Anticapitalistas se prepara para abandonar el gobierno del Partido Socialista y Podemos de España

por Alejandro LópezAlex Lantier
14 febrero 2020

Los Anticapitalistas, la facción del partido gobernante de la pseudoizquierda Podemos en España vinculada al Nuevo Partido Anticapitalista pablista de Francia (NPA), amenazan con abandonar el gobierno español.

Según un voto electrónico del liderazgo Anticapitalista filtrado la semana pasada, no se presentarán candidatos en la Tercera Asamblea de Ciudadanos del Estado de Podemos de 21 de marzo, el cuerpo clave de liderazgo del partido. Sin embargo, técnicamente podrían presentar candidatos hasta el 17 de febrero.

Esta maniobra de los Anticapitalistas apesta a hipocresía. Están tratando de protegerse de la creciente ira entre los trabajadores y las capas de la clase media ante las políticas reaccionarias del gobierno del Partido Socialista Español (PSOE) y Podemos, que está comprometido con las políticas estatales de austeridad, militarismo y policiales. Están hablando de abandonar el gobierno solo unos días después de una huelga general en el país Vasco de España para defender las pensiones y las protestas de los "chalecos amarillos" de los agricultores españoles.

El diputado europeo Anticapitalista Miguel Urbán calificó la coalición de su partido con el Partido Socialista español como "un gobierno de libre mercado social del PSOE con algunos ministros izquierdistas en su medio". Luego advirtió sobre la "desafección y frustración" provocada por las "políticas neoliberales" del gobierno, es decir, de su propio partido.

La salida propuesta de los anticapitalistas del gobierno del PSOE-Podemos es un fraude político. Incluso cuando se mudan para irse, los Anticapitalistas dejan en claro que no tienen diferencias de principios con el gobierno y que trabajarán nuevamente con él sobre la base de sus políticas de derecha. Se están yendo no para oponerse a Podemos y al PSOE, sino para proporcionar a los partidos gobernantes una cobertura política estrecha contra la creciente ira entre los trabajadores y los jóvenes.

La lideresa de los Anticapitalistas, Teresa Rodríguez, insistió ayer en un video conjunto con el Secretario General y Viceprimer Ministro de Podemos, Pablo Iglesias, de que los Anticapitalistas y Podemos mantendrán relaciones cercanas y amistosas. Mientras anunciaba que no buscaría la investidura de Podemos en la región sur de Andalucía, enfatizó que seguiría siendo un aliado de Podemos.

Rodríguez dijo: "Creo que en la política como en la vida, hay formas de separación que son agresivas, violentas y patriarcales, y luego hay formas civilizadas, respetuosas, empáticas e incluso amorosas, que son las más saludables, que se pueden construir y son posibles en la política. Ese es el significado del mensaje que enviamos hoy”.

Señalando las "discrepancias" en los Anticapitalistas sobre la estrategia del gobierno, dijo: "Andalucía debe ser liderada por un equipo en armonía con lo que ha decidido la mayoría de los líderes y miembros de Podemos". Es decir, Rodríguez quiere que su región sea liderada por un equipo en armonía con el gobierno del PSOE-Podemos. Agregó que "quiere equivocarse al preocuparse por la coalición del gobierno" y desea "sinceramente toda la suerte posible a Pablo y su equipo".

Mientras tuiteaba el video, Iglesias comentó: “En política como en la vida, a veces los caminos se separan. Gracias a Teresa y a su gente por su lealtad. Gracias por hacer esto con madurez. Este adiós es solo un "hasta pronto". Desde diferentes espacios nos reuniremos para defender la justicia social. ¡Buena suerte!"

Este fue un resumen de sus comentarios en el video con Rodríguez, donde la elogió por dar un "ejemplo de cómo hacer las cosas bien", repitiendo: "No hay adiós, solo hasta pronto".

El diario pro-PSOE El País también aprobó, escribiendo que la partida de los Anticapitalistas fortalecería al estalinista Iglesias: "La conclusión compartida por diferentes líderes Anticapitalistas es que, con ellos fuera de Podemos, la visión de Iglesias como el líder de la izquierda radical española se suavizaría. "Pablo sería el gran beneficiario", concluyó un líder anticapitalista, hablando en este periódico. La consecuencia más inmediata es que se reforzaría el perfil moderado de Podemos.

