A medida que las luchas sociales aumentan sobre la pandemia de coronavirus

Bernie Sanders termina su campaña, pide a los simpatizantes que respalden a Biden

por Joseph Kishore—Candidato del Partido Socialista por la Igualdad para presidente de EE.UU.
13 abril 2020

El senador de Vermont Bernie Sanders terminó su campaña para presidente en las primarias del Partido Demócrata el miércoles y pidió a sus partidarios que respaldaran al exvicepresidente Joe Biden.

"Hoy felicito a Joe Biden, un hombre muy decente, con quien trabajaré para hacer avanzar nuestras ideas progresistas", dijo Sanders en un video de quince minutos publicado en Twitter. Cuando Biden sea seleccionado como el candidato en la convención del Partido Demócrata, Sanders agregó, "entonces juntos, de pie unidos, seguiremos adelante para derrotar a Donald Trump".

Al explicar su decisión de abandonar, Sanders dijo que no veía camino a la victoria en las primarias. La motivación de Sanders, sin embargo, no es que su campaña sea desesperada en un sentido electoral. Más bien, está respondiendo a la explosiva situación social y política en los Estados Unidos.

El senador de Vermont Bernie Sanders y el exvicepresidente Joe Biden durante el debate primario demócrata en Carolina del Sur (AP Photo / Patrick Semansky)

Sanders abandona y pide "unidad" detrás de Biden en condiciones en las que la crisis política del Partido Demócrata y de todo el sistema político ha llegado a un punto de quiebre.

La pandemia del coronavirus expone el conflicto irreconciliable entre los intereses de la clase obrera y la clase dominante. A medida que aumenta el número de muertos, los hospitales están abrumados y decenas de millones han sido expulsados del trabajo, la clase dominante está utilizando la situación de crisis para implementar un enorme volante a la élite corporativa y financiera, respaldado unánimemente por demócratas y republicanos. Además, el “establishment” político y los medios de comunicación piden cada vez más llamamientos a un rápido retorno al trabajo, que se encontrará con una oposición masiva.

Ya, la demanda de la clase dominante de un rápido retorno ha promovido una ola de huelga a nivel nacional, que incluye trabajadores de la salud y trabajadores de la construcción, así como empleados de Whole Foods, Amazon e Instacart.

La decisión de Sanders de abandonar estas condiciones está en consonancia con lo que siempre ha sido el propósito central de su campaña: asegurarse de que la ira social y política no escape a los confines del Partido Demócrata.

Significativamente, el anuncio de Sanders se produjo el mismo día en que el columnista del New York Times Thomas Friedman, una de las voces más fuertes de los medios de comunicación para un rápido regreso al trabajo, pidió la nominación de Biden y la selección de "un tipo de gabinete totalmente diferente, un gabinete de unidad nacional, desde los demócratas que Bernie Sanders dejó hasta los republicanos a la derecha de Mitt Romney". Tal gobierno estaría dirigido a unir a las facciones dominantes del establishment político como baluarte contra la creciente oposición social de la clase trabajadora.

También hay informes de que Sanders habló en varias ocasiones con el expresidente Barack Obama durante la semana pasada. Con Sanders oficialmente fuera, Obama será capaz de intervenir más directamente en las elecciones en un intento de reforzar el debilitado y semisenil Biden.

Al mismo tiempo, Sanders debe saber que existen enormes dudas dentro de la clase dominante sobre la viabilidad de una campaña de Biden. Una consecuencia del abandono de Sanders ahora es que despeja el camino para que el Partido Demócrata se vuelva hacia otro candidato de derecha, tal vez el gobernador de Nueva York Andrew Cuomo, que ha sido ampliamente promovido en los medios de comunicación.

Ya en las últimas semanas y meses, Sanders ha reaccionado a la crisis cada vez más profunda del aparato estatal virando hacia a la derecha. A medida que el Partido Demócrata se movió agresivamente para bloquear una nominación de Sanders en febrero y marzo, Sanders emitió una serie de declaraciones ofreciendo su disposición a libra una guerra contra Irán, Corea del Norte, Rusia y China.

