La desigualdad social como tema principal en las elecciones generales de Irlanda

por Dermot Byrne
7 febrero 2020

Las elecciones generales en la República de Irlanda tendrán lugar el 8 de febrero. Hay 531 candidatos que se postulan para ocupar 159 escaños en 39 distritos electorales. La campaña electoral se lleva a cabo en condiciones de inmenso enojo que sienten los trabajadores contra el partido de derecha saliente, Fine Gael Party, de Leo Varadkar.

El Gobierno de Varadkar se ha mantenido en el poder durante los últimos cuatro años con la cooperación de Fianna Fáil, el principal partido nacionalista burgués opositor. Bajo la dirección de Micheál Martin, Fianna Fáil firmó un acuerdo de "confianza y aprovisionamiento" con Fine Gael que ha alimentado el resentimiento contra toda la élite política.

La creciente desigualdad social, la disminución de los niveles de vida que culminó en la peor crisis de vivienda en la historia del país, y un deterioro severo en el sistema de salud y los principales aspectos de la asistencia social ocurren junto a una concentración extrema de la riqueza en manos de muy pocos individuos.

Un nuevo estudio de la organización benéfica Oxfam ha demostrado que la República de Irlanda tiene el quinto mayor número de milmillonarios en relación con su población de cualquier país del mundo. Irlanda refleja la tendencia mundial en la desigualdad de la riqueza, ya que solo Hong Kong, Chipre, Suiza y Singapur tienen más milmillonarios per cápita.

Durante las últimas tres semanas, los problemas centrales han sido la falta de vivienda y la crisis de la vivienda, junto con el escándalo de pacientes obligados a esperar en carritos en hospitales abrumados y con poco personal.

Hubo una protesta pública por la introducción de medidas para elevar la edad de jubilación estatal de 66 a 68 años. Ya se incrementó en 2014 de 65 a 66, pero bajo los términos de las condiciones de rescate bancario impuestas por la Comisión Europea, el Banco Central Europeo y el Fondo Monetario Internacional en 2011, el entonces Gobierno de Fine Gael/laborista legisló elevar la edad de pensión en tres etapas a 68 años para 2028. Esto ha causado dificultades significativas. Los trabajadores contratados para jubilarse a los 65 años ahora se ven obligados a firmar beneficios de desempleo durante un año después de trabajar toda su vida.

Los sindicatos han cooperado plenamente con el Gobierno en la negociación de acuerdos a través del Tribunal Laboral patrocinado por el Estado propatronal. Los trabajadores del servicio de autobuses, por ejemplo, han experimentado la privatización de grandes sectores del servicio nacional de autobuses, mientras que las huelgas han sido desalentadas o canceladas.

El año pasado, cuando la crisis en el servicio de salud irlandés llegó a un punto de inflexión, los líderes sindicales impusieron un acuerdo negociado con el Tribunal Laboral para 40.000 enfermeros y parteros. Los trabajadores sanitarios se opusieron ampliamente al acuerdo porque los sindicatos habían vinculado a los enfermeros con esquemas de "desempeño laboral" que aumentaban las cargas de trabajo.

La clase trabajadora, además de soportar las consecuencias del colapso de los servicios públicos, ha visto un deterioro general en su calidad de vida. Las cifras publicadas recientemente muestran que los trabajadores irlandeses han visto caer sus niveles de vida en un 14 por ciento desde el colapso bancario y financiero de 2008.

Los trabajadores a menudo tienen que viajar en condiciones de tráfico congestionado por cientos de kilómetros o más para llegar a trabajar en las principales ciudades y los pueblos más grandes. Irlanda tiene los costos más altos de cuidado de niños en Europa y una tasa de criminalidad creciente que es producto de la creciente desigualdad y un sistema de clase opresivo.

Si bien las cifras oficiales indican que el número de personas sin hogar es de 10.000, esto no incluye a los jóvenes, muchos con hijos, que se han visto obligados a vivir con sus padres debido a los alquileres en espiral.

