¡Oponganse a todos los recortes presupuestarios de educación pública, despidos y la reapertura insegura de las escuelas! ¡Por un programa socialista para financiar completamente y expandir enormemente la educación pública!

por Joseph Kishore—candidato del Partido Socialista por la Igualdad para presidente de EEUU
24 junio 2020

El asalto a la educación pública desde el comienzo de la pandemia de COVID-19 no ha tenido alcance ni ferocidad sin precedentes. Como con todos los aspectos de la pandemia, la peor parte de la crisis se impone a la clase trabajadora, mientras que se desperdician billones en Wall Street y la oligarquía financiera.

La austeridad masiva ya se ha implementado en los EE. UU., con un estimado de 1.44 millones de educadores despedidos solo en marzo y abril, incluidos 779,000 educadores de escuelas públicas K-12. Para el año fiscal 2020-21, los estados enfrentan un déficit de financiación de educación pública de $230 mil millones.

Los cortes en esta escala nunca se habían visto antes en la historia de la educación estadounidense.

El asalto masivo a la educación pública es el corolario directo de la entrega de billones de dólares a Wall Street, apoyados tanto por los demócratas como por los republicanos. Tras el colapso financiero de 2008-2009, el gobierno de Obama rescató a los bancos y escaló el ataque a la educación pública como parte de un ataque general contra la clase trabajadora.

Una vez más, a una escala mucho mayor, la crisis provocada por la pandemia se está utilizando para imponer planes de larga duración, incluida la privatización, los despidos masivos y la destrucción de artes y otros programas.

El Partido Socialista por la Igualdad exige una reversión inmediata de todos los recortes presupuestarios y despidos de educadores, y la redirección del rescate masivo de Wall Street por un billón de dólares hacia la educación pública, la salud pública y la erradicación de la pobreza. Los recursos existen para financiar completamente la educación pública y proporcionar un ambiente de aprendizaje seguro, pero están monopolizados por la oligarquía financiera que controla todo el sistema político.

Ya sea que Biden o Trump sean elegidos en noviembre, el asalto a la educación pública continuará. La "opción" ofrecida por los demócratas y los republicanos en las elecciones es entre dos representantes reaccionarios de la élite gobernante.

De hecho, tanto demócratas como republicanos están implementando recortes históricos en todo el país. El gobernador republicano de Ohio Mike DeWine exigió $465 millones en recortes de educación para mayo y junio. Para el próximo año fiscal, el alcalde demócrata de la ciudad de Nueva York, Bill DeBlasio, anunció recortes de $827 millones del Departamento de Educación. El gobernador demócrata de California, Gavin Newsom, propuso recortes casi insondables de $8 mil millones a la educación pública K-12 en todo el estado.

Se espera que la caída en los ingresos de las escuelas sea tan alta como 20-25 por ciento en muchos estados. Según el Instituto de Política de Aprendizaje, una pérdida general del 15 por ciento en fondos estatales a nivel nacional destruirá 319,000 puestos docentes. Si los ingresos del estado disminuyen en un 30 por ciento, lo cual es completamente posible, es probable que aproximadamente 700,000 maestros se vean despedidos.

La actitud de los demócratas y los republicanos ante esta crisis existencial se resume en la Ley CARES grotescamente mal llamada, que ambas partes aprobaron prácticamente por unanimidad. Asignó un mísero $13.5 mil millones para las escuelas mientras financiaba el rescate multimillonario de Wall Street. Por el contrario, se necesita un estimado de $230 mil millones en infusiones federales simplemente para compensar la caída de fondos de los estados.

Mientras tanto, los políticos capitalistas se han aprovechado de la crisis para expandir dramáticamente la privatización de la industria de la educación para enriquecer aún más la industria de la tecnología, las empresas educativas y los fondos de cobertura.

En solo una de esas iniciativas en marcha, el gobernador de Nueva York, Andrew Cuomo, demócrata, anunció en mayo que el fundador de Microsoft, Bill Gates, que financia iniciativas de privatización de escuelas en todo el país, y el ex CEO de Google, Eric Schmidt, serán llevados a "reimaginar" las escuelas, sanidad y economía de Nueva York. La secretaria de Educación, Betsy DeVos, no perdió tiempo en insistir en que el dinero de CARES, inicialmente destinado a escuelas públicas, se distribuya a sus homólogos privados y religiosos.

Junto con su complicidad con el mazo de Wall Street contra la financiación escolar, los demócratas se han unido a Trump para hacerse eco de la demanda criminal, "Las escuelas en nuestro país deben abrirse lo antes posible", para que los padres puedan ser obligados a volver al trabajo. Sin vacuna, pruebas universales o rastreo de contacto adecuado en cualquier lugar de los EE. UU., esta es una fórmula para la difusión masiva de pandemia a la comunidad. Para citar solo una estadística sombría, la mitad de los edificios escolares de EE. UU. han sido calificados como insatisfactorios, y el 41 por ciento no tiene una ventilación adecuada, condiciones que conducen a la transmisión generalizada de la enfermedad.

