A medida que Trump intensifica la guerra contra los inmigrantes

Una organización de control de los Estados Unidos encuentra a 900 inmigrantes atrapados en una cárcel diseñada para 125

por Barry Gray
3 junio 2019

Aumentan las exposiciones de las horrendas e ilegales condiciones en que se encuentran detenidos los trabajadores y los niños inmigrantes, incluso cuando el presidente Donald Trump responde a las crecientes amenazas de impugnación con nuevos ataques contra los refugiados y nuevos llamamientos a su base fascista.

El viernes, la CNN citó un informe del inspector general del Departamento de Seguridad Nacional sobre condiciones inhumanas, insalubres y peligrosas en el Centro de Procesamiento de El Paso Del Norte en Texas. El inspector general encontró “condiciones de sala solo para estar de pie”, con detenidos “de pie en los retretes en las celdas para hacer lugar y ganar espacio para respirar, limitando así el acceso a los baños”.

[Fuente: Oficina del Inspector General]

Una inspección no anunciada encontró registros que indicaban que el 7 y 8 de mayo había “aproximadamente 750 y 900 detenidos, respectivamente” en las instalaciones, que están diseñadas para albergar a un máximo de 125 personas. De acuerdo con el informe, una celda con una capacidad máxima de 12 personas tenía 76 detenidos, otra con una capacidad máxima de ocho, 41, y otra con una capacidad máxima de 35 personas, 155.

“Con acceso limitado a duchas y ropa limpia”, continuó, “los detenidos llevaban puesta ropa sucia durante días o semanas”.

Hay buenas razones para creer que existen condiciones similares en otros centros de detención y que tienen habitaciones provisionales para las decenas de miles de inmigrantes que son detenidos debido a la expansión de la guerra del gobierno de los Estados Unidos contra los inmigrantes.

El Paso del Norte fue una de las cinco estaciones de la Patrulla Fronteriza y dos puertos de entrada en el área de El Paso, Texas, incluyendo el área de El Paso y el este de Nuevo México, que se incluyeron en las visitas sin previo aviso de una inspección en el lugar realizadas en mayo en instalaciones de custodia de Protección Aduanas y Fronteras.

El Departamento de Seguridad Nacional (DHS) recomienda que se construyan centros de detención adicionales en El Paso para hacer frente a la creciente ola de trabajadores y jóvenes que cruzan la frontera de México que buscan asilo huyendo de la violencia de pandillas, la represión estatal y la pobreza brutal en sus países de origen centroamericanos.

El Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE), una agencia del DHS, ha construido una instalación similar a una tienda de campaña que puede albergar a 500 personas en el sitio, planea abrir una “instalación modular con capacidad para 800 personas” para el 31 de julio y un centro de procesamiento permanente para unas 1.800 personas para el primero de diciembre de 2020.

[Fuente: Oficina del Inspector General]

El imperialismo estadounidense es el principal responsable de las horribles condiciones en Honduras, Guatemala y El Salvador. Estos son países a los que ha estado oprimiendo y explotando durante más de un siglo, interviniendo repetidamente para derrocar gobiernos e instalar dictaduras respaldadas por la CIA, la más reciente en Honduras, donde el gobierno de Obama y la entonces secretaria de Estado Hillary Clinton respaldaron el derrocamiento militar del elegido presidente Manuel Zelaya.

La represión de Trump contra la inmigración ha estimulado el aumento del flujo de refugiados a través de la frontera al detener virtualmente los intentos de los inmigrantes de buscar asilo en los puertos de entrada. La Casa Blanca le ha pedido al Congreso una suma adicional de $4,5 mil millones en fondos de emergencia para ampliar aún más la policía fronteriza y construir más centros de detención. El mes pasado se supo que su gobierno está considerando un plan para llevar a cabo el arresto masivo de 10.000 inmigrantes en las principales ciudades de los Estados Unidos.

La exposición de las condiciones en El Paso es solo la última revelación del tratamiento sádico de los trabajadores inmigrantes y los jóvenes. El Washington Post publicó un informe el jueves según el cual hay 2.000 niños no acompañados retenidos en “instalaciones de la Patrulla Fronteriza de los EUA superpobladas ... más allá de los límites de tiempo legalmente permitidos, incluidos algunos que tienen 12 años o menos”.

