Primarias en EE.UU. muestran una mayor polarización política

por Patrick Martin
4 julio 2020

Las elecciones primarias celebradas el martes 30 de junio y los resultados anunciados el mismo día mostraron una continua polarización política en los Estados Unidos. Los principales partidos capitalistas, los demócratas y los republicanos, se están trasladando a la derecha, mientras que los trabajadores en general se mueven hacia la izquierda.

Esta es una indicación más del creciente conflicto entre el sistema bipartidista controlado por las empresas y la clase trabajadora, que compone a la gran mayoría de la población.

El giro hacia la derecha entre los republicanos se demostró en la victoria de una fascista que apoya la teoría conspirativa de internet de QAnon, Lauren Boebert, contra el congresista en turno en las primarias republicanas para el tercer distrito congresional de Colorado.

Un hombre en las urnas (Crédito: Flickr.com)

El representante Scott Tipton ha ocupado el asiento, que cubre toda la mitad del estado al oeste de las Montañas Rocosas, durante los últimos diez años, desde que derrotó al demócrata titular, John Salazar, en las elecciones de 2010, cuando la campaña derechista del “Tea Party” devolvió el control de la Cámara de Representantes a los republicanos.

Tipton solo obtuvo una victoria estrecha en 2018 contra una oponente del Partido Demócrata bien financiada y completamente derechista, la exrepresentante estatal Diane Mitsch Bush, quien ganó nuevamente las primarias demócratas el martes. El republicano en el cargo evidentemente estaba mirando hacia las elecciones generales, habiendo acumulado un cofre de guerra de $630.000, del cual gastó poco en las primarias, sin emitir ni un solo anuncio de televisión.

Pero Boebert, una activista ultraderechista del derecho a portar armas inesperadamente ganó el 54 por ciento de los votos con una participación relativamente alta para un concurso primario. Ella hizo campaña contra Tipton como un supuesto moderado, vinculándolo con cuatro demócratas liberales: Alexandria Ocasio-Cortez, Ilhan Omar, Rashida Tlaib y Ayanna Pressley, citando que él votó o copatrocinó las leyes de alivio por el coronavirus que ellas apoyaron.

Boebert es la segunda defensora de QAnon en ganar una primaria republicana del Congreso. La primera, Marjorie Taylor Greene, enfrenta una segunda vuelta el 11 de agosto contra el segundo clasificado en el 14º distrito congresional de Georgia. La élite tradicional del Partido Republicano se alineó contra Greene, quien ganó el 41 por ciento de los votos en la primera vuelta.

Una tercera defensora de QAnon, Jo Rae Perkins, ganó la nominación republicana en busca del escaño en el Senado por Oregón, que está en manos del senador Jeff Merkley, quien es un gran favorito para ganar la reelección. Otros seis vinculados a QAnon han ganado nominaciones republicanas para escaños en el Congreso en distritos fuertemente demócratas donde el Partido Republicano tiene poca presencia oficial.

Si fueran elegidas, Boebert y Greene serían las primeras diputadas con estrechos vínculos con la tendencia de internet de extrema derecha.

Boebert es dueña de Shooters Grill en la ciudad de Rifle, Colorado, donde el personal de servicio atiende a los clientes con pistolas en las caderas, y el menú presenta alimentos descritos con los nombres de varios tipos de armas, tanto civiles como militares.

La restaurantera lanzó su carrera política el año pasado al confrontar a Beto O'Rourke, el entonces candidato a la nominación presidencial demócrata, por su llamado a confiscar armas semiautomáticas como las utilizadas por un atacante fascista para asesinar a casi dos docenas de personas, principalmente hispanas e inmigrantes, en un Walmart en El Paso, Texas. Boebert se pronunció en una reunión de la ciudad con O’Rourke celebrada en Aurora, lugar de una horrible masacre en un cine en 2012 en la que 12 personas fueron asesinadas a tiros.

También desafió las restricciones estatales de coronavirus y se negó a cerrar el área de mesas de su restaurante hasta que los funcionarios del condado obtuvieron una carta de un juez local que la obligaba a hacerlo.

Boebert ha mostrado afición por la teoría de QAnon, al tiempo que proclama que sus principales causas son la hostilidad hacia el socialismo y el apoyo a Trump. Dijo en un programa de entrevistas por internet en abril: “Todo lo que he oído sobre Q, espero que esto sea real. Porque solo significa que Estados Unidos se está fortaleciendo y mejorando y que la gente está volviendo a los valores conservadores”.

La teoría de QAnon afirma que Trump está liderando una batalla contra una camarilla secreta de abusadores sexuales de niños que controlan el Partido Demócrata, y que en algún momento el presidente arrestará e incluso ejecutará a sus oponentes en Washington.

Si bien los líderes republicanos han tratado de distanciarse de la candidata pro-QAnon en Georgia, que aún puede ser derrotada en la segunda vuelta, no está teniendo lugar tal impulso en Colorado, donde Boebert ganó la nominación republicana. El Comité Nacional Republicano del Congreso declaró: “Este es un escaño republicano y seguirá siendo un escaño republicano”, mientras que Trump tuiteó sus felicitaciones.

En el lado demócrata, la cúpula del partido afirmó su dominio en las contiendas primarias por las nominaciones al Senado de los Estados Unidos en Colorado y Kentucky. En ambos casos, los nominados más financiados y más conservadores vencieron a los retadores más liberales.

