Los trabajadores automotores denuncian el acuerdo del UAW con GM

por nuestros reporteros
19 octubre 2019

Los trabajadores automotores en las líneas de huelga de General Motors, en las fábricas de Ford y Fiat Chrysler y en las redes sociales están denunciando el acuerdo tentativo que el sindicato United Auto Workers ha alcanzado con GM.

La UAW presentó sus "puntos destacados" parciales del acuerdo de cuatro años durante la reunión del jueves del Consejo para GM, un cuerpo de funcionarios sindicales locales, que votó a favor de respaldar el acuerdo y ahora tiene la tarea de superar la resistencia de los miembros.

Basado solo en el resumen del UAW, está claro que el contrato es una traición a la huelga de un mes. Acepta el cierre de fábricas, mantiene el odiado sistema salarial de dos niveles y amplía la cantidad de trabajadores con salarios bajos que GM pretende utilizar como modelo para su futura fuerza laboral.

La oposición de las bases obreras manifestó inicialmente por grupo de docenas de trabajadores de Lordstown, Ohio, que se presentaron fuera de la reunión del Consejo para GM para exigir un voto en contra del acuerdo por sancionar el cierre de la masiva planta de ensamblaje, que una vez empleó a 4.500 trabajadores.

Huelguistas de la planta cerrada en Lordstown fuera de la reunión del Consejo de GM

"Este es un mal negocio y es por eso que decimos que hay que rechazarlo", dijo un trabajador de Lordstown. La clase trabajadora, agregó, "estaba siendo destrozada en el área de Lordstown por el cierre de la planta". Es una repetición de los años 70 cuando cerraron las fábricas de acero en Youngstown".

“Votaremos contra este contrato y lucharemos por que sea rechazado ya que hoy es Lordstown y puede que sea otra planta mañana. ¿Cuándo vamos a decir ‘basta’ tanto en esta corporación como en todas las corporaciones? También estaré con los trabajadores de Ford y Fiat Chrysler en sus líneas de huelga. Tenemos que mantenernos fuertes y unirnos".

Los trabajadores en huelga en el piquete en Warren Tech reaccionaron con escepticismo sobre el acuerdo tentativo, comentando, "Hasta que el contrato no sea leído y ratificado por los miembros, no debemos volver a la planta".

Dos mujeres que trabajan en Aramark dijeron que no tenían absolutamente ninguna confianza en el UAW y dijeron que es difícil ser parte de una organización en la que no se puede confiar. Se refirieron a los escándalos de corrupción y explicaron que pagaron cuotas al sindicato sin tener ninguna representación y que no han tenido un contrato por dos años.

Otros trabajadores acudieron a Facebook para expresar su oposición y hundir el acuerdo.

SC escribió: “Traición total. ¡Me siento con el corazón roto y avergonzado de que este sea el contrato que obtuvimos después de 30 días en piquetes! Con ganancias récord y una directora ejecutiva que gana más de $22 millones, ¡NO debería haber cierres! ¿Cuál planta es la próxima cuando la situación empeore o en el próximo contrato?”.

Otro trabajador que apunto al folleto de resumen del contrato dijo: "Esencialmente crearon más niveles y sigue diciendo ‘Somos uno’ en cada otra sección del contrato jajaja".

NT escribió: "Observe el lenguaje del contrato. 52 semanas trabajadas. No un año después de su primer aumento, sino las semanas trabajadas, así que esencialmente tomará más tiempo llegar a la escala completa.

"Licencia médica: no hay 52 semanas trabajadas

"Herido en el trabajo: no hay 52 semanas trabajadas

"Un paro técnico en la planta: no hay 52 semanas trabajadas

"En realidad lograron crear otro nivel salarial: con antigüedad, en progresión, temporal en camino a permanente"

Para desacreditar las afirmaciones de que el contrato acorta el tiempo que los trabajadores de segundo nivel deben acumular para alcanzar el sueldo máximo, JK escribió: “Veamos, los trabajadores de tiempo completo que ya tienen cinco años tardarán otros tres años en obtener el pago máximo, ese es el término original de ocho años del que estaban hablando para la progresión salarial. Deberían subir al nivel más alto apenas se firme el contrato. Ya cumplieron sus cuatro años”.

La reunión del Consejo para GM se prolongó durante casi siete horas porque los funcionarios sindicales locales temían la oposición al contrato cuando lo presentaran. El Consejo también consideró ordenar el fin inmediato de la huelga antes de que los trabajadores tuvieran la oportunidad de votar el contrato, pero eso fue descartado por la preocupación de que los trabajadores de GM ignorarían su orden de regreso al trabajo.

