La Corte Suprema bloquea el plan de la administración Trump de "terminar inmediatamente" con DACA

por Meenakshi Jagadeesan
22 junio 2020

La Corte Suprema ha bloqueado el plan de la administración Trump para poner un "fin inmediato" al programa de "Acción Diferida para los Llegados en la Infancia" (DACA). Una mayoría de 5-4 dirigida por el presidente del Tribunal Supremo, John Roberts, citó el fracaso de la administración de proporcionar una "explicación razonada" por la terminación como la base de su juicio.

Este es un segundo importante retraso legal para la administración Trump esta semana, luego del fallo del lunes que sostuvo que una ley de Derechos Civiles existente protege a las personas homosexuales y transgénero contra la discriminación en el lugar de trabajo.

DACA, instituido a través de una orden ejecutiva de Barack Obama al final de su primer mandato, otorgó derechos limitados a unos 700,000 inmigrantes indocumentados que fueron traídos a los Estados Unidos desde niños. Para ser elegible para DACA, los inmigrantes tenían que demostrar que habían llegado a los Estados Unidos antes de cumplir 16 años y que ahora no tenían más de 30 años, habían vivido en los Estados Unidos durante al menos los últimos cinco años, no habían cometido ningún delito grave y estaban inscritos en una escuela secundaria o ya tenían un diploma o GED, o habían servido en el ejército.

Grupos de todo Estados Unidos se reunieron para demostrar su apoyo a DACA (Flickr / Pan para el Mundo)

El programa permitía a los jóvenes elegibles solicitar un estatus temporal que los protegía de la deportación y les proporcionaba permisos de trabajo. Lo que esto significaba era que aquellos elegibles para el programa podrían, dependiendo de los estados en los que vivían, calificar para licencias de conducir, matrícula del estado, subsidios y préstamos educativos financiados por el estado y seguro de salud subsidiado por el estado. El estado DACA, una vez obtenido, no era permanente y tenia que renovarse cada dos años.

Como gesto político de Obama antes de las elecciones de 2012, DACA fue cuidadosamente calibrado para dar brillo a un historial antiinmigrante abismal que ya le estaba ganando al presidente demócrata el título de "jefe deportador". Se dirigió a una sección de inmigrantes que disfrutaban de una gran simpatía pública, ya que aquellos que fueron traídos al país "ilegalmente" como niños claramente no habían violado la ley. Y solo hizo concesiones limitadas, sin camino a la ciudadanía. A pesar de estas limitaciones y los estrictos requisitos, el programa atrajo a más de 700,000 jóvenes, que se registraron en el gobierno federal y, por lo tanto, estaban a merced de la buena voluntad futura del estado capitalista.

Trump, cuya administración llevó a cabo una serie de medidas viciosas contra los inmigrantes, inicialmente había sido equívoco sobre su postura sobre DACA. En 2017, afirmó apoyar el programa y querer preservarlo, Trump tuiteó: "¿Alguien realmente quiere echar a los jóvenes buenos, educados y exitosos que tienen trabajo, algunos sirviendo en el ejército?"

Sin embargo, esto cambió en un período muy corto. En septiembre de 2017, después de lo que se informó ampliamente como un debate polémico dentro de la administración, en el que prevalecieron el fascista Stephen Miller y el entonces fiscal general Jeff Sessions, Trump anunció que estaba terminando DACA. En su declaración formal, declaró: "No estoy a favor de castigar a los niños ... [pero] el programa es ilegal e inconstitucional y no se puede defender con éxito en los tribunales". Más informalmente, Trump defendió su posición en un lenguaje que se ha vuelto bastante familiar. En un tuit del año pasado, declaró: "Muchas de las personas en DACA, que ya no son muy jóvenes, están lejos de ser ‘ángeles’... Algunos son criminales endurecidos".