Los partidos políticos, incluidos Fianna Fáil, el Partido Laborista, Sinn Féin, los Verdes y el pseudoizquierdista People Before Profit/Solidarity (PBP / S) han estado vendiendo promesas electorales huecas frente a este deterioro de las condiciones sociales desde que se convocó la elección.

Brendon Howlin, del moribundo Partido Laborista, marcó la pauta y afirmó al presentar el manifiesto del partido: "Construiremos 80.000 hogares en cinco años".

Mary Lou McDonald de Sinn Féin y la agrupación PBP/S ambos "prometieron" 100.000 casas y un retorno de la edad de pensión a los 65 años. Los Verdes, quienes participaron en el Gobierno de Fianna Fáil en 2012 y ayudaron a imponer medidas brutales de austeridad, como recortes de pensiones, salarios, beneficios, y vastos sectores del gasto social, prometieron 200.000 nuevas viviendas.

Fianna Fáil subió rápidamente la cifra a 200.000, pero nadie cree ni una palabra.

Indicando el nivel de descontento con Fianna Fáil y Fine Gael y una radicalización entre amplios sectores de trabajadores, las últimas encuestas de opinión muestran que Sinn Féin ganó más apoyo que cualquier otro partido. Sinn Féin ahora es potencialmente el partido más grande con un 25 por ciento de apoyo contra Fianna Fáil con un 23 por ciento y Fine Gael con un 20 por ciento, aunque su bajo número de candidatos, 42, significa que es poco probable que sean el grupo más grande en el próximo Dáil Éireann, el principal cuerpo legislativo.

Esto hace que una coalición que involucre a uno u otro de los principales partidos con Sinn Féin sea una posibilidad seria.

El comentarista liberal Fintan O’Toole reflexionó sobre la utilidad de esto en el Irish Times en un artículo titulado: "Es hora de que Sinn Féin salga del frío".

O’Toole señaló que la decisión del Partido Laborista de ingresar al Gobierno con Fine Gael en 2011, después de la crisis financiera, para ayudar a imponer una austeridad aplastante a la clase trabajadora destruyó al Partido Laborista. Esto significaba que "Sinn Féin ocuparía el espacio donde debería estar un partido socialdemócrata tradicional".

O’Toole es consciente de la gran vulnerabilidad de la economía irlandesa a las olas globales de inestabilidad, comenzando con el impacto del Brexit, pero sin limitarse a él. Percibe la necesidad de que Sinn Féin desempeñe el papel de una Syriza irlandesa. Hacia la izquierda, Syriza llegó al poder en Grecia en 2016 y rápidamente traicionó todas sus promesas preelectorales, imponiendo nuevos niveles de brutal austeridad a los trabajadores griegos.

Los partidos de la izquierda nominal buscan atraer el apoyo de la clase trabajadora para vincular los intereses de los trabajadores con el capitalismo y las necesidades políticas de la élite gobernante. Todos ellos, incluidos los grupos pseudoizquierdistas, han dejado claro que buscan algún tipo de alianza con los principales partidos nacionalistas burgueses.

Richard Boyd Barrett, el líder de PBP/Solidarity Alliance con cinco TDs [ Teachta D á la, legisladores], ha asegurado a los que votan por ellos que "no apoyarán un Gobierno dominado por Fianna Fáil o Fine Gael", sino que buscarán "una amplia alianza de izquierda para formar un Gobierno ”que incluya a Sinn Féin, Los Verdes y el Partido Laborista.

Pero, tanto Eamonn Ryan de Los Verdes como McDonald de Sinn Féin han dejado en claro en repetidas ocasiones que su objetivo principal es ingresar al Gobierno con Fine Gael o Fianna Fáil.

Los trabajadores necesitan una alternativa socialista genuina para enfrentar lo que es una crisis mundial del sistema capitalista, que no admite una solución nacional. Ninguna cantidad de promesas políticas o mentiras reformistas hará ninguna diferencia. Más bien, el destino de los trabajadores en Irlanda está relacionado con el de los trabajadores en todo el mundo y exige un rechazo del sistema capitalista y la creación de una sección de un Comité Internacional de la Cuarta Internacional en Irlanda.

(Artículo publicado originalmente en inglés el 6 de febrero de 2020)