La economía alemana se hunde en la criminalidad

por Peter Schwarz
27 junio 2020

La empresa de servicios financieros Wirecard, con sede en Alemania, es la última de las principales empresas del DAX del país que se ha hundido en una vorágine de escándalos, fraudes y prácticas delictivas.

El fundador y director de Wirecard, Markus Braun, fue arrestado en Munich el lunes. Fue liberado el martes bajo estrictas condiciones de registro y una fianza de cinco millones de euros. La fiscalía lo está investigando por cargos de contabilidad fraudulenta y manipulación de los precios de las acciones.

Un logo de Wirecard en la Cumbre Web de 2019. (Crédito: Flickr.com/Web Summit)

La semana pasada se supo que 1.900 millones de euros supuestamente depositados por Wirecard en bancos filipinos habían desaparecido sin dejar rastro. Aún no se ha aclarado si la suma fue robada o nunca existió. Sin embargo, se cree que la transacción se inventó para inflar artificialmente el volumen de negocios de Wirecard y aumentar el precio de sus acciones. Según Wirecard, el dinero fue depositado por un dudoso fideicomisario llamado Marcos Tolentino, a quien el presidente Rodrigo Duterte había despedido previamente de su gobierno por "prácticas comerciales dudosas".

Wirecard fue fundada en 1999 y ofrecía a los clientes pagos electrónicos, tarjetas de crédito y servicios similares. Era una estrella en alza en el mercado de valores alemán, aunque nunca quedó claro en qué se basaba el opaco modelo de negocio de Wirecard. El precio de las acciones de la compañía subió de 35 a 190 euros en pocos años. Braun, que tiene el siete por ciento de las acciones, se convirtió en multimillonario.

En septiembre de 2018, Wirecard reemplazó a Commerzbank en el índice DAX de las 30 empresas más valiosas del país. Grandes instituciones financieras, como el fondo DWS, filial del Deutsche Bank y Union Investment, invirtieron a gran escala e hicieron subir el precio de las acciones de la empresa, aunque ya habían surgido dudas sobre las prácticas comerciales de Wirecard.

Las autoridades responsables y los auditores encubrieron a la empresa. Wirecard ha sido sospechosa de falsificar sus balances durante al menos cinco años, pero el organismo de supervisión financiera de Alemania, BaFin, y Ernst & Young, su auditor, siguieron dando garantías a la empresa.

En abril de 2019, el BaFin incluso presentó cargos criminales contra dos periodistas del Financial Times que habían informado repetidamente sobre los trucos, los flujos de caja opacos y las posibles falsificaciones de balances en Wirecard desde 2015. El regulador financiero alemán acusó a los periodistas de intentar provocar con sus revelaciones una caída de la cotización de las acciones de Wirecard y luego enriquecerse apostando por la caída de los precios. La fiscalía inició una investigación contra los periodistas por manipulación del mercado.

Mientras tanto, Moody's ha rebajado la solvencia de la empresa a nivel de chatarra y el jueves la empresa solicitó la quiebra. El precio de las acciones ha caído en picado hasta los 3 euros y su valor de mercado de más de 20 mil millones de euros ha sido eliminado. Los medios de comunicación hablan de un "desastre financiero sin precedentes" y han hecho comparaciones con el caso de Enron.

La empresa energética americana Enron se convirtió en la séptima empresa americana en los años 90, gracias a la especulación financiera, a los métodos criminales y a una red de conexiones políticas. En 2001, Enron se derrumbó, lo que hizo tambalearse a toda la economía estadounidense. Con un total de activos y deudas valoradas en 80 mil millones de dólares, fue la mayor bancarrota en la historia de las empresas americanas.

En ese momento, el WSWS comentó: "Las operaciones del mercado financiero del tipo en el que Enron estaba involucrada no son periféricas a la economía capitalista mundial, sino que están en el corazón de la misma. Cada día, billones de dólares recorren los mercados financieros y de divisas en busca de beneficios. Desde el comienzo de los años 80 hasta el 75 por ciento del rendimiento total de las inversiones ha resultado de las ganancias de capital derivadas de una apreciación de los valores de mercado, más que de los beneficios e intereses".

Eso fue hace 19 años. Desde entonces, la brecha entre la oligarquía financiera y el grueso de la población se ha ampliado masivamente. Tras la crisis financiera de 2008, que fue en sí misma el resultado de la especulación financiera delictiva, y en la actual crisis del coronavirus, los bancos centrales inyectaron billones de dólares en los mercados financieros para hacer subir los precios de forma artificial. La clase obrera tiene que pagar el precio en forma de una intensificación de la explotación.

El parasitismo y la putrefacción del capitalismo, que Lenin analizó en su libro clásico sobre el imperialismo hace más de cien años, han alcanzado proporciones sin precedentes. El ascenso del despiadado e ignorante especulador inmobiliario y operador de casinos Donald Trump a la cabeza del gobierno americano es una expresión de este hecho.

El capitalismo alemán no es una excepción en este sentido. La idea de que el modelo alemán era de alguna manera más serio, socialmente orientado o moral que el americano, siempre estuvo equivocada. Los activos de la mayoría de las empresas DAX —incluyendo Volkswagen, Deutsche Bank, Bayer, BMW, etc. —tienen sus raíces en los más brutales métodos de explotación que la humanidad ha experimentado con millones de trabajadores sacrificados a través de trabajos forzados, guerras de exterminio y la llamada arianización.

Cuando los principales representantes de la economía alemana pronunciaron mea culpas después de la caída de Hitler y se comprometieron a una "economía social de mercado" después de la Segunda Guerra Mundial, fue siempre para defender sus activos. Algunos de los jefes de empresa involucrados con los fascistas pasaron un breve tiempo en prisión pero ninguno fue expropiado.

El capitalismo alemán hace tiempo que ha vuelto a sus tradiciones criminales. Wirecard es sólo la más reciente de toda una serie de empresas DAX que han sido lanzadas a la crisis debido a sus nefastas prácticas comerciales.

VW, la mayor compañía de automóviles del mundo, basó su modelo de negocio en la manipulación de los valores de los gases de escape, y terminó pagando decenas de miles de millones en compensaciones y multas. El Deutsche Bank desempeñó un papel destacado en las prácticas delictivas que culminaron en el accidente de 2008, y no se ha recuperado hasta la fecha. Bayer intentó convertirse en líder mundial de la química agrícola y la biotecnología con su reciente adquisición de la notoria empresa estadounidense Monsanto y ahora está obligada a pagar una indemnización por los delitos de Monsanto.

El jefe de Wirecard Markus Braun fue considerado una estrella mientras los precios subieron y los inversores y fondos de inversión ganaron una fortuna. Ahora puede que tenga que servir como chivo expiatorio, pero es simplemente la expresión subjetiva de un proceso objetivo —un sistema capitalista profundamente enfermo que debe ser abolido lo antes posible.

(Artículo publicado originalmente en inglés el 26 de junio de 2020)