Psicóloga clínica Lissa Johnson sobre Julian Assange: “Una prisión de máxima seguridad no es lugar para tratar a una víctima de tortura”

por Laura Tiernan
26 noviembre 2019

El World Socialist Web Site habló con la psicóloga clínica australiana Lissa Johnson sobre una carta abierta emitida por médicos en defensa del periodista y editor encarcelado de WikiLeaks, Julian Assange.

Los médicos están pidiendo a la ministra del Interior británica que transfiera a Assange de la prisión de máxima seguridad de Belmarsh a un hospital universitario apropiadamente equipado. Advierten que no hay tiempo que perder. La Dra. Johnson ha estado a la vanguardia de los esfuerzos mundiales para ganar la libertad de Assange.

WSWS: ¿Cómo se involucró con la carta abierta y cómo describiría su importancia, especialmente considerando el número de firmantes?

Lissa Johnson: Los organizadores de la carta se pusieron en contacto conmigo para buscar signatarios y un portavoz australiano. Dada la gravedad y la urgencia de la situación que enfrenta Julian Assange, y las devastadoras implicaciones más amplias, agradecí la iniciativa y la oportunidad de participar.

Describiría el significado de la carta como histórico. Nos enfrentamos a una situación sin precedentes en la que un editor y periodista está siendo torturado, posiblemente hasta la muerte, en territorio británico. La autoridad designada del mundo, el relator de la ONU sobre la tortura, el profesor Nils Melzer, ha advertido al mundo que Assange está mostrando todos los síntomas típicos de la tortura psicológica prolongada y que, como resultado, puede morir pronto en la prisión de Belmarsh.

Esto es absolutamente un asunto para profesionales de la salud. Guardar silencio ante semejante atrocidad es complicidad. Los firmantes de la carta abierta entienden esto y la urgente necesidad de hacer sonar las alarmas sobre la emergencia médica que conlleva la tortura psicológica prolongada. Una prisión de máxima seguridad, cuyas condiciones equivalen a tortura continua, no es un lugar para tratar a una víctima de tortura.

Es notable el hecho de que esta carta abierta haya atraído a tantos signatarios en tan poco tiempo. Es un testimonio de la magnitud de la parodia médica, ética y de derechos humanos que enfrentamos. A pesar de la incesante campaña de acoso, vilipendio y abuso que se ha dirigido a Julian Assange, y a menudo a quienes defienden sus derechos, estos médicos no se inmutan.

WSWS: ¿Qué gravedad hay en la situación que enfrenta Julian y por qué los médicos piden su traslado de Belmarsh? ¿Qué tipo de cuidado necesita Julian en tu opinión?

LJ: La situación que enfrenta Julian es extremadamente grave. El relator de la ONU sobre la tortura ha emitido advertencias sobre el peligro que corre su vida por una buena razón.

Además del daño emocional y cognitivo, la tortura psicológica afecta la salud física a través del impacto de la fisiología del estrés perpetuamente elevado. Los impactos precisos y el curso temporal de este proceso son imposibles de predecir, pero pueden incluir cáncer, patología cardiovascular y los impactos de la inmunosupresión en la salud.

Como no hay forma de saber exactamente cuándo y cómo podrían manifestarse esos problemas de salud potencialmente fatales relacionados con el estrés, dejar a Julian Assange en Belmarsh en condiciones de aislamiento, arbitrariedad y abuso es efectivamente jugar a la ruleta rusa con su vida. Esto es particularmente cierto debido a sus años de negligencia médica y salud frágil en la Embajada ecuatoriana.

En consecuencia, ningún médico, por confiado, calificado o antiguo que sea, puede afirmar legítimamente que la vida de Julian Assange no está en riesgo en la prisión de Belmarsh.

El tipo de atención que necesita Julian Assange es una atención adecuadamente especializada y consultiva en un entorno multidisciplinario, como un hospital universitario. Dado que Julian Assange ha sido evaluado por síntomas de una tortura psicológica prolongada, y dados sus años anteriores de negligencia médica grave, este es un caso complejo. Los casos complejos requieren consulta y enlace entre profesionales de la salud adecuadamente especializadas en diferentes áreas de especialización, que a menudo implican una segunda y una tercera opinión. Esto protege contra negligencia médica y mal praxis, y asegura objetividad, minimización de daños y atención competente.

Adicionalmente, además de atender problemas de salud potencialmente mortales, Julian Assange requiere pruebas neuropsicológicas estructuradas para evaluar su función cognitiva, dada su exposición al aislamiento prolongado, tanto en la prisión de Belmarsh como en la Embajada ecuatoriana. Solo siete días de confinamiento solitario pueden causar una actividad cerebral reducida que puede resultar permanente. Después de dos semanas, pueden ocurrir déficits de memoria, concentración y procesamiento de la información, que también pueden persistir después de que termina el confinamiento solitario. A la luz de las implicaciones obvias para la capacidad de Julian Assange de ser juzgado y preparar su defensa, tales posibilidades deben investigarse cuidadosamente utilizando protocolos neuropsicológicos de estándar de oro, con urgencia.

WSWS: ¿Qué le dirías a otros psicólogos, médicos y otras personas sobre la importancia de tomar una posición y participar en la campaña por la libertad de Julian?

LJ: No seas cómplice. La literatura psicológica nos enseña que la violencia colectiva y las atrocidades, como torturar a un editor por periodismo, solo pueden tener lugar con la ayuda de transeúntes pasivos. La atrocidad prospera en los ciudadanos que permanecen de brazos cruzados, declinando tomar una posición. Entonces, habla. No hacer nada es un acto de omisión, lo que equivale a una participación activa en el abuso.

A menudo a las personas les gustaría hablar pero se sienten impotentes, inseguros de cómo hacer que se escuche su voz. Para los profesionales de la salud, la carta abierta a la ministra del Interior británica ofrece una forma poderosa de romper el silencio y asumir una posición, no solo en defensa de Julian Assange sino también contra la tortura.

Al estar con sus colegas que piden la transferencia inmediata de Julian Assange de la prisión de Belmarsh, los profesionales de la salud no están solos. Están de pie con las autoridades designadas del mundo sobre encarcelamiento, derechos humanos, tortura y derecho internacional, el Grupo de Trabajo de la ONU sobre Detención Arbitraria y el relator de la ONU sobre la tortura.

No hay tiempo que perder. Si Julian Assange muere en prisión, perderemos nuestra oportunidad de convertirnos en una sociedad que no tortura a sus periodistas hasta la muerte. Y los profesionales de la salud perderán la oportunidad de ponerse del lado correcto de la historia. La integridad de nuestra profesión está en juego.

(Publicado originalmente en inglés el 25 de noviembre de 2019)