Renuncia el ministro de Salud de Chile, mientras que las desastrosas políticas conducen a una explosión de infecciones y muertes por coronavirus

por Mauricio Saavedra
20 junio 2020

El ministro de Salud chileno Jaime Mañalich renunció el fin de semana pasado. Sólo unas horas antes, el profundamente impopular ministro fue expuesto por ocultar el verdadero número de muertes causadas por el contagioso virus COVID-19. Una investigación mediática reveló que el gobierno estaba proporcionando a la Organización Mundial de la Salud un recuento de cuerpos de coronavirus que era casi el doble del dado al público en general.

La destitución del desacreditado ministro tiene como objetivo el control de daños en condiciones en las que el gobierno y el Parlamento se enfrentan a la ira por la incompetencia del Estado y la oposición a hacer frente a una catástrofe sanitaria, económica y social de la clase obrera que se profundiza rápidamente.

Desde el 3 de marzo, la tasa de infección por COVID-19 ha aumentado exponencialmente en el país de 19 millones debido a las políticas criminalmente negligentes de la administración del presidente de ultraderecha Sebastián Piñera. Apenas 105 días después de la primera víctima, hay hoy 184.449 casos confirmados, pero incluso este número es probablemente sólo la punta del iceberg.

Jaime Mañalich (Palacio La Moneda)

Esto se hizo evidente cuando Mañalich, responsable como ministro de salud de la implementación de estrategias para enfrentar el coronavirus, se expuso por segunda vez en menos de dos semanas por subregistro del número de muertes. El viernes pasado la revista de investigación CIPER se apoderó del informe semanal del ministerio a la OMS del Departamento de Estadística e Información de Salud (DEIS) que mostraba que más de 5.000 personas habían muerto de coronavirus para el 12 de junio, una cifra muy superior a las 2.870 muertes reportadas al público.

El DEIS, que depende directamente del Ministerio de Salud, suministra las causas oficiales de muerte en Chile mediante el procesamiento de los datos del Registro Civil, que luego son revisados por el Instituto Nacional de Estadísticas (INE). La DEIS, que trabaja con los criterios establecidos por la OMS, contabiliza no sólo las muertes con pruebas de PCR positivas, sino también las clasificadas como probablemente causadas por el coronavirus pero no confirmadas por las pruebas.

Esto sigue a otra exposición que reveló que el Ministerio de Salud, desafiando las recomendaciones de la OMS, estaba reportando como muertes por COVID-19 sólo aquellas que habían recibido un resultado positivo de PCR, hasta que se vio obligado a reconocer que había subregistrado las muertes por coronavirus en 653 casos el 1 de junio.

La reportera investigadora exiliada Alejandra Matus —que expuso el encubrimiento sistemático por parte de la judicatura de los crímenes cometidos por la junta militar de Augusto Pinochet durante 17 años— presentó en mayo los resultados de su estudio sobre las muertes en el Registro Civil durante los últimos diez años. El estudio de Matus sugirió que Chile estaba masivamente subregistrando las muertes por coronavirus, apuntando a un exceso en la tasa de mortalidad para marzo de 2020 de más del 11 por ciento por encima del promedio de los cinco años anteriores y el aumento más pronunciado en una década. Matus explicó que el gobierno sólo informaba de las muertes por PCR positiva en los hospitales, mientras que el 46 por ciento de las personas mueren en sus propios hogares y otro 10 por ciento muere en otros lugares como los refugios para ancianos.

En otras palabras, un número significativo de personas han muerto sin saber nunca si contrajeron COVID-19 porque no se hicieron la prueba.

Matus recibió inmediatamente una reacción hostil del Estado chileno. "Los ministros de diferentes autoridades, no sólo el ministro de salud, salieron inmediatamente a rechazar [mi informe], levantar sospechas de falsas intenciones políticas [y acusarme] de "'noticias falsas’", dijo Matus.

El hecho de que el Ministerio de Salud haya mentido a la población no es una revelación. Toda la administración ha respondido a la pandemia con negligencia criminal y mentiras descaradas. El valioso tiempo que el gobierno tuvo para prepararse para el nuevo coronavirus se desperdició. Cuando la pandemia llegó, el gobierno minimizó la amenaza, rechazando los llamados de la comunidad sanitaria para implementar cuarentenas estrictas, cerrar servicios e industrias no esenciales y realizar pruebas masivas y rastreo de contactos. Repetidamente mintió abiertamente a la población para poder evitar que se le negara cualquier tipo de ayuda financiera y recursos a los trabajadores.

Mañalich, en particular, ha desempeñado un papel censurable, primero argumentando que el virus mutaría en algo parecido a la gripe común, y luego afirmando falsamente que el virus había alcanzado una meseta y que Chile había sobrevivido a su primer pico. En mayo, empezó a jugar la carta de la "inmunidad de rebaño" o del colectivo, insistiendo en que todos se infectarían inevitablemente y al mismo tiempo alcanzarían la inmunidad. Justo antes del colapso del sistema hospitalario de Santiago a finales de mayo, Mañalich afirmó que el país había alcanzado una "nueva normalidad", lo que significaba que era seguro aliviar las cuarentenas y resucitar la actividad económica, especialmente en el sector minero.

