De nuestros archivos

Resolución del SWP: la tercera revolución china y sus secuelas

15 octubre 2019

A continuación se muestra la resolución adoptada en 1955 por el Partido Socialista de los Trabajadores (SWP, siglas en inglés), entonces el partido trotskista en los Estados Unidos, sobre la Revolución China de 1949. Como explica la introducción a la resolución, el documento reflejó la discusión larga y detallada dentro del movimiento trotskista sobre el significado de la revolución china y la deformación que resultó de su dominación por el liderazgo estalinista del Partido Comunista Chino.

La Tercera Revolución China expulsó al régimen de Kuomintang, puso fin a un siglo de saqueo imperialista en China. Llevó a cabo las tareas de la revolución democrática burguesa tardía, puso fin al desmembramiento del país, desarraigó la dominación de los terratenientes y usureros de la agricultura, destruyó las relaciones asiáticas en la familia y barrió otras basuras feudales. El país ha avanzado material y culturalmente; ha emprendido una lucha contra el analfabetismo, una campaña contra la inmundicia y las alimañas, etc.

La Tercera Revolución China ha abolido el estado capitalista, instituyó la planificación sobre la base de la propiedad gubernamental de las ramas clave de la industria, las finanzas, el crédito e introdujo el monopolio del comercio exterior.

Tropas victoriosas del Ejército de Liberación Popular (EPL) en 1949

En razón de sus conquistas, la revolución sacó a China de la órbita del imperialismo y le dio al capitalismo mundial un golpe irreparable. Alteró drásticamente la relación mundial de fuerzas entre:

a) Las potencias imperialistas y los países coloniales y semicoloniales;

b) Los países capitalistas y el bloque soviético;

c) El estalinismo y la socialdemocracia; y finalmente

d) Enfrentó al estalinismo con interrelaciones cambiantes y nuevas contradicciones dentro de su aparato mundial.

Para la vanguardia revolucionaria se han planteado una serie de problemas nuevos. Debemos evaluar la escala, el peso y el ritmo de la Tercera Revolución China y las relaciones de clase resultantes, así como las limitaciones impuestas por el liderazgo estalinista, por la herencia de atraso del país, por la presión continua del imperialismo y la burocracia del Kremlin.

El destino de la Tercera Revolución China, como el de la humanidad, depende de la extensión de la revolución a los países capitalistas avanzados. Esto a su vez depende en gran medida de la capacidad de la vanguardia obrera para defender las conquistas revolucionarias en China como en otros lugares, para prever los peligros para ellos, interna y externamente, advertirles a tiempo y, en general, guiar a los trabajadores hacia la fusión de su lucha socialista con las conquistas de las masas soviéticas y chinas, asegurando así el triunfo final del orden socialista mundial.

La revolución china y el imperialismo

En el ámbito de la política internacional, la Tercera Revolución China ha determinado de una nueva manera las relaciones y fuerzas de clase de posguerra.

China fue el premio principal por el cual Estados Unidos había peleado la guerra en el Pacífico. Con la derrota de Japón, los monopolistas estadounidenses esperaban apoderarse de China y gobernar el país a través de Chiang Kai-shek. En esta tierra espaciosa y subdesarrollada vieron una solución a los problemas económicos de posguerra del capitalismo estadounidense. Había un campo incomparable para las inversiones de capital, un mercado potencial para bienes de consumo, un rico reservorio de materias primas, una fuente desbordante de mano de obra barata. Lo que Estados Unidos creía que había ganado en la guerra y en Yalta, la revolución lo tomó en su lugar.

El vuelco de 1947-1949 borró el aislamiento político y territorial de la Unión Soviética. Agregó casi cuatro millones de millas cuadradas y una población de más de 550 millones al polo soviético de la economía mundial. China y la URSS juntas representan una masa terrestre ininterrumpida de 12.2 millones de millas cuadradas, casi un quinto de la superficie terrestre, con una población combinada de más de 750 millones. Estas estadísticas simples indican el impacto internacional de la tercera revolución china.

Esta revolución demostró su poder en la arena mundial. Fueron los ejércitos revolucionarios de China los que expulsaron a las fuerzas de MacArthur del Yalu y obligaron a Estados Unidos a abandonar sus planes para la conquista de toda Corea. Fue la ayuda material proporcionada por China, por no hablar del ejemplo inspirador que proporciona su revolución, lo que ayudó al Viet Minh a lograr su victoria sobre el imperialismo.

