El Programa Mundial de Alimentos advierte: la pandemia de COVID-19 causará "hambrunas de proporciones bíblicas"

por Jean Shaoul
24 abril 2020

El Programa Mundial de Alimentos (PMA) de las Naciones Unidas advirtió el martes que sin acciones y fondos urgentes, cientos de millones de personas se enfrentarán al hambre y millones podrían morir como resultado de la pandemia de COVID-19.

El Director Ejecutivo del PMA, David Beasley, dijo al Consejo de Seguridad de la ONU que, además de la amenaza para la salud que representa el virus, el mundo enfrenta "múltiples hambrunas de proporciones bíblicas en unos pocos meses", lo que podría resultar en 300,000 muertes por día, una "pandemia de hambre".

Beasley dijo que incluso antes del brote, el mundo estaba "enfrentando la peor crisis humanitaria desde la Segunda Guerra Mundial" este año debido a muchos factores. Citó las guerras en Siria y Yemen, la crisis en Sudán del Sur y enjambres de langostas en África Oriental. Dijo que, junto con el brote de coronavirus, la hambruna amenazaba a unas tres docenas de naciones.

Según el "Informe global 2020 sobre crisis alimentarias" del PMA publicado el lunes, 135 millones de personas en todo el mundo ya están amenazadas de hambre. Beasley dijo que a medida que el virus se propaga, "130 millones de personas adicionales podrían ser llevadas al borde de la inanición para fines de 2020. Eso es un total de 265 millones de personas".

Cajas de alimentos son distribuidas por el Greater Pittsburgh Community Food Bank, en una unidad de distribución en el centro de Pittsburgh, el 10 de abril de 2020 [Crédito: AP Photo / Gene J. Puskar]

Las regiones que más sufrieron en 2019 fueron África (73 millones de personas "en crisis o peor") y Oriente Medio y Asia (43 millones de personas), no solo con pobreza, sino también con conflictos y el impacto de desastres naturales, crisis económicas y cambio climático, con los peores enjambres de langostas en décadas en África Oriental que ponen en riesgo a 70 millones de personas.

Beasley señaló que ya hay 821 millones de personas con inseguridad alimentaria en el mundo, un número récord. "Si no nos preparamos y actuamos ahora para asegurar el acceso, evitar déficit de fondos e interrupciones en el comercio", advirtió, el resultado podría ser una "catástrofe humanitaria".

Los 10 países más afectados son Yemen (15.9 millones de personas "en crisis o peor"), República Democrática del Congo (15.6 millones), Afganistán (11.3 millones), Venezuela (9.3 millones), Etiopía (8 millones), Sudán del Sur (7 millones), Siria (6.6 millones), Sudán (5.9 millones), el noreste de Nigeria (5 millones) y Haití (3.7 millones). Todos estos países son víctimas de más de un siglo de opresión y explotación imperialista que continúa hasta el presente. La mayoría, si no todos, continúan sufriendo intervenciones militares, sanciones económicas o intrigas políticas lideradas por Estados Unidos que han tenido consecuencias sociales devastadoras.

En los 55 países en crisis alimentaria que son el foco del informe, la asombrosa cifra de 75 millones de niños sufre retraso en el crecimiento y 17 millones sufren de inanición. Beasley dijo: "Millones de civiles que viven en naciones afectadas por conflictos, incluidas muchas mujeres y niños, se enfrentan a ser empujados al borde del hambre, con el espectro de la hambruna como una posibilidad muy real y peligrosa".

Los países africanos afectados por conflictos están particularmente en riesgo, incluida la República Centroafricana, Chad, Nigeria y Sudán del Sur, así como los países que albergan a un gran número de refugiados como el Líbano y Uganda.

Más de la mitad de la población de Yemen y Sudán del Sur, que han sufrido años de guerras, ya enfrentan una grave escasez de alimentos incluso antes de que el virus los alcance. Al menos 14 millones de yemeníes están al borde de la hambruna, mientras que el 80 por ciento de los 24 millones de habitantes del país dependen de la ayuda alimentaria.

Save the Children (Salvar a los niños) estimó el año pasado que al menos 75,000 niños yemeníes menores de cinco años han muerto de hambre desde el inicio de la guerra liderada por Arabia Saudita y respaldada por Estados Unidos. Casi 3.6 millones de personas han sido desplazadas por el conflicto.

En Sudán del Sur, más de cinco millones de personas se enfrentan al hambre y dependen de la ayuda alimentaria para sobrevivir, y 17 millones de mujeres y niños están muy desnutridos.

Más de 30 de los países más pobres del mundo podrían experimentar una hambruna generalizada y en 10 de estos países, ya hay más de un millón de personas al borde de la inanición.

