El gobernador de Puerto Rico renuncia tras protestas populares

por Jerry White
26 julio 2019

Luego de dos semanas de protestas exigiendo su destitución, el gobernador de Puerto Rico, Ricardo Rosselló, anunció su renuncia el miércoles por la noche. En un comunicado publicado en línea, Rosselló dijo que dejaría su cargo el 2 de agosto. El anuncio fue recibido con vítores por miles de manifestantes que se reunieron fuera de la residencia del gobernador, La Fortaleza, en el distrito del Viejo San Juan en la capital de la isla caribeña.

La ira popular se ha intensificado desde la publicación hace dos semanas de mensajes de texto privados entre Rosselló y su círculo íntimo, que se burlaron de las víctimas del huracán María y de las draconianas medidas de austeridad impuestas por la Junta de Supervisión Fiscal del Gobierno federal de Estados Unidos. Las protestas alcanzaron su punto culminante el lunes con la manifestación más grande en la historia del territorio estadounidense. Entre 500.000 y 1 millón de personas participaron en la gran procesión en San Juan, una parte sustancial de los 3,2 millones de habitantes de la isla.

Los analistas sugirieron que Rosselló pasó gran parte de su último día tratando de llegar a un acuerdo para obtener un indulto si es condenado por cargos de corrupción. El miércoles, los abogados comisionados por el presidente de la Cámara de Representantes de Puerto Rico, Carlos Méndez Núñez, miembro del Partido Nuevo Progresista (PNP) de Rosselló, encontraron cinco delitos que constituyen motivos de destitución, incluida la malversación de fondos públicos y el descuido de sus deberes oficiales. La legislatura estatal anunció que convocaría una sesión especial el jueves para iniciar un juicio político si el gobernador no renunciaba.

Debido a que la constitución colonial de los Estados Unidos en Puerto Rico no incluye ninguna disposición para una elección especial, la gobernación se entregará a una de las funcionarias de su gabinete, la secretaria de Justicia Wanda Vázquez, miembro del PNP, que también ha sido acusada de varias instancias de comportamiento poco ético.

En noviembre de 2018, la Fiscalía Especial Independiente la acusó de intervenir indebidamente en nombre de su hija y yerno en medio de una disputa de vivienda, convirtiéndola en la primera secretaria de Justicia en la historia de Puerto Rico en enfrentar cargos penales. Eventualmente un juez anuló los cargos sobre ética, en un caso en el que esposo de Vásquez, juez del Tribunal Superior, Jorge Díaz Reverón, fue indagado sobre presuntamente intervenir con un posible testigo en el caso fallido.

Una de las aliadas de Vázquez, Valerie Rodríguez Erazo, la esposa de Elías Sánchez, es una "cabildera" y amiga íntima de Rosselló. Según una exposición del 19 de julio del Centro de Periodismo de Investigación, Sánchez, quien escaló las filas del movimiento juvenil del PNP con Rosselló, ayudó a dirigir los contratos del Gobierno, incluso para el alivio de huracanes, a sus clientes favoritos, cobrándoles comisiones de hasta un 25 por ciento del monto de los contratos y cargos fijos que han alcanzado los $50.000 por mes.

Igual que las ratas que saltan de un barco que se hunde, varios funcionarios de alto rango han renunciado en las últimas semanas, incluido el jefe de personal del gobernador que renunció el martes por la noche. Pocos días antes, varios funcionarios del gabinete que habían renunciaron, Julia Keleher, exsecretaria de educación, y Angela Avila-Marrero, exjefa de la administración de seguros de salud, fueron arrestadas por el FBI por cargos de que inflaron contratos y los llevaron a empresas favorecidas.

Keleher, aliada cercana de la secretaria de Educación de Trump, Betsy DeVos, desencadenó huelgas y protestas masivas por parte de los maestros el año pasado por el cierre de 286 escuelas, el despido de 5.000 maestros y la expansión de las escuelas autónomas o concertadas y otras escuelas con fines de lucro. El secretario del Tesoro, Raúl Maldonado, también renunció después de una investigación federal sobre el departamento.

Mientras los candidatos a la Presidencia de Trump y del Partido Demócrata se distanciaron de Rosselló, la renuncia forzada del político entrenado por el MIT por un movimiento de masas que abarcó a grandes sectores de la clase trabajadora dio escalofríos a toda la élite política de Estados Unidos. Sin la posibilidad de expresar su oposición al saqueo de la sociedad por parte de la élite corporativa y financiera, las masas de trabajadores y jóvenes salieron a las calles para expresar su voluntad democrática y sus aspiraciones sociales.

Si Rosselló pudo ser depuesto a través de tal acción de masas, también podría hacerlo Trump. Lo último que quieren los demócratas es que los eventos en Puerto Rico inspiren acciones similares en la parte continental de los Estados Unidos que amenazarían el orden político y económico capitalista, que los demócratas defienden tanto como Trump y los republicanos.

