Inicia recolección de ADN de inmigrantes detenidos bajo Gobierno de Trump

por Kevin Reed
11 enero 2020

En un ataque importante contra los derechos democráticos, la Administración Trump comenzó el lunes a recolectar muestras de ADN de inmigrantes detenidos por la Aduana y Protección Fronteriza de los Estados Unidos (CBP, siglas en inglés) y el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE), incluyendo adolescentes y titulares de tarjetas verdes.

Bajo el nuevo programa del Departamento de Seguridad Nacional (DHS), los oficiales de CBP e ICE están obteniendo muestras por dentro de las mejillas de los detenidos bajo custodia de los Estados Unidos. No importe la falta de evidencia de algún delito. Luego, estas muestras se envían al FBI para su inclusión en varias bases de datos biométricas criminales y policiales.

La justificación legal dada por la Administración Trump para este ataque significativo contra los derechos de los inmigrantes es que está permitido por la Ley de Huellas Dactilares de ADN de 2005. Originalmente cuando la ley fue aprobada, contenía una exención que protegía a los inmigrantes de sus disposiciones debido a "exigencias operacionales y limitaciones de recursos". El Departamento de Justicia y los funcionarios del DHS han dicho que la exención está "desactualizada" y que es "hora de eliminarla".

Julian Assange en 2009, Crédito: New Media Days/Peter Erichsen

En una Evaluación de Impacto de la Privacidad (PIA) de 18 páginas publicada el 3 de enero, el DHS elabora sus fundamentos para el programa de recolección de ADN, así como detalles sobre cómo se está implementando. Firmado por Jonathan R. Cantor, director de privacidad en funciones del DHS, el documento recuerda a los "Memos de Tortura" de la Casa Blanca producidos por el asesor legal y el Departamento de Justicia (DOJ) de la Administración Bush en 2002 que justificaron violaciones criminales de Estados Unidos e la ley internacional con respecto al uso de las llamadas técnicas mejoradas de interrogación.

Citando una notificación de DOJ sobre la propuesta de reglamentación, la evaluación de impacto del DHS contradice directamente la Cuarta Enmienda a la Constitución de los EE. UU. contra búsquedas e incautaciones irrazonables, afirmando que "la recolección rápida de muestras de ADN podría ser esencial para la detección y solución de delitos [extranjeros] quizás hayan cometido o pudieran cometer en los Estados Unidos. Independientemente de si las personas se consideran detenidos criminales o detenidos de inmigración, el uso de muestras de ADN recolectadas sigue un proceso similar y tiene un valor similar”.

Stephen Kang, abogado de inmigración de la Unión Estadounidense de Libertades Civiles (ACLU), habló con CBS News y dijo: "Esto va a ser una intrusión masiva en la privacidad individual y nos parece una forma de recopilar un banco de datos de ADN de personas que están bajo custodia de inmigración, lo que consideramos realmente problemático”.

En octubre, cuando el Departamento de Justicia publicó sus nuevas reglas y el DHS anunció planes para el programa, Vera Eidelman, abogada del personal del Proyecto de Discurso, Privacidad y Tecnología de la ACLU, dijo en un comunicado enviado por correo electrónico a The Verge: “Este tipo de recolección masiva también altera el propósito de la recolección de ADN de uno de investigación criminal a la vigilancia de la población, lo cual es contrario a nuestras nociones básicas de libertad y autonomía".

Eidelman agregó: "¿Qué sucede si el Gobierno usa la información genética que recopila para determinar el acceso al empleo, nuestra capacidad de tener hijos o casarnos, y otros beneficios, particularmente a medida que la tecnología se desarrolla y nuestra información genética revela supuestamente aún más sobre nosotros?"

El programa de recolección de ADN del DHS se está implementando en cinco fases. La primera fase que comenzó el 6 de enero se está utilizando en dos ubicaciones. Los detenidos de CBP en todo el sector de Detroit y en el puerto de entrada de Eagle Pass, donde el puente internacional Eagle Pass-Piedras Negras Coahuila, México, está conectado con el estado de Texas se les tomará muestras de ADN. La ubicación de la recolección de ADN por parte de los oficiales de ICE no ha sido especificada por el Departamento de Seguridad Nacional.

El Sector de Detroit de la CBP es responsable de 863 millas del límite internacional de agua entre los Estados Unidos y Canadá. Abarca los estados de Michigan, Indiana, Ohio e Illinois que están rodeados por cuatro de los cinco Grandes Lagos (Superior, Huron, Michigan y Erie). El Sector Detroit tiene cinco oficinas: la estación Sandusky Bay en Port Clinton, Ohio, la estación Sault Sainte Marie en la península superior de Michigan y la estación Marysville, la estación Gibraltar y la estación Detroit en la península baja de Michigan.

