El coronavirus tendrá un profundo impacto en la economía global

por Nick Beams
10 febrero 2020

La bolsa de Wall Street retrocedió de sus máximos históricos ayer en medio de la continua incertidumbre sobre los efectos económicos completos del coronavirus en la economía china y global.

Las previsiones iniciales habían sido que el crecimiento chino en el primer trimestre de este año caería de alrededor del 6 por ciento a tan solo un 4.5 por ciento, o incluso un 4 por ciento. Pero ahora hay advertencias de que podría ser mucho más bajo.

El presidente de la firma de asesoría financiera Evercore ISI, Ed Hyman, dijo al canal comercial CNBC: “Nuestro equipo tiene un crecimiento del PIB en cero durante el primer trimestre. China realmente se está desacelerando".

En su informe sobre política monetaria al Congreso de los EE UU, emitido ayer, la Reserva Federal advirtió que "las posibles repercusiones de los efectos del coronavirus en China han presentado un nuevo riesgo para las perspectivas".

La agencia de calificación S&P dijo que espera que el crecimiento chino para todo 2020 caiga al 5 por ciento, luego de una tasa de crecimiento del 6.1 por ciento en 2019, que fue el resultado más bajo desde 1990.

S&P dijo que el impacto global de la desaceleración de China se sentiría a través de cuatro canales: la reducción drásticamente de los ingresos por turismo; menores exportaciones de capital y bienes de consumo; precios más bajos de los productos básicos e interrupciones de la cadena de suministro industrial. "Estos efectos secundarios podrían aumentar si los mercados comienzan a cotizar a riesgo de una desaceleración global importante y las condiciones financieras se endurecen", dijo.

El empeoramiento de las perspectivas para China y, por extensión, la economía global, fue el factor principal detrás de la venta masiva de Wall Street ayer, que vio el índice Dow caer en 227 puntos, o 0.9 por ciento. El índice S&P 500 retrocedió un 0.5 por ciento desde el máximo récord alcanzado el jueves, y el Nasdaq cayó un 0.5 por ciento.

La semana pasada ha habido cambios significativos en el mercado. Ha habido un "tira y afloja" entre las preocupaciones sobre los efectos económicos de una importante desaceleración de China y la creencia de que pase lo que pase en la economía real, la Reserva Federal de los Estados Unidos y otros bancos centrales están listos para inyectar dinero en el sistema financiero y mantener los mercados de valores.

La evidencia de la caída de la actividad económica en China y su efecto en la economía global ha seguido aumentando en la última semana.

Ayer, el Financial Times informó que el mercado mundial del gas había sido "agitado" debido a que los importadores chinos amenazaron con "cancelar hasta el 70 por ciento de las importaciones marítimas en febrero a medida que la demanda colapsa y las compañías luchan por los puertos del personal".

Este movimiento de China, que es el segundo mayor importador mundial de gas natural licuado, ha enviado los precios a sus niveles más bajos registrados.

Los comerciantes de cobre en China han declarado fuerza mayor, una cláusula que designa los desastres naturales u otros eventos inevitables como una razón para no cumplir con los contratos, ya que han desechado o pospuesto pedidos para el metal industrial, del cual China es el mayor comprador del mundo.

Los efectos del cierre de China también se extienden a las industrias de alta tecnología. La empresa taiwanesa ASE Technology, que prueba y empaqueta semiconductores, advirtió que no puede decir cuándo puede reanudar la producción y que esto está totalmente en manos de los funcionarios del gobierno chino. El jefe de relaciones con los inversores de la compañía, Ken Hsiang, dijo que el impacto en su negocio era impredecible y que el brote de virus era una "lotería negativa".

La industria automotriz también se está viendo afectada. El fabricante japonés de automóviles Toyota, que tiene 12 plantas en China y es la segunda compañía automotriz más grande del mundo, extendió el cierre de sus operaciones en China hasta al menos el 16 de febrero.

Honda dijo que puede evitar problemas "mayores" si puede reabrir sus tres plantas en Wuhan el 14 de febrero, pero "será un asunto diferente" si se prolonga el cierre.

Fiat Chrysler dijo que una de sus plantas europeas podría verse obligada a detener la producción en cuestión de semanas debido a la escasez de piezas.

Ford anunció que se está preparando para transportar partes de China por aire a fin de garantizar sus operaciones. En declaraciones al Financial Times, Jim Farley, director de operaciones de la compañía, dijo que Ford buscaría solucionar el problema del suministro. El principal riesgo a largo plazo fue el cierre del mercado de automóviles chino, el más grande del mundo, dijo.

Los efectos internacionales del cierre de China ahora se muestran en los datos financieros, así como en las estimaciones de crecimiento. Las monedas de los mercados emergentes están cayendo, con el índice de divisas JP Morgan cayendo un 0,7 por ciento, su mayor caída desde agosto del año pasado.

Citigroup emitió una advertencia de que el efecto del virus será peor que el brote de SARS en 2002-2003 porque China ahora representa un tercio del crecimiento mundial, en comparación con el 10 por ciento hace 17 años.

La firma financiera ING revisó a la baja su pronóstico de crecimiento en Taiwán para 2020 de 1.6 por ciento a 0.8 por ciento. Incluso antes del coronavirus, la economía de Taiwán mostraba signos de desaceleración, con exportaciones que disminuyeron un 7.6 por ciento en enero, mientras que las importaciones cayeron un 17.7 por ciento.

No es posible, en esta etapa, medir los efectos completos del coronavirus en la economía global. Su impacto se ve exacerbado por la desaceleración internacional subyacente. Más pruebas de la recesión llegaron ayer con la publicación de datos que muestran, inesperadamente, que la producción industrial de diciembre cayó un 3.5 por ciento en Alemania en comparación con el mes anterior. La producción industrial también disminuyó en Francia y España.

Y a pesar de las fanfarronadas de Trump sobre el "auge" en Estados Unidos, los últimos datos del producto interno bruto muestran un crecimiento económico de los EE. UU. de apenas un 2 por ciento.

(Artículo publicado originalmente en inglés el 8 de febrero de 2020)