La economía real cae pero las ganancias financieras aumentan

por Nick Beams
17 julio 2020

Los informes emitidos por cuatro grandes bancos estadounidenses esta semana han puesto de relieve la creciente dicotomía entre la economía real y el sistema financiero.

Estados Unidos registrará la peor recesión desde la Gran Depresión, amenazando niveles elevados de desempleo en el futuro y una ola de quiebras. Sin embargo, los bancos están acumulando miles de millones de dólares a través de operaciones especulativas financiadas por la intervención masiva de la Reserva Federal en todos los rincones de los mercados financieros.

El martes, JPMorgan Chase, Wells Fargo y Citigroup reservaron un total combinado de $28 mil millones para pérdidas actuales y esperadas en sus préstamos. Las disposiciones del segundo trimestre elevan el total de los tres bancos para 2020 a $47 mil millones, más de lo que reservaron en los últimos tres años combinados.

Al mismo tiempo, dos de ellos, JPMorgan y Citigroup, informaron importantes aumentos en los ingresos derivados del comercio en el mercado financiero.

Ayer, Goldman Sachs reportó una ganancia de $2.4 mil millones en el segundo trimestre, sin cambios con respecto al año anterior, como resultado de lo que el Financial Times describió como una "bonanza en el comercio de bonos" que compensa las provisiones por pérdidas en préstamos.

Citando las elevadas provisiones para pérdidas crediticias, los ejecutivos bancarios han señalado el empeoramiento de la economía real. Hay un elemento significativo de verdad en sus afirmaciones, pero sus comentarios también están dirigidos a garantizar que la Fed mantenga su apoyo sin precedentes para los mercados financieros de los que se han beneficiado tan ricamente.

Después de que JPMorgan reportó una provisión récord de $10.5 mil millones para pérdidas en préstamos, su director ejecutivo, Jamie Dimon, dijo que los cargos podrían aumentar si la economía empeorara. "No sabemos qué deparará el futuro", dijo. “Esta no es una recesión normal. La parte recesiva de esto la verán más adelante”. Agregó que el banco se estaba "preparando para el peor de los casos".

El panorama de los principales bancos, todos los cuales revisaron a la baja sus proyecciones para la economía e hicieron provisiones más altas de lo esperado para préstamos incobrables, contrasta marcadamente con las declaraciones provenientes de la Casa Blanca. En declaraciones a Fox News el lunes, el asesor económico Larry Kudlow dijo: "No veo una interrupción en la recuperación en forma de V". Con "dedos cruzados y algunas oraciones", Estados Unidos estaba "en camino para una segunda mitad del año muy fuerte", agregó.

La imagen pintada por los bancos es muy diferente. La directora financiera de JPMorgan, Jennifer Piepszak, dijo que se habían reservado cantidades adicionales para cubrir préstamos incobrables debido a la expectativa de que el desempleo se mantendría por encima del 10 por ciento hasta el próximo año, lo que representa una revisión a la baja de las perspectivas del banco emitidas en el primer trimestre.

"Mayo y junio demostrarán ser los meses fáciles en términos de esta recuperación", dijo. "Ahora realmente estamos llegando al momento de la verdad en los próximos meses".

Las provisiones para pérdidas del banco fueron generales. La mayor parte de $5.83 mil millones provino del banco de consumo, mientras que $ 2 mil millones vinieron del banco corporativo y de inversión, con otros $ .,43 mil millones del banco comercial.

Hablando en una conferencia telefónica con analistas financieros, Michael Corbat, CEO de Citigroup, que reservó $7.9 mil millones en provisiones para préstamos incobrables, también derramó agua fría sobre la idea de que la economía de Estados Unidos va a disfrutar de algún tipo de recuperación rápida.

"No creo que nadie deba abandonar ninguna llamada de ganancias bancarias simplemente sintiendo que lo peor está absolutamente detrás de nosotros y que es un camino prometedor", dijo. "No queremos que la gente salga de esta llamada simplemente pensando que el mundo es un gran lugar y que es una recuperación en forma de V".

La situación en la economía real, donde los trabajadores se enfrentan al desempleo masivo y las pequeñas y medianas empresas se ven amenazadas por una ola de quiebras, contrasta marcadamente con el mundo financiero.

