Trump denuncia a los judíos por “deslealtad” si no votan por él

por Patrick Martin
23 agosto 2019

"Creo que cualquier pueblo judío que vote por un demócrata, creo que muestra una falta total de conocimiento o una gran deslealtad", dijo el martes el presidente Donald Trump.

Después de que este comentario provocara una indignación y condena generalizadas entre las agrupaciones judías, que señalaron que el cargo de "deslealtad" hacía eco de ataques antisemitas antiguos, Trump repitió deliberadamente su comentario el miércoles, en una forma ligeramente modificada. "Si quieres votar a los demócratas, estás siendo muy desleal al pueblo judío y muy desleal a Israel", dijo.

El argumento en ambos casos fue el mismo: los votantes judíos deben lealtad política al Estado de Israel, que está alineado con Trump; si votan por los demócratas (es decir, contra Trump), están traicionando a Israel. El impulso real, por supuesto, es que los votantes judíos están traicionando a Trump, una clara incitación a los partidarios fascistas y supremacistas blancos de Trump a vengarse de tales judíos.

Al igual que en sus "bromas" sobre la cancelación de las elecciones de 2020 y gobernar indefinidamente durante un tercer o cuarto mandato presidencial, Trump está siguiendo una estrategia calculada de provocación, no solo emitiendo comentarios que parecen bordear la locura, como la mayoría de los medios de comunicación estadounidenses han elegido retratar este episodio.

Trump no busca ganar votos judíos en las elecciones de 2020 a través de tales declaraciones. En todo caso, el descarado antisemitismo de sus comentarios conduciría a un rechazo aún mayor de su presidencia en 2020 que en 2016, cuando un 71 por ciento de los votantes judíos votaron por Hillary Clinton contra un 23 por ciento por Trump. En 2018, cuando los demócratas recapturaron la Cámara de Representantes, la mayoría de votantes judíos contra Trump fue aún mayor: el 79 por ciento votó por los candidatos demócratas y solo el 17 por ciento por los republicanos.

Si hay un componente electoral en estos comentarios, es que Trump continúa su esfuerzo de arremeter contra las cuatro congresistas demócratas, todas ellas elegidas en distritos con alta presencia de minorías y todas ellas pertenecientes a comunidades minoritarias: Alexandria Ocasio-Cortez, Ayanna Pressley, Rashida Tlaib e Ilhan Omar. Trump ha tratado de identificar a las cuatro como la verdadera cara del Partido Demócrata y las usó como objetos de odio en sus mítines de campaña, donde las vilipendia como socialistas y las llamó a "volver de donde vinieron".

La semana pasada, Trump prevaleció sobre el Gobierno israelí para que revirtiera una decisión previa y prohibiera que Tlaib y Omar ingresen al país para visitar a la abuela palestina de Tlaib, que vive en Cisjordania, y para mantener conversaciones con los árabes palestinos en Cisjordania y Jerusalén Este.

El martes, Trump aprovechó una conferencia de prensa conjunta con el primer ministro visitante de Rumanía para lanzar otra diatriba, respondiendo a una conferencia de prensa celebrada por Tlaib y Omar el día anterior en el distrito congresional de Minneapolis de Omar. Allí, Omar pidió a los demócratas del Congreso que reconsideren la escala de la ayuda militar y financiera de los Estados Unidos a Israel a la luz de la negativa sin precedentes del Gobierno israelí de permitir que funcionarios electos del Gobierno de los Estados Unidos, ella y Tlaib, ingresen al país.

Trump repitió la calumnia de que Tlaib y Omar odian a los judíos y denunció a los demócratas del Congreso por oponerse a su exclusión de Israel. "El concepto de incluso hablar de esto ... de cortar la ayuda a Israel debido a dos personas que odian a Israel y odian al pueblo judío, no puedo creer que incluso tengamos esta conversación", dijo Trump.