Como candidato a la presidencia del Partido Socialista por la Igualdad en las elecciones estadounidenses de 2020, condeno los ataques bipartidistas contra la educación pública y los planes de reabrir las escuelas en condiciones inseguras. La pandemia ha puesto al descubierto la guerra de clases homicida que la oligarquía financiera libra contra la población. Todas las medidas para detener la enfermedad han sido archivadas, ya que la élite corporativa y financiera obliga a volver al trabajo. Están actuando con desprecio por las vidas de cientos de millones de personas que se verán afectadas por la reapertura de las escuelas.

Existe una abrumadora oposición por parte de los maestros a la reapertura insegura de las escuelas estadounidenses. Una encuesta realizada a fines de mayo por el Centro de Investigación EdWeek mostró que el 65 por ciento de los educadores dicen que las escuelas deberían permanecer cerradas para frenar la propagación del coronavirus. Sin embargo, esto no se encuentra con una perspectiva política genuina porque los dos grandes partidos empresariales están totalmente subordinados a la toma de ganancias de Wall Street.

En cuanto a los sindicatos, la Federación Estadounidense de Maestros y la Asociación Nacional de Educación continúan haciendo todo lo que está en su poder para evitar una lucha unificada a nivel nacional por parte de los educadores. Sabotearon sistemáticamente las luchas de los docentes en todo el país durante los últimos dos años, aislando cada huelga que no pudieron evitar e imponiendo los acuerdos exigidos por el estado.

En un esfuerzo falso de relaciones públicas, imploran al Congreso que apruebe la llamada Ley HEROES. Tanto para los sindicatos como para los demócratas, todo esto es un acto de teatro político, ya que Trump ha considerado la pequeña asignación del proyecto de ley "muerta a la llegada". Mientras tanto, los demócratas y los sindicatos están presentando planes reaccionarios de "equidad" que enfrentan a los distritos "más ricos" contra los más pobres y abogan por nuevos impuestos regresivos.

Por lo tanto, los educadores deben tomar el asunto en sus propias manos. Instamos a los maestros, estudiantes, padres y trabajadores a formar comités en cada escuela y vecindario para determinar cómo y cuándo deben volver a abrir las escuelas. Dichos comités de seguridad deberían trabajar con expertos de salud confiables en el campo. Estos comités romperán el dominio absoluto de los sindicatos y unirán las luchas de todos los educadores con cada sección de la clase trabajadora.

El Partido Socialista por la Igualdad también propone las siguientes demandas específicas:

No volver a abrir las escuelas hasta que estén seguras, según lo determinen los comités locales de base en conjunto con los científicos y los trabajadores de salud pública. Todo trabajador de la educación que se niegue a trabajar por razones de salud debe recibir un salario completo y una garantía contra la victimización. Todos los trabajadores despedidos, trabajadores temporales o de medio tiempo deben recuperarse por la pérdida de ingresos debido a la pandemia.

Rescindir todos los recortes y, en su lugar, llevar a cabo una infusión multimillonaria en educación pública, alfabetización, artes y cultura. Toda la educación desde pre-K hasta todas las formas de educación continua debe ser gratuita, de alta calidad y accesible para todos.

Se deben proporcionar computadoras de calidad gratuitas y acceso a Internet de alta velocidad para cada familia para garantizar que la accesibilidad al aprendizaje en línea no dependa de la riqueza. Se debe proporcionar asesoría y asistencia a todos los educadores en transición al aprendizaje en línea.

Condiciones seguras para el aprendizaje y el trabajo. Los edificios escolares deben ser rehabilitados o reconstruidos para el aprendizaje, la salud y la seguridad del siglo XXI. Es necesario un programa masivo de construcción y desarrollo de infraestructura. Si se reanuda la escuela mientras continúa la pandemia, debe haber personal médico adecuado, EPP, artículos de limpieza y medidas de seguridad máximas disponibles en cada escuela.

Apoyo académico, físico y emocional inmediato para niños y educadores. Esto debe incluir fondos para: apoyo individual para aquellos que se están quedando atrás, el establecimiento de programas de alimentación en el vecindario (en sustitución de recogidas inadecuadas e irregulares de almuerzos escolares), un aumento dramático en consejeros escolares, enfermeras, programas de artes, personal de educación especial, programas vocacionales y aprendizaje del idioma inglés disponibles tanto en línea como en persona.

Las grandes sumas necesarias para tales demandas requieren la movilización política de la clase trabajadora contra los demócratas, los republicanos y todo el sistema capitalista. Esto implica un asalto frontal a la gran riqueza construida por una pequeña élite parasitaria. Tres individuos controlan más riqueza que la mitad de la población estadounidense.

La lucha para establecer el derecho a la educación pública significa una lucha para establecer una sociedad basada en la necesidad social, no en la ganancia privada, en la que la riqueza producida por los trabajadores es propiedad y está controlada democráticamente, y en la que cada individuo tiene derecho a una educación, un trabajo decente, un ingreso habitable, atención médica, un ambiente saludable y acceso a la cultura.

Si hubiera alguna pregunta, las experiencias de los últimos meses han demostrado que los derechos sociales fundamentales de los trabajadores son incompatibles con una sociedad subordinada a los dictados de las grandes empresas.

Es hora de emprender la lucha por el socialismo internacional. Insto a todos los educadores a formar comités independientes de base en cada escuela y vecindario, apoyar mi campaña y, sobre todo, unirse y construir el Partido Socialista por la Igualdad. Para inscribirse, visite socialismo 2020.org.

(Artículo publicado originalmente en inglés el 23 de junio de 2020)