Estados Unidos presenta nuevos cargos contra el gigante chino de telecomunicaciones Huawei

por Nick Beams
15 febrero 2020

La administración de Trump ha ampliado su guerra contra el gigante chino de telecomunicaciones Huawei con el anuncio del Departamento de Justicia (DoJ) ayer de que presentará una serie de nuevos cargos contra la compañía.

La medida sigue después de las decisiones de los gobiernos británicos y alemanes a principios de este mes de no excluir específicamente a Huawei de la creación de sus redes 5G ante las demandas de los Estados Unidos de que lo hagan.

[Crédito: Flickr.com, A4-Nieuws]

Las nuevas acusaciones del Departamento de Justicia se suman a los cargos ya presentados contra Huawei por Estados Unidos en 2019 acusándolo de fraude financiero en relación con la ruptura de las sanciones unilaterales impuestas por los Estados Unidos a Irán y el robo de tecnología de T-Mobile.

Una declaración emitida por el Departamento de Justicia dijo: "Los nuevos cargos en este caso se relacionan con los supuestos esfuerzos de Huawei y varias de sus subsidiarios, tanto en los EE. UU. como en la República Popular de China, por apropiarse indebidamente de la propiedad intelectual, incluyendo seis compañías tecnológicas de EE. UU. para hacer crecer y operar el negocio de Huawei".

La presentación de los nuevos cargos subraya el enfoque distintivo adoptado por el estado de EE. UU. hacia lo que en esencia son disputas comerciales. El robo o la apropiación indebida de la propiedad intelectual es tan antigua como el propio capitalismo y apenas hay una empresa importante en los Estados Unidos, Japón, Corea del Sur o en otros lugares que no se hayan beneficiado de esta manera.

En el período reciente, los gigantes de la tecnología, incluyendo Apple, Qualcomm y Samsung, han participado en una serie de largas batallas judiciales entre ellos por el robo de propiedad intelectual.

Sin embargo, en el caso de Huawei, comenzando con los procedimientos de extradición contra su director financiero, Meng Wanzhou, que se encuentra recluido en Canadá, así como contra otras empresas chinas, Estados Unidos está utilizando el Departamento de Justicia para presentar cargos penales. Este es un componente clave del objetivo más amplio de Estados Unidos de bloquear el desarrollo industrial y tecnológico de China, que considera una amenaza existencial para el dominio económico y militar estadounidense.

Esta campaña cuenta con el apoyo de ambos partidos, como lo indica una declaración conjunta emitida por el senador republicano Richard Burr, presidente del Comité Selecto del Senado sobre Inteligencia Nacional, y su vicepresidente, el senador demócrata Mark Warner, sobre la decisión del Departamento de Justicia.

"La acusación pinta un retrato condenatorio de una organización ilegítima que carece de respeto por la ley", dijeron.

Los representantes de la administración de Trump han estado llevando a cabo una campaña global para que Huawei sea excluido de la instalación de redes 5G, sobre todo por sus llamados aliados estratégicos, pero aparte de la exclusión de Huawei por parte de Australia, esta campaña ha tenido poco éxito, en gran parte porque el desarrollo de la nueva tecnología de Huawei es más avanzado que el de sus rivales y más barato.

La última decisión es claramente una respuesta a los principales contratiempos de su campaña contra Huawei en Gran Bretaña y Alemania.

A principios de este mes, el gobierno de Johnson Tory en el Reino Unido anunció que permitiría a Huawei participar en el desarrollo de la red de telefonía celular de la próxima generación del país, a pesar de la fuerte oposición de los altos miembros de la administración de Trump que afirman que pondría en peligro la "seguridad nacional" y pondría en peligro la inteligencia de lazos entre los dos aliados.

El Financial Times informó la semana pasada que Trump expresó su furia contra Johnson en una llamada telefónica después de la decisión británica, que fue tomada contra la oposición de figuras importantes del partido Tory.

