Los incendios australianos dejan decenas de miles en dificultades financieras y estrés

por James Cogan
20 enero 2020

En todo el mundo, el resultado universal de los desastres relacionados con el cambio climático es que los que menos pueden costearlo (la clase trabajadora y los pobres) sufren el mayor impacto a largo plazo. Los incendios que se han producido en grandes áreas de Australia desde octubre han afectado gravemente a trabajadores de bajos ingresos y beneficiarios de asistencia social, contratistas independientes, propietarios de pequeñas empresas y agricultores familiares que ya estaban teniendo dificultad para llegar al fin de mes. Las medidas de recuperación proporcionadas por los gobiernos federal y estatal, y la asistencia de organizaciones benéficas, ofrecen solo alivio de corto plazo.

Las pérdidas ya son devastadoras. Al menos 28 personas han perdido la vida a nivel nacional, incluyendo cuatro bomberos voluntarios. Miles más han resultado heridos, traumatizados u obligados a buscar tratamiento de emergencia por afecciones respiratorias agravadas o causadas por el humo tóxico que cubre grandes partes del país.

Unos 11 millones de hectáreas se han incendiado, incluyendo cientos de miles de hectáreas de tierras de cultivo, huertas, viñedos, plantaciones de madera comerciales y bosques madereros. Se estima que siete mil colmenas han sido incineradas, con importantes implicaciones para la producción de miel y la polinización de valiosas industrias agrícolas. Las pérdidas de existencias llegan hasta decenas de miles, especialmente en la isla Canguro. El impacto en la vegetación nativa y la vida de fauna ha sido inmenso, con hasta mil millones de animales muertos.

Incendio en las afueras de Harrington, NSW, (crédito: Kelly-ann Oosterbeek)

A nivel nacional, se han perdido más de 2.600 hogares. En Nueva Gales del Sur (NSW), actualmente el estado más afectado, el Servicio de Bomberos Rural informó el 13 de enero que 2.132 casas, 4.518 "dependencias" como cobertizos y 218 "instalaciones", como tiendas y otros edificios comerciales, han sido destruidos. Cientos de casas y edificios más se han extinguido en los incendios que han devastado el este de Victoria, Adelaide Hills y la isla Canguro del sur de Australia, junto con áreas de Australia Occidental, Queensland y el estado insular meridional de Tasmania. Miles de automóviles y vehículos agrícolas también han sido destruidos.

Hasta ahora, se han realizado más de 11.000 reclamos de seguros, estimados en más de $1 mil millones por el Consejo de Seguros de Australia. Pero se puede predecir con certeza que muchas personas que han perdido activos tenían seguros insuficientes o no tenían seguro porque no podían pagar las primas. Si bien aún no hay una estimación de la crisis actual, al menos el 13 por ciento de los que perdieron sus hogares en los incendios del Sábado Negro de 2009 en Victoria no tenían seguro. Un estudio realizado después de los incendios de 2003 en Canberra concluyó que los hogares asegurados tenían un seguro insuficiente entre el 27 y el 40 por ciento del costo de la reedificación.

Incluso aquellos hogares con la cobertura de seguro más completa tienen dificultades. El costo de reemplazar los activos perdidos generalmente excede por mucho el pago del seguro, particularmente para las propiedades más antiguas que tienen que ser reconstruidas para cumplir con los estándares de construcción más estrictos.

Los bancos están ofreciendo préstamos sin intereses para cubrir la brecha y la congelación de la amortización hipotecaria por 12 meses, pero las personas solo podrán costear una reconstrucción endeudándose más. Las primas de seguro también se dispararán a largo plazo en cada área que los bancos y las compañías financieras evalúen como zonas de desastres naturales de "alto riesgo". Dado que ahora se producen grandes inundaciones regularmente en el estado tropical del noreste de Queensland, otra consecuencia del cambio climático global, los costos de los seguros han aumentado 300 por ciento o más en áreas particularmente propensas, o simplemente no se ofrece ninguna cobertura para las inundaciones.

Como parte del paquete de $2 mil millones anunciado por el Gobierno federal de coalición del primer ministro Scott Morrison este mes, los hogares afectados por incendios ahora son elegibles para recibir una asistencia de emergencias de solo $1,000 por adulto y $400 por niño menor de 16 años. Los Gobiernos estatales están ofreciendo sus propios pequeñas ayudas financieras para las personas más afectadas. Las organizaciones benéficas privadas, que están recibiendo decenas de millones en donaciones, también están ofreciendo subvenciones en efectivo.

