Horror a través de la frontera de EUA y México con varios padres, bebés muertos

por Eric London
27 junio 2019

Una catástrofe golpeó a los inmigrantes centroamericanos que intentaron huir de la guerra y la violencia imperialista en la frontera entre México y Estados Unidos el fin de semana pasado, generando indignación generalizada en la clase obrera latinoamericana.

El domingo por la mañana, los funcionarios estadounidenses encontraron los cadáveres de cuatro personas —un joven de 20 años, un niño pequeño y dos bebés— muertos en el desierto de Texas en el lado estadounidense del Río Grande, conocido por los latinoamericanos como el Río Bravo. La embajada de Guatemala ha identificado a los jóvenes como ciudadanos guatemaltecos. Las temperaturas en la zona alcanzaron los 113 grados el domingo.

El FBI ha anunciado que está revisando las muertes, un paso muy inusual que plantea dudas sobre si los inmigrantes fueron asesinados en el lado estadounidense de la frontera. Independientemente de la causa exacta de la muerte, los inmigrantes fueron asesinados por las políticas de la administración Trump.

Óscar Alberto Martínez Ramírez y Valeria, muertos en el Río Bravo [Crédito: Julia Le Duc]

El mismo día, un joven padre y su pequeña hija se ahogaron intentando cruzar el río en la frontera de Brownsville, Texas y Matamoros, Tamaulipas. ElSalvador.com escribió: "El domingo por la tarde, un salvadoreño y su hija de 1 año y 11 meses de edad fueron vencidos por la corriente del Río Bravo en Matamoros, Tamaulipas, México, cuando intentaron cruzarlo para ingresar a los Estados Unidos".

El padre se llamaba Óscar Alberto Martínez Ramírez, tenía solo 25 años. Su hija, cuyo brazo estaba envuelto alrededor de la espalda de su padre cuando sus cuerpos se acercaron a la orilla del río, se llamaba Valeria.

Las muertes han provocado indignación masiva en América Latina y han generado un odio aún más profundo contra la Administración Trump y el imperialismo estadounidense. Prácticamente todos los periódicos importantes de la región publicaron titulares detallando las muertes y una letanía de otros horrores que enfrentan los inmigrantes huyendo al norte.

Los salvadoreños se indignaron después de que la policía mexicana asesinó a una joven salvadoreña que viajaba a los Estados Unidos a lo largo de la costa este de México este fin de semana. Elsalvador.com escribió:

"María Senaida Escobar, de 19 años, murió luego de recibir un disparo en la cabeza cuando la policía mexicana de Veracruz interceptó el camión en el que ella y otros inmigrantes conducían a los Estados Unidos".

El viernes, hombres de la Guardia Nacional Mexicana que portaban rifles de asalto fueron filmados arrancando a dos madres nicaragüenses de los brazos de sus hijas en la frontera con los Estados Unidos en Ciudad Juárez, Chihuahua. Las fotos de los miembros de la Guardia Nacional en uniforme de combate que marchaban a las madres mientras lloraban de regreso a México fueron ampliamente vistas en las redes sociales en todo México y América Central y particularmente en Nicaragua.

El domingo, el Gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) anunció que México desplegaría a 15,000 miembros de la Guardia Nacional en su frontera norte, además de los 6,000 que desplegó a la solicitud de Donald Trump a principios de este mes.

La recién formada Guardia Nacional sirve efectivamente como las tropas de Trump para aterrorizar a los trabajadores y campesinos pobres de América Central. La semana pasada, AMLO —defendido falsamente por los llamados grupos socialistas como los Socialistas Demócratas de América como un héroe de izquierda— ordenó a las compañías de autobuses que trabajen con la policía municipal y federal para verificar las identificaciones de los que compran boletos de autobús para arrestar y deportar inmigrantes

Francisco Javier Calvillo, director del refugio para migrantes Casa del Migrante en Ciudad Juárez, dijo a El Diario de Juárez que el Gobierno de AMLO "está haciendo el trabajo sucio de los Estados Unidos".

La Administración de Trump se vio obligada a reubicar a 300 niños inmigrantes de un campo de concentración en Texas, donde los guardias fascistizantes los alojaban en condiciones de inmundicia.

El New York Times informó: "La medida se produjo días después de que un grupo de abogados tuvo acceso a la estación en Clint y dijeron que vieron a niños de tan solo 8 años cuidando bebés, niños pequeños sin pañales y niños que dijeron que se despertaban por la noche porque tenían hambre".

Los abogados “dijeron que los niños no tenían acceso a baños privados, jabón, cepillos de dientes o pasta de dientes. Muchos llevaban la misma ropa sucia que habían usado para cruzar la frontera semanas antes”.

Los niños fueron llevados a una variedad de otros campos de concentración, incluyendo una tienda de campaña fuera de El Paso, Texas.

Los ataques contra trabajadores inmigrantes huyendo de sus países de origen devastados por décadas de violencia imperialista de los Estados Unidos también han provocado indignación en la población estadounidense.

Más allá de un pequeño segmento de partidarios intransigentes de Trump, las masas de personas observan las muertes de migrantes y el deterioro de las condiciones en los campos de concentración con disgusto y vergüenza.

Durante el fin de semana, un grupo de manifestantes se reunieron en la base militar de Fort Sill en el estado del medio oeste de Oklahoma, el antiguo campo de internamiento japonés que está abriendo la Administración Trump para detener a 1,400 niños inmigrantes. El grupo incluía a una serie de ancianos japoneses estadounidenses que estaban internados cuando eran niños pequeños, y un hombre que nació en un campamento en Topaz, Utah.

La policía militar interrumpió la protesta y gritó a los exinternos: "¡Qué es lo que ustedes no entienden!", exigiendo que los manifestantes se fueran inmediatamente.

"Mis primeros recuerdos son de estar en el tren con mi familia, saliendo del campamento", dijo a Newsweek Satsuki Ina, una mujer de 75 años. "Tenía dos años".

Mike Ishii, cuya madre, tías y abuela fueron detenidas en campos de internamiento, también viajó a Oklahoma desde Nueva York. "Estoy tan desconsolado e indignado", le dijo a Newsweek .

"Para mí, no siento que tenga una opción. Tengo que ir. Necesito ir allí. Necesito registrar mi oposición y creo que ese es un sentimiento que comparten muchas personas en mi comunidad. Tan pronto como vi por primera vez los titulares de esta política para traer a 1,400 niños a Fort Sill, sentí que tenía que estar allí".

El sábado, Trump anunció que estaba posponiendo por dos semanas los planes para una serie de redadas masivas de 10 ciudades para arrestar a 2,000 familias inmigrantes al pedido de los líderes demócratas del Congreso, la presidenta de la Cámara de Representantes Nancy Pelosi y el líder de la Minoría del Senado Charles Schumer.

Los demócratas, que nunca plantearon dudas cuando el presidente demócrata, Barack Obama, deportó a 3 millones de personas, sin duda advirtieron a Trump que sus redadas probablemente provocarían manifestaciones masivas que temen que ningún partido pudiera controlar. Ahora las dos partes están de acuerdo en proporcionar miles de millones más para financiar la Gestapo estadounidense de Trump: Inmigración y Control de Aduanas y Aduanas y Protección de Fronteras.

(Publicado originalmente en inglés el 25 de junio de 2019)