La OMS advierte de un resurgimiento "muy significativo" del coronavirus en Europa

por Will Morrow
29 junio 2020

El jueves, el director regional de la Organización Mundial de la Salud (OMS) para Europa, el Dr. Hans Henri Kluge, dio una conferencia de prensa en Copenhague y advirtió de un resurgimiento "muy significativo" del coronavirus que se está produciendo en todo el continente. La semana pasada por primera vez en meses, Europa vio un aumento en el total de casos semanales.

"Durante semanas he hablado del riesgo de resurgimiento a medida que los países ajustan nuevas medidas", dijo Kluge, refiriéndose al fin de las políticas de confinamiento de los gobiernos. "En varios países de Europa, este riesgo se ha convertido ahora en una realidad: 30 países han visto aumentos en los nuevos casos acumulados en las últimas dos semanas". Esto es más de la mitad de los 54 países que componen la región europea de la OMS.

"En 11 de estos países", añadió, "la transmisión acelerada ha provocado un resurgimiento muy significativo que, si no se controla, llevará a los sistemas de salud al borde del abismo una vez más en Europa". Éstas se concentran en gran medida en Europa oriental: Albania, Armenia, Azerbaiyán, Bosnia y Herzegovina, Kazajstán, Kosovo, Kirguistán, Moldova, Macedonia septentrional y Ucrania, así como Suecia en Europa septentrional.

La advertencia del director regional de la OMS llega en un momento en que el ritmo de propagación del virus se está acelerando a nivel mundial. El domingo se registró un número récord de nuevos casos, con más de 183.000 en 24 horas. Europa ha reportado más de 2,5 millones de casos, un poco menos de un cuarto del total internacional. Continúa informando de casi 20.000 casos y 700 muertes cada día.

El resurgimiento del virus está siendo impulsado por la política de reapertura de los gobiernos, cuyo objetivo es la reanudación plena y sin obstáculos de las actividades empresariales con fines de lucro, independientemente de la amenaza que esto supone para la población activa.

En los países de Europa occidental que impusieron políticas de cierre bastante estrictas que se han levantado desde entonces, hay muchos indicios de que el impacto de esas medidas en la propagación del virus ha terminado y que se está produciendo una nueva aceleración.

Cada vez más, los puntos calientes del virus se concentran en las zonas más pobres y de clase trabajadora, en las que vive o reside un gran número de personas en barrios cercanos sin protección.

El gobierno italiano desplegó el miércoles y el jueves la policía antidisturbios y las tropas militares en la ciudad costera de Mondragone, a 60 km de Nápoles, en el sur del país, después de que las protestas estallaran por parte de los residentes de una empobrecida finca comunitaria que ha sido puesta bajo llave. Hay más de 700 residentes en la finca, la mayoría de los cuales, según se informa, son trabajadores inmigrantes de Bulgaria, que recogen fruta por salarios de nivel de pobreza y ahora no pueden trabajar ni obtener ningún ingreso. El Corriere della Sera describió el complejo como "uno de los miles de guetos de Italia" con "condiciones más o menos atroces". Se detectaron al menos 45 casos en la finca.

Condiciones similares existen en el complejo de rascacielos de Göttingen en Alemania, que fue puesto en cuarentena la semana pasada por la policía alemana después de que se encontraran al menos 120 casos. Los apartamentos de familias enteras con varios niños varían en tamaño de 19 a 37 metros cuadrados. Estas condiciones causaron protestas de los residentes contra la cuarentena, que se cumplieron con el despliegue de la policía antidisturbios.

El valor-r de Alemania, que estima el número medio de personas que infecta un portador del virus, aumentó a 2,88 esta semana, tras el descubrimiento de un enorme racimo en un matadero de Tönnies en el estado occidental de North Whine-Westphalia. Un valor-r superior a 1 indica que el virus se está propagando exponencialmente. El valor-r promedio de siete días, que es más estable, aumentó de 1,55 a 2,03 con la detección del brote.

Al menos 1.558 trabajadores de los Tönnies han dado positivo, más de un quinto del total de la fuerza laboral, y más de dos tercios de los trabajadores de la sección de cortes. Los empleados viven en alojamientos estrechos proporcionados por la empresa.

En Portugal, diecinueve de los 24 distritos de la capital, Lisboa, han sido cerrados el jueves por lo menos hasta el 14 de julio. El jueves, el Ministerio de Salud confirmó 311 nuevos casos, casi el 80 por ciento de los cuales estaban en Lisboa.

En Francia, el valor-r está aumentando en siete de las 13 regiones departamentales, lo que significa que el ritmo de propagación del virus se está acelerando. En tres zonas, Normandía, Auvernia-Ródano-Alpes y Occitania, el valor-r es superior a 1. En la zona central de Île-de-France que incluye París, está en 0,94. La media nacional para el período del 6 al 12 de junio es de 0,93, lo que supone un aumento con respecto al 0,88 de principios de junio.

En la Guayana Francesa, territorio de ultramar fronterizo con el Brasil, la situación es sumamente grave. El número de casos por cada 100.000 habitantes se ha disparado a 308, frente a los 88 de hace sólo una semana.

El miércoles, el gobierno de Macron anunció un nuevo levantamiento de lo que quedaba de las restricciones a las operaciones de los empleadores que se mantuvieron después de que se terminara el confinamiento el 11 de mayo. La ministra de Trabajo Muriel Pénicaud dio a conocer un nuevo conjunto de directrices para los empleadores, que ya no requieren que se disponga de una superficie de cuatro metros cuadrados por empleado para garantizar el distanciamiento social entre los compañeros de trabajo.

El requisito de cuatro metros cuadrados está siendo reemplazado por una "guía" para que los empleados tengan un metro de separación entre ellos. Esto no es vinculante y no significa nada. Las nuevas recomendaciones añaden que si no se puede mantener el distanciamiento de un metro, los empleados deben llevar una máscara. Por lo demás, no están obligados a hacerlo. Más de 29.700 personas han muerto por el virus en Francia.

En Gran Bretaña, donde cientos continúan muriendo cada día por el virus, el primer ministro Boris Johnson anunció el martes el fin de las restantes medidas de confinamiento. Como en Francia, los requisitos de distanciamiento social han sido sustituidos de manera similar por el "consejo" sin sentido de una separación de un metro.

La política de reapertura total de los gobiernos europeos equivale a una implementación no declarada de la asesina "teoría" pseudocientífica de la "inmunidad de la manada", es decir, colectiva. Se debe permitir que la propagación del virus continúe, para que no haya trabas a la obtención de beneficios de la élite empresarial y financiera.

(Artículo publicado originalmente en inglés el 27 de junio de 2020)