Tropas chinas en Corea

El surgimiento de China, a través de la revolución, de la degradación semicolonial a la posición de una potencia mundial —y por este motivo el desgarro de la órbita imperialista de una enorme masa humana y terrestre, junto con Manchuria, Tíbet, Corea del Norte, Norte de Indo-China— ha modificado la relación internacional de las fuerzas, especialmente las relaciones sociales en todo el polo colonial del capitalismo.

El impacto de la Revolución China en las masas coloniales ha obligado a las burguesías nativas a levantar la bandera del "neutralismo". Nehru personifica este neutralismo en la arena mundial hoy, tal como Gandhi personificó la resistencia pasiva en suelo indio, y por la misma razón, miedo a las masas. La burguesía nativa puede permanecer en el poder solo en la medida en que pueda neutralizar la revolución china, es decir, mantener la revolución permanente confinada dentro de las fronteras de China.

La revolución china y la inminencia de la guerra

La Tercera Revolución China tuvo otras consecuencias. La alianza del tiempo de guerra entre los imperialistas "democráticos" y la burocracia del Kremlin se rompió cuando los imperialistas decidieron que ya no necesitaban la ayuda del Kremlin para contener la revolución europea. Los imperialistas estaban preparados para tomar la ofensiva contra la clase obrera europea, cuando las masas asiáticas les impusieron una lucha en otro frente. En esta lucha, la guerra fría se vio interrumpida por sangrientas guerras localizadas —Indochina, Corea, Malasia, etc.

Las masas asiáticas fueron las principales responsables del aplazamiento del asalto imperialista proyectado contra la URSS; Estados Unidos se ha visto obligado a prepararse para una guerra de mayor alcance.

Con la nueva relación mundial de fuerzas determinada principalmente por la Tercera Revolución China, los imperialistas ya no podían estar seguros de la victoria en la Tercera Guerra Mundial. La estrategia estadounidense, militar y diplomática, ha perseguido consecuentemente el logro de una abrumadora superioridad global.

La revolución china y la socialdemocracia

Los estalinistas en Pekín, como en Moscú, han usado y seguirán usando la Tercera Revolución China para mejorar sus relaciones con los socialdemócratas en Gran Bretaña, como en otros lugares. No hay nada que los reformistas clásicos odien y teman más que la revolución. Lo demostraron en el curso de la agitación china. Apoyaron la intervención imperialista en Corea. Allí se expresó su temor a la expansión de la Revolución China. Podrían hacer las paces con la revolución china y fingir amistad solo después de que Pekín declarara sus objetivos nacionalistas estrechos y cuando sirviera a los intereses de sus respectivas burguesías. Un viaje a China, un llamado a la convivencia, es un precio barato para una cubierta izquierda, especialmente cuando Beijín paga las facturas.

La revolución china y la burocracia del Kremlin

La Revolución China ha enfrentado a la burocracia del Kremlin con nuevas interrelaciones donde anteriormente había gobernado sin oposición y sin control dentro del monstruoso aparato internacional del estalinismo. La burocracia del Kremlin fue el único "líder mundial", único depositario de todo conocimiento, sabiduría, autoridad, etc., etc. El monopolio político de Moscú se ha perdido irremediablemente. Hoy Pekín tiene al menos la misma voz y peso.

El "monolito" mundial del estalinismo ya ha sido dividido en las respectivas esferas de influencia de Moscú y Beijín, creando problemas imprevistos para ambos socios. Mao & Co. es tan nacionalista como Kruschev & Co., pero cada uno opera en un territorio nacional diferente. Incrustado en él hay semillas de disensión. El hecho mismo de que Pekín deba depender tanto de Moscú para el equipamiento económico y militar hace que Mao & Co. sea más dependiente por un lado y más resentida por el otro.

En línea con el programa de socialismo en un país de Stalin, los partidos comunistas de todo el mundo subordinaron sus intereses a los requisitos diplomáticos del Kremlin. La burocracia de Mao también tiene como objetivo construir el "socialismo" en su país. Ya no puede subordinar sus intereses a los intereses del Kremlin. Su base material ya no se deriva de Moscú sino de su propio poder estatal.

La Revolución China ha impuesto al Kremlin una alianza con la nación agrícola más poblada del mundo que tiene grandes necesidades —bienes de capital, equipo pesado para la industria, transporte, minería y agricultura, además de equipo para modernizar sus fuerzas armadas. Todas las cosas que el Kremlin necesita urgentemente para sí mismo. Después de décadas de esfuerzo para comprimir las fuerzas productivas soviéticas en los estrechos límites nacionales, la burocracia del Kremlin se enfrenta repentinamente a la necesidad de planificar de acuerdo con sus nuevas obligaciones interestatales, en primer lugar con China.