En la primaria de Colorado, para elegir al candidato que se enfrentará al senador republicano de primer término, Cory Gardner, el exgobernador John Hickenlooper ganó la nominación frente a Andrew Romanoff, el expresidente de la cámara de representantes del estado, con un 60 por ciento contra 40 por ciento. Hickenlooper le ha estado ganando a Gardner en las encuestas, y el escaño se considera esencial para los esfuerzos del Partido Demócrata para recuperar el control del Senado, que se encuentra ocupado por los republicanos con una mayoría de 53-47.

Ambos candidatos han protagonizado la política estatal desde hace mucho tiempo, pero Hickenlooper tenía un perfil nacional más alto debido a su fallida campaña por la nominación presidencial demócrata y un acceso mucho mayor a grandes sumas de dinero y patrocinios. Fue apoyado por el líder de la minoría del Senado, Charles Schumer. Por su parte, Romanoff adoptó una plataforma con una retórica más de “izquierda”, que abogaba por un seguro médico de Medicare universal y el “Nuevo trato verde”. Pero aun así, la senadora Elizabeth Warren respaldó a Hickenlooper, mientras que Bernie Sanders adoptó una posición de neutralidad.

En Kentucky, los resultados de la votación final de las primarias del 23 de junio se publicaron el 30 de junio, después de un largo recuento de las boletas por correo que comprendieron la mayor parte de los votos. La piloto de combate retirada del Cuerpo de Marines, Amy McGrath, derrotó por poco al representante estatal Charles Booker por la nominación demócrata para enfrentar al líder de la mayoría del Senado, Mitch McConnell, quien está terminando su sexto mandato de seis años. McGrath recibió el 45,4 por ciento de los votos en comparación con el 42,6 por ciento de Booker, mientras que un tercer candidato terminó bien atrás.

McGrath es una de las demócratas de la CIA, a saber, un conjunto de candidatos que pasaron directamente de dedicarse a actividades de inteligencia y militares a la política del Partido Demócrata. Ella perdió su contienda al Congreso en 2018, siendo derrotada por el diputado Andy Barr en busca del escaño, incluido Lexington, Kentucky. Contó con el respaldo de Schumer y del liderazgo del Partido Demócrata, y ya ha recaudado la asombrosa cantidad de $40 millones, en gran parte a través de Internet. McGrath tuvo que gastar la mitad de esa suma en el concurso principal, abrumando a Booker con una ventaja financiera de 20-1.

Booker inició mal en las primeras etapas de la contienda, pero como diputado afroamericano de Louisville, se posicionó como parte de la vanguardia de las manifestaciones que estallaron en mayo y junio por los asesinatos policiales de George Floyd en Minneapolis y Breonna Taylor en Louisville. Al mismo tiempo, se publicitó ampliamente que McGrath no participó en las protestas. Booker también fue respaldado por Warren y Sanders, así como por Ocasio-Cortez.

Mientras que los fascistas ganaron terreno en el Partido Republicano, y la cúpula tradicional y derechista del Partido Demócrata mantuvo el control, hubo un cambio notable en Oklahoma, un sinónimo de política de derecha en ambos partidos capitalistas. En un referéndum estatal llevado a cabo junto con la votación primaria del martes, la pregunta estatal 802 fue aprobada por un estrecho margen de menos de un punto porcentual.

La medida expande Medicaid, según lo permitido por Obamacare, frente al rechazo del Gobierno estatal bajo control republicano, a llevar a cabo dicha acción. Además, la expansión de Medicaid tiene la forma de una enmienda constitucional, que pone la acción completamente fuera del control del Gobierno estatal.

Otros cuatro estados ampliaron Medicaid a través de preguntas en la boleta electoral que modificaron la ley estatal, lo que aún permite a al cuerpo legislativo estatal y al gobernador un margen de maniobra significativo en la implementación de la acción. La enmienda constitucional en Oklahoma impide que el órgano legislativo revierta la expansión de Medicaid. Una votación similar se llevará a cabo en Missouri el 4 de agosto.

Oklahoma era uno de los 14 estados, todos dominados por los republicanos, que se han negado a expandir Medicaid según lo dispuesto por la Ley del Cuidado de Salud Asequible de 2010, negando la cobertura de atención médica a millones de familias de bajos ingresos a pesar de que el Gobierno federal pagaría el 90 por ciento o más del costo.

Se estima que 215.000 residentes estatales calificarían para Medicaid como resultado del voto estatal, según la Autoridad de Atención Médica de Oklahoma. La parte estatal de esta cobertura llegaría a $164 millones al año, una ganga de solo $800 por persona, con el Gobierno federal pagando el resto.

La medida se colocó en la boleta electoral a través de una campaña de petición que recolectó un récord de 313.700 firmas, realizada antes del brote de la pandemia de coronavirus, que solo ha subrayado la necesidad de una cobertura de atención médica universal. Oklahoma tiene una de las tasas más altas de personas sin seguro, 14,2 por ciento de la población, solo superada por la vecina Texas.

La medida contó con un amplio apoyo en las áreas urbanas del estado, incluida la ciudad de Oklahoma, la capital del estado y Tulsa, donde el presidente Trump realizó un mitin de campaña en persona bajo techo el 20 de junio en desafío a los peligros de salud por la pandemia. El referéndum fue derrotado en la gran mayoría de los condados rurales, pero no por un margen lo suficientemente amplio como para compensar los votos en las ciudades.

El autor tambi n recomienda:

Tuesday primaries show rising popular discontent with Democratic Party establishment
[25 junio 2020]

The CIA Democrats: A balance sheet of the primaries
[21 septiembre 2018]

(Artículo publicado originalmente el 3 de julio de 2020)