En medio de una caída significativa en la inversión

La economía estadounidense se desacelera en el segundo trimestre

por Nick Beams
29 julio 2019

El crecimiento económico de Estados Unidos se desaceleró en el segundo trimestre del año, en gran parte como resultado de la caída de la inversión, en medio de una desaceleración de la economía mundial y el aumento de las tensiones comerciales.

El producto interno bruto (PIB) creció a una tasa anual de 2.1 por ciento en comparación con una expansión de 3.1 por ciento en el primer trimestre, con la inversión empresarial cayendo por primera vez desde 2016.

La inversión fija no residencial, que refleja el gasto en cosas que van desde software e investigación hasta equipos y estructuras, cayó un 0.6 por ciento, en comparación con un aumento del 4.4 por ciento en el primer trimestre.

Los datos publicados a principios de este mes por la Reserva Federal de EUA muestran que es probable que esta tendencia continúe en los próximos meses. La producción industrial disminuyó un 1.9 por ciento en el primer trimestre y un 1.2 por ciento en el segundo.

Otros inconvenientes en el crecimiento fueron una caída en las exportaciones, a una tasa de 5.2 por ciento, una disminución en la inversión residencial a una tasa anual de 1.5 por ciento, el sexto trimestre negativo consecutivo, y una reducción en los inventarios, que recortó 0.85 puntos porcentuales del resultado general.

Los datos sobre inversión y producción industrial muestran que los recortes de impuestos pro corporativos llevados a cabo por la administración a fines de 2017 no han logrado producir el pronóstico de resurgimiento de Trump. Simplemente han proporcionado más dinero para recompras de acciones corporativas y otras formas de especulación financiera.

Trump quiere que se le ponga aún más dinero a Wall Street, manteniendo su demanda de que la Fed haga recortes significativos en las tasas de interés. La publicación de los datos del PIB vio otro impulso en esa dirección, y Trump tuiteó que el resultado del segundo trimestre "no estuvo mal teniendo en cuenta que tenemos el peso muy pesado del ancla de la Reserva Federal envuelta alrededor de nuestro cuello".

En otra indicación de una desaceleración de la economía de EUA, la cifra de crecimiento para 2018 se revisó a la baja del 3 por ciento, que el Departamento de Comercio había informado anteriormente, al 2.5 por ciento.

La atención se centrará ahora en la reunión de la próxima semana del Comité de Mercado Abierto de la Fed, que se espera que anuncie un recorte en su tasa de interés base de 0.25 puntos porcentuales. Pero es dudoso que eso sea suficiente para satisfacer las demandas de Trump de que se ponga aún más dinero barato a disposición de la oligarquía financiera.

También hay indicios de que la administración, además de sus medidas de guerra comercial, está considerando intervenir en los mercados de divisas para intentar reducir el valor del dólar. Bloomberg informó que una reunión celebrada el martes en la Casa Blanca entre Trump y su equipo económico, convocada principalmente para discutir sobre comercio, también planteó esta posibilidad.

En declaraciones al canal de negocios CNBC ayer, el asesor económico de la Casa Blanca, Larry Kudlow, dijo que la administración había "descartado cualquier intervención monetaria". Pero varias horas después, en una reunión informativa de la Casa Blanca con los periodistas, Trump dejó esa opción abierta.

"No dije que no iba a hacer algo con el dólar", dijo. "El dólar es muy fuerte ... es algo hermoso en cierto sentido, pero hace que sea más difícil competir".

Trump ha atacado al Banco Central Europeo por reducir el valor del euro —un cargo que el presidente del BCE, Mario Draghi, negó enérgicamente— con el fin de mejorar la posición de la zona del euro en la lucha por los mercados mundiales. A principios de este mes, tuiteó que Europa y China estaban involucrados en un "gran juego de manipulación de divisas", que pidió que los Estados Unidos igualen o "sigan siendo los tontos".

Según el informe de Bloomberg, el asesor comercial de la Casa Blanca Peter Navarro, un conocido halcón anti-China que también ha emitido denuncias estridentes de lo que dice que es un euro infravalorado, fue uno de los que abogó por la intervención del mercado de divisas. A esto se opusieron Kudlow y el secretario del Tesoro, Steven Mnuchin. Sin embargo, según una fuente, Trump aún tiene que tomar una decisión firme de no intervenir.

Cualquier movimiento en esta dirección amenaza con desencadenar una guerra mundial de divisas además de la guerra comercial que está comenzando a impactar significativamente el crecimiento mundial debido a la incertidumbre que crea para las decisiones de inversión empresarial.

El impacto del conflicto comercial junto con las crecientes tensiones geopolíticas, incluida la posibilidad de un Brexit sin acuerdo, se destacó en la conferencia de prensa del jueves celebrada por Draghi, en la que informó sobre el estado de la economía europea.

Mientras señalaba una demanda de consumo relativamente fuerte, dijo que la industria manufacturera estaba empeorando "cada vez más". Uno de los factores clave en el fortalecimiento de las tendencias recesivas, sobre todo en Alemania, la economía clave de la zona euro, es la fuerte caída de exportaciones.

La situación de empeoramiento en la fabricación a escala mundial se destaca por la gran "reestructuración" de la industria automotriz, donde se están eliminando decenas de miles de empleos. Esta semana, el productor con sede en Japón Nissan anunció que recortó 12,500 empleos, el 10 por ciento de su fuerza laboral. Los recortes son parte de lo que se ha convertido en una lucha cada vez más desesperada por parte de las compañías automotrices por la participación en el mercado como contrato de venta internacional y las compañías intentan posicionarse en el desarrollo de nuevas tecnologías.

La destrucción del empleo en la industria automotriz es solo una de las expresiones más significativas de las crecientes tendencias a la baja en la economía mundial.

China ha anunciado su tasa de crecimiento anual más baja en 30 años; el Fondo Monetario Internacional ha reducido su pronóstico de crecimiento global al nivel más bajo desde la crisis financiera; la economía de la zona euro se enfrenta a problemas cada vez mayores —se ha descrito que la confianza empresarial en Alemania está en “caída libre” y la economía británica, que ya está experimentando un bajo crecimiento, se está preparando para el choque de un Brexit duro y sin acuerdo.

La situación no es mejor en economías medianas como Australia, donde el banco central ha reducido su tasa de interés a solo el 1 por ciento, muy por debajo del nivel que alcanzó durante la crisis global, pronosticando que vendrá más en lo que se está convirtiendo en un esfuerzo cada vez más desesperado para proporcionar estímulo económico.

Visto dentro de un marco de tiempo más largo, estos desarrollos indican que la recuperación de la economía mundial en 2017 no fue un giro de la esquina, sino simplemente una fluctuación en el desarrollo de la crisis histórica que se abrió con la crisis financiera de 2008.

Los datos del PIB de EUA indican que estas tendencias globales están impactando la economía estadounidense. En el pasado, tales desarrollos bien podrían haber resultado en llamados a esfuerzos coordinados para provocar un renacimiento económico. En las condiciones actuales, alimentarán un conflicto aún mayor.

(Artículo publicado originalmente en inglés el 27 de julio de 2019)