Trabajadores brasileños de GM hablan sobre la huelga de trabajadores automotores estadounidenses

por equipo de reporteros del WSWS
20 septiembre 2019

En la víspera de la huelga de 46,000 trabajadores de General Motors en los Estados Unidos, un equipo de reporteros de WSWS fue al llamado cinturón industrial ABC en el sur de São Paulo, Brasil, para hablar con los trabajadores de la planta más antigua de GM en el país, que opera desde 1930.

Los trabajadores de la planta en São Caetano do Sul le dijeron al WSWS que su sindicato los había puesto en la oscuridad sobre la lucha de sus contrapartes en los Estados Unidos. Todos acordaron que en Brasil, como en América del Norte, el sindicato se había transformado en prácticamente otra rama de la compañía, haciendo pasar sus demandas frente a la continua oposición e intentando desmoralizar a los trabajadores con amenazas de despidos y cierres de plantas.

Los trabajadores condenaron al sindicato por hacerlos competir con sus hermanos de clase en otras plantas, representadas por otros sindicatos, incluso a solo cien kilómetros de distancia en el mismo estado en Brasil.

Trabajadores de GM en São Caetano do Sul, Brasil

Los reporteros del WSWS distribuyeron una traducción al portugués de la Perspectiva del WSWS: "La lucha de los trabajadores automotores contra GM, Ford y Chrysler requiere una estrategia global".

Las discusiones se llevaron a cabo en condiciones en las que los trabajadores brasileños también muestran una creciente voluntad de unirse al aumento global en la lucha de clases que ya había sido señalada por la huelga indefinida de los trabajadores mexicanos en Matamoros a principios de año.

La creciente militancia no ha escapado a la atención del estado. Folha de S. Paulo informó que el Jefe de Inteligencia del país, general Augusto Heleno, ha estado celebrando reuniones frenéticas con jueces del Tribunal Superior del Trabajo (TST), quienes le advirtieron que las medidas de austeridad impuestas por el gobierno, incluida la congelación de salarios de los trabajadores del sector público, podría provocar disturbios sociales generalizados.

Según los informes, al gobierno le preocupa que una huelga iniciada el miércoles pasado por 115,000 trabajadores en la Oficina de Correos de Brasil (ECT, siglas en portugués) pueda extenderse rápidamente a los 70,000 trabajadores en el gigante petrolero estatal Petrobras si el gobierno insiste en congelar los salarios frente al 4 por ciento de tasa de inflación en el último año, y después de años de crisis económica. Los trabajadores de ECT se declararon en huelga después de que la compañía propuso un aumento salarial del 0.8 por ciento. También se oponen a los planes de privatizar la empresa, lo que resulta en la destrucción de empleos y niveles de vida.

Los sindicatos brasileños, dominados por el Partido de los Trabajadores (PT), la oposición oficial al gobierno de extrema derecha del presidente Jair Bolsonaro, han respondido al asalto al nivel de vida que libra el gobierno intentando suprimir cualquier oposición entre los trabajadores, incluso cuando Brasil enfrenta la peor crisis económica de su historia, con un PIB que cayó un 8 por ciento entre 2015 y 2016 y la producción industrial todavía un 15 por ciento por debajo del pico histórico de 2011.

El diario financiero Valor informó el lunes que el número de huelgas este año había disminuido en un 41 por ciento en comparación con el mismo período en 2018, incluso ante la inminente aprobación de la odiada "reforma de las pensiones" del gobierno, robando a los trabajadores activos y retirados de US $425 mil millones en 10 años, y elevando la edad de jubilación a 65 años, nada menos que 10 años por encima de la esperanza de vida de los trabajadores nacidos en los barrios bajos de São Paulo, la ciudad más rica de Sudamérica, y que representan el 10 por ciento del PIB de Brasil.

La ira entre los trabajadores se está extendiendo ya que, tres años después del "fin" oficial de la crisis, el desempleo es de 13 millones de trabajadores, o el 12 por ciento de la fuerza laboral. En la mayor concentración industrial de América del Sur, la Región Metropolitana de São Paulo, donde no solo GM, sino también Ford, Toyota, Mercedes-Benz, Scania, Saab y Volkswagen tienen plantas ubicadas a solo unos cientos de metros entre sí, se encuentra en 17 por ciento

La continua recesión económica también está exponiendo las mentiras contadas por los sindicatos durante más de una década que las concesiones interminables, incluidos los recortes salariales, los despidos, la introducción del trabajo por contrato y las prohibiciones de huelga, salvarían empleos al hacer que las plantas sean "competitivas".

La planta de GM en el ABC no solo perdió el 25 por ciento de su fuerza laboral, hoy emplea solo a 9,300 trabajadores, sino que Ford decidió cerrar su operación en la región por completo, despidiendo a los 4,500 trabajadores en su planta y amenazando con la destrucción de 27,000 empleos en la industria automóvil de piezas. La reacción del Sindicato de Trabajadores Metalúrgicos fue, previsiblemente, presionar al gobierno estatal y a los alcaldes de ABC para que ofrecieran exenciones fiscales para atraer a otra compañía a comprar la planta. En septiembre, afirmó como una "victoria" el hecho de que el grupo local de Caoa tiene la intención de comprar la planta, manteniendo a solo 800 trabajadores con un recorte del 30 por ciento en los salarios.

En GM, los sindicatos presionaron al gobierno estatal por una exención de impuestos del 25 por ciento a cambio de una inversión de 2.500 millones de dólares, al tiempo que acordaron un sistema salarial de dos niveles en la planta de São José dos Campos, a 90 km al norte de la región ABC, que se vio amenazado —junto con la planta ABC — con un cierre permanente. Las exenciones fiscales se agravaron con una exención de los impuestos sobre la tierra por parte del ayuntamiento. Todo esto se sumó a la afirmación del sindicato de que un acuerdo de 2017 que recorta los salarios de los nuevos empleados garantizaría nuevas inversiones "por 15 años".