Si Rodríguez está pidiendo una ruptura "amorosa" con Podemos, es porque ella comparte la orientación antiobrera de los operativos pequeñoburgueses y de pseudoizquierda que componen este partido. Cinco años después de que su aliado griego Syriza ("la Coalición de la Izquierda Radical") traicionó sus promesas electorales de 2015 e impuso miles de millones de euros en austeridad al pueblo griego, Podemos a su vez se ha convertido en sinónimo de políticas de derecha. El gobierno del PSOE-Podemos se comprometió a imponer 8.000 millones de euros en medidas de austeridad social en el 2020, al tiempo que defiende las leyes laborales previamente aprobadas que socavaron las condiciones de trabajo.

El gobierno también continuó con las políticas antimigrantes de sus predecesores, apoyando el terror policial de Marruecos contra los migrantes para evitar que crucen el Mediterráneo hacia España, mientras encarcela a los migrantes en centros de detención o los expulsa a sus países de origen.

Ha continuado el fortalecimiento del estado policial en España, enviando a la policía a atacar brutalmente las huelgas y las protestas de los agricultores y arrestar a los huelguistas. Aprobó una "Ley de Seguridad Digital" que permite al Estado cerrar las comunicaciones digitales, la infraestructura de Internet y las aplicaciones a voluntad, sin una orden judicial.

También ha trabajado para suprimir el registro de servicio del notorio torturador fascista Antonio González Pacheco. Mejor conocido como "Billy El Niño" (Billy the Kid), Pacheco fue uno de los torturadores más temidos de la dictadura fascista del general Francisco Franco en 1939-1978. Aunque sigue vivo, Pacheco nunca ha respondido por sus crímenes.

Aunque tiene una relación "amorosa" con políticas tan reaccionarias, los Anticapitalistas están considerando abandonar a Podemos.

Teme el creciente auge internacional de la clase trabajadora, que se está rebelando contra los niveles obscenos de desigualdad social producidos por el capitalismo. En España, una huelga general en la región vasca la paralizó hace dos semanas. Se llevó a cabo bajo el lema "Empleos, pensiones y vidas dignas", y fue seguido por las protestas de los agricultores. Intencionalmente, han estallado huelgas en las industrias automotrices de Estados Unidos y México, contra los recortes de pensiones del presidente francés Emmanuel Macron y contra las leyes antimusulmanas en la India.

Si los anticapitalistas finalmente abandonan el gobierno, trabajarán para reunir a las organizaciones pequeñoburguesas para desorientar y reprimir la oposición de la clase trabajadora a Podemos. Otros grupos que piden un "reagrupamiento" de organizaciones de pseudoizquierda como los anticapitalistas ya han manifestado su interés en una alianza con ellos.

La Corriente Revolucionaria de Trabajadores y Trabajadoras (CRT) ha pedido a los pablistas que se unan a ellos en un nuevo "frente anticapitalista". En noviembre pasado, publicó una carta abierta a los Anticapitalistas que decía: “Si no establecemos una alternativa política de izquierda ante el inevitable fracaso de Podemos en un gobierno que no cambiará nada, los que cosecharán descontento serán la derecha y la extrema derecha".

El diputado europeo Anticapitalistas Urbán dejó en claro que los Anticapitalistas podrían estar interesados en aceptar la oferta del CRT. El objetivo sería construir una organización para desorientar y dividir las secciones de la clase trabajadora contra el gobierno de Podemos, que apoya Anticapitalistas.

Urbán le dijo a EFE: "Tiene que haber una izquierda social en las calles y plazas, y también una izquierda política que no ingrese al gobierno. Una que pueda escoltar al gobierno cuando las cosas se hacen bien y criticar y presionar cuando las cosas están hechas mal". Dijo que los anticapitalistas" están dispuestos a emprender esa tarea "de construir esa alternativa ... con muchas personas de la izquierda política y social".

La complicidad de los pablistas en el reaccionario gobierno del PSOE-Podemos reinvindica la crítica del Comité Internacional de la Cuarta Internacional (CICI) a su política de pseudoizquierda. El único camino para seguir es movilizar a la clase trabajadora, en España, en toda Europa e internacionalmente, independientemente de y en contra de grupos de pseudoizquierda como Podemos. Esto requiere construir una sección del CICI en España para retomar sus tradiciones de lucha política intransigente contra las tendencias estalinistas y pablistas que conforman Podemos.

(Publicado originalmente en inglés el 13 de febrero de 2020)

 

El autor también recomienda:

El nuevo gobierno de España del PSOE y Podemos se compromete con la austeridad y la guerra
[16 enero 2020]