Exfuncionario del Banco Federal pide al banco central que ponga fin a la acomodación con Trump

por Nick Beams
3 septiembre 2019

Durante semanas, la Reserva Federal de los Estados Unidos ha estado en el centro del conflicto político. El presidente Donald Trump ha emitido tuits regulares atacando su negativa, hasta ahora, a satisfacer su demanda de recortes importantes en las tasas de interés y una reanudación de la "flexibilización cuantitativa" para impulsar los mercados de acciones y presionar a la baja el dólar estadounidense.

La semana pasada, Trump planteó la pregunta de quién era el "enemigo más grande" de los Estados Unidos, el presidente de la Fed, Jerome Powell, o el presidente de China, Xi Jinping. Esta semana, acusó a la Fed de ser "mentalmente" incapaz de ayudar a Estados Unidos a obtener una ventaja competitiva en los mercados mundiales. Su tasa de interés era demasiado alta, y otros líderes en la reciente reunión del G7 estaban "embelesados" sobre cuán bajas habían sido sus tasas de interés.

En otro tuit, Trump dijo que la Fed "ama ver a nuestros fabricantes luchar con sus exportaciones en beneficio de otras partes del mundo. ¿Alguien ha visto lo que casi todos los demás países están haciendo para aprovechar los buenos y viejos Estados Unidos? ¡Nuestra Fed lo ha estado llamando mal por demasiado tiempo!”

Ha habido un cambio en el tono de los ataques de Trump. Anteriormente, se había centrado en el mercado de valores —diciendo que el Dow aumentaría en 10.000 puntos si la Fed recortara las tasas. Pero comentarios más recientes han señalado el efecto de la política de la Fed en mantener un alto valor en dólares, ante la supuesta desventaja de los Estados Unidos.

Este conflicto refleja indicios crecientes de que la economía global está entrando en recesión y la consecuente intensificación de la lucha por los mercados entre las potencias capitalistas rivales. La guerra arancelaria y económica iniciada por Washington contra China ya está teniendo un grave impacto mundial.

Hasta ahora, los demócratas se han opuesto a Trump sobre la base de que la Reserva Federal debería permanecer independiente y no estar sujeta a las directivas del presidente. Ahora hay indicios de que las actitudes pueden estar cambiando, al menos en algunos sectores.

Esta semana, Bill Dudley publicó un artículo de opinión en Bloomberg pidiendo directamente a la Fed que se oponga a Trump. Dudley, un demócrata registrado, desempeñó como presidente de la Reserva Federal de Nueva York de 2009 a 2018 y fue vicepresidente del Comité Federal de Mercado Abierto para la formulación de políticas.

La sabiduría convencional, escribió Dudley, era que la Fed tomara medidas para alcanzar el objetivo de precios estables y el máximo empleo. Entonces, si la guerra comercial de Trump con China empeoró las perspectivas económicas por dañar la confianza de las empresas y los consumidores, la Fed debería reducir las tasas.

“¿Pero qué pasa si la acomodación de la Fed alienta al presidente a intensificar aún más la guerra comercial, aumentando el riesgo de recesión?", preguntó Dudley. "Los esfuerzos del banco central para amortiguar el golpe podrían no ser simplemente ineficaces. En realidad, podrían empeorar las cosas ".

Dudley dijo que el presidente de la Fed, Powell, estaba al tanto del problema, señalando que en el discurso de Powell en la reciente conferencia anual de banqueros centrales en Jackson Hole, dijo que "la política monetaria no podría proporcionar un libro de reglas establecido para el comercio internacional".

"Sin embargo, la Fed podría ir mucho más allá", escribió Dudley. "Los funcionarios podrían declarar explícitamente que el banco central no rescatará a una administración que sigue tomando malas decisiones sobre la política comercial, dejando en claro que Trump será el propietario de las consecuencias de sus acciones".