Estas son nuevas contradicciones que cortan la red de las viejas contradicciones del estalinismo y agravan su crisis.

La revolución permanente en suelo chino

La línea trotskista en China fluye de las siguientes proposiciones básicas:

La burguesía china, representada por el Kuomintang, no quería ni podría llevar a cabo las tareas de la revolución democrática tardía, en primer lugar resolver el problema de la tierra y unificar el país.

Esto podría lograrse solo mediante métodos de lucha de clases, solo en la lucha frontal contra el imperialismo y contra la burguesía nativa, un aliado temporal y poco confiable en el mejor de los casos.

Independientemente del liderazgo episódico de la época, una vez que la revolución entrara en sus secuencias democráticas, no podría restringirse dentro de los límites capitalistas, sino que los transgrediría y los trascendería.

Una vez que la revolución se desarrollara en suelo chino, no podría permanecer dentro de las fronteras nacionales, sino que se lanzaría a otras tierras.

Finalmente, el triunfo de la Revolución China depende de las victorias de los trabajadores en los países avanzados.

PLA entra en Pekín

Estas proposiciones fundamentales del trotskismo se confirmaron negativamente durante la segunda revolución china y durante los levantamientos masivos hasta 1947; fueron confirmados afirmativamente por la tercera revolución china de 1947-1949 y sus secuelas. La revolución de 1925–27 fue destruida por la teoría menchevique de "revolución por etapas" que proclamaba que China no estaba lista para la dictadura del proletariado, que la burguesía nativa tenía una misión progresista y un papel principal que cumplir en la revolución democrática. La línea estalinista de clase colaboracionista del "bloque de cuatro clases" subordinó completamente a la clase trabajadora a la burguesía y rechazó y resistió la reforma agraria para obtener el apoyo del propietario.

En la lucha de la Oposición de Izquierda rusa contra la degeneración estalinista, el tema de China era la siguiente en importancia después de la URSS. La división del movimiento comunista mundial se produjo como consecuencia de ella, una división que condujo a la fundación de la Cuarta Internacional.

La derrota de la segunda revolución china impuso la sangrienta dictadura de Chiang Kai-shek durante los próximos veinte años. En el transcurso de estas décadas, la burguesía china se expuso como una agencia del imperialismo extranjero; el enemigo de las masas chinas incapaces de otorgar concesiones o reformas, o gobernar por medios democráticos; tan ineptos y corruptos que perdieron todo el apoyo de la población que permanecía en el poder solo gracias al imperialismo estadounidense por un lado, y Stalin, Mao & Co. por el otro. Washington suministró fondos y armas para la sangrienta dictadura de Chiang, los estalinistas le subyugaron a las masas por su política.

Mao & Co. — Un límite para la revolución china

A fines de 1936, los ejércitos japoneses conquistaron las zonas costeras de China y extendieron sus tentáculos hacia el continente; Las masas estaban en abierta revuelta contra Chiang. Miles de huelgas de estudiantes y trabajadores tuvieron lugar en las ciudades; los campesinos se levantaron en el campo. La lucha contra el invasor extranjero tendió a fusionarse con una guerra contra el opresor nativo. Chiang se fue a las colinas, con una sección de la burguesía china; el resto, los propietarios en particular, se abrazaron a los japoneses. Todo lo que fue vigoroso y resuelto en China surgió de las ciudades y pueblos al campo para luchar en esta guerra revolucionaria nacional.

Mientras tanto, Chiang dirigía personalmente la guerra no contra los japoneses sino contra los territorios dominados por los estalinistas. Fue arrestado por la guarnición de Sian. Fue Mao, Chou & Co. quien lo liberó. Precisamente en el apogeo de este movimiento de masas, los estalinistas también abolieron sus "soviets", disolvieron su "Ejército Rojo", abandonaron la reforma agraria, en resumen, subordinaron todo, una vez más, a la colaboración de clases, en nombre de la lucha anti japonesa. Persiguieron esta línea, una parte componente de los acuerdos de Yalta, durante toda la guerra.

Tras la rendición japonesa, Estados Unidos, con el acuerdo de Stalin, trató de imponer el antiguo orden del Kuomintang. Se produjo un nuevo aumento de las masas chinas, parte de la ola revolucionaria mundial de posguerra. Una vez más, los estalinistas chinos, como los estalinistas en Europa occidental, resistieron la presión de los trabajadores, campesinos y estudiantes que se unieron bajo su estandarte para la lucha de enfrentamiento contra el orden existente. Pero a diferencia de la burguesía europea, que para salvar su gobierno dio la bienvenida a los estalinistas a sus gabinetes, Chiang rechazó sus avances. En cambio, abrió una guerra de aniquilación contra Mao & Co.