Su último acto político como candidato fue votar por la Ley de Ayuda, Alivio y Seguridad Económica (CARES) de Coronavirus, que proporciona cientos de miles de millones a corporaciones y respalda los programas multimillonarios de la Reserva Federal para comprar activos de bancos y empresas.

En sus propuestas de nuevas medidas en el Congreso en respuesta a la pandemia del coronavirus, Sanders ha eliminado cualquier referencia al aumento de los impuestos a los ricos. Ha propuesto más rescates multimillonarios a las corporaciones, sin desafiar de ninguna manera la propiedad privada sobre la base de ganancias.

Nada de lo que Sanders ha hecho es sorprendente. Todo su mandato como político burgués dejó claro el papel que desempeñaría. Además, su campaña forma parte de un fenómeno internacional. Ya sea Jeremy Corbyn en Gran Bretaña, Syriza en Grecia, el partido La Izquierda en Alemania o el Partido de los Trabajadores en Brasil, todos han realizado la misma función.

La verdadera traición ha venido de organizaciones como los Socialistas Demócratas de EEUU (DSA), la Alternativa Socialista y otras que han trabajado para presentar a un político burgués oportunista como una especie de vehículo para lograr el socialismo.

En un evento completamente desmoralizado anoche organizado por Jacobin, Bashkar Sunkara, editor de la revista, y otros destacados miembros de la DSA no denunciaron a Sanders sino a la "izquierda sectaria", por lo que se entienden el Partido Socialista por la Igualdad (PSI) y el W orld Socialist Web Site. Para estas capas, "sectario" es un término para describir a cualquier persona con principios, es decir, aquellos que no se postran ante el Partido Demócrata.

Sunkara declaró que la retirada de Sanders significaba que "nuestra campaña para el socialismo no completo, sino la mitad de la socialdemocracia se desvaneció a partir de hoy". Lo que se ha "calmado" —de hecho, lo que se ha expuesto a fondo— es la marca de pseudosocialismo de la DSA que afirma que cualquier cosa se puede lograr en el marco del Partido Demócrata.

En oposición a estas organizaciones de la clase media-alta, el WSWS y la PSI anticiparon la trayectoria de la campaña de Sanders. En febrero de 2016, a principios de su primera carrera presidencial, el WSWS explicó que "Sanders no es el representante de un movimiento de clase trabajadora. Es más bien el beneficiario temporal de una marea creciente de oposición popular que está pasando sólo por sus etapas iniciales de diferenciación social y de clases".

Cuando anunció su campaña presidencial de 2020 en febrero del año pasado, el WSWS escribió: "El fraude fundamental promovido por Sanders, junto con individuos como Alexandria Ocasio-Cortez, es que el Partido Demócrata puede ser empujado hacia la izquierda y ser una fuerza para el cambio progresivo".

Una vez más, se ha demostrado correcto el análisis político basado en el marxismo y las experiencias históricas del movimiento trotskista, y no en las esperanzas y maniobras pragmáticas.

No hay duda de que muchos trabajadores y jóvenes sinceros se disgustarán por lo que Sanders ha hecho. Deben sacar las conclusiones necesarias.

La única campaña que busca desarrollar un verdadero movimiento socialista es la campaña del Partido Socialista por la Igualdad. El PSI lanzó su campaña electoral para luchar por el socialismo genuino, para desarrollar dentro de la clase obrera y entre los jóvenes un liderazgo socialista, para luchar contra la guerra, la desigualdad y el autoritarismo en oposición a los partidos demócrata y republicano, que son los partidos de la clase dominante.

Hacemos un llamado a todos los trabajadores y jóvenes para que se unan a esta campaña y apoyen esta lucha.

Para apoyar e involucrarse en la campaña electoral del PSI, visite socialism2020.org.

(Árticulo publicado originalmente en inglés el 9 de abril de 2020)

El autor también recomienda:

Bernie Sanders concluye su campaña: las lecciones políticas
[21 de marzo de 2020]

Sanders and the left feint in capitalist politics
[6 February 2016]

What is the pseudo-left?
[30 July 2015]