Los ejemplos que comienzan a aparecer en los medios dan una idea de cómo las personas se han quedado durante semanas sin un auxilio significativo. La Australian Broadcasting Corporation (ABC) entrevistó a personas esta semana en la ciudad de Wytaliba, al noreste de Nueva Gales del Sur, que fue devastada por un incendio el 8 de noviembre. Dos personas perdieron la vida. Decenas de hogares y escuelas públicas fueron destruidas.

Al Bacon, un concretero, sufrió graves quemaduras y fue atropellado por un automóvil durante la peor emergencia de incendios en la ciudad. No tenía seguro y perdió su hogar y prácticamente todas sus posesiones. Pasó semanas en el hospital y no ha podido regresar al trabajo. Un mes después del incendio, él y su compañera recibieron un total de $1.280 de un fondo de ayuda del Gobierno estatal, que se gastó de inmediato en una factura de ambulancia y cubriendo el alquiler para alojamiento temporal. Ocho semanas después del incendio, todavía están esperando asistencia financiera de la organización benéfica San Vicente de Paúl. Sólo ahora están solicitando el ingreso federal.

Inicialmente, la agencia federal de bienestar social Centrelink se negaba incluso a entregar el pago de $1.000 a las personas a menos que se hubieran quedado sin hogar. En medio de la tormenta de ira por el rechazo del alivio a las víctimas del incendio, Morrison intervino personalmente. Aun así, solo se han realizado 33.000 pagos, alcanzando solo $40 millones.

Morrison también ha anunciado que los propietarios de unos 19.000 negocios agrícolas y otros pequeños negocios que han sido severamente afectados por los incendios pueden solicitar una subvención inmediata en efectivo de $75.000. Los Gobiernos estatales también están ofreciendo paquetes de hasta $15.000.

Tales cantidades palidecen en comparación con las pérdidas sufridas. Se han diezmado los cultivos o han sufrido daño por el humo. Los agricultores han tenido que vender o destruir activos valiosos y están gastando miles de dólares cada semana para comprar forraje de emergencia ya que las tierras de pastoreo se han quemado. Solo las vallas que han sido destruidas en algunas granjas costarán hasta $100.000 para reemplazar.

La pareja de agricultores David y Carolyn Duff, propietarios de una granja ganadera en la costa norte de Nueva Gales del Sur, le dijeron a ABC esta semana que, aunque se sienten agradecidos por cualquier ayuda, "los $75.000 fueron tragados solo con alimentar al ganado". Están gastando hasta $12.000 por semana solo transportando camiones de heno a su propiedad. Estiman que sus pérdidas totales por los incendios, incluyendo maquinaria, cercas, dependencias y reservas, fueron de al menos $1,2 millones.

Además, el Consejo de Organizaciones de Pequeños Negocios de Australia estimó que el número de negocios afectados indirectamente por los incendios, en particular a través de la pérdida del comercio, es de más de 100.000. Muchas de las regiones afectadas son destinos populares de vacaciones durante el período de Navidad-Año Nuevo. Los hoteles, moteles, parques de caravanas y operadores de turismo han sufrido un colapso en las reservaciones, mientras que los restaurantes, cafeterías y proveedores de servicios han pasado semanas con una reducción drástica de clientes.

En muchos casos, los negocios han perdido entre el 50 y el 90 por ciento de los ingresos que obtienen durante la temporada alta del año. Además, las industrias agrícolas y el desierto y la belleza natural que atrae a los turistas han sido destruidos y no se recuperarán durante varios años. Un legado de los incendios también será la percepción, tanto en Australia como a nivel internacional, de que lo que alguna vez se consideraron destinos turísticos principales son peligrosos durante la temporada de incendios. Las áreas del país enfrentan la posibilidad de una recesión económica prolongada, fracasos comerciales a gran escala y desempleo masivo.

Las víctimas de la crisis de incendios que son tratadas con la mayor indiferencia son los trabajadores temporales, ocasionales, de medio tiempo y contratados con salarios bajos que han perdido horas o han sido suspendidos. Nunca serán compensados por la pérdida de ingresos que están sufriendo. La única asistencia para la que son elegibles es 13 semanas de pagos equivalentes al beneficio de desempleo por debajo de la pobreza, siempre que puedan demostrarle a Centrelink que su pérdida de empleo remunerado es el "resultado directo" del incendio. Miles de trabajadores afectados en las principales ciudades y pueblos regionales no pueden proporcionar tales "pruebas".

(Publicado originalmente en inglés el 17 de enero de 2020)