimestre de $ 3.4 mil millones.

En julio se anunciaron otros recortes y cierres masivos de empleos:

* Tailored Brands, la empresa matriz de Men’s Wearhouse y Jos. A. Bank, reducirá el 20 por ciento de su fuerza laboral y cerrará 500 tiendas.

* LinkedIn está recortando 960 empleos.

* Southwest Airlines está ofreciendo paquetes de incentivos, ya aceptados por el 28 por ciento de sus trabajadores, para renunciar o tomar un permiso extendido.

* American Airlines despedirá a 25,000 trabajadores, el 20 por ciento de su total.

* JC Penney, que se declaró en bancarrota en mayo, anunció este mes que cerrará 152 tiendas y despedirá a 1,000 trabajadores.

* PVH Corp, empresa matriz de las marcas Calvin Klein y Tommy Hilfiger, cerrará 162 tiendas y recortará 450 empleos.

* Walgreen anunció una pérdida trimestral de $ 1.7 mil millones y dijo que despedirá a 4.000 trabajadores.

* Según los informes, el banco Wells Fargo planea recortar "miles" de empleos no especificados.

* United Airlines anunció que emitirá avisos de despido y licencia a 36,000 trabajadores, más de un tercio de su fuerza laboral, a partir del 1 de octubre.

* Levi's, el fabricante de jeans, dijo que recortará 750 empleos, alrededor del 15 por ciento de su fuerza laboral.

Ante esta catástrofe social, la política de los políticos corporativos multimillonarios en Washington, incluido el presidente Trump, el líder de la mayoría republicana en el Senado, Mitch McConnell, y la presidenta de la Cámara demócrata, Nancy Pelosi, es proteger el sistema capitalista y bloquear cualquier revuelta desde abajo de la clase obrera.

Los dos partidos capitalistas proceden de manera complementaria. Los republicanos enfatizan la acumulación de fuerzas represivas y usan el azote del desempleo y la pobreza para llevar a los trabajadores de regreso a sus trabajos. Los demócratas se unen a la campaña de regreso al trabajo mientras buscan engañar a los trabajadores con promesas de reforma que saben que nunca se llevarán a cabo, para disipar y difundir la resistencia popular.

Después de que McConnell fracasó la semana pasada en alcanzar un consenso dentro del comité republicano del Senado sobre las líneas generales de una extensión del beneficio federal de desempleo —principalmente debido a los defensores del mercado libre de línea dura como Ted Cruz y Rand Paul— que no quieren ninguna extensión en absoluto, La Casa Blanca envió a sus portavoces el domingo por la mañana en programas de televisión para prometer un plan del Partido Republicano el lunes.

El secretario del Tesoro, Steve Mnuchin, y el jefe de gabinete de la Casa Blanca, Mark Meadows, son los principales negociadores sobre este tema para la administración Trump. Hablando en Fox News el domingo, a Mnuchin le preguntaron acerca de una proyección de la sucursal de la Junta de la Reserva Federal de Atlanta de que la economía estadounidense se contrajo en un 33 por ciento en el segundo trimestre. Él objetó, sugiriendo que la caída sería "solo" el 17 por ciento, que aún sería la mayor en un solo período de tres meses.

Meadows, en "This Week" de ABC, expresó la queja de los empleadores y la mayoría de los republicanos de que "los beneficios de desempleo originales en realidad pagaban a las personas para quedarse en casa y en realidad muchas personas obtuvieron más dinero al quedarse en casa de lo que volverían a trabajar".

Tanto Mnuchin como Meadows dijeron que cualquier extensión de los beneficios de desempleo suplementarios estaría vinculada a una exención de responsabilidad para los empleadores, lo que daría a las empresas y negocios una inmunidad total contra las demandas si su negligencia en las precauciones de seguridad condujera a brotes de COVID-19 entre sus trabajadores.

Otro asesor económico de la Casa Blanca, Larry Kudlow, hablando en el programa "Estado de la Unión" de CNN, describió el tope del 70 por ciento como "bastante generoso según cualquier estándar", añadiendo que los republicanos también propondrían un "bono de reempleo", es decir, un pago de incentivo para que los trabajadores arriesguen sus vidas volviendo a lugares de trabajo inseguros.

La principal demócrata de Washington, la presidenta de la Cámara de Representantes Nancy Pelosi, que apareció en el programa de la CBS "Face the Nation", defendió en palabras el suplemento federal de 600 dólares por semana, aunque declaró: "La razón por la que teníamos 600 dólares era su simplicidad". En otras palabras, un pago general era más fácil de administrar que un pago porcentual.

Cuando se le preguntó directamente si aceptaría una cifra mucho más baja para la cifra general, con algunos republicanos sugiriendo 200 dólares por semana, Pelosi no rechazó la sugerencia, diciendo simplemente que no negociaría en televisión. A puerta cerrada con los ayudantes de la Casa Blanca y los republicanos del Senado, ella estará más que dispuesta a negociar.

Otra funcionaria del Partido Demócrata, la representante Karen Bass de California, presidenta del Grupo Negro del Congreso, que figura en la lista de candidatos preseleccionados por el ex vicepresidente Joe Biden para su candidatura, convino en que el pago de 600 dólares semanales podría ser demasiado elevado. "Podría ser un problema en algunos lugares", dijo a la CNN.

El senador Ted Cruz repitió la versión más cruda de este argumento en la CBS, declarando que "para el 68 por ciento de las personas que lo reciben ahora mismo, se les paga más por el desempleo que lo que ganan en su trabajo". Y les diré que he hablado con propietarios de pequeños negocios en todo el estado de Texas que están tratando de reabrir y están llamando a sus camareros y camareras, están llamando a sus ayudantes de camarero y no volverán. Y, por supuesto, no volverán porque el gobierno federal les está pagando, en algunos casos, el doble de dinero para que se queden en casa".

La economista Heidi Shierholz, del Instituto de Política Económica, señaló: "Hay 14 millones más de trabajadores desempleados que de puestos de trabajo, lo que significa que millones seguirán sin empleo, hagan lo que hagan". Cortar los 600 dólares no puede incentivar a la gente a conseguir trabajos que no están ahí".

El autor también recomienda:

Trump y el Congreso condenan a los desempleados al hambre
[25 julio 2020]

La Casa Blanca exige finalizar pago de emergencia por desempleo de $600 por semana
[17 junio 2020]

(Artículo publicado originalmente en inglés el 27 de julio de 2020)