El intento de terminar con DACA provocó de inmediato protestas nacionales generalizadas, así como desafíos legales que alcanzaron a la Corte Suprema. Los grupos de derechos de los inmigrantes, así como la demanda inicial presentada por los fiscales generales de 15 estados y el Distrito de Columbia, argumentaron que la decisión de la administración Trump reflejaba "ánimo racial" hacia un grupo que tenía más del 80 por ciento de origen mexicano. En ese momento, Trump ya había caracterizado a los mexicanos como "violadores, delincuentes, matones y ‘hombres malos’".

El fallo de la Corte Suprema, sin embargo, no toca las motivaciones detrás del fin de DACA ni la sustancia de la política. En cambio, se centra estrechamente en un punto procesal planteado por los demandantes, que la administración Trump había violado los procedimientos federales al promulgar la orden ejecutiva rescindiendo a DACA.

El presidente del tribunal Roberts reiteró esto en su opinión mayoritaria: "No decidimos si DACA o su rescisión son políticas sólidas ... Solo abordamos si la agencia cumplió con el requisito procesal de que proporcione una explicación razonada de su acción". Los cinco jueces, declaró en su fallo, encontraron que las justificaciones dadas por la administración eran insuficientes y, por lo tanto, no constituían motivos suficientes para terminar el programa. Sin embargo, nada en el fallo impide que la administración vuelva a intentar cerrar el programa con "razones adecuadas".

En su opinión disidente, Clarence Thomas, junto con Samuel Alito y Neil Gorsuch, declaró: "La decisión de hoy debe ser reconocida por lo que es: un esfuerzo a evitar una decisión políticamente controvertida pero legalmente correcta ... [este fallo] ha dado la luz verde para futuras batallas políticas que se librarán en este tribunal en lugar de donde pertenecen legítimamente: las ramas políticas".

En forma típica, Trump respondió al fallo con una serie de tuits que lograron personalizar la decisión, mientras usaba una retórica violenta para incitar a su base: "¿Tienen la sensación de que a la Corte Suprema no le gusto? ... Estas decisiones horribles y políticamente cargadas que salen de la Corte Suprema son disparos de escopeta en la cara de personas orgullosos de llamarse republicanos o conservadores. Necesitamos más jueces o perderemos nuestra 2da enmienda y todo lo demás. ¡Vota Trump 2020!”

La afirmación de que las consideraciones políticas influyeron el fallo de la Corte Suprema es indudablemente correcta. Vale la pena señalar que, de hecho, estas consideraciones reflejan el aumento de la lucha entre facciones dentro de la clase dominante, particularmente frente a las intensas protestas en todo el país. A fines de noviembre de 2019, cuando el tribunal sostuvo argumentos orales sobre el caso DACA, los comentarios hechos por los jueces se interpretaron en el sentido de que la acción de la administración sería confirmada por una mayoría de 5-4. Roberts, quien da forma a las decisiones de la corte como presidente del tribunal y voto indefinido, parece haber cambiado de opinión al ver el cambio en el clima político.

La creciente agitación entre las masas de trabajadores y jóvenes, alimentado por el número de muertos por coronavirus y la depresión económica que lo acompaña, y desencadenado en una protesta abierta por casos de brutalidad policial, está muy presente para la élite gobernante. Al igual que en la decisión LGBT emitida el lunes, es probable que Roberts, como representante de la aristocracia financiera con conciencia de clase, esté preocupado por agregar más gasolina al fuego al respaldar los ataques impopulares e intolerantes de Trump contra la comunidad gay y jóvenes indocumentados.

En los casos LGBT y DACA, Roberts, como presidente del tribunal, asignó la redacción de la opinión principal a la justicia más derechista disponible: Gorsuch para el fallo LGBT, él mismo para DACA. Lejos de usar estos casos como una oportunidad para expandir la lucha por los derechos democráticos, las opiniones mayoritarias se enmarcan de tal manera que bloquean los aspectos más reaccionarios de las políticas de la administración Trump de la manera más estrecha posible.

(Artículo publicado originalmente en inglés el 19 de junio 2020)