Pero tan tarde como marzo de 1947 (la ocupación de Yenan por las tropas de Chiang), el PCCh aun no levantó la consigna para el derrocamiento del régimen de Chiang; no ofreció el programa de reforma agraria. Solo el 10 de octubre de 1947 se emitió un manifiesto en nombre del "Ejército de Liberación del Pueblo" que abogaba abiertamente por el derrocamiento de Chiang, la construcción de la "Nueva China" y anunciaba la reforma agraria a través de la expropiación de la tierra de los terratenientes y el campesinos ricos, mientras eximían la tierra que pertenecía a "empresas industriales y comerciales".

Incluso en defensa propia se vieron obligados a romper abiertamente con la burguesía y los terratenientes chinos, los estalinistas intentaron hacerlo en el marco de su línea en quiebra de "bloque de cuatro clases". Las exigencias de la guerra civil impuestas al PCCh la realización de tareas democráticas, la reforma agraria, la destrucción de las relaciones feudales, etc.

A lo largo de la revolución, Mao & Co. continuó imponiendo restricciones y límites arbitrarios sobre su curso. La reforma agraria se llevó a cabo "en etapas" y se completó solo cuando el asalto del imperialismo estadounidense estimuló la oposición de los terratenientes durante y después de Corea. Al imponer restricciones arbitrarias a la revolución, Mao & Co. salvaguardaron así su control burocrático sobre ella.

Mao proclama la República Popular de China en 1949

Entraron en colisión con las masas en cada secuencia ascendente de la revolución, en cada etapa crítica. Su objetivo era restringir la lucha lo más posible al plano militar. Fue sobre todo de esta manera que se pudo evitar que los trabajadores chinos emergieran en la arena como una fuerza independiente.

Los trabajadores chinos, tanto en las grandes ciudades como en las pequeñas, quedaron desmoralizados y apáticos por la conducta burocrático-militar de la guerra civil, por el desánimo deliberado de las luchas obreras, por las órdenes de esperar la liberación a través de la llegada del "Ejército de Liberación", por el cortejo de los capitalistas "industriales y comerciales", etc.

La deformación estalinista de la tercera revolución china

La Tercera Revolución China fue deformada por el liderazgo y control estalinista. La reforma agraria se hizo aparecer como un regalo de la burocracia a los campesinos sin tierra y pobres; también lo fue la "liberación" de los trabajadores; también lo fue el derrocamiento del régimen de Kuomintang; también lo fue el posterior desarrollo de la revolución —más allá de las secuencias democráticas, más allá de las relaciones capitalistas— y las conquistas proletarias que trajo.

La deformación estalinista de la revolución hizo que su desarrollo fuera más costoso, convulsivo y prolongado. Los ejércitos y el régimen de Chiang podrían haber sido derribados como podridos pedazos de madera si el PCCh hubiera convocado a las masas en las ciudades a levantarse en cualquier momento. Los estalinistas chinos pudieron llegar al poder porque la clase obrera china había sido desmoralizada por las continuas derrotas que sufrió durante y después de la segunda revolución china, y por la política deliberada del PCCh, que subordinó a las ciudades, sobre todo al proletariado, a la lucha militar en el campo y, por lo tanto, bloqueó el surgimiento de los trabajadores como una fuerza política independiente. El PCCh apareció así a los ojos de las masas como la única organización con cuadros políticos y conocimiento, respaldada, además, por la fuerza militar.

Los líderes del PCCh son desclasados pequeñoburgueses, sus cuadros fueron entrenados en el curso de la larga historia de las luchas del PCCh contra la revolución permanente, junto con la aniquilación física sistemática de los trotskistas. Estudiados en el estalinismo, comenzaron a tomar forma como una burocracia en el curso de esta lucha.

Después de la derrota de la segunda revolución china, se retiraron de las ciudades y establecieron una base campesina armada. Durante un período de más de 20 años, utilizaron este poder armado para gobernar sobre las masas campesinas dispersas y atrasadas. De esta manera, la burocracia incontrolada, cínica y obstinada se consolidó. Aplicaron a la revolución los métodos de engaño y ultimatismo, con el fin, en cada etapa, de salvaguardar sus intereses, su poder, sus privilegios. Cada éxito los hacía más despectivos y temerosos de las masas, más convencidos de que podían engañar a la lucha de clases con impunidad.