El documento de DHS PIA dice: "La fase inicial requerirá la recolección de muestras de ADN de las personas arrestadas presentadas para su enjuiciamiento y las personas detenidas en un puerto de entrada durante la consideración de admisibilidad y sujetas a más detenciones o procedimientos, pero no incluirá muestras de ADN de nadie bajo la edad de 14 años". Las edades que los funcionarios fronterizos tomarán un hisopo serán de 14 a 79 años. La participación es obligatoria y "negando a cooperar en la recolección de muestras de ADN es un delito menor de Clase A".

Aunque algunos informes dicen que el piloto inicial del DHS es un ensayo de 90 días, está claro que la recolección ilegal de ADN se convertirá en un procedimiento operativo estándar en todas las instalaciones fronterizas de los EE. UU. como parte del impulso fascista de la Administración Trump para criminalizar a los inmigrantes intentando ingresar a los EE. UU. El plan exige la expansión gradual del número de oficiales, sectores y puertos de entrada que recolectan ADN durante los próximos tres años.

Significativamente, la quinta fase del plan expande la colección de ADN "más allá de los delincuentes extranjeros y los extranjeros remitidos a enjuiciamiento para incluir: todos los detenidos criminales, incluyendo las personas estadounidenses; todas las personas detenidas que no sean estadounidenses detenidas para su procesamiento en virtud de procedimientos administrativos y puestas en libertad bajo su propio reconocimiento; todas las personas detenidas que no sean estadounidenses detenidas para su procesamiento bajo procedimientos administrativos y solicitud de salida voluntaria; todos los extranjeros sujetos a deportación, reinstalación de remoción o remoción administrativa; y todos los retornos voluntarios".

En otras palabras, cada individuo que entre en contacto con las autoridades fronterizas y de inmigración de los EE. UU. tendrá su ADN recolectado y almacenado en las vastas y crecientes bases de datos biométricas de inteligencia policial y militar de los EE. UU.

El DHS PIA revela que el FBI proporcionará a los agentes fronterizos kits de recolección bucal que incluyen los materiales necesarios para obtener un hisopo bucal (muestra de ADN desde el interior de la mejilla) junto con un formulario de solicitud de base de datos nacional de ADN con un código de barras único. Los agentes de CBP e ICE enviarán las muestras de ADN al Laboratorio del FBI en Quantico, Virginia, a través del Servicio Postal de los EE. UU.

El FBI procesará la muestra y almacenará el perfil de ADN del individuo en el Sistema Nacional de Índice de ADN (NDIS) y estará disponible para buscar en el Sistema de Índice de ADN Combinado (CODIS). Según las estadísticas del FBI, actualmente hay más de 14 millones de "perfiles de delincuentes" en el Índice Nacional de ADN a partir de noviembre del 2019.

Según el sitio web del FBI, el propósito de CODIS es combinar "la ciencia forense y la tecnología informática en una herramienta para vincular crímenes violentos. Permite a los laboratorios forenses federales, estatales y locales intercambiar y comparar los perfiles de ADN electrónicamente, vinculando así los crímenes violentos en serie entre sí y con los delincuentes conocidos".

No hace falta pensar mucho para reconocer la realidad orwelliana de la operación de recolección de ADN del DHS. Los errores en el ingreso de datos, el robo de identidad y las coincidencias con falsos positivos criminales se volverán tan rutinarios con este sistema como lo han sido los bocetos policiales, las fotos y las alineaciones en el pasado.

Como se explicó anteriormente en el World Socialist Web Site , la creación por el Estado de bases de datos biométricas masivas que son accesibles tanto para las autoridades nacionales como para la CIA y la NSA, sin el permiso o conocimiento del público, es un componente del crecimiento de formas autoritarias de Gobierno en los Estados Unidos. El Gobierno de Trump está dirigiendo la vanguardia del ataque contra los derechos democráticos contra la población inmigrante, el objetivo de su nacionalismo fascista y xenofobia desde que asumió el cargo en 2016.

La implementación y expansión de la recolección de muestras de ADN de inmigrantes en violación del derecho internacional y de los Estados Unidos es parte de los preparativos del aparato estatal para crear perfiles biométricos de toda la población. Junto con el espionaje electrónico las 24 horas, reconocimiento facial y otras formas de tecnología de vigilancia biométrica, la élite gobernante está preparando los instrumentos represivos que cree que son necesarios para reprimir el estallido de la lucha de clases en los Estados Unidos e internacionalmente.

(Publicado originalmente en inglés el 10 de enero de 2019)