El PMA dijo que las medidas de confinamiento en los países más pobres, con sistemas de atención médica frágiles y condiciones de vida abarrotadas e insalubres, no serían suficientes para prevenir la propagación del coronavirus, al tiempo que priva a millones de trabajadores de un sustento ya escaso y conducen a una vida económica y escasa y un desastre humanitario. Las restricciones casi globales, sobre todo, excepto el trabajo y los viajes esenciales, están afectando a los trabajadores agrícolas e interrumpiendo las cadenas de suministro.

Millones de agricultores en África y otros países de bajos ingresos, que ya enfrentan altos niveles de inseguridad alimentaria, corren el riesgo de no poder trabajar su tierra y producir alimentos. De los 257 millones de personas hambrientas en África, la mayoría vive en zonas rurales.

La epidemia de ébola en África occidental proporciona un claro ejemplo de lo que está en juego. Los pequeños agricultores no pudieron trabajar sus tierras, vender sus productos o comprar semillas y otros productos esenciales, dejando más del 40 por ciento de las tierras agrícolas sin cultivar.

El PMA también señaló que muchos de los países más pobres se han visto muy afectados por el colapso de los sectores de viajes y turismo, con aldeas en las montañas Atlas en Marruecos, por ejemplo, que dependen casi por completo de los turistas y excursionistas para su supervivencia. Otros sufrirán la caída catastrófica de las remesas (hasta un 20 por ciento, según el Banco Mundial), ya que los trabajadores migrantes son despedidos.

Esto afectará a estados devastados por el conflicto, como Somalia, Haití y Sudán del Sur, y a pequeñas naciones insulares como Tonga, con remesas que a veces representan más del 30 por ciento del producto interno bruto, así como a estados más grandes como India, Pakistán, Egipto, Nigeria y Filipinas, donde las remesas se han convertido en una fuente crucial de financiamiento externo. Se pronostica que los flujos hacia África subsahariana caerán en un 23 por ciento.

Los que están particularmente en riesgo incluyen refugiados y personas desplazadas que viven en campamentos y asentamientos en las ciudades, así como ancianos, niños pequeños, mujeres embarazadas y lactantes y discapacitados.

Para aquellos cuyas vidas ya penden de un hilo, el impacto económico de la pandemia los llevará al límite. Ya se han recibido informes de acaparamiento de alimentos y aumento de precios en varios países del África subsahariana, lo que hace que los alimentos sean escasos e inaccesibles para los más necesitados. La ira por la escasez de alimentos ha provocado protestas violentas en Sudáfrica en las últimas dos semanas, mientras que las protestas también comenzaron en el Líbano.

En el noreste de Nigeria, casi tres millones de personas ya enfrentan hambre y 440,000 niños menores de cinco años están gravemente desnutridos debido a la insurgencia en curso de Boko Haram. El riesgo de hambre ya es alto en India, Bangladesh y Myanmar, mientras que en Filipinas la policía está imponiendo bloqueos a punta de pistola y el gobierno se está preparando para un bloqueo militar a medida que aumenta la agitación.

Ante esta catástrofe global, Beasley instó al Consejo de Seguridad de la ONU a presentar una miserable ayuda de $2 mil millones ya prometida pero no entregada. Advirtió que se necesitaban otros $350 millones solo para establecer la red de logística para llevar alimentos y suministros médicos, incluido el equipo de protección personal, a donde se necesitaban.

Esta súplica patética caerá en oídos sordos. Estas sumas son una pequeña fracción de los billones que los Estados Unidos, las potencias imperialistas europeas y otras están invirtiendo en corporaciones e instituciones financieras para evadir impuestos para mantenerlos a flote. El único gasto que las grandes potencias asignarán en relación con las naciones oprimidas será fortalecer sus fuerzas militares para intervenciones de estilo colonial para despojar a estos países de sus recursos naturales y controlar el creciente descontento social entre los trabajadores y los agricultores pobres.

Si se van a salvar millones de vidas en los países más pobres del mundo, los trabajadores de todo el mundo deben emprender la lucha para acabar con el capitalismo y establecer un sistema socialista global basado en la producción planificada por necesidad. El desarrollo de un movimiento político socialista de la clase trabajadora dirigido contra las clases dominantes en los centros imperialistas y sus agentes locales en las naciones oprimidas es la única forma de proteger a las personas más vulnerables del mundo contra el terrible impacto de la pandemia.

(Publicado originalmente en inglés el 23 de abril de 2020)

 

El autor también recomienda:

La pandemia del Covid-19 presenta mayor amenaza para los países más pobres
[2 abril 2020]