Su gran activo fue el vínculo en la mente popular con la Revolución Rusa de 1917. Las masas sintieron que estaban repitiendo en suelo chino lo que habían hecho los trabajadores y campesinos rusos. El prestigio de la Unión Soviética, junto con los éxitos industriales soviéticos y las victorias soviéticas en la Segunda Guerra Mundial, resultó decisivo para ayudar a Mao & Co. a mantener su monopolio político sobre la revolución. Para salvaguardar este monopolio, aniquilaron físicamente todos los elementos de oposición, en primer lugar los trotskistas chinos. El estallido de la tumba de Chen Tu-hsiu personificó el temor maoísta del día del juicio final por sus crímenes de 1925–27, repetidos desde 1936–47, que sostuvieron el gobierno de Chiang durante tanto tiempo.

La revolución permanente prevalece

Lo que prevaleció en China no fue el programa de Mao; no la línea de coalición con Chiang, sino la de luchar contra él; no la solución de tareas democráticas de la mano de Chiang, sino por métodos de lucha de clases, aunque deformados contra Chiang, contra los terratenientes, contra los capitalistas "burocráticos" —y contra el imperialismo.

A pesar del esquema de Mao de que la "Nueva China" seguiría un curso diferente al de la Revolución Rusa de 1917, en China, como en la URSS, la revolución no pudo mantenerse dentro del marco capitalista, especialmente no después del asalto y el bloqueo militar de Estados Unidos. Mao, que comenzó nacionalizando "solo el capital burocrático", tuvo que volverse contra sus aliados capitalistas, nacionalizar las ramas clave de la economía, imponer el monopolio del comercio exterior, instituir la planificación y movilizar a los trabajadores para salvar las consecuencias revolucionarias.

A pesar de los intentos de Mao de limitar la revolución dentro de las fronteras de China y lograr un acuerdo con los imperialistas, la revolución no pudo ser contenida, los imperialistas no pudieron ser neutralizados.

Y finalmente, la revolución tuvo que ser defendida contra la intervención contrarrevolucionaria en suelo coreano de una coalición de potencias imperialistas encabezada por Washington.

Mao en la celebración del 70 cumpleaños de Stalin en Moscú, diciembre de 1949

La colisión del estalinismo con cada una de las secuencias de la revolución permanente en suelo chino ha deformado la revolución y oscurecido su naturaleza proletaria.

El carácter de clase de China

Cuando el PCCh se estableció en el poder en el otoño de 1949, continuó aferrándose a su programa de un "bloque de cuatro clases" y su teoría de una "revolución en etapas", es decir, el paso de China a través de una supuesta "nueva” etapa del desarrollo capitalista. Los lazos que conectan a China con el capitalismo se cortaron cuando las fuerzas militares estadounidenses se dirigieron hacia Yalu y los imperialistas impusieron un bloqueo económico a China. El PCCh no tuvo más remedio que apoderarse de los activos imperialistas en el país y abrir, al mismo tiempo, una campaña contra los capitalistas nativos (los movimientos "Tres Anti y Cinco Anti").

El curso de la guerra civil, en una etapa anterior, había obligado a la burocracia de Mao a abandonar sus esfuerzos de coalición con el Kuomintang y asumir el poder. La dinámica objetiva, la lógica interna de la lucha contra la intervención imperialista obligó a la burocracia a romper con el capitalismo, nacionalizar los medios decisivos de producción, imponer el monopolio del comercio exterior, instituir la planificación y, de esta manera, despejar el camino para la introducción de las relaciones de producción e instituciones que constituyen los cimientos de un estado obrero, que China es hoy, a pesar de ser una caricatura estalinista del mismo. China es un estado obrero deformado debido a la deformación estalinista de la Tercera Revolución China.

La contradicción entre las conquistas de la revolución y los gobernantes burocráticos es la contradicción interna central de la sociedad china, que determina su movimiento. Al mismo tiempo, es el punto de partida de los trotskistas para basar su política en China.

La China revolucionaria se caracteriza hoy por las siguientes relaciones contradictorias:

1) las fuerzas productivas de China están atrasadas; en la industria predomina el sector de bienes livianos; la economía sigue siendo abrumadoramente agrícola y productora de materias primas; en bienes de consumo, comercio y otros campos, las relaciones capitalistas dominan "según el plan"; en resumen, las fuerzas productivas de China están lejos de ser adecuadas para dar a la propiedad declarada un carácter socialista.