JP Morgan obtuvo $33.8 mil millones en ingresos en el segundo trimestre, registrando una ganancia de $4.69 mil millones, en gran parte debido a sus operaciones en los mercados financieros impulsados por las acciones de la Reserva Federal.

Como señaló el canal comercial CNBC en su sitio web, fue capaz de "capturar oportunidades creadas por la respuesta a la pandemia". Continuó: "La creciente volatilidad y los pasos sin precedentes tomados por la Reserva Federal para respaldar los mercados de crédito han creado el mejor ambiente para negociar y asesorar sobre la emisión de deuda y capital en años".

El banco corporativo y de inversión JPMorgan duplicó con creces sus ganancias, a un récord de $5.5 mil millones para el segundo trimestre.

Los operadores de bonos obtuvieron ingresos de $7.3 mil millones, un aumento del 120 por ciento en el año anterior, superando fácilmente la proyección de $5.84 mil millones. Los ingresos de las operaciones con acciones fueron de $2.4 mil millones, en comparación con una estimación de $2.07 mil millones. Y los ingresos de los bancos de inversión aumentaron en un 91 por ciento a $3.4 mil millones gracias a los honorarios de asesoría de clientes corporativos que buscan acumular efectivo para contrarrestar los efectos de la pandemia.

Goldman reportó su mejor trimestre para negociar en activos de renta fija durante nueve años, recaudando ingresos de $4.24 mil millones en comparación con $1.7 mil millones el año anterior.

Citigroup también pudo contrarrestar una caída del 10 por ciento en los ingresos de su división de banca del consumo con un aumento del 68 por ciento en los ingresos por comercio de ingresos fijos como resultado de las operaciones en los mercados de bonos que han sido respaldados por la Fed. Esto representó la mayor parte del aumento en sus ingresos de mercados y servicios, que aumentaron en un 48 por ciento a $6.9 mil millones.

El CEO Corbat dijo que si bien los costos de crédito pesaron sobre los ingresos netos, el desempeño general del negocio fue "sólido" y el banco pudo "navegar la pandemia de COVID-19 razonablemente bien".

La navegación hábil tenía poco o nada que ver con eso. El factor principal ha sido la intervención de la Reserva Federal, que ha inyectado más de $3 billones en los mercados financieros desde que se congeló efectivamente a mediados de marzo, cuando todo el sistema se enfrentaba a una crisis más allá de 2008.

Dado el empeoramiento de la situación en la economía real, los bancos y Wall Street en su conjunto presionarán para que la Fed siga interviniendo aún más para que la orgía de parasitismo financiero, tan vital para el resultado final, pueda continuar.

Y el próximo movimiento se está preparando. La Fed ahora está discutiendo la llamada focalización de la curva de rendimiento, en la cual el banco central interviene en los mercados financieros para mantener los rendimientos de los bonos gubernamentales específicos a una tasa fija.

La medida se está considerando porque el aumento de la deuda del gobierno de EE. UU. resultando de los rescates corporativos en virtud de la Ley CARES aumentará la oferta de bonos del Tesoro, tendiendo a reducir su precio y aumentar los rendimientos (tasas de interés).

Una mayor intervención de la Fed aumentaría su precio y reduciría el rendimiento, mejorando así el régimen de tasas de interés ultrabajas que ha sido fundamental para que los bancos y los comerciantes de Wall Street recuperen las ganancias financieras.

En un discurso en un seminario web organizado por la Asociación Nacional de Economía de la Empresa, Lal Brainard, miembro de la junta directiva de la Fed, advirtió sobre la posibilidad de una "ola de insolvencias" y dijo que mirar hacia el futuro sería importante para la política monetaria. “pasar de la estabilización a la acomodación”, es decir, la provisión de aún más dinero.

Con los riesgos a la baja para las perspectivas, dijo, puede llegar un momento en que sería útil "reforzar la credibilidad de la orientación hacia adelante ... con la suma de objetivos en el extremo corto a medio de la curva de rendimientos". Se apegó a la posición oficial de que se enfocaría sólo después de un análisis y discusiones adicionales, pero claramente la intervención de la Fed para proporcionar aún más asistencia a Wall Street está bajo consideración activa.

El autor también recomienda:

Wall Street celebra el mayor aumento trimestral en más de 20 años
[2 julio 2020]

(Artículo publicado originalmente en inglés el de de 2020)