Adoptó una política de cuarentena "dinámica" imprudente, lo que significaba dejar que la enfermedad se propagara antes de reaccionar ante el brote y sólo entonces poner a una comunidad en cuarentena o fuera de ella sobre la base de criterios poco claros. Se negó a poner la región de Valparaíso bajo cuarentena total hasta que el sistema hospitalario casi se derrumbó, y propuso sacar de la cuarentena a la región de Antofagasta hasta que un reciente brote masivo en el distrito minero de Calama amenaza con el colapso del sistema de salud en ese lugar.

El sistema de hospitales públicos sigue careciendo de equipo crítico, equipo de protección personal y personal. Los trabajadores de la salud se están enfermando por miles y, con la aprobación del exministro, los hospitales privados de conserjería han evitado gastar en infraestructura de UCI, lo que en efecto ha colocado toda la carga financiera de la crisis sanitaria en el erario público.

Pero sería peligroso creer que habrá un cambio de rumbo con la destitución de Mañalich. Una de las primeras declaraciones del ministro de salud entrante, Enrique Paris, fue que "este es un ministerio, en cierto sentido, de continuidad".

Paris, expresidente de la Asociación Médica, es un pediatra que ascendió en la profesión médica bajo la dictadura de Pinochet. Fue asesor del anterior gobierno de coalición de centro-izquierda, pero está alineado con Piñera, habiendo servido en su equipo de salud durante las elecciones presidenciales de 2017 y siendo llevado a la "Mesa Redonda COVID-19" del gobierno como el portavoz no oficial de la línea gubernamental.

Desde el comienzo de la pandemia, excusó la inacción criminal del gobierno y rechazó las medidas de cuarentena total, calificándolas de "solución populista". París está igualmente comprometido con una respuesta punitiva de ley y orden, argumentando en marzo que "la gente que no cumple, debería ir a la cárcel". Al asumir el cargo, ha tratado de concretar esta convicción apoyando las medidas del Congreso para imponer penas de tres años de prisión y fuertes multas por infracciones de las directrices de emergencia sanitaria.

Sin embargo, a través de París, el gobierno ha podido asegurar un acuerdo nacional (aunque temporal e inestable) y ese fue el único propósito de destituir al ministro de salud, porque toda la clase política chilena estaba profundamente comprometida por Mañalich, considerado con razón en la clase obrera como un criminal temerario, sociópata mentiroso y matón.

Un día antes de su dimisión, en una maniobra mediática del centro y la izquierda parlamentaria oficial, Maya Fernández (Partido Socialista), Carmen Hertz (Partido Comunista Estalinista), Carmen Frei (Demócrata Cristiana) y Beatriz Sánchez (Frente Amplio) emitieron un comunicado conjunto en el que afirmaban que para que se produjera la unidad nacional "necesitamos una autoridad sanitaria que dé confianza, que escuche y que devuelva a la humanidad a su cargo". La carta abierta pedía una nueva estrategia de salud y la renuncia de Mañalich.

París cumplió, diciendo que con su administración "se abre una etapa en la que debemos recibir opiniones divergentes" y pidió el diálogo "para que todo el sector de la salud se reúna y trabaje en conjunto". Sin embargo, es probable que su administración sea efímera porque, al igual que Mañalich, París está comprometido a asegurar las necesidades de las finanzas y el capital corporativo y eso sólo significará más penurias, dolor y muerte para la clase trabajadora.

Es en estas condiciones que el Partido Comunista Estalinista se adelantará para salvar al capitalismo chileno en su más profunda crisis de dominio desde el período revolucionario de 1968-1973. Por razones históricas asociadas al desarrollo tardío y semicolonial del capitalismo chileno, el estalinismo ha desempeñado un papel preponderante en la vida política oficial desde casi su inicio en la década de 1920.

Fundado originalmente como un partido obrero que se adhería a las tradiciones revolucionarias de la Tercera Internacional fundada por los bolcheviques rusos Vladimir Lenin y León Trotsky, líderes de la Revolución de Octubre, el PCCh fue rápidamente cooptado en el aparato estatal chileno. En 1925 participó en la redacción de la constitución burguesa del país y ocupó cargos ministeriales en diversas coaliciones durante los períodos más convulsos del siglo XX: la Gran Depresión, la Segunda Guerra Mundial, dos décadas de Guerra Fría y el gobierno de Unidad Popular de Salvador Allende.

Su razón de ser es desactivar un período revolucionario y canalizar las luchas de la clase obrera hacia una política parlamentaria inocua. Ese es el significado de la promoción de la actual presidenta del Colegio de Médicos, Izkia Siches, de 34 años, miembro de la Liga de Juventudes Comunistas mientras estudiaba medicina en la Universidad de Chile y en los alrededores del Frente Amplio cuando se convirtió en líder del sindicato médico hace tres años. Siches recibió una brillante biografía en el Americas' Quarterly del 2 de abril, en la que se la elogia como la "más joven y primera dirigente femenina" de la Asociación Médica comprometida con "un mensaje de unidad, inclusión y pensamiento claro".

Los estalinistas están poniendo una trampa a la clase obrera por enésima vez. No hay posibilidad de una solución parlamentaria a la crisis histórica del capitalismo y los peligros de la depresión económica, la dictadura y la guerra. Los trabajadores sólo pueden avanzar si se separan de todos los partidos de la nacionalista y oportunista "izquierda" chilena y comienzan a construir un verdadero partido socialista internacionalista revolucionario que represente sus propios intereses políticos independientes. Esa es la perspectiva del Comité Internacional de la Cuarta Internacional, que publica el World Socialist Web Site.

(Artículo publicado originalmente en inglés el 19 de junio de 2020)