Por corrupta que sea la élite gobernante de la isla, se los considera pequeños ladrones en comparación con los tenedores de bonos de Wall Street y sus hombres de hacha financiera que forman parte de la Junta de Supervisión Fiscal, nombrada por el presidente Obama en 2016. Fondos de cobertura como GoldenTree y Baupost Group, el fondo de cobertura con sede en Boston dirigido por el multimillonario Seth Klarman, posee más de $50 mil millones en bonos y quiere asegurarse de que recuperen la mayor cantidad posible de sus inversiones especulativas a través de la destrucción de pensiones y la venta de activos públicos como la empresa de servicios eléctricos y la isla y el sistema de escuelas públicas.

Hasta cierto punto, la explosión social es vista por el establecimiento político en Puerto Rico como un obstáculo para el saqueo mayorista de la isla por parte de los principales fondos de cobertura. La Junta de Supervisión Fiscal todavía requiere el acuerdo de la legislatura de la isla para aprobar proyectos de ley para implementar los planes de corte de deuda del tribunal federal de quiebras de los Estados Unidos.

A principios de este mes, los supervisores financieros llegaron a un acuerdo con los acreedores, que incluirá recortes a las pensiones de 300.000 trabajadores del sector público, jubilados y sus familias, muchos de los cuales no califican para el Seguro Social. Los empleados actuales serán transferidos a cuentas de jubilación individuales vinculadas al mercado de valores. Los maestros puertorriqueños votaron en contra del acuerdo, a pesar de que la Federación Estadounidense de Maestros (AFL, American Federation of Teachers) había pedido un voto de "sí". Los maestros jubilados votarán después de que el plan de reestructuración se presente en el tribunal federal de quiebras.

Los tenedores de bonos están completamente insatisfechos y exigen aún más. En los últimos días, el Washington Post, el Wall Street Journal y otros importantes medios de comunicación corporativos han expresado la esperanza descabellada de que el mayor desprestigio de la élite política de la isla fortalecerá la mano de la corte federal de bancarrotas y la Junta de Supervisión Fiscal, lo que facilita la lucha contra la resistencia de los trabajadores a las medidas draconianas de austeridad.

La semana pasada, la junta editorial del Washington Post se quejó de que la "efectividad de la junta fiscal se ha visto obstaculizada" y que "el Congreso debería tomar medidas para fortalecer la junta", incluida la concesión de poder para vetar las medidas aprobadas por el cuerpo legislativo de Puerto Rico.

Al comentar sobre las protestas masivas, Bloomberg News escribió: "La agitación se produjo justo cuando un juez de un tribunal federal celebró una audiencia en el caso de bancarrota que fue opacada por la disfunción de la administración, que podría crear una apertura para que una junta de supervisión federal consolide el poder e imponga medidas de reducción de presupuesto más profundas como parte de la bancarrota de más de dos años. La crisis política y las investigaciones de corrupción que rodean a la administración pueden socavar la oposición a tales recortes al fortalecer la opinión de que el Gobierno se maneja de manera ineficiente y está plagado de gastos excesivos, lo que podría liberar más dinero para los acreedores".

La Junta de Supervisión está "enfrentando un Gobierno débil", dijo Vicente Feliciano, presidente de Advantage Business Consulting, a la publicación del sector, Bond Buyer. "Por lo tanto, podría imponer su voluntad mientras se mantenga dentro de límites razonables". El director de Investigación Municipal de Evercore, Howard Cure, agregó: "Con la mancha que rodea a la Administración, la junta ahora puede sentirse envalentonada para tomar decisiones más unilaterales y esperar que obtengan la cooperación del juez del tribunal de quiebras que, podría ser menos comprensivo con la Administración".

En una declaración llena de hipocresía, la junta de supervisión emitió una declaración en respuesta a las manifestaciones masivas y dijo: "La gente de Puerto Rico merece un Gobierno eficiente, responsable y sostenible que opere con integridad y transparencia". La declaración agregó que La Junta esperaba que el "proceso político resuelva rápidamente la actual crisis de gobernabilidad".

Sin embargo, las masas que han tomado las calles no están de humor para aceptar los dictados de Wall Street. Entre los cantos más populares están "¡Ricky renuncia y llévate la junta!”.

Los mismos buitres financieros que están saqueando Puerto Rico han hecho lo mismo con Argentina y otros países, junto con Detroit y otras ciudades de los Estados Unidos continentales. Los financistas han expresado la esperanza de que la reestructuración de bancarrota de Puerto Rico establezca el precedente de permitir el uso de los tribunales federales para destripar las pensiones públicas en los Estados Unidos con problemas de liquidez.

La única forma en que la clase trabajadora en Puerto Rico puede romper el control dictatorial de Wall Street es uniéndose con los trabajadores en el continente e internacionalmente en una lucha común.

(Artículo publicado originalmente en inglés el 25 de julio de 2019)