2) La tendencia hacia la acumulación capitalista por parte de los capitalistas nativos más la tendencia hacia la acumulación primitiva creada por la falta universal se filtra a través de innumerables poros del primer Plan Quinquenal.

3) Las normas de distribución conservan un carácter burgués y están en el fondo de una nueva diferenciación de la sociedad china.

4) El crecimiento económico, mientras golpea lentamente la situación de algunas secciones de los trabajadores, promueve una rápida formación de capas privilegiadas en la ciudad y el pueblo.

5) En la agricultura, la demanda cada vez mayor que el régimen se ve obligada a hacer a los campesinos mientras no puede suministrarles productos manufacturados está destinada a colisionar directamente con el campesinado.

6) Explotando los antagonismos sociales, junto con su prestigio como líderes de la revolución, la burocracia estalinista china se ha consolidado como una casta incontrolada ajena al socialismo.

7) La revolución, deformada por la burocracia gobernante, manifiesta su carácter proletario en las nuevas relaciones y planificación de la propiedad; la superioridad de estas nuevas relaciones e instituciones productivas está destinada a asegurar un crecimiento tormentoso de la industria y del proletariado chino, numérica y cualitativamente, aumentando su peso social específico y poniéndolo en conflicto con los métodos estalinistas de gobierno, administración y administración; en estas nuevas condiciones, el joven proletariado chino crecerá no solo en habilidades y cultura, sino sobre todo en la conciencia socialista.

8) El régimen de Mao que parece popular hoy en día debe entrar en un conflicto cada vez mayor con los trabajadores que están despertando por primera vez a su papel central en la sociedad china y que no sufren el sentimiento de aislamiento y la sucesión de derrotas mundiales que el ruso la burocracia pudo explotar con tanto éxito.

9) Hoy la Tercera Revolución China está en un punto de inflexión histórico, con el liderazgo de Mao tratando de imponer a la China revolucionaria el curso nacionalista del estalinismo en la Unión Soviética.

10) Un mayor desarrollo de las contradicciones acumuladas puede conducir al socialismo o al regreso del capitalismo.

11) En el camino hacia el capitalismo, la contrarrevolución tendría que romper la resistencia del proletariado chino que está despertando y creciendo.

12) En el camino hacia el socialismo, los trabajadores tendrían que abolir la burocracia junto con el liderazgo de Mao que ahora la dirige.

Curso del futuro de China

En términos de organización política, la burocracia de Mao tuvo éxito en el curso mismo de la Tercera Revolución China al imponer un poder estatal totalitario. Ahora buscan afianzar esta superestructura burocrática en la base proletaria, en las conquistas de la revolución. Esta contradicción insoluble, que caracteriza a la URSS y que convierte al régimen en una crisis permanente, ahora se está reproduciendo en suelo chino, presentando ante los trabajadores chinos la férrea necesidad de una revolución política contra la casta burocrática.

Mientras la Revolución China enfrentó las tareas de la revolución democrática tardía, el liderazgo de Beijín fue capaz de mostrar unidad y cohesión. Pero la revolución tiene una lógica propia. La división en el liderazgo de 1955 se produjo precisamente en el momento en que el régimen tuvo que enfrentar la tarea imposible de industrializar el país.

Tenía que decidir cómo se lograría esto en un país tan atrasado. La revolución china no encontró extensión en los países avanzados.

¿Cómo, entonces, se logrará esta industrialización? China no puede aprovechar los recursos de capital de la economía mundial; estos permanecen en las manos hostiles del imperialismo mundial, principalmente los Estados Unidos. El Kremlin puede suministrar, en el mejor de los casos, ayuda inadecuada. Los restos del capitalismo chino pueden contribuir poco o nada a la industrialización de China, a pesar de la nueva constitución adoptada en septiembre de 1954, que contempla "cuatro categorías económicas": propiedad estatal; propiedad cooperativa; propiedad de “personas trabajadoras individuales [léase: campesinos y burócratas acomodados]”; y propiedad capitalista. (Artículos 5, 11 y 12.)

Después de seis años en el poder, el liderazgo de Mao ha apostado todo por construir una industria autosuficiente, con los recursos propios de China. Incapaz de encontrar la solución para las necesidades económicas de China a lo largo del camino capitalista, el régimen de Mao ha tomado el camino económico soviético.