Los niños padecen varicela y enfermedades respiratorias. Seis niños, cinco guatemaltecos y un salvadoreño, han muerto bajo custodia estadounidense desde septiembre.

El mes pasado, el Intercept informó sobre un estudio realizado por un consorcio internacional de periodistas y medios de comunicación que documentaban el uso generalizado del régimen de aislamiento, definido como tortura por las Naciones Unidas, en centros de detención de inmigrantes en los Estados Unidos.

Estas condiciones no son aberraciones ni involuntarias. Son el resultado de una política deliberada de infligir sufrimiento a los inmigrantes para disuadirlos de buscar la entrada a los EUA y mejorar el atractivo de la administración para el chovinismo y el racismo del “América primero”.

Tras la declaración del miércoles del fiscal especial Robert Mueller que sugiere que Trump es culpable de obstrucción de la justicia en relación con su investigación de la supuesta “intromisión” rusa en las elecciones estadounidenses y la posible confabulación de la campaña electoral de Trump de 2016, y el estímulo de Mueller a la investigación sobre el juicio político en el Congreso, Trump respondió aumentando su persecución a los inmigrantes y su esfuerzo por impulsar elementos fascistas y atrasados.

El jueves anunció que impondría aranceles a todos los bienes procedentes de México, comenzando en un cinco por ciento y aumentando hasta un 25 por ciento, a menos que el gobierno mexicano detenga toda la inmigración de Centroamérica que pasa a través de su territorio. Les dijo a los cadetes graduados en la Academia de la Fuerza Aérea en un discurso de tipo campaña que pronto hará un anuncio importante sobre la inmigración y su represión en la frontera entre Estados Unidos y México. Politico informó de que Trump planeaba emitir una nueva regla que “eliminaría el asilo para los centroamericanos” al prohibir las solicitudes de asilo a los refugiados que llegaron a los EUA a través de un tercer país, es decir, México. Esto tendría el efecto inmediato de negar el asilo a miles de migrantes que esperaban durante meses justo al sur de la frontera de Estados Unidos bajo un acuerdo alcanzado el año pasado entre Trump y el presidente mexicano Andrés Manuel López Obrador. El acuerdo, denominado programa “permanecer en México”, impide que los solicitantes de asilo permanezcan en los Estados Unidos en espera de la disposición de sus solicitudes.

El ataque intensificado contra los inmigrantes está acompañado por afirmaciones cada vez más agresivas de poder presidencial ilimitado y amenazas para resistir los esfuerzos para destituirlo de su cargo. El mes pasado, Trump amenazó con cancelar las elecciones de 2020 y extender su mandato hasta 2022. En efecto, rechazó la supervisión del Congreso al desafiar las citaciones de la Cámara de Representantes controlada por los demócratas para el testimonio de sus asesores, así como los documentos relacionados con la investigación de Mueller sobre Rusia. Esto coincide con su declaración de una emergencia nacional para usar a los militares para construir su muro fronterizo.

La respuesta del Partido Demócrata al discurso de Mueller es igualmente de derecha. Subrayando la base reaccionaria de la oposición de los demócratas a Trump, tanto la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, como la candidata presidencial de 2016, Hillary Clinton, aprovecharon la declaración de Mueller, en la que reiteró las infundadas afirmaciones de que el gobierno ruso subvirtió las elecciones de 2016 para instalar a Trump en el cargo, duplicando su histeria anti-Rusia. Ambos respondieron a un video de Pelosi editado y poco favorecedor publicado en Facebook, denunciando a Facebook como un agente “ingenioso” de los complots rusos contra Estados Unidos.

En la guerra en curso en Washington, ya sea que asuma o no la forma de impugnación, los demócratas continuarán enfocándose en el belicismo contra Rusia y las demandas de una censura del internet más severa mientras virtualmente ignoran la guerra de Trump contra los inmigrantes y los ataques a los derechos democráticos.

(Publicado originalmente en inglés el 1 de junio de 2019)