Luciendo demacrado y asustado, el portavoz de relaciones públicas del UAW, Brian Rothenberg, dio una breve declaración a la prensa después de la reunión. Ni el presidente del UAW, Doug Jones, ni el vicepresidente del UAW, Terry Dittes, fueron encontrados en ninguna parte. En una declaración mentirosa, Rothenberg afirmó que el contrato estaba conduciendo al final de los "temporales permanentes no solo en esta industria sino en toda la nación".

Esto enfrentó pocas preguntas desafiantes porque los reporteros del WSWS fueron excluidos de la conferencia de prensa. Un periodista preguntó: "GM tiene ahora un 7 por ciento de trabajadores temporales, ¿cuántos tendrán al final del contrato?". Rothenberg afirmó que no sabía y que "tenía que verificar". En realidad, el UAW ha dado luz verde a GM para que aumente drásticamente el número de trabajadores temporales.

Rothenberg dijo que el UAW comenzaría a celebrar "sesiones educativas" contractuales para sus miembros a partir del sábado y terminaría la votación antes del viernes 25 de octubre. Estas "sesiones educativas" no son más que ejercicios para aplacar la oposición. Posteriormente, el UAW espera imponer el mismo contrato, si no peor, a los trabajadores de Ford y Fiat Chrysler.

Pero existe una oposición generalizada entre los trabajadores automotores y otros sectores de la clase trabajadora. Esto se demuestra por la propagación de las huelgas, incluyendo a los trabajadores fabricantes de camiones Mack, los mineros de cobre de Arizona y Texas y los maestros de Chicago, junto con la valiente posición de los trabajadores de GM en México que han desafiado las victimizaciones de la empresa y el sindicato por apoyar la huelga estadounidense.

Una trabajadora de Fiat Chrysler de segundo nivel que habló con el B oletín de los Trabajadores Automotores del WSWS dio su análisis del contrato e instó a los trabajadores a rechazarlo.

“¡Este es exactamente el mismo contrato que obtuvimos en 2015! Los trabajadores no han recuperado lo que perdieron en la quiebra. Seguiremos trabajando 10 horas seguidas, sin pago de horas extras. Aún no tenemos pensiones. No estamos recuperando nada. Esto es trabajo esclavo. Estaba pensando que tal vez el World Socialist Web Site se equivocaba esta vez. Estaba pensando que tal vez obtendríamos algo. Pero lo atinaron de lleno.

“Si yo fuera Mary Barra y pudiera ganar $22 millones para sentarme y hablar con un grupo de delincuentes en el UAW, probablemente también lo haría. El hecho es que el contrato ya se firmó y pagó hace mucho tiempo. La huelga fue solo una forma de derrotar a los trabajadores de GM para que se vieran obligados a tomar el mismo contrato que obtuvieron en 2015.

“¿Cómo pueden obtener ganancias récord y luego darse la vuelta y no darles nada a las personas que generan estas ganancias, a los trabajadores? Nunca ha habido un momento en que las ganancias fueran tan altas. Y no obtenemos nada.

“No quieren que los trabajadores vean el lenguaje real del contrato, solo los aspectos más destacados, o realmente los puntos bajos. Intentarán forzar esto. GM quiere que esos trabajadores vuelvan a la planta y el UAW está de acuerdo con ellos”.

Esta conspiración puede ser derrotada y la huelga ganada. Pero todo depende de que los trabajadores tomen la conducción de la lucha de manos del corrupto UAW a través de la construcción de comités de huelga y fábrica de las propias bases obreras.

Los trabajadores deben exigir el contrato completo y una semana completa para estudiarlo y discutirlo. Los comités de base deben supervisar el proceso de votación para evitar el relleno de papeletas y un fraude. A un rechazo del contrato debe seguir un llamado a la movilización de los trabajadores de GM, Ford y Fiat Chrysler en una huelga en toda la industria como parte de la construcción de una poderosa contraofensiva de la clase trabajadora contra la explotación capitalista y la desigualdad social.

(Publicado originalmente en inglés el 18 de octubre de 2019)

We need your support

The WSWS Autoworker Newsletter needs your support to produce articles like this daily. We have no corporate sponsors and rely on readers just like you. Become a monthly subscriber today and support this vital work. Donate as little as $1. It only takes a minute. Thank you.