Esas concesiones se consideran nuevamente "insuficientes". Nuevas amenazas contra las plantas se vislumbran, ya que la compañía anunció el abandono de 125 puestos de ingeniería en el centro de desarrollo de la planta el 9 de septiembre, de un total de 185 ingenieros que está despidiendo en todo Brasil. El presidente del sindicato, conocido por el sobrenombre de Cidão, respondió de manera típicamente cobarde: “La reducción del tamaño del centro de desarrollo es inevitable, lo sabemos. El año pasado ya habían reubicado a otros 300 ingenieros en los Estados Unidos".

Una vez más, se están utilizando dos factores para justificar a los gobiernos locales, y sobre todo a los trabajadores, "haciendo más" para complacer a GM. El primero es la fuerte aceleración de la crisis económica en la vecina Argentina, el destino del 60 por ciento de las exportaciones de automóviles de Brasil, que hasta ahora se han reducido en un 35 por ciento. Volkswagen ha respondido suspendiendo sus ventas al país por completo hasta 2020. El segundo es la implementación de un acuerdo de libre comercio con México a lo que los sindicatos solo tuvieron la respuesta nacionalista reaccionaria de exigir medidas proteccionistas del gobierno del presidente fascistoide de Brasil, Bolsonaro.

No obstante, los trabajadores se han vuelto cada vez más conscientes del callejón sin salida que representan esas políticas y del papel de los sindicatos en su promoción.

Aparecido, un trabajador de la planta de GM de São Caetano do Sul, dijo al WSWS que había grandes expectativas en relación con las próximas negociaciones contractuales en el 2020 después de tres años sin ningún aumento salarial. Denunció al sindicato por no seguir las decisiones votadas por los trabajadores, como en el reciente acuerdo que promete 400 nuevas contrataciones, lo que en realidad resultó en el reemplazo de los trabajadores de más edad. "Votamos por algo, pero nunca vemos los registros de nuestras reuniones", dijo. “Esto es absurdo, incluso las reuniones de condominios deben tener registros; ¿Cómo es que nunca podemos hablar de la nuestra?”.

Marcos, un trabajador de una tienda de herramientas, le dijo al WSWS: "Si los trabajadores no saben exactamente qué está sucediendo en los Estados Unidos, es culpa del sindicato. La verdad es que el sindicato no ha ayudado mucho en estos últimos años". Señalando a las implicaciones explosivas de la huelga estadounidense, dijo: "A decir verdad, existe el temor de salir a la huelga, con el sindicato hablando tanto de cierres interminables". Agregó: "Ahora trabajan para convencernos de luchar por los intereses de la compañía, en lugar de ser al revés". Alentó al equipo del WSWS diciendo: "Veo lo que están haciendo. No solo están aquí para verificar las cosas, sino también para brindarnos esta información más allá del silencio del sindicato. Esto es muy importante”.

José, que trabaja suministrando la línea de montaje, discutió la necesidad de romper con el nacionalismo y su principal propagandista dentro de la clase trabajadora, los sindicatos. Él dijo: "Estamos presionados todo el tiempo contra los trabajadores de otros países para aumentar las ganancias de la empresa. Se nos dice que esto es para nuestro beneficio, pero es para ellos. Y así es como funciona el capitalismo". Añadió: "No hay alternativa. Si no [coordinamos más allá de las fronteras] todos terminaremos en la pobreza. Los acuerdos recientes están teniendo un alto costo; perdemos mucho con cada nuevo contrato”. También expresó escepticismo sobre las inversiones prometidas en la planta. "Lo que vemos es que acordamos reducir los salarios de las nuevas contrataciones, pero lo que sucede es que los trabajadores de más edad están siendo despedidos y reemplazados por nuevas contrataciones con estos salarios más bajos".

El equipo del WSWS también habló con José sobre la elección de Bolsonaro, que las tendencias de la seudoizquierda en Brasil, e incluso los sindicatos, atribuyeron al supuesto atraso de la clase trabajadora. En particular, culparon a los trabajadores militantes del distrito ABC, un otrora bastión del PT, que, después de cuatro décadas, rompió con el partido en las elecciones de 2016. El PT fue derrotado en todos los municipios de la región. "La verdad es que lo que vimos en la votación de Bolsonaro fue una gran expresión de insatisfacción con lo que estaba sucediendo", dijo. "En realidad yo no voté, pero hemos visto rápidamente cómo se está acumulando la ira contra el gobierno en la fábrica, podemos ver que la decepción es enorme".

Xavier, un trabajador tercerizado del sector de reciclaje de plástico, también habló sobre las calumnias contra los trabajadores que repudiaron al PT, diciendo: “Lo que sucedió fue una gran protesta. Había votado por el PT toda mi vida hasta la reelección de Dilma [Rousseff en 2014]”. Cuando se le preguntó acerca de la difamación de los trabajadores por parte de la pequeña izquierda burguesa alegando que no había motivos para romper con el PT, excepto por el fanatismo, reaccionó con fuerza: "Eso no es cierto, la gente quiere luchar por sus derechos".

(Artículo publicado originalmente en inglés el 17 de septiembre de 2019)

We need your support

The WSWS Autoworker Newsletter needs your support to produce articles like this daily. We have no corporate sponsors and rely on readers just like you. Become a monthly subscriber today and support this vital work. Donate as little as $1. It only takes a minute. Thank you.