Trabajadores de salud holandeses en huelga hablan sobre la primera huelga nacional

por Daniel Woreck y Harm Zonderland
25 noviembre 2019

Los trabajadores de la salud holandeses realizaron su primera huelga a nivel nacional el 20 de noviembre, luego de interminables "negociaciones" lideradas por sindicatos y numerosas huelgas regionales —25 solo este año — que no los llevaron a ninguna parte con respecto a sus apremiantes demandas de mejores condiciones laborales y mejores salarios.

Trabajadores de salud en huelga en los Países Bajos

En todo el país, se estima que 150,000 trabajadores en 119 centros de salud trabajaron en "turnos dominicales", cuando solo se tratan emergencias, y se organizaron acciones públicas.

Reporteros del WSWS asistieron a la concentración nacional convocada en la Plaza Jaarbeurs en Utrecht, la cuarta ciudad más grande de los Países Bajos, por la Federación de Sindicatos Holandeses (FNV), junto con la Federación de Sindicatos Cristianos (CNV) y la Nueva Unión '91 (NU'91 ) Se distribuyeron copias de una declaración del WSWS sobre la huelga y la guerra para los trabajadores de la salud a los aproximadamente 2,000 trabajadores de los Países Bajos que asistieron a la manifestación.

Anniek describió sus condiciones de trabajo y dijo: "Son malas: mucho trabajo por un poco de dinero".

Anniek

La situación es mucho más precaria para sus colegas, los aprendices "coasistentes", quienes son obligados a trabajar de forma gratuita con solo promesas de capacitación y seguridad laboral en el futuro. "Una de nuestras demandas es que también se les pague", dijo.

Anniek agregó que estos aprendices, que tienen poco tiempo disponible lejos del trabajo no remunerado pero intenso y agotador, se ven obligados a asumir deudas privadas para llegar a fin de mes, con la esperanza de tener un trabajo remunerado algún día en el futuro. Anniek dijo que estaba muy enojada porque estos contratos se mantienen en secreto o casi nunca son mencionados por los medios de comunicación o los funcionarios estatales.

"Lo hacemos todos juntos, el personal de limpieza, la restauración, las unidades médicas, etc. cada uno a nuestra manera, cuidamos al paciente y necesitamos condiciones de trabajo adecuadas para todos", dijo.

Anja se unió a la manifestación junto con sus compañeros de trabajo de dos instalaciones en La Haya, la capital política holandesa y sede de la Corte Penal Internacional. Ella trabaja en la atención de maternidad.

Anja

Explicó que, de las 14 habitaciones de maternidad en sus instalaciones, cuatro están permanentemente cerradas debido a la escasez crónica de personal. Como resultado, las otras 10 habitaciones están ocupadas permanentemente y hay que apresurar el trabajo con madres y recién nacidos: “Ayer, un compañero de trabajo llamó enfermo, así que tuvimos que trabajar más con menos manos en mano. No pudimos cerrar una habitación. La carga de trabajo ha convertido la instalación en una línea de producción".

Anja también insistió en la necesidad de un aumento salarial suficiente para el personal de salud, ya que los precios continúan aumentando para las necesidades básicas. Ella dijo: "Los comestibles son más caros, los precios de la vivienda están aumentando. Muchas personas no pueden pagar una casa en La Haya y viven cada vez más lejos de donde trabajan”.

Jaqueline, que trabaja en un laboratorio de endoscopia, explicó: “Trabajamos bajo alta presión. Sin pausas para el café, pausa para el almuerzo si tienes suerte, apenas es hora de ir al baño. Además, las tasas de baja por enfermedad son altas, lo que supone una carga adicional para el personal permanente. Se convierte en un círculo vicioso. Cuando estás en tu día libre, y te llaman y te preguntan si puedes reemplazar a un colega enfermo, ¿qué puedes hacer? ¡Entonces, ahí vas de nuevo”!

Jaqueline

Agregó que las horas de trabajo son infinitas, aunque, por ejemplo, las llamadas de emergencia no se pagan, pero se compensan con el tiempo libre. Es muy necesario un aumento de sueldo, ella también insistió: “Pero no solo para nosotros, también para el futuro. Porque cuando tenga 80 años, espero poder tener una buena atención médica”.

Jaqueline concluyó que no tenía mucha fe en los esfuerzos de los sindicatos y agregó: "Sigo esperando, pero tengo que verlo antes de creerlo".

Cuando los periodistas del WSWS hablaron con los huelguistas sobre el aumento mundial de las luchas de la clase trabajadora, de la cual forma parte la huelga nacional de salud holandesa, se mostraron rotundamente entusiastas y enviaron saludos a sus hermanos y hermanas de clase internacional. Ninguna otra tendencia política intervino abiertamente en la protesta, y los huelguistas leyeron con interés el llamado del WSWS para crear comités de acción obrera independientes y recurrir a una lucha revolucionaria internacional por parte de la clase trabajadora.

(Publicado originalmente en inglés el 23 de noviembre de 2019)