Desde entonces, un grupo de los llamados grandes Tories han escrito una carta a Johnson pidiendo una "mejor solución" para el desarrollo de la nueva red e insistiendo en que el gobierno excluya la "alta tecnología de los vendedores no confiables y de alto riesgo".

Sin embargo, el principal problema es, como han señalado los funcionarios británicos, que Estados Unidos no puede proponer una alternativa viable a los equipos de Huawei.

Sus puntos de vista han recibido la confirmación de una fuente poco probable. La semana pasada, el fiscal general de los Estados Unidos, William Barr, planteó la posibilidad de que las empresas estadounidenses busquen obtener una participación mayoritaria en las firmas escandinavas de Nokia y Ericsson para competir con Huawei.

Barr dijo que estaba "muy bien decirles a nuestros amigos y aliados que no deberían instalar Huawei, pero ¿qué infraestructura van a instalar?"

El mismo problema está en la decisión alemana de no descartar la participación de Huawei en el papel fuera de la red 5G allí. El temor en los círculos gobernantes alemanes es que, al haber sido algo rezagado en el desarrollo del Internet y la tecnología de las comunicaciones, se retrasará aún más en el despliegue de la tecnología 5G si se queda completamente por detrás de las demandas estadounidenses.

Esta semana, después de una prolongada disputa sobre si permitir que Huawei participe, el gobierno de Merkel adoptó un documento de estrategia que buscaba alcanzar un compromiso entre los campos pro y anti-Huawei. Dijo que el gobierno prohibiría la participación de compañías "no confiables" consideradas sujetas a la influencia del estado. Pero Huawei no fue excluido por completo como lo exigieron los Estados Unidos.

El gobierno alemán dijo que las compañías serían consideradas "confiables" si tuvieran un "catálogo de seguridad claramente definida" que excluyera la posibilidad de que un estado extranjero ejerza influencia en la red 5G.

Huawei ha negado sistemáticamente que esté sujeto a las directivas del gobierno chino y que sea una empresa privada, mencionando que una de las razones por la oposición estadounidense es que tiene puertas traseras que operan en las redes de empresas estadounidenses que serían más difíciles para instalar en el equipo Huawei.

Esas afirmaciones recibieron confirmación esta semana con las revelaciones de que tanto la Agencia Central de Inteligencia (CIA) como la Agencia de Seguridad Nacional (NSA) habían estado espiando durante cinco décadas a los gobiernos de todo el mundo a través de la posesión de la CIA de una empresa suiza que suministraba tecnologías de codificación.

En 2015, WikiLeaks reveló que la NSA había espiado a los funcionarios del gobierno alemán durante muchos años y había tocado el teléfono de la canciller alemana Angela Merkel, además de atacar los teléfonos de 125 altos funcionarios del gobierno.

El problema ha resurgido en el conflicto por las demandas de Estados Unidos de prohibir Huawei. En noviembre pasado, el ministro de economía de Alemania, Peter Altmaier, dijo en un programa de televisión que Alemania "no había impuesto un boicot" a las empresas estadounidenses después de que se revelara el espionaje a Merkel y Estados Unidos exigió a sus compañías que transmitieran la información que consideraban necesaria para combatir el terrorismo.

El nivel de tensiones sobre el tema de Huawei fue indicado por la furiosa respuesta del embajador de Estados Unidos en Alemania, Richard Grenell. Dijo que los comentarios fueron "un insulto a los miles de tropas estadounidenses que ayudan a garantizar la seguridad de Alemania" y que "no hubo equivalencia moral entre China y Estados Unidos".

La decisión de los Estados Unidos de abrir nuevos cargos contra Huawei indica que, a pesar del acuerdo comercial "fase uno" entre Estados Unidos y China firmado el mes pasado, ningunos de los conflictos subyacentes se han resuelto y se prevé que se intensifiquen.

(Publicado originalmente en inglés el 14 de febrero de 2020)