Trump emite decreto para negar visas de inmigración a trabajadores que no tienen seguro de salud

por Casey Gold
9 octubre 2019

El viernes pasado, la Casa Blanca emitió un decreto presidencial que suspende las visas de inmigración para los solicitantes “que constituyan una carga financiera para el sistema de atención médica de los Estados Unidos”, a menos que puedan demostrar que dentro de los 30 días siguientes a su entrada en los Estados Unidos, van a estar cubiertos por un plan de salud “aprobado”, o tienen los “recursos financieros para pagar los costos médicos razonablemente previsibles”.

Esta acción ejecutiva constituye el último ataque contra la inmigración legal, erigiendo nuevas barreras para aquellos que buscan emigrar a los Estados Unidos de conformidad con la Ley de Inmigración y Nacionalidad, basada en la familia, en empleo o en la condición de estudiante.

El decreto entra en vigencia el 3 de noviembre. Aunque el Departamento de Seguridad Nacional (DHS) es generalmente responsable de la implementación y aplicación de las leyes y regulaciones de inmigración, el decreto otorga al secretario de estado la autoridad para establecer estándares y procedimientos para implementar la restricción. En este punto, no está claro cómo se implementará la proclamación para aquellos que presenten solicitudes de visa después del 3 de noviembre.

Si bien muchos medios de comunicación afirman que la restricción afectará predominantemente a aquellos que soliciten visas basadas en la familia, de hecho, afectará todos los tipos de inmigración legal a los Estados Unidos, reestructurando aún más el sistema de inmigración sobre una base explícitamente de clase. El sistema favorecerá cada vez más a los ricos y altamente educados y disuadirá a los solicitantes de la clase trabajadora.

En un país donde la industria de la atención médica exprime cada centavo posible de la clase trabajadora, el decreto afirma que la restricción es necesaria para salvar al sistema de atención médica de los “desafíos causados por la atención médica no compensada”, la cual, según la administración Trump, es “perjudicial para los intereses de los Estados Unidos”.

La nueva orden está en línea con los esfuerzos de la administración para fomentar el sentimiento antiinmigrante al considerar a los trabajadores nacidos en el extranjero como enemigos de los trabajadores estadounidenses, a quienes Trump supuestamente protege al evitar que extraños aprovechar del fondo disponible de cobertura de salud. Esta afirmación es una mentira absurda , proveniente de una administración que está recortando miles de millones en gastos del gobierno para la atención médica, dirigiéndose a privatizar Medicare y a recortar los impuestos a los gigantes de los seguros y las farmacéuticas que reciben miles de millones al aumentar los precios y racionar los servicios de atención médica para los trabajadores y la gente pobre.

Además de esta última orden de la Casa Blanca que limita la inmigración legal, los líderes antiinmigrantes escogidos a mano por Trump, que adjudican las peticiones de visa de los Servicios de Ciudadanía e Inmigración de Estados Unidos (USCIS), han ampliado las imposiciones a la inmigración legal iniciadas bajo la administración de Obama. USCIS ha cambiado su interpretación de las regulaciones de solicitudes de visa para negar arbitraria e ilegalmente las solicitudes.

En agosto, el DHS publicó su regla final sobre inadmisibilidad por motivos de “carga pública”, cerrando la puerta a aquellos que no pueden demostrar que pueden “cuidarse a sí mismos” durante toda su estadía en los Estados Unidos.

En septiembre, el DHS publicó una regla propuesta que requerirá que los solicitantes de visa proporcionen al Departamento el manejo de las redes sociales, para que el departamento pueda “establecer estándares y procedimientos de detección y verificación ... para evaluar la elegibilidad de un extranjero para viajar o ser admitido en los Estados Unidos o recibir un beneficio relacionado con la inmigración”.

Esta regla se utilizará para denegar sumariamente una solicitud de visa a cualquier persona que se niegue a revelar completamente su “información de redes sociales disponible públicamente”, o que mantenga una cuenta de redes sociales con publicaciones que expresen oposición al gobierno de los Estados Unidos o sus políticas.

Recientemente, un abogado de la ciudad de South Haven, Mississippi, presentó una moción para desestimar una demanda por homicidio culposo presentada por la viuda de un inmigrante asesinado por la policía local. El abogado argumentó que la mujer en duelo y su familia no tenían derecho a presentar una demanda civil contra la ciudad y que su esposo fallecido “no era uno de los nuestros, ‘el pueblo de los Estados Unidos’” refiriéndose al preámbulo de la Constitución de los Estados Unidos. Esta afirmación indica que la familia inmigrante, y por extensión todas las familias inmigrantes, no tienen derecho a los derechos civiles otorgados en la Constitución.

(Publicado originalmente en inglés el 8 de septiembre de 2019)