¡No a la supresión de los murales de San Francisco!¡Por la defensa de la historia, el arte y la cultura!

Partido Socialista por la Igualdad y los Jóvenes y Estudiantes Internacionales por la Igualdad Social
15 agosto 2019

La supresión de los murales históricos de George Washington High School en San Francisco pintados por el artista izquierdista Victor Arnautoff durante la época de la Gran Depresión es un ataque contra la libertad de expresión y la manifestación artística.

La campaña de censura contra los 13 paneles del mural titulados “La vida de Washington” se basa en la categoría de política derechista que promueve la raza y el género como las divisiones fundamentales de la sociedad americana para encubrir la explotación de clase como la fuerza impulsora del capitalismo y la fuente esencial de la desigualdad social y la pobreza. En el momento en el que la gente trabajadora alrededor del mundo entra en lucha, los defensores de la política de identidad, representando a secciones privilegiadas de la clase media, apoyan los esfuerzos de la élite dirigente para dividir a la clase obrera.

La campaña contra estos murales, los cuales muestran la opresión de los esclavos y los indígenas americanos como de alguna manera “racistas”, es un ejercicio particularmente inmundo de elitismo por parte de quienes usan la raza y el género para conquistar un pedazo más grande del 10 por ciento más rico para ellos mismos. Es un ataque contra la cultura, el arte y la historia, y el derecho de los trabajadores y jóvenes para decidir por ellos mismos y aprender de los logros artísticos y científicos del pasado.

Es el último en una serie de ataques contra la expresión artística encabezada por los fanáticos de política de identidad.

* El retrato de Emmit Till por Dana Schultz fue suprimido porque ella es blanca y supuestamente no tiene el “derecho” de pintar el asesinato racista del niño afroamericano de 14 años.

* Hylas y las ninfas (1896) por John William Waterhouse fue retirada durante una semana en la Galería de Arte en Manchester bajo el pretexto de luchar contra la misoginia, la pedofilia y la “mirada masculina”.

* El nombre de Lilian Gish fue quitado de un teatro en Bowling Green State University en Ohio simplemente porque la gran actriz actuó en la película racista El nacimiento de una nación .

Como el actor Danny Glover, quien asistió George Washington High School, reciente y correctamente dijo, “Destruir [los murales] o bloquearlos de la vista sería análogo a quemar libros”.

La declaración de que los murales causan “trauma” hacia quien los ven es absurda. ¡Los estudiantes no necesitan a censores autodesignados para decirles que pueden o no pueden ver, oír, y leer!

Cientos se formaron la semana pasada para ver los murales, a pesar de los esfuerzos del consejo escolar para mantener la exposición virtualmente como un secreto. Esto muestra que hay amplia oposición a la supresión de estas obras de un valor incalculable, producidas por un artista izquierdista a mediados de la Gran Depresión y el crecimiento de un sentimiento socialista y anticapitalista.

Enfrentados con el enojo del público, el distrito escolar planea modificar su previa decisión de encubrir los murales y anunciar en la junta del consejo escolar el martes por la noche un plan para cubrirlas con paneles como alternativa.

Nosotros decimos: ¡No hay trato! ¡No se puede jugar con el arte, la historia o la clase obrera! Exigimos, ¡quiten sus manos de los murales!

Las mismas fuerzas que quieren destruir los murales apoyan a los políticos que destruyen la educación pública y reducen los salarios de los maestros a niveles de pobreza. Los docentes han hecho huelga en estados alrededor del país, incluido el norte de California, durante los últimos dos años para defender la educación pública, y esto incluye el arte y la cultura.

Algunos sectores del Partido Demócrata ahora hacen un llamado para una iniciativa electoral para decidir el destino de los murales. Esto es una distracción diseñada para desinflar y desmovilizar el enojo popular y la oposición a la campaña de censura.

El camino a seguir en la defensa del arte y la cultura

Los esfuerzos para defender los murales y ponerle fin a la campaña derechista de censura debe extenderse para movilizar los sectores más amplios de estudiantes, maestros, obreros, artistas, y gente joven.

Esto debe ser parte de una lucha amplia para unir a la clase obrera con la juventud, sin importar su raza, origen étnico, género, o preferencia sexual, en EE UU e internacionalmente en defensa de los derechos democráticos y sociales. Esto incluye la demanda para terminar la persecución fascistoide de Trump contra los inmigrantes, liberar a todos los que están atrapados en sus campos de concentración y establecer el derecho de los trabajadores para vivir y trabajar en el país en el que escojan.

Cientos de miles de millones deben ser apropiados para construir nuevas escuelas, reducir el número de alumnos en cada clase, pagarles a los docentes un salario decente y otorgarles a todos una educación pública de buena calidad. Esto incluye la expansión del arte y clases de música y el acceso a museos, teatros y salas de concierto para la gente trabajadora.

Para esto hay dinero en abundancia. Se debe tomar de los multimillonarios oligarcas que saquean a la sociedad para añadir a sus mansiones, yates y aviones privados. Esto quiere decir la lucha por el socialismo.

(Artículo publicado originalmente en inglés el 14 de agosto de 2019)