"¿A dónde se ha ido el Partido Demócrata?", continuó. "¿Adónde han ido ... están defendiendo a estas dos personas sobre el Estado de Israel?" Pero más allá de las consideraciones electorales, Trump está tratando de avivar a los partidarios cristianos fundamentalistas y supremacistas blancos contra sus oponentes políticos, en primer lugar, en el Partido Demócrata, pero en términos más generales a medida que la oposición surge de abajo, de la clase trabajadora, está allanando deliberadamente el camino para la violencia política.

Prácticamente todas las organizaciones judías nacionales, con la excepción de la Coalición Judía Republicana, han denunciado los comentarios de Trump y, en algunos casos, los caracterizaron como una incitación a la violencia.

El rabina Alissa Wise, subdirectora de Jewish Voice for Peace, (Voz judía por la Paz), dijo en un comunicado de prensa: "Las acusaciones de Trump sobre ‘doble lealtad’, una acusación antisemita de siglos de antigüedad contra los judíos que se remonta a la Europa cristiana, con respecto a la comunidad judía estadounidense y el Partido Demócrata son espantosas". Agregó: "Su falsa preocupación por los judíos no nos engaña, ya que sus acciones han demostrado que no está preocupado por la seguridad judía, sino que está utilizando a los judíos para ganar puntos políticos con su base nacionalista blanca".

"Los judíos estadounidenses, como todos los estadounidenses, tienen una gama de puntos de vista políticos y prioridades políticas", dijo David Harris, CEO del Comité Judío Americano, en un comunicado. "Su evaluación del conocimiento o ‘lealtad’, basándose en la preferencia de su partido, es inapropiada, inoportuna y francamente peligrosa".

Jonathan Greenblatt, director ejecutivo de la Liga Antidifamación, dijo que "los cargos de deslealtad se han utilizado durante mucho tiempo para atacar a los judíos". En una aparición televisiva el miércoles por la mañana, calificó las declaraciones de Trump como antisemitas.

Un portavoz del grupo judío liberal J Street dijo: "Es peligroso y vergonzoso para el presidente Trump atacar a la gran mayoría de la comunidad judía estadounidense como poco inteligente y 'desleal' ... Pero no es sorprendente que los ataques racistas y falsos del presidente contra las mujeres de color progresistas en el Congreso ahora han hecho la transición a difamaciones contra los judíos".

IfNotNow (Si no ahora), un grupo judío que ha organizado protestas en todo el país contra las políticas de inmigración de Trump, dijo a Newsweek, "está es una acusación de doble lealtad realizada por el Presidente de los Estados Unidos contra el 80 por ciento de los judíos estadounidenses que votaron en su contra. No es un silbido antisemita, es un megáfono para su base nacionalista blanca".

Hace solo unos días, los manifestantes judíos organizados por IfNotNow fueron atacados frente a un centro de detención del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas en Rhode Island. Un empleado de ICE embistió su camioneta contra los manifestantes y envió a varios al hospital. Lou Dobbs de Fox News, una de las principales promotoras de Trump, comentó más tarde que "lo tenían en camino".

Los demócratas del Congreso también denunciaron los comentarios de Trump, pero han jugado el mismo juego, aprobando una resolución a principios de este año condenando los comentarios hechos por la diputada Omar sobre la influencia política del lobby sionista en Washington. El Partido Demócrata, como el republicano, es un firme defensor del vasto subsidio financiero pagado por el Gobierno de los Estados Unidos al Gobierno israelí, el aliado de seguridad militar más importante del imperialismo estadounidense en el Oriente Próximo.

Si bien el primer ministro israelí Benjamin Netanyahu no dijo nada, las declaraciones de Trump fueron tan descaradas que el presidente israelí Reuven Rivlin llamó a la líder demócrata en Washington, la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, para asegurarle que el Estado de Israel no veía sus lazos con Estados Unidos como "dependientes de la relación con un partido en particular". La oficina de Reuven emitió un comunicado que no mencionaba a Trump por su nombre, pero dijo que la llamada telefónica a Pelosi se produjo “en el contexto de los acontecimientos recientes".

(Artículo publicado originalmente en inglés el 22 de agosto de 2019)