Pero hay otra razón para este curso arraigado en la naturaleza social del estalinismo como una formación pequeñoburguesa desclasificada. "El control del producto excedente abrió el camino de la burocracia al poder" (Trotsky). Para asegurar sus ingresos, poder y privilegios, la burocracia debe asegurarse esta posición monopólica como la disposición del producto excedente de la nación. "El que dispone del producto excedente tiene el poder del estado a su disposición" (Trotsky). Al carecer de una base propia en el proceso productivo, la burocracia estalinista tiende a hacer alianzas con la pequeña burguesía. Pero aquí nuevamente la lucha de clases se afirma. La burocracia rápidamente entra en colisión con el campesinado. En lo que respecta al producto excedente nacional, la burocracia y la pequeña burguesía, independientemente del territorio nacional de la revolución, cambian rápidamente de aliados a enemigos. Tal colisión se está formando hoy en China. Es una colisión con una masa de 400 millones de cultivadores individuales de parcelas enanas.

Bajo diferentes condiciones y peculiaridades, la política económica de Pekín de 1955 reproduce en sus elementos esenciales básicos la política económica que Stalin promulgó originalmente para Rusia, y por las mismas razones básicas.

La Conferencia de marzo de 1955 adoptó una resolución que establece el siguiente objetivo:

En el curso de tres planes quinquenales podemos construir una sociedad socialista. Sin embargo, para construir un estado con un alto nivel de industria socialista, requerirá varias décadas de trabajo terco e intenso. Podemos decir que llevará cincuenta años, es decir, la segunda mitad del siglo XX. Tal es la gran tarea histórica, la gran y gloriosa tarea, que debemos resolver. (Editorial principal del 5 de abril Peking People’s Daily, según lo informado por Pravda de Moscú el 6 de abril de 1955).

Para que la línea estalinista triunfara en la Unión Soviética, se requería una contrarrevolución. Esta contrarrevolución tuvo que destruir físicamente a toda la generación que llevó a la Revolución rusa a la victoria bajo Lenin y Trotsky. Antes de poder imponer su régimen burocrático, Stalin tuvo que destruir el partido leninista e internacional.

Frente a esto, el mismo cuadro básico bajo Mao que montó la ola revolucionaria al poder ahora está siguiendo los pasos de Stalin en China. Por esta razón, las implicaciones y consecuencias, en el país y a nivel internacional, del cambio de línea de Pekín son mucho más difíciles de entender, especialmente para las masas chinas y el rango y base del Partido Comunista Chino.

En la Unión Soviética, los temas se debatieron durante muchos años, y la lucha de la Oposición de Izquierda rusa, dirigida por León Trotsky, iluminó la naturaleza y el significado de los desarrollos soviéticos, a pesar de todas las falsificaciones, represiones y tramas de Stalin.

Las diferencias sobre la política en China se han limitado a los círculos superiores más estrechos. Las disputas están envueltas en secreto, camuflaje y desinformación.

La Conferencia de marzo de 1955 ordenó la instalación inmediata de maquinaria de purga a nivel nacional, mediante la creación de "comisiones de control" especiales, a nivel central, regional, distrital y local. Así, la purga de dos de los principales líderes (Kao Kang y Jao Shu-shih) señaló la introducción del sistema de purga.

La similitud entre el régimen interno de Beijín y el establecido por Moscú se subraya aún más con la reciente introducción de rangos e insignias en las fuerzas armadas chinas. Este surgimiento de una casta de oficiales personifica el proceso de estratificación social que está teniendo lugar bajo el liderazgo de Mao. Incapaz de satisfacer las necesidades de los trabajadores y campesinos chinos, de quienes ahora se exigen cincuenta años de trabajo y sacrificio, agotando su base de masas, el régimen busca deliberadamente crear puntos especiales de apoyo, sobre todo en las fuerzas armadas. Esta tendencia será cada vez más pronunciada.

El programa de industrialización y la crisis en la agricultura obligan a la burocracia de Mao a buscar el apoyo activo del proletariado chino. Pero los intereses de la burocracia chocan con los intereses de los trabajadores. Además, mientras lleva a cabo el plan, la burocracia obliga a una sección de los trabajadores a trabajar en empresas capitalistas, en condiciones de trabajo que aseguren ganancias a los propietarios privados.

