El conflicto comercial entre EUA y China escala a una guerra de divisas

por Nick Beams
8 agosto 2019

Las bolsas de valores cayeron bruscamente en todo el mundo ayer en medio de temores de una guerra de divisas, después de que China permitiera que su moneda, el renminbi, cayera por debajo de la tasa de referencia de 7 por dólar. La medida se tomó en respuesta a la escalada de la guerra comercial por parte del presidente estadounidense, Donald Trump, quien amenazó con decretar un arancel del 10 por ciento sobre productos chinos por valor de $300 mil millones a partir del 1 de septiembre.

Ayer por la tarde, el Tesoro de los Estados Unidos nombró a China un "manipulador de divisas", dando señal de que la guerra comercial se está convirtiendo en una guerra de divisas. Alegó que China tiene una "larga historia de facilitar intervenciones a gran escala en el mercado de divisas. En los últimos días, China ha tomado medidas concretas para devaluar su moneda, al tiempo que mantiene importantes reservas de divisas a pesar del uso activo de tales herramientas en el pasado".

La acusación de manipulación de los Estados Unidos pone la realidad de cabeza. Las autoridades chinas han estado interviniendo activamente en los mercados de divisas, no para reducir el valor del renminbi, sino para evitar que caiga y que esto no conduzca a una fuga de capitales. La decisión de ayer, luego de la amenaza arancelaria de los Estados Unidos, indica una reorientación.

Al anunciar la decisión sobre su divisa, que se habría tomado después de discusiones de alto nivel en el Gobierno, el Banco Popular de China dijo que la caída se debió "a los efectos de las medidas comerciales unilaterales y proteccionistas y las expectativas de aranceles contra China".

En otra respuesta, la agencia noticiosa estatal Xinhua informó que las compañías chinas ya habían suspendido sus compras de productos agrícolas estadounidenses y que el Gobierno "no descartaría" imponer aranceles a los productos agrícolas comprados después del 3 de agosto.

La decisión de EUA de aumentar aún más los aranceles se tomó contra la oposición inicial del representante comercial de EUA, Robert Lighthizer, y el secretario del Tesoro, Steven Mnuchin, pero fue respaldada por el principal halcón antichino Peter Navarro, según un informe publicado en el Wall Street Journal.

Esto claramente condujo a la conclusión de los círculos gobernantes de Beijing de que después de más de un año de escalada continua por parte de los Estados Unidos de las medidas de guerra comercial, no hay absolutamente ninguna posibilidad de llegar a un acuerdo con Washington y que es necesario prepararse para lo que el presidente Xi Jinping ha caracterizado como una "larga marcha".

Esa evaluación habría sido reforzada por otros eventos en los últimos días. A las pocas horas de la retirada formal de Estados Unidos del tratado nuclear INF, el secretario de Defensa de Estados Unidos, Mark Esper, dijo que Estados Unidos tiene la intención de desplegar misiles de mediano alcance en el Pacífico dirigidos contra China. Y en comentarios posteriores, el secretario de Estado, Mike Pompeo, relacionó directamente el crecimiento económico de China con sus capacidades militares.

El presidente Trump intervino con un tuit después de la decisión de la moneda china volviendo a presionar a la Reserva Federal de los Estados Unidos para que realice importantes recortes en las tasas de interés. Trump ha pedido previamente al banco central que reduzca las tasas para impulsar Wall Street. Pero el enfoque ahora se está desplazando hacia la demanda de que la Fed reduzca las tasas para reducir el valor del dólar, lo que impulsa este giro de la guerra comercial hacia una guerra de divisas.

“China bajó el precio de su moneda a casi un mínimo histórico. Se llama "manipulación de divisas". ¿Estás escuchando esto la Reserva Federal?", Tuiteó Trump.

La noticia del movimiento cambiario de China hizo que los mercados cayeran en todo el mundo, comenzando en Asia, extendiéndose a Europa y luego a los Estados Unidos. La venta masiva en Wall Street se produjo en todos los sectores, lo que llevó a una disminución del 3 por ciento en el índice bursátil S&P 500. El Dow cayó 760 puntos, un descenso del 2,9 por ciento. Los mercados experimentaron su peor día del año. El S&P 500 está en un mínimo de dos meses, habiendo perdido un 6 por ciento desde que alcanzó un récord el mes pasado.

Y en otro acontecimiento importante, la demanda de bonos del Gobierno, que se consideran los llamados refugios seguros en condiciones de turbulencia económica, aumentó bruscamente con el rendimiento de los bonos del Tesoro a 10 años cayendo 1,735 por ciento. La caída en el rendimiento (que tiene una relación inversa con el precio) fue una continuación de la tendencia en evidencia durante los últimos tres meses. La semana pasada se produjo el mayor descenso semanal en los rendimientos a 10 años desde 2012, y desde mayo el rendimiento a 10 años ha disminuido en 0.80 puntos porcentuales en medio de las crecientes tensiones comerciales.

Significativamente, la curva de rendimiento ha seguido invirtiéndose, lo que significa que las tasas de los bonos a corto plazo son más altas que las de la deuda a más largo plazo. Esto se toma como una de las señales más seguras para una recesión. El Financial Times señaló que el indicador de recesión del mercado de bonos había "emitido su señal más bajista desde 2007", en vísperas de la crisis financiera mundial.

La diferencia entre el rendimiento de los bonos del Tesoro a tres meses y los bonos a 10 años, invertida en 32 puntos básicos en un momento ayer, un proceso que se ha visto antes de cada recesión en los Estados Unidos en las últimas cinco décadas.

En una nota de investigación emitida ayer, los economistas de Morgan Stanley dijeron que si el conflicto entre Estados Unidos y China durara entre cuatro y seis meses más, la economía mundial estaría en recesión en nueve meses.

Ya hay indicios claros de una recesión en desarrollo en Europa, y el presidente del Banco Central Europeo, Mario Draghi, describió el mes pasado que las condiciones de fabricación están empeorando a medida que el BCE se prepara para anunciar nuevas medidas de estímulo monetario.

Existe una creciente preocupación en los círculos económicos y comerciales EUA sobre la continua escalada de los ataques de Trump, lo que refleja el temor de que las tácticas que pueden haber funcionado para asegurar acuerdos en el sombrío mundo inmobiliario de Nueva York no sean aplicables a la economía global.

Philip Levy, exmiembro del Consejo de Asesores Económicos de George W. Bush, dijo a Bloomberg: "No entramos en esta guerra comercial particular con China con un plan claro sobre cómo salir". El plan de cómo salir parece haber sido "Los amenazaremos, sucumbirán y luego seremos felices. ¿Hasta ahora no hemos visto a nadie hablar de qué pasa si no sucumben?".

La amenaza de la escalada de la guerra comercial a una guerra de divisas tiene importantes implicaciones a largo plazo para el estado del sistema financiero mundial en condiciones en las que se basa en monedas fiduciarias, es decir, billetes emitidos por los bancos centrales.

Ahora que todas las principales economías se están moviendo para devaluar sus propias monedas, en medio del desarrollo de tendencias recesivas y crecientes conflictos económicos, se están creando las condiciones para una crisis importante en todo el sistema monetario.

(Artículo publicado originalmente en inglés el 6 de agosto de 2019)