Dudley dijo que una línea tan difícil desalentaría una mayor escalada de la guerra comercial, reafirmaría la independencia de la Fed de las políticas de la administración y conservaría las municiones necesarias, cuando las tasas de interés ya son muy bajas según los estándares históricos.

"Entiendo y apoyo el deseo de los funcionarios de la Fed de seguir siendo apolítico. Pero los ataques de Trump contra Powell y la institución lo han hecho insostenible. Los funcionarios del banco central se enfrentan a una opción: permitir que la administración Trump continúe por un camino desastroso de escalada de la guerra comercial, o envíe una señal clara de que, si la administración lo hace, el presidente, asumirá los riesgos, no la Fed, incluido el riesgo de perder las próximas elecciones ".

Dudley concluyó con una observación de que posiblemente la elección en sí cayó dentro del ámbito de la Reserva Federal. Esto se debió a que la reelección de Trump "posiblemente representa una amenaza para los EE. UU. y la economía global, para la independencia de la Fed y su capacidad para lograr sus objetivos de empleo e inflación".

Si el objetivo de la política monetaria fuera lograr el mejor resultado económico a largo plazo, "entonces los funcionarios de la Fed deberían considerar cómo sus decisiones afectarán el resultado político en 2020".

Esta fue una intervención extraordinaria. Los exfuncionarios de la Fed generalmente limitan sus comentarios al estado de la economía, pero evitan discutir decisiones específicas de la Fed, y mucho menos pedir que actúe políticamente.

El banco central se sintió obligado a emitir una declaración reafirmando su independencia política. "Las decisiones políticas de la Reserva Federal se guían únicamente por su mandato del Congreso para mantener la estabilidad de precios y el máximo empleo. Las consideraciones políticas no tienen absolutamente ningún papel”, dijo la portavoz de la Fed, Michelle Smith.

El Wall Street Journal intervino con un editorial, diciendo que el artículo de opinión de Dudley confirmó "que él ve a la Fed como un agente del Partido Demócrata". Su intervención no ayudaría a Powell a "navegar la política monetaria en un momento político complicado". Dañaría “la capacidad de la Reserva Federal para reunir al Congreso y la comunidad empresarial en su defensa".

Dudley habría sido consciente de que sus comentarios serían fuertemente opuestos. El hecho de que decidió seguir adelante de todos modos es una indicación de las crecientes tensiones dentro del establecimiento político, alimentadas por los crecientes temores de que, a pesar de las afirmaciones de crecimiento y los máximos casi récord del mercado de valores, la economía de EE. UU. se encamina hacia una recesión.

Esta semana, el mercado de bonos de EE. UU. dio su señal más clara de tal perspectiva. A principios de esta semana, los rendimientos de los bonos del Tesoro a dos años fueron 5.3 puntos básicos más altos que los del bono del gobierno a 10 años. Normalmente es al revés. La inversión de la curva de rendimiento se considera uno de los indicadores más seguros de una recesión. La inversión está ahora en su nivel más amplio desde marzo de 2007 en el período previo a la crisis financiera de 2008.

Uno de los desarrollos más significativos del año ha sido el crecimiento de los bonos de rendimiento negativo —si un inversor los mantiene hasta su vencimiento, perderán. El nivel de dichos bonos se ha duplicado desde el comienzo del año y ahora supera los $16 billones, o un tercio del mercado mundial de bonos.

Este fenómeno, sin precedentes en la historia económica, es una indicación de un entorno deflacionario global y la creciente probabilidad de una gran depresión.

En un comentario emitido el fin de semana pasado, reportado en el Financial Times, el exsecretario del Tesoro de los Estados Unidos, Larry Summers, escribió: "La economía de los agujeros negros —las tasas de interés estancadas en cero sin perspectivas reales de escape — es ahora la expectativa de confianza del mercado en Europa y Japón" con rendimientos esencialmente cero o negativos durante una generación. Estados Unidos está a solo una recesión de unirse a ellos".

(Publicado originalmente en inglés el 31 de agosto de 2019)