La movilización de la clase obrera china va de la mano del terror ideológico contra la oposición de la izquierda, sobre todo, contra los trotskistas. En un discurso programático ante la Asamblea Nacional, septiembre de 1954, el vicepresidente del Consejo del Gobierno Popular Central, Liu Shao-chi dijo:

Para socavar nuestra causa en la construcción del socialismo, nuestros astutos enemigos contrataron a ciertas personas que —como los trotskistas y Chen Tu-hsiu-istas— pretenden ser "de izquierda" pero atacan nuestros pasos y medidas específicas para llevar a cabo la transformación socialista de nuestro país. Dicen que "no hemos hecho un trabajo completo", que estamos "demasiado comprometidos" y que nos hemos "apartado del marxismo". Con tales tonterías intentan confundir a la gente. Sugieren que separemos nuestra alianza con la burguesía nacional e inmediatamente les privemos de todo lo que obtuvieron. También se quejan de que nuestra política agrícola va "demasiado lenta". Quieren que rompamos nuestra alianza con los campesinos. ¿No son esas ideas pura tontería? Si hiciéramos lo que quisieran, complacería solo a los imperialistas y al traidor Chiang Kai-shek. (People's China, No. 19, 1954, página 17.)

Este último ataque contra los trotskistas representa la preparación política de la burocracia para manipular la lucha de los trabajadores en las nuevas condiciones. Mao & Co. nunca armonizan sus programas y políticas con el ritmo de la lucha de clases, con las necesidades y aspiraciones de las masas. Por el contrario, la burocracia está en constante colisión con las masas. Importante para la izquierda revolucionaria es esto, que la burocracia misma revela las profundas raíces que el programa trotskista tiene en la clase trabajadora. Y es este conflicto permanente del régimen y los trabajadores lo que finalmente provocará su caída.

La nueva política de Pekín

La política maoísta en casa encuentra su extensión en la política exterior.

Los jefes estalinistas en China están animados por un doble temor: el miedo al asalto imperialista y el miedo a la revolución permanente.

Mao & Co. ahora continúan una línea ya establecida de status quo, "coexistencia pacífica”, etc., durante los próximos “cincuenta años”.

Esta política nacionalista seguramente tendrá las consecuencias más reaccionarias en la política exterior. Porque significa la política de "neutralizar" a la burguesía mundial, en aras de la industrialización de China. Significa un curso deliberado para convertir a China del bastión principal de la revolución colonial en un pilar para la preservación del dominio imperialista en las posesiones coloniales restantes en Asia y en otros lugares y una garantía para la burguesía nativa de que pueden confiar en los estalinistas nativos, a través de Pekín y Moscú, para reforzar su régimen.

La esencia política de la política económica de Pekín, adoptada formalmente en la Conferencia Nacional de marzo de 1955, se resume en la proclamación de la "teoría" de neutralizar a la burguesía mundial.

En Bandung, en abril de 1955, Chou notificó que los estalinistas chinos estaban preparados para descarrilar la revolución colonial en aras del "socialismo en un solo país" (China) justo cuando Stalin descarriló en la era posterior a Lenin las revoluciones proletarias en Europa occidental en el nombre del "socialismo en un solo país" (Rusia).

Conclusión

El impacto de la Tercera Revolución China, las transformaciones sociales que provocó, los golpes que le dio al capitalismo mundial, han sido superados solo por los de la Revolución de 1917 en Rusia. La "cuestión rusa" ha sido el eje principal en la política mundial durante casi cuatro décadas; ahora ha encontrado su extensión y profundización en la "cuestión china".

El imperialismo mundial que nunca podría llegar a acuerdos duraderos con la Unión Soviética es aún menos capaz hoy de llegar a acuerdos duraderos con la Unión Soviética y China que se han unido en una alianza que ni Pekín ni Moscú se atreven a alterar.

Si hasta ahora los imperialistas estadounidenses no han librado una guerra total, es por una razón, y solo una —la prueba de fuerza en el campo de batalla de Corea los convenció de que no podrían ganar tal guerra en este momento. Esta es la razón principal del estancamiento de hoy, que solo puede ser temporal. O el imperialismo estadounidense se lanzará a una guerra total o la Revolución China encontrará su extensión en otros países, sobre todo, los países capitalistas avanzados y acabará con el capitalismo para siempre.

Una cosa es cierta, no hay solución a lo largo de las burocracias de Beijín y el Kremlin. Su curso nacionalista estrecho, su línea de convivencia, los pone en conflicto con las necesidades de la revolución socialista mundial, pero no los salvará del asalto imperialista. Los intereses de la clase obrera en los países capitalistas, al igual que los intereses de los trabajadores de China y la Unión Soviética, se expresan en el programa de la revolución permanente, el programa sobre el cual se funda la Cuarta Internacional.

[Reimpreso del SWP Discussion Bulletin, A-31, octubre de 1955]

(Publicado en